La ley del amor y el amor de la ley

Por Kevin DeYoung | 16.02.2022

Las buenas obras siempre deberían estar arraigadas en las buenas noticias de la muerte y resurrección de Cristo, pero creo que esperamos demasiado que las cosas “fluyan”, sin hacer un esfuerzo por enseñar que la obediencia a la ley – de un espíritu dispuesto, hecho posible por el Espíritu Santo – es la respuesta correcta a la gracia gratuita. Por mucho que Lutero ridiculizara el mal uso de la ley, él no rechazó su papel positivo en la vida del creyente.

Aprendiendo a ser tu mismo como predicador: de uno que intenta hacer solo eso

Por Kevin DeYoung | 14.10.2018

Cuando Phillips Brooks definió excelentemente la predicación como «la comunicación de la verdad a través de la personalidad» creo que él estaba hablando acerca de tu propia personalidad y no […]

Hay algo peor que la muerte

Por Kevin DeYoung | 14.02.2015

Nunca entenderemos la Biblia, la misión de la iglesia, o la gloria del evangelio a menos que entendamos esta aparente paradoja: la muerte es el último enemigo, pero no es […]