Evangelización

Esenciales e indispensables: Las mujeres y la misión de la Iglesia

Artículo
08.03.2021

La contribución de las mujeres a la misión de la iglesia no es sólo “importante” o “vital” o “crítica”. Las mujeres son “esenciales e indispensables” para la misión y el ministerio de la iglesia. Así lo afirma la conferenciante y escritora Jen Wilkin, de The Village Church, en Flower Mound, Texas.

No conozco a nadie que niegue esto. Pero cuando la escuché decirlo, me llamó la atención. ¿Por qué no lo he oído decir así? ¿Por qué no lo he dicho yo? Con el énfasis complementario en los ancianos, ¿hemos dejado de reconocer el papel esencial e indispensable que desempeñan tanto los hombres como las mujeres en el cumplimiento de la gran comisión a través de nuestras iglesias?

No estoy de acuerdo con todo lo que dice Wilkin sobre las mujeres y la iglesia, pero aquí da en el clavo. La Biblia nos lo dice. No trata el trabajo de las mujeres -de nuevo Wilkin- como “bonito, pero no necesario”. Por el contrario, la Biblia dice que las mujeres son esenciales e indispensables para cumplir con el mandato cultural de multiplicar y llenar, de someter y gobernar. Y dice que son esenciales e indispensables para cumplir el llamado de la Gran Comisión de hacer discípulos.

EL MINISTERIO ESENCIAL E INDISPENSABLE DE LAS MUJERES EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

En el Antiguo Testamento, el ministerio de la mujer -para arriesgar un anacronismo- estaba vinculado a la maternidad en general, así como a la protección de la semilla de Abraham en particular[1]. Dios bendijo los vientres estériles de Sara y Rebeca, así como los vientres de las mujeres hebreas esclavizadas en Egipto, que literalmente dieron a luz a un pueblo. Frente al ataque satánico, Dios preservó una y otra vez la línea ungida de Cristo a través de madres como Tamar, Rut y Betsabé, pero también de otras maneras como con Débora y Ester.

El biblista Stephen Dempster resume este tema del Antiguo Testamento como “la mujer contra la bestia”:

Eva contra la serpiente; Sara y Rebeca contra la esterilidad; Tamar contra Judá; Jocabed y Miriam contra el faraón; Débora y Jael contra Sísara; Rut y Noemí contra la muerte; Ana contra la esterilidad; Jehosheba contra Atalía. En todos estos ejemplos de lucha, estas mujeres de fe están comprometidas en una batalla para salvar al pueblo de Dios. La victoria de Ester sobre Amán continúa dramáticamente este tema. [2]

EL MINISTERIO ESENCIAL E INDISPENSABLE DE LAS MUJERES EN EL NUEVO TESTAMENTO

La maternidad y la guerra contra la bestia sigue siendo un tema crucial que se traslada al Nuevo Testamento, empezando por la historia de María y el intento de la serpiente de destruir por la mano de Herodes la singular semilla hacia la que apunta todo el Antiguo Testamento.

La maternidad también sigue siendo relevante para el trabajo de las iglesias. Pablo anima a las mujeres a trabajar por su salvación mediante la maternidad (1 Tim. 2:15), a las viudas jóvenes a casarse (1 Tim. 5:14) y a las mujeres mayores a formar a las más jóvenes para que amen a sus maridos e hijos (Tito 2:3-5). También pide a sus lectores que piensen en el honor que damos a nuestras madres como modelo de cómo debemos tratar a las mujeres mayores (1 Tim. 5:2). Y cuántos niños aprenden la fe de sus madres y abuelas, como hizo Timoteo (2 Tim. 2:5).

Sin embargo, el nuevo pacto también aporta nuevas dimensiones al “ministerio de las mujeres”.

Discípulos

Para empezar, el Nuevo Testamento trata a toda mujer cristiana como “discípula”. Los discípulos encarnan la enseñanza de su maestro y siguen el camino de éste. En el Antiguo Oriente Próximo, las mujeres no habrían sido acogidas como discípulas en la hermandad de un rabino o de algún gran maestro. El historiador judío Josefo las consideraba inferiores. El filósofo judío Filón se refería a las mujeres y a los rasgos femeninos como ejemplos de debilidad. Decía que debían permanecer en casa en reclusión. Los hombres judíos utilizaban el Tosefta rabínico para rezar y dar gracias a Dios por no ser mujeres. [3]

En este contexto, Jesús acogió a María para que “se sentara a los pies del Señor y escuchara su enseñanza”, al igual que Saulo fue “educado a los pies de Gamaliel según la estricta ley de nuestros padres” (Lucas 10:39; Hechos 22:3). Le dijo a Marta, que estaba “distraída con muchos servicios”, que María había elegido “la buena parte” (vv. 40, 42).

¿Nos atrevemos hoy a ofrecer a las mujeres un camino diferente al que ofreció Jesús? ¿Nos atrevemos a impedir que las mujeres escojan la buena porción de aprender cada doctrina, principio y mandamiento necesario para conocerlo y seguirlo?

Jesús eligió especialmente a doce discípulos varones. Sin embargo, también enseñó a un grupo más amplio a ser discípulos (Mt. 8:21; 10:24-25, 42; 27;57), que incluía a mujeres. Viajó y predicó con los doce “y también con algunas mujeres”, entre ellas María Magdalena, Juana, Susana y “muchas otras que les proveían de sus recursos” (Lucas 8:2-3).

Dichas mujeres acaban pareciendo incluso más fieles que los doce. Los hombres abandonan a Jesús tras su arresto. Pero las mujeres le siguen a la crucifixión (Mateo 27:55-56; Marcos 15:40; Lucas 23:49; Juan 19:25-27); se unen a José de Arimatea para el entierro (Mateo 27:57-61; Marcos 15:45-47; Lucas 23:50-55); y son las primeras en visitar la tumba (Mateo 28:1; Marcos 16:1; Lucas 24:1; Juan 20:1). Frente a las normas del Antiguo Oriente para los testigos fiables, la Biblia las presenta como las primeras en dar testimonio de la resurrección (Mateo 28:7-10; Lucas 24:8-12; Juan 20:2)[4].

Hoy en día, ¿cuántas veces son las mujeres las obreras más fieles en nuestras iglesias? ¿A quién creemos que el Padre celestial cuenta como “primero” en el reino de los cielos? Las galerías de arte europeas están llenas de cuadros de los grandes hombres de la cristiandad, pero las galerías de arte del cielo podrían tener un aspecto algo diferente.

Profetisas y testigos

Tras la ascensión de Jesús, el Nuevo Testamento registra que el Espíritu llenó a hombres y mujeres por igual, tal como había prometido el profeta Joel: llegaría una nueva era escatológica en la que Dios “derramaría su Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos e hijas profetizarían” y “todo el que invoque el nombre del Señor se salvará” (Hechos 2:17, 21). A lo largo de la narración de los Hechos, Lucas sigue destacando la obra de Dios entre las mujeres: María, la madre de Jesús; Tabita, o Dorcas; María, la madre de Juan Marcos; Roda, la sierva; Lidia de Tiatira; Damaris la Areopagita; Priscila; y las cuatro profetisas en Hechos 21:9.

No necesitamos preocuparnos aquí de si el don de profecía continúa o no en la actualidad. El punto es simplemente que el nuevo pacto promete una parte equitativa del Espíritu de Dios entre hombres y mujeres por igual con el propósito de dar testimonio y hacer discípulos. Recuerde que Lucas comenzó el libro con la promesa de Jesús: “Recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén y en toda Judea y Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

Sacerdotes

Relacionado con el don del Espíritu está el hecho de que cada mujer creyente recibe ahora el ministerio de sacerdote del Nuevo Testamento (1 Pedro 2:9; Apocalipsis 1:6; 5:10). En ninguna parte del Nuevo Testamento se señala deliberadamente a las mujeres en relación con los hombres en esta tarea. Sin embargo, el oficio y la obra son dados a todos los creyentes.

Tanto las mujeres como los hombres deben asumir la labor de luchar contra las incursiones satánicas y mantener la línea clara entre la iglesia y el mundo, Cristo y Belial, lo santo y lo impío (2 Cor. 6:14-7:1). Ambos deben “contender por la fe” contra los falsos maestros (Judas 3). Ambos, por su parte, deben proteger y enseñar la Palabra de Dios a la siguiente generación (por ejemplo, Hechos 18:26; Tito 2:3-5).

Por lo tanto, si usted es congregacionalista como yo, afirma que las mujeres, junto con los hombres, ejercen la máxima autoridad terrenal en la iglesia. Juntos, como discípulos y sacerdotes, deben tomar decisiones sobre el qué y el quién del evangelio (por ejemplo, Mateo 18:17; 1 Cor. 5; 2 Cor. 2:6; Gál. 6:1-9). Llenas del Espíritu y del conocimiento de Dios (véase Jer. 31:33-34), las mujeres deben decidir y declarar formalmente junto con los hombres: “¿Es ésta una verdadera confesión? ¿Es éste un verdadero confesor?”.

El tipo de autoridad que poseen los hombres y las mujeres juntos es la autoridad para hacer de una iglesia una iglesia. Lo que significa: la autoridad que poseen las mujeres junto con los hombres es más esencial e indispensable para la existencia de la iglesia que la autoridad de los ancianos. Las iglesias pueden existir (aunque de forma más débil) sin ancianos (véase Hechos 14:23 y Tito 1:5). Las iglesias no pueden existir en absoluto sin que hombres y mujeres se reúnan en el nombre de Jesús (Mateo 18:20) y registren su “acuerdo” oficial sobre el evangelio (v. 19), ejerciendo así las llaves del reino de los cielos (v. 18).

Compañeros de trabajo

Volviendo al ministerio de Pablo, éste considera a Priscila su “compañera de trabajo” (Rom. 16:3). A lo largo de Romanos 16, Pablo enumera el doble de hombres (19) que de mujeres (10), pero elogia al doble de mujeres que de hombres. [5] Elogia a tres hombres que trabajan por el evangelio (Urbano, Aquila y Adrónico, los dos últimos unidos a mujeres); pero también elogia a siete de las diez mujeres por esa labor evangélica (Febe, Priscila, Junia, María, Trifena, Trifosa y Persis). Trifena, Trifosa y Persis “trabajan mucho en el Señor”. María “trabaja mucho entre vosotros”. [6] Priscila arriesgó su cuello por Pablo, junto con su marido. Junia se unió a él en la cárcel, junto con su marido. Y Febe actuó como protectora tanto para él como para otros, y probablemente viajó cientos de millas peligrosas para entregar su carta a los romanos.

Pablo limitó el cargo de anciano a los hombres (1 Tim. 2:12), pero seguramente sabía lo esenciales e indispensables que eran las mujeres para su ministerio en concreto y para la Gran Comisión en general.

RELATIVIZAR LA MATERNIDAD (Y LA PATERNIDAD)

Sin embargo, mientras enumeramos la descripción del trabajo de la mujer en el nuevo pacto, fíjate en lo que ocurre en el fondo: la historia de la redención estaba avanzando. La semilla de Abraham había llegado, relativizando la importancia de la maternidad (y la paternidad), incluso la nueva alianza de Cristo relativizó la identidad judía y el papel de la familia en general. “Mirando a los que estaban sentados a su alrededor”, Jesús observó: “¡Aquí están mi madre y mis hermanos! Porque todo el que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Marcos 3:34-35; también, Lucas 14:16). Y Juan el Bautista dice a los dirigentes judíos: “No os jactéis de decir a vosotros mismos: “A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.” (Mt. 3:9).

La historia de la creación continúa en el Nuevo Testamento, al igual que el mandato cultural. Los hombres deben seguir siendo padres y las mujeres madres. Esa labor es gloriosa, crucial y necesaria. Y Dios utiliza estas funciones con fines redentores.

Sin embargo, el nuevo pacto también aporta discontinuidad a la historia redentora. En primer lugar, la nueva alianza introduce un nuevo orden de paternidad y maternidad, concebido en términos espirituales y no físicos, como cuando Pablo se refiere a Tito como su “verdadero hijo” en la fe. Por tanto, todo cristiano debe esforzarse por multiplicar a los discípulos de Cristo, no mediante la procreación, sino a través de la evangelización y la conversión, de modo que la gente “nazca de nuevo” y se “renueve” a la “imagen del creador” (Juan 3:1-8; Col. 3:10).

En segundo lugar, el pueblo de Dios ya no está constituido por líneas de descendencia familiar. Ya no depende de madres y padres como en el antiguo Israel. El tipo da paso al antitipo. (Pero ver mi apéndice más abajo: “Complementariedad credobautista vs. paedobutista”) Por medio de Cristo, el primogénito, nos convertimos en “familia de Dios” por medio del arrepentimiento y la fe. La soltería, inédita en el Antiguo Testamento, se convierte en un don especial en el nuevo pacto (1 Cor. 7:7) y universal en los nuevos cielos y tierra (Mat. 22:30). Las relaciones familiares también asumen el papel de signos para la comunidad de la nueva alianza. Dios nos manda tratar al hombre mayor como un “padre, a los hombres más jóvenes como hermanos, a las mujeres mayores como madres y a las más jóvenes como hermanas” (1 Tim. 5:1-2).

DÓNDE COMIENZA EL MINISTERIO DE LAS MUJERES

¿Qué significa esta transición del antiguo pacto al nuevo para el comienzo del ministerio de la mujer? Sin duda, las mujeres (junto con sus esposos) deben esforzarse por realizar el ministerio del nuevo pacto en el hogar, haciendo discípulos a sus hijos.

Sin embargo, las mujeres cristianas de cualquier estado civil y paternal deben saltar al “ministerio de la mujer” cada semana haciendo el trabajo de hacer discípulos. Cada semana, cada mujer debe ir a trabajar ministrando a los santos, usando cualquier don que tenga para el bien común. Esos dones pueden o no ser reconocidos públicamente. Ese no es el punto. En cualquier caso, su trabajo (como el de un hombre) es mirar alrededor de la sala a la colección de madres y padres, hermanas y hermanos, y preguntarse a quién puede servir. ¿Debería ofrecer a esa hermana solitaria una palabra de ánimo o instrucción? ¿O ofrecer a esa familia ayuda logística? ¿O ser como Febe y emplear sus recursos como “protectora” de los mayores? Nunca hay escasez de trabajo del nuevo pacto, del evangelio, para hacer. Pregúntale a Febe, Priscila, Junia, María, Trifena, Trifosa y Persis.

Además, nunca hay escasez de ataques serpentinos o bestiales contra la iglesia. Por lo tanto, toda mujer debe desear estar equipada para la obra del ministerio de edificación del cuerpo de Cristo, para que la iglesia alcance la madurez y la estatura y medida y plenitud de Cristo. Esto evitará que la iglesia sea zarandeada por la astucia de la falsa doctrina (Ef. 4:11-14). Cada mujer necesita una doctrina sólida como una roca. Imagínese si cada mujer en su iglesia la tuviera. ¿Qué clase de protección crees que le daría a tu iglesia?

Fuera del cuerpo de creyentes, por supuesto, las mujeres deben usar cualquier habilidad y dones que Dios les haya dado para hacer discípulos entre los que no creen.

¿IGUAL O COMPLEMENTARIO?

Aparte del oficio de anciano, entonces, la descripción del trabajo del ministerio del nuevo pacto de una mujer (discípula, testigo, sacerdote, compañera de trabajo) parece paralela a la de un hombre, al menos a primera vista. Salvo el oficio y el trabajo de un anciano, los mismos puntos aparecen en ambos. Sin embargo, cuando el hombre y la mujer se pongan a trabajar, su trabajo parecerá diferente, al igual que un hombre y una mujer que canten la misma canción sonarán diferentes. Al fin y al cabo, continúa la historia de la creación, seguimos siendo hombres y mujeres encarnados, y Dios nos ha diseñado de forma diferente. Y no sólo eso, a menudo las mujeres podrán moverse en espacios femeninos con más facilidad que los hombres.

Hace tiempo, mi esposa pertenecía a un estudio bíblico de mujeres en el que dos de ellas tenían maridos difíciles. Una noche, la mujer con el peor de los maridos compartió el ánimo que había recibido recientemente de la Palabra de Dios, y cómo la estaba sosteniendo. Sus palabras, en ese momento, lograron hacer más bien espiritual en la vida de la otra mujer que lo que habían logrado varias sesiones de asesoramiento con un anciano.

Por todo el honor que debemos a los mayores, esto no debería sorprendernos. Cada parte del cuerpo necesita a todas las demás.

El ministerio de las mujeres es esencial e indispensable, en otras palabras, porque las mujeres poseen perspectivas y oportunidades que los hombres no tienen. De hecho, si Dios nos creó como hombres y mujeres, las mujeres poseen una forma de ser humana que los hombres no tienen, lo que significa que poseen formas de hacer discípulos que los hombres no tienen, independientemente de cómo podamos articular esas diferencias de ser y hacer (sobre esto, véase el artículo de Alistair Robert y el artículo de Kevin DeYoung). Los hombres no pueden hacerlo todo. Ambos sexos son esenciales e indispensables.

En otras palabras, el complementarismo, por definición, es un argumento para incluir a las mujeres en el ministerio, no para excluirlas, como la misma palabra “complementario” comunica. Como el yin y el yang, las dos partes complementarias son esenciales e indispensables para el conjunto.

Mientras tanto, el igualitarismo, al menos a nivel estructural, debe ser indiferente a la inclusión o exclusión del género. Tanto quiere insistir en una perfecta intercambiabilidad vocacional que debe silenciar cualquier diversidad ontológica y adoptar una especie de androginia. Sin embargo, cuando los hombres y las mujeres se vuelven intercambiables, ambos se vuelven desechables, al menos como clase. Ninguno es esencial e indispensable.

En resumen, Dios llama a los ancianos única y crucialmente para enseñar la Palabra a “todo el rebaño”. Sin embargo, la obra de la Palabra no ha hecho más que empezar. Esa Palabra debe ser masajeada a través de la vida de todo el cuerpo, y los discípulos deben ser hechos fuera de la iglesia. Y esta tarea depende esencial e indispensablemente tanto de las mujeres como de los hombres, cada uno haciendo a su manera y cada uno aportando las fuerzas que Dios le ha dado.

LO QUE NO QUIERO DECIR

Fíjate, por último, en lo que no digo. No estoy diciendo lo que tan a menudo se dice hoy: que ahora es el momento de enfatizar lo que las mujeres pueden hacer, no lo que no pueden hacer.

“¿Qué no podemos hacer?” es siempre una buena pregunta para todo cristiano, hombre o mujer. El crecimiento espiritual en la Biblia no viene sólo o incluso principalmente cuando nos liberamos de todas las restricciones. Generalmente viene cuando nos restringimos a nosotros mismos a través de la obediencia, la disciplina y los límites, al igual que un árbol crece cuando es ayudado por zancos, una rosa crece a través de la poda, un atleta crece a través del entrenamiento, y un estudiante crece memorizando una lección.

Jesús mismo se sometió por completo a la ley de Dios, y ese fue el medio por el que creció en sabiduría y estatura entre los hombres y, finalmente, recibió toda la autoridad en el cielo y en la tierra.

El crecimiento sin restricciones, de hecho, es precisamente lo que el maligno promete en Génesis 3.

En segundo lugar, no estoy diciendo que “marginemos” a las mujeres al no contratarlas, o que las deshonremos al no llamarlas “líderes”. (Véase el artículo de Sam Emadi sobre este tema.) Ambas afirmaciones cometen el error de insistir en una forma particular de ministerio que no está en la Biblia y luego evaluar la fidelidad de una iglesia por esa forma ideada humanamente.

Más concretamente, tales afirmaciones confunden los mandatos y responsabilidades bíblicos con las formas programáticas del mundo empresarial: “¡Si quieres que se haga algo, tienes que contratar a alguien para que lo haga!” Así es como dirigimos las empresas, no las familias (las iglesias), un punto que Pedro afirma implícitamente cuando prohíbe a los ancianos -y, por tanto, presumiblemente a todos los demás- preocuparse demasiado por la paga (1 Pedro 5:2).

Además, me temo que la palabra genérica “líder” se utiliza a menudo para eludir el cargo bíblico de anciano. “Sí, sólo los hombres pueden ser ancianos”, afirman los complementarios, pero luego dirigen sus ministerios a través de equipos de “liderazgo” que tienen el efecto de cambiar el nombre de una rosa aunque siga oliendo igual de dulce.

Para ser claro: no tengo absolutamente ninguna objeción con que una mujer “dirija” un ministerio diaconal, o con que se contrate a una mujer para ministrar a la iglesia en diversas capacidades. A menudo puede ser sabio. Varios pastores amigos míos de iglesias de tamaño medio han contratado a directoras de ministerios femeninos para ayudar a facilitar el cuidado de las mujeres en la iglesia. Y todos juran que ha sido una de las mejores contrataciones que han hecho. Además, estoy tentado a escribir otro largo artículo sobre cómo el trabajo diaconal de las mujeres es una parte central de lo que hace que el ministerio de las mujeres sea esencial e indispensable.

Pero a lo que soy alérgico es a convertir lo que la Biblia trata como “latas” en “deberes”, y luego evaluar la fidelidad de una iglesia en consecuencia. Pablo podía dar instrucciones “en todas las iglesias” (1 Cor. 14:33). Nosotros no podemos.

CONCLUSIÓN

La naturaleza esencial e indispensable de las mujeres para la misión de la iglesia no depende de ninguna forma de ministerio programático o remunerado. Depende de lo que Cristo ha hecho de las mujeres al morir y resucitar por ellas: discípulas, testigos, sacerdotes, compañeras de trabajo.

Depende de su obra y de su sabiduría revelada, no de nuestra sabiduría programática.

En los círculos complementarios, enfatizamos con razón el énfasis de la Biblia en la supervisión y la enseñanza de los ancianos. Pero este énfasis nunca debe hacernos abandonar el trabajo esencial e indispensable que Dios da a hombres y mujeres por igual como discípulos, testigos y sacerdotes. Él ha determinado que, sin su trabajo, la Gran Comisión no tendrá éxito.

Pastor, ¿cómo está enseñando y demostrando a las mujeres de su iglesia que su trabajo es esencial e indispensable?

* * * * *

Apéndice: El complementarismo credobaptista vs. pedobaptista

A la luz de la discusión bíblica anterior sobre el movimiento del viejo al nuevo pacto, vale la pena notar que el complementarismo de un credobautista y su visión del ministerio de la mujer, si es consistente, puede ser un poco diferente al complementarismo de un paedobaptista y su visión del ministerio de la mujer.

El complementarismo de un paedobaptista, que se inclina profundamente en las líneas de continuidad del pacto, podría sentirse un poco más “del Antiguo Testamento”. Después de todo, la labor de la mujer de tener hijos desempeña el mismo papel de construir y preservar esa comunidad que desempeñaba bajo el Antiguo Pacto, lo que los paedobaptistas demuestran bautizando a los niños en la comunidad del pacto y en la iglesia. La crianza de los hijos casi se convierte en la formación de discípulos y la construcción de la iglesia en un hogar fiel. Por lo tanto, uno podría esperar un énfasis comparativamente mayor en las familias grandes y la educación en casa y el ministerio de la maternidad y la paternidad. ¿Por qué no hacer esas familias tan grandes como sea posible para que los niños puedan disfrutar de las bendiciones del pacto que los paedobaptistas dicen que disfrutan?

El complementarismo de un credobautista no debe descuidar el énfasis y el don de la paternidad. La historia de la creación continúa, después de todo. Dios nos ordena que seamos fructíferos y nos multipliquemos, y quiere que los cristianos empleen fielmente las relaciones familiares con fines redentores, tal como hicieron la madre y la abuela de Timoteo con él. Pero esas relaciones familiares ya no constituyen la comunidad del pacto. Lo hace la fe.

Sin duda, tanto la mujer paedobaptista como la credobautista pueden responder: “¿Por qué no ambos/y? ¿Por qué no el ministerio del pacto de la creación de la maternidad (y la paternidad) y los ministerios del nuevo pacto de discípulos, sacerdotes y compañeros de trabajo?”. Pueden y deben. Simplemente estoy sugiriendo que estas diferentes teologías sobre quiénes constituyen la iglesia -creyentes o creyentes y sus hijos- pueden influir en el énfasis de una iglesia, en el lenguaje utilizado en un aula de la escuela dominical, en la cultura de una iglesia, en el tipo de complementariedad que se desarrolla y en las opiniones de una iglesia sobre los deberes de la madre y del padre en relación con otras responsabilidades del nuevo pacto.


[1] Véase James M. Hamilton, Jr., “A Biblical Theology of Motherhood”, en Journal of Discipleship and Family Ministry 2.2 (2012): 6-13.

[2] Stephen Dempster, Dominio y dinastía (Downers Grove, IL: IVP), 223.

[3] Estos ejemplos están tomados de D. M. Scholer, “Women”, en Dictionary of Jesus and the Gospels, editado por Joel B. Green, Scot McKnight e I. Howard Marshall (Downers Grove, IL: IVP, 1992), 880.

[4] Véase la excelente sección de Michelle Lee-Barnewall “Las mujeres como discípulas”, en el mal titulado Ni complementario ni igualitario: A Kingdom Corrective to the Evangelical Gender Debate (Grand Rapids, MI: Baker, 2016), 93-97.

[5] Craig Keener, “Man and Woman”, en Dictionary of Paul and His Letters, editado por Gerald F. Hawthorne, Ralph P. Martin, Daniel G. Reid (Downers Grove, IL: IVP, 1993), 589.

[6] Véase Dominika Kurek-Chomycz, “Trifena y Trifosa: no demasiado delicadas para trabajar duro en el Señor”, en L’Osservatore Romano (1 de septiembre de 2018): http://www.osservatoreromano.va/en/news/tryphena-and-tryphosa.