Reseñas

Las oraciones de Jesús | Por Mark Jones

Review
03.02.2020

Al crecer, quería ser el mejor escolta anotador que la NBA haya visto. Y había un jugador que yo quería imitar. Este jugador, por supuesto, era Michael Jordan.

No puedo decirte con qué frecuencia en mi drible, movía la lengua, mientras corría por la cancha e intentaba (sin ningún tipo de éxito) sumergirme desde la línea de tiros libres. Quería ser como Mike. Era el mejor, y yo imitaba su juego porque nadie jugaba mejor.

El último libro de Mark Jones, The Prayers of Jesus, llama a los lectores a otro tipo de imitación, poniendo frente a sus ojos a una persona y un patrón de oración incomparables. Cuando Dios llama a su pueblo a orar, no nos deja que lo resolvamos por nuestra cuenta. Nos da a alguien para imitar. Él nos da al hombre de oración por excelencia, su Hijo Jesucristo.

En el transcurso de 26 capítulos concisos, Jones nos muestra una marca simple, pero increíblemente profunda, del ministerio de nuestro Salvador: Jesús oró mucho. Sus capítulos siguen la vida de Jesús cronológicamente, comenzando desde la infancia de su vida de oración, hasta sus últimas palabras en la cruz. A medida que avanzamos con él, Jones profundiza en el significado teológico de las oraciones de Jesús y aplica estas verdades a los corazones del pueblo de Dios. Aunque intensamente enfocado en la oración, en última instancia, este es un libro sobre Jesús para las personas que lo siguen como Rey.

EL HIJO DE DIOS QUE ORA

Aunque pueda parecer obvio que Jesús oró, nunca deberíamos ignorar que el Hijo de Dios oraría. Él habitualmente, ferviente e íntimamente oraba a su Padre como solamente el Hijo de Dios podía. Su vida fue un modelo de oración prolongada y continua. Jesús oraba muy temprano en la mañana y en las últimas horas de la noche; oraba en público y en privado; oraba solo y acompañado. Oró por sí mismo, por sus discípulos, por sus enemigos, por su gloria y por la gloria de su Padre. Incluso ahora, el Hijo está intercediendo por su pueblo en unión con el Espíritu según la voluntad del Padre (He. 7:25; Ro. 8: 26–27). Jesús no es cualquier tipo de Señor. Él es el Señor que ora.

¿Por qué importa que Jesús ore? Porque, como señala Jones, su vida de oración, más que un simple acto de instrucción, reivindicaba su identidad como el Hijo de Dios. Los principales testigos en el ministerio de Cristo fueron el Padre y el Espíritu, pero fueron las oraciones de Jesús las que testificaron ante esos testigos (Juan 17: 1–26). Un ministerio de oración demostró que él era efectivamente el Hijo de Dios. Solo el Hijo de Dios podría estar tan fielmente dedicado a la voluntad de su Padre. Solo el Hijo podía comunicarse con el Padre por el poder del Espíritu con tanta consistencia, devoción e intimidad. La oración a este grado solo podría ser así de normal y natural para el Hijo. La pregunta, entonces, no es: «¿Por qué oraría el Hijo de Dios?» sino: «¿Por qué no oraría el Hijo de Dios?».

Las oraciones de Jesús a Dios como Padre sientan el fundamento para nuestras oraciones a Dios como Padre. El único camino al Padre es a través del Hijo (Juan 14: 6). Nuestras oraciones fluyen de esa fuente. Como dice Jones, «Al conocer a Cristo, conocemos a Dios, y al conocer a Dios, conocemos a Cristo» (97). Este es el tipo de combustible que las Oraciones de Jesús arrojan al fuego de nuestra vida de oración. Que el Hijo de Dios necesitaba orar debería producir que nuestros corazones estallaran en oración. Si Jesús ora todavía, ¿qué dice eso sobre nuestra propia necesidad de orar? Si es normal que el Hijo de Dios ore, ¿no debería ser normal para aquellos que le siguen?

UN SEÑOR DE LOS PASTORES QUE ORA

Si bien es tentador pensar que los pastores hacen muchas cosas «súper espirituales» para Dios, la Palabra de Dios básicamente ordena a los ancianos que pastoreen iglesias locales como Jesús. ¿Cómo pastoreó Jesús? En la forma más sencilla y humilde. Él enseñó la Palabra de Dios y él oró. Estos fueron los motores gemelos que impulsaron todo su ministerio.

Leer Las oraciones de Jesús me hizo recordar que, si quiero pastorear como Jesús, primero debo aprender a orar como Jesús. Es obvio que Jesús oró, pero frecuentemente pasamos por alto la alta prioridad en que él colocó a la oración en su ministerio. Lamentablemente, para muchos pastores, el trabajo de pastoreo a menudo se enfoca únicamente en la fiel enseñanza. Pastorear por supuesto, no es menos que eso, pero es mucho más. Si alguna vez voy a pastorear como Jesús, necesito imitar todo su ministerio, no solo la mitad. Ningún hombre está calificado para pastorear el rebaño de Dios si no se esfuerza por orar como lo hizo el Señor de los pastores.

La oración nunca fue una parte prescindible de la vida y el ministerio de Jesús. Dedicó cada parte de energía a orar intencionalmente e íntimamente a su Padre, incluso con su último aliento (Lc. 23:46). Su ministerio operaba completamente sobre la oración. Fue el oxígeno que respiraba. Si mi Señor entre los pastores oraba así, ¿qué me hace pensar que puedo vivir sin él? Ancianos, oren como Jesús. Sus ministerios no pueden sobrevivir sin él.

UN PUEBLO QUE ORA

Jones pasa la mayor parte de su libro desenvolviendo las riquezas de la Oración del Sumo Sacerdote de Jesús en Juan 17. En el lapso de quince capítulos, le da vuelta en su mano como un diamante, mostrándonos línea por línea su brillo multifacético. Una de las cosas más notables de esta oración es cuánto tiempo pasó Jesús orando no por sí mismo, sino por aquellos que el Padre le había dado (Juan 17: 9). Incluso la sombra de una cruz que se acercaba no impidió que Cristo intercediera por su novia en su hora final.

Deberíamos ser un pueblo que ora porque Aquel que nos compró con su sangre oró para que seamos ese tipo de pueblo. Así como oró el novio, ore también la novia. Sin embargo, la oración es probablemente el medio de gracia más ignorado, particularmente en el culto corporativo de una iglesia local. Lamentablemente, muchas congregaciones tratan más la oración como una ocurrencia tardía, que como una arteria principal para bombear vida al cuerpo de Cristo.

Si tu iglesia no enfatiza la oración en sus reuniones corporativas, deja que el libro de Jones te motive a convertirlo en un elemento más central de la adoración de tu iglesia. En nuestra iglesia, pasamos tiempo en nuestro servicio principal siendo guiados en la oración corporativa. Alabamos a Dios, confesamos el pecado, clamamos por nuestras necesidades e intercedemos como familia de la iglesia por los diversos asuntos que nos concierne. Estos son todo tipo de oraciones que Jesús oró y modeló por nosotros. También nos reunimos los domingos por la noche para otro servicio dedicado principalmente a la oración corporativa. Hacerlo les recuerda a las personas la importancia de la oración, nos enseña cómo orar, nos une en torno a los propósitos de Dios y nos ayuda a anticipar la obra de Dios en la iglesia. Estas son todas las cosas que Jesús nos enseñó cuando oró.

En última instancia, cuanto más ora el pueblo de Dios cuando se reúne, más comienzan a parecerse nuestras oraciones a las oraciones de Jesús. El pueblo de Dios ora. Esto no es opcional.

UNA VISIÓN CAUTIVANTE DEL SALVADOR EN LA ORACIÓN

Si tu vida de oración necesita una descarga de eléctricidad, Las oraciones de Jesús podrían ser la clave. Pero por mucho que te ayude a orar, en última instancia, te ayudará a ver y contemplar a Jesús mejor que antes. Cada página te invita a una comprensión más profunda de quién es Jesús, qué ha hecho por nosotros y cómo él ora por su pueblo.

Es el tipo de libro que te hacen querer tenerlo, ser como Jesús y orar.

Traducido por Renso Bello.

More reviews tagged as: