Reseñas

Reseña del libro: None Greater [Ninguno más grande] de Matthew Barrett

Review
17.10.2021

Todo cristiano desea conocer mejor a Dios. Lo amamos y queremos que nuestra relación con él florezca. Pero conocer a Dios es realmente muy desafiante. ¿Cómo podemos contemplar a un Dios incomprensible? Incluso una vida de estudio de las Escrituras nos daría solo un leve vislumbre de majestad.

En None Greater[Ninguno más grande], Matthew Barrett nos enseña a maravillarnos del carácter de Dios. Como él mismo afirma, su objetivo es escribir una exploración del carácter de Dios que «sea clara y accesible, pero inexorable y rigurosa» (xv). En resumen, lo logró. Este libro es una convincente introducción al carácter de Dios, que tanto los pastores como los laicos encontrarán útil, en sus esfuerzos por conocer al Dios que los ha redimido.

Maravillándose de la grandeza de Dios

Barrett muestra que la doctrina de Dios está en el centro de la fe cristiana y nos ayuda a maravillarnos de la grandeza de Dios en al menos tres formas.

Primero, Barrett nos recuerda que, como nuestro creador y redentor, Dios merece la devoción de nuestros pensamientos, nuestros afectos y nuestro ministerio. En None Greater[Ninguno más grande] nos ayuda a desechar nuestros puntos de vista domesticados de Dios. En lugar de imaginar que Dios es «como nosotros, pero con superpoderes» (44), quiere que descubramos a Dios en sus perfecciones y lo adoremos.

Segundo, Barrett demuestra cómo nuestra doctrina de Dios impacta todas las demás doctrinas; de la seguridad a la expiación y de la Escritura a la soberanía. El libro enfatiza cómo el carácter de Dios da forma al sistema teológico y nuestra relación con él. Por ejemplo, Barrett demuestra cómo la inmutabilidad de Dios significa que podemos confiar en que él seguirá siendo bueno en medio de las pruebas (capítulo 6). La impasibilidad de Dios es necesaria para que su amor sea inquebrantable hacia nosotros, dado a través de su Hijo (capítulo 7). La eternidad de Dios significa que puede ofrecernos gozo sin fin en su presencia (capítulo 8).

Tercero, abrazar una comprensión bíblica del carácter de Dios resolvería gran parte de lo que está mal en el cristianismo y en las iglesias de hoy. Los puntos de vista aparentemente pequeños y errantes de Dios son grietas en el fundamento de nuestra fe. Fisuras que crean cristianos con retraso en el crecimiento espiritual. Como pastor, el libro me ha motivado a ser lo más claro posible acerca de la majestad y el carácter de Dios en mi ministerio de predicación y enseñanza. Este libro ha alimentado el deseo de alimentar a mi congregación con una gran visión de Dios, para que puedan maravillarse mejor y confiar en él.

 UNA INTRODUCCIÓN ACCESIBLE

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los cristianos al estudiar el carácter de Dios es que muchos libros sobre Dios son simplemente inaccesibles para los laicos, abrumados por la jerga teológica académica. No es así con el libro de Barrett. Uno de los grandes puntos fuertes del trabajo es su claridad. A pesar de la grandeza de su tema, Barrett se enfoca en su público objetivo: feligreses, pastores y estudiantes principiantes de teología. Se basa en la sabiduría de escritores antiguos como ‘el equipo A’ (Agustín, Anselmo y Aquino) y otros teólogos fieles como los puritanos, todo mientras guía cuidadosamente a los lectores a través de cada discusión.

Los principales teólogos que han contribuido a nuestra comprensión de los atributos de Dios se destacan en cortas descripciones a lo largo del libro, que actúan como breves introducciones a sus obras.

UN VIAJE INTRIGANTE

Uno de los aspectos más interesantes del libro de Barrett es cómo narra su propio viaje de descubrimiento con respecto al carácter de Dios. Esta historia no solo es interesante, también ilustra lo que parece ser un estudiante fiel de teología. Todo cristiano, incluso el profesor más erudito, es un estudiante. Dios amablemente continúa enseñándonos más y más de sí mismo a medida que caminamos en la vida cristiana, leemos las Escrituras y aprendemos de los maestros. Cuanto más aprendemos, más reconocemos lo poco que sabemos de nuestro maravilloso Dios. El libro de Barrett lo motivará a continuar en ese viaje de descubrimiento del carácter de Dios revelado en las Escrituras.

Con mucho gusto recomiendo esta obra todo pastor y laico. Entrégaselo a los miembros; léelo con tu grupo pequeño; compártelo con tus ancianos; y sé llevado a adorar a nuestro gran Dios. Libros como este son un regalo para la iglesia y los pastores que, como yo, aspiran a revelar la grandeza de Dios cada semana en una iglesia local.

Traducido por Renso Bello