Soltería

¿Pablo prefería la soltería?

Artículo
31.07.2021

La diferencia entre católicos romanos y protestantes, al menos en los Estados Unidos, es bastante notable. En el catolicismo romano, uno no puede ser sacerdote a menos que sea soltero, pero en el protestantismo (al menos en la mayoría de los círculos en los Estados Unidos), es difícil convertirse en pastor predicador, o lo que con frecuencia se llama pastor principal, a menos que uno esté casado. Existe una notable excepción en Gran Bretaña, donde hemos visto varios pastores solteros efectivos como John Stott, Dick Lucas, Vaughn Roberts, etc.

PABLO PREFIERE LA SOLTERIDAD

Dado el clima cultural en los Estados Unidos, es sorprendente ver cuán positivamente habla Pablo sobre ser soltero. Él desea que todas las personas sean solteras (1 Co. 7:6) y aconseja a las viudas que permanezcan solteras si es posible (1 Co. 7:8). La soltería es preferida a causa de «la necesidad que apremia» (1 Co. 7:26), y aquellos que no están casados son aconsejados a que no «busquen esposa» (1 Co. 7:28). Las personas casadas ​ «tienen cuidado por las cosas del mundo» (1 Co. 7: 33-34), pero los no casados «tienen cuidado por las cosas del Señor» (1 Co.7:32,34). Y así la persona soltera puede concentrarse en agradar al Señor (1 Co. 7:32). Pablo piensa que una persona que no se casase concentra en agradar «mejor» al Señor que aquella que se casa (1 Co. 7:38). Aquellas que no se vuelven a casar serán «más dichosas» (1 Co. 7:40).

¿SON AUTORITATIVAS LAS INSTRUCCIONES DE PABLO EN 1 CORINTIOS 7?

La gente reacciona a lo que dice Pablo en 1 Corintios 7 en un número de formas diferentes. Algunos dicen: «Bueno, lo que tenemos en 1 Corintios 7 es solo la opinión de Pablo». Tal respuesta es errónea, porque Pablo termina el capítulo diciendo que posee «el Espíritu de Dios» (1 Co. 7:40), lo cual es otra forma de decir que sus palabras escritas aquí son inspiradas. Cuando Pablo distingue entre sus mandamientos y los mandamientos del Señor (1 Co. 7:10-12), no está sugiriendo que sus palabras no tengan autoridad. Pablo simplemente señala que el Jesús histórico no habló del tema de un cristiano casado con un incrédulo (1 Co. 7: 12-16). Las palabras de Pablo en el capítulo tienen autoridad, porque habla como un apóstol de Jesucristo.

RECUERDA EL CONTEXTO

Una mejor respuesta lo indica el contexto en el que se dan estas palabras. Es probable que Pablo responda a las preguntas de Corinto, y no está dando toda su teología del matrimonio en este capítulo. Algunos piensan que «la necesidad que apremia» (1 Co. 7:26) refleja un problema particular en Corinto, como una hambruna, lo que lleva a Pablo a hablar más positivamente acerca de ser soltero, aunque no estoy tan convencido de esta lectura.

En cualquier caso, para construir una teología adecuada del matrimonio debemos leer toda la Biblia, y especialmente el texto fundamental en Génesis 2:18-25. Creo que es justo discernir del relato del Génesis que es la intención de Dios que la mayoría de los hombres y mujeres se casen.

El mismo Pablo reconoce que uno debe seguir su don con respecto al matrimonio y la soltería (1 Co. 7:7). Cuando consideramos Génesis 2 y el hecho de que todo un libro de la Biblia está dedicado al matrimonio (El Cantar de los Cantares), es justo concluir que la mayoría de las personas no tienen el don de la soltería. El contexto de toda la Biblia nos ayuda a interpretar 1 Corintios 7.

IMPLICACIONES Y REFLEXIONES PASTORALES 

En primer lugar, no es bíblico exigir que los pastores estén casados. Tal lectura mal interpreta los requisitos de ser anciano en 1 Timoteo 3: 1-7, como si Pablo estuviera diciendo que uno debe estar casado para ser anciano, cuando su punto es que si uno está casado debe ser un esposo y un padre piadoso. Además, parece bastante improbable que Pablo pensara que él mismo no podría servir como anciano ya que Pablo no estaba casado. Reconozcamos que la cultura a menudo piensa que los pastores deben estar casados, pero las Escrituras no están de acuerdo. Es interesante ver cómo en esta área, incluso entre los evangélicos conservadores, nuestros propios sentimientos y pensamientos culturales triunfan sobre la Biblia.

En segundo lugar, soy tan culpable de esto como cualquiera, pero no asumamos que todo el mundo debería casarse o animar a todo el mundo a casarse. Necesitamos recuperar la belleza de la soltería como se enseña en las Escrituras. Dedicar la vida al Señor como una persona soltera es algo que Dios recomienda, pero con frecuencia lo vemos como una vida de segunda clase. Sí, Dios espera que la mayoría de la gente se case, pero esto no sugiere que la soltería sea de segunda clase. De hecho, Pablo prefiere la soltería porque uno puede dedicarse al ministerio y al Señor sin distracciones.

En tercer lugar, ¿Cómo uno puede saber si debería vivir una vida de soltero? Si tienes un fuerte deseo de casarse o fuertes deseos sexuales (1 Co.7:9), entonces deberías buscar el matrimonio. Pablo no les está diciendo a las personas que anhelan casarse que deben aplacar sus deseos y obligarse a sí mismas a estar solteras. Creo que su consejo es: no creas que debes o tienes que estar casada. Si puedes vivir felizmente como una persona soltera, sigue esa vida y honra al Señor con tu tiempo.

En cuarto lugar, ¿Qué tiene todo esto que decirle a una persona que anhela casarse y desea casarse, pero permanece soltera? Cada vez más personas en nuestra cultura se encuentran hoy en esta situación. Cuando los anhelos de nuestro corazón no se hacen realidad, estamos experimentando lo que la Biblia llama «pruebas» o «aflicciones» (Ro. 5:3-5), aunque debemos recordar que las personas casadas también enfrentan pruebas y aflicciones. El anhelo de casarse es una aflicción y una prueba, y probablemente sea una de las aflicciones más duras que enfrenta una persona. Dios no promete que las dificultades en nuestras vidas desaparecerán, y no garantiza que se cumplirá el deseo de casarnos.

Pero sí promete que estará con nosotros mientras atravesamos el fuego y el diluvio (Isaías 43:2). Nos pide que confiemos en él y nos entreguemos a él, sabiendo que nos ama y que sabe lo que es mejor para nuestras vidas. En todo, está obrando para hacernos más como su Hijo, Jesucristo (Ro. 8:28-29). Permítanme concluir alentándolos a leer este artículo muy útil sobre la soltería de Vaughn Roberts.

Traducido por Renso Bello