person in gray long sleeve shirt holding black pen writing on white paper

Me toca predicar… Y ahora, ¿Qué Hago?

Por Gadiel Rios | 11.01.2022

El mismo Dios que nos llama, es quien nos capacita, y “el que invita es el que paga”. Creamos con fe que Dios multiplicará nuestra sabiduría e inteligencia espiritual para la tarea que nos ha asignado, pues no somos mejores ni peores que Moisés el viejo tartamudo, Jeremías el joven asustado, Isaías el de labios impuros, Gedeón el cobarde, Sansón el carnal, o Jonás el profeta rabioso. ¡Dios se place en usar vasijas de barro para que la gloria solo sea para él!