COVID-19

En tiempos de Covid-19: ¿Cómo debería responder al creciente consumo de pornografía?

Artículo
24.08.2020

Para más recursos relacionados con COVID-19, visite nuestra sección: COVID-19 y La Iglesia.


Con tanta gente encerrada y un aislamiento social duradero, no es sorprendente que hayamos visto un aumento en los miembros de la iglesia que luchan con la pornografía. Una de las estrategias típicas del diablo es aprovechar a los cristianos que están experimentando la soledad y un aislamiento prolongados.

¿Cuáles son algunas prácticas sabias durante esta temporada de COVID-19? Considera cinco cosas.

  1. Toma medidas radicales: asegúrate de cortar violentamente los puntos de acceso a Internet si eres vulnerable. Jesús te alienta a cortar tu brazo o sacar tu ojo (Mateo 5: 27–30), sé agresivo para eliminar el pecado sexual en tu vida. Si recientemente has visto algo inapropiado, tienes un punto de acceso abierto que necesitas abordar.
  2. No seas pasivo sobre la rendición de cuentas: no dejes que el letargo espiritual se haga cargo. No seas flojo al buscar la ayuda que necesitas. Aprovecha la tecnología. Face Time and Zoom te permiten continuar recibiendo ayuda de tu comunidad evangélica. De acuerdo, esto no es lo mismo que las reuniones en persona, pero es mejor que nada. Toma en cuenta que la buena rendición de cuentas es honesta, frecuente y duradera.
  • Sin honestidad, todo lo demás es una pérdida de tiempo. Arriésgate y comparte las partes más deshonestas de tu corazón (Prov. 24:26). Expón las obras de las tinieblas (Ef. 5:11). Tome una decisión impulsada por el Espíritu para vivir en la luz (Ef. 5:13).
  • La ayuda frecuente es mejor que la ayuda poco frecuente. El pecado sexual diariamente encuentra formas de arruinar tu vida. Si lo dejas sin control por mucho tiempo, hará un desastre. Necesitas la ayuda constante de creyentes maduros que presionan sobre tu pecado para frenarlo.
  • Las conversaciones difíciles son intrusivas. Las rendiciones de cuentas te ayudan bien sí tu amigo presiona en tu vida y saca la raíz de tu pecado. Como compañero en la rendición de cuentas, ¿está dispuesto a hacer preguntas difíciles, incómodas y directas?:«¿Te masturbaste esta semana?» «¿Le mentiste a alguien esta semana?» «¿Hay algo que me estás ocultando?».
  1. Las disciplinas espirituales son cruciales para tu supervivencia: algunos de ustedes están hambrientos; te has perdido tu dieta habitual de predicación pública. Tu consumo de calorías espirituales es mucho más bajo de lo que debería ser. Así que compensa esa falta con tu estudio privado. No te conformes con una lectura superficial del texto bíblico. Tus deseos de pecado sexual te alcanzarán si no mantienes una alta ingesta de calorías del evangelio. Toma el tiempo extra para profundizar en la Palabra de Dios. La alimentación diaria con el evangelio es una parte vital para mantener tu fe en esta temporada inusual. Un corazón sazonado con el evangelio tiene más posibilidades de sobrevivir que un corazón desnutrido.
  2. Baja el volumen de las mentiras del pecado: «Merezco esto» «¿No sabe Dios que tengo ganas?» «Dios me perdonará». Mentiras, racionalizaciones y auto-justificaciones circulan en nuestras mentes como el ciclo de centrifugado de una lavadora. La ausencia de comunión regular te hace más vulnerable (He. 3: 12-13) y, lamentablemente, estas mentiras te dan un incentivo para continuar en tu pecado. Arrepiéntete de estas mentiras y auto-justificaciones y hazle frente subiendo el volumen de las promesas de Dios.
  3. Examina tu corazón: el arrepentimiento por el pecado sexual no puede reducirse a solo un cambio de comportamiento. El arrepentimiento genuino requiere un cambio en el interior, un cambio del corazón. El trabajo del corazón es un trabajo duro. Tómate el tiempo para profundizar en los rincones de tu corazón para comprender qué lo motiva a perseguir el pecado sexual. No es solo una cuestión de lujuria. Por ejemplo, ¿miras imágenes inapropiadas para escapar del estrés? ¿Estás buscando afirmación y aprobación? ¿El aburrimiento prolongado te mete en problemas? ¿Estás buscando un sentido de aventura mientras soportas un estilo de vida pietista?

Traducido por Renso Bello