Liderazgo

Un foro de pastores y teólogos sobre la selección de ancianos

Artículo
02.06.2020

¿Qué lecciones has aprendido, de la manera más difícil, en la selección de los ancianos?

Respuestas de:

John MacArthur, Michael Lawrence, Phil Newton, Ed Roberts, Sinclair Ferguson, Bruce Keisling, Philip Pedley, Sir Fred Catherwood, Thomas Schreiner y Alexander Strauch

John MacArthur

Hay una razón vital y buena por la que Pablo dijo: «No impongas con ligereza las manos a ninguno» (1 Ti. 5:22). Las calificaciones bíblicas para los ancianos son todas características de piedad y dones que deben demostrarse con el tiempo. Un hombre puede saber según sus instintos el cómo puede producir una buena primera impresión sobre otros. Superficialmente puede parecer entusiasta, conocedor, maduro o extremadamente dotado como maestro.

Pero en realidad podría tener serias fallas de carácter que lo descalificarían como anciano, y éstas a veces se vuelven muy evidentes solo a través de patrones de comportamiento a largo plazo. Por tanto, es vital que los líderes de la iglesia «sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan…si son irreprensibles» (1 Ti. 3:10).

En nuestra iglesia, los ancianos sirven de por vida. No son elegidos para un periodo en el ministerio, son reconocidos por sus talentos y vocación. Dado que los dones y el llamado de uno no están sujetos a cambios (Ro.11:29), la selección y el nombramiento de los ancianos no es algo que debiera hacerse a la ligera o apresuradamente.

Además, los dones y el llamado de un anciano son, en última instancia, mucho más importantes que cualquier capacitación formal.

Ahora, obviamente, como presidente de un seminario, estoy firmemente a favor de la capacitación formal. Si un hombre reconoce su llamado al ministerio y está dotado para enseñar, debería buscar (tanto como sea razonablemente posible) el mejor entrenamiento disponible para él. Debería aprovechar al máximo todas las oportunidades para estudiar, aprender y ser mentoreado. Debería obtener un conocimiento profundo y cuidadoso de las Escrituras. Adquirir una sólida comprensión de la doctrina sana y esencial. Aprender de forma práctica cómo ayudar a las personas con los aspectos reales de vivir para Cristo y hacer todo lo posible para perfeccionar sus habilidades como maestro. Mientras tanto, sus líderes espirituales deberían hacer todo lo que esté a su alcance para ayudarlo a adquirir tal capacitación.

Pero si carece del llamado y el talento que son esenciales para ser anciano, ninguna cantidad de capacitación formal puede equiparlo para la tarea. En otras palabras, si bien el entrenamiento formal es maravillosamente útil para equipar a los hombres que de hecho están llamados al liderazgo y dotados por Dios para el trabajo, ningún programa de entrenamiento solo puede garantizar que un hombre esté en condiciones de servir como anciano.

Por tanto, me parece que el proceso de identificar a aquellos que realmente están llamados a ser ancianos es de todos modos muy importante y ciertamente un requisito previopara cualquier proceso formal de capacitación que establezcamos para equipar a hombres jóvenes para ser pastores.

Si he aprendido algo «de la forma más difícil» a lo largo de los años, es que la mejor manera de identificar a los ancianos potenciales es en el flujo normal de la vida de la iglesia. Ellos se hacen evidentes por su respuesta a lo que se enseña, por su disposición a servir, por la abundancia de fruto espiritual en sus vidas; y por las muchas formas en que sus dones se manifiestan en la iglesia antes de que sean elegidos para el liderazgo.

En otras palabras, nuestros programas prácticos de capacitación en liderazgo no deben verse como el inicio y final de todo el desarrollo del liderazgo. En lugar de plantear siempre tareas de ministerio prefabricadas y encaminar a jóvenes inexpertos en cada paso de lo que han de hacer, algunas veces es mejor darles la libertad de demostrar de qué están hechos, al ver cómo asumen tareas que no necesariamente son concebidas a su medida. Entonces podemos dar ayuda y aliento a medida que desarrollan sus propias y particulares habilidades espirituales. Encuentro que cuando los hombres que son dotados y llamados al liderazgo son animados a pensar de esa manera, ellos prosperan.


John MacArthur es el pastor de Grace Community Church en Sun Valley, California y es autor de numerosos libros, incluido el folleto Respondiendo las preguntas clave sobre los ancianos (Word of Grace Publications, 1984). 

****

Michael Lawrence

Una de las lecciones que he aprendido y reaprendido en más de una iglesia es el peligro de seleccionar a un hombre para servir como anciano que tenga un historial de conflictos prolongados, repetidos y / o no resueltos. En más de una ocasión, pasé por alto el conflicto en la vida de un hombre, razonando que estaba justificado por las circunstancias, una parte de la inmadurez que había quedado atrás, o que se le había impuesto siendo inocente.

Sin embargo, el hecho es que incluso cuando las circunstancias o la teología reivindican su lado del conflicto, un hombre puede ser un hombre pendenciero. Esto puede demostrarse en una falta de cordialidad, una propensión a tomar posiciones rígidas cuando no son requeridas, una incapacidad para perder amablemente, o simplemente un amor exagerado por el debate. Cualquiera sea la forma que adopte, la disputa es un impedimento serio para un servicio efectivo como anciano; la falta de control es una clara descalificación (1 Ti.3:3).

Una de las razones por las que esto es fácil pasar por alto es que los ancianos deben ser el tipo de hombres que puedan contender vigorosamente por la fe, defender al rebaño de los lobos y sus errores, y mantenerse firmes ante la presión o incluso la persecución. Un anciano indeciso, capitulante y fácil de persuadir es un peligro para la salud de su congregación y la pureza del evangelio. Y entonces buscamos hombres que hayan preparado sus mentes para la acción (1 P. 1:13).

Pero si queremos cuidar al rebaño según el modelo del Buen Pastor, y si lo hacemos incluso cuando nos sometemos el uno al otro por temor a Cristo (Efesios 5:21), entonces debemos tener cuidado de seleccionar a hombres que no logran combinar una fortaleza mental con una mansedumbre de corazón. La mansedumbre no es debilidad. Moisés y Jesús fueron descritos como mansos (Números 12: 3; Mateo 11:28). Más bien, la mansedumbre es poder bajo control, humildemente desplegado en beneficio de otros. Una fortaleza mental (incluyendo la teología correcta) al servicio de uno mismo, inevitablemente genera conflicto. Junto con la humildad y la mansedumbre, esa misma fortaleza acarrea llevar las cargas del desalentado, restaurar amablemente al caído y distingue correctamente entre el malvado y el débil.

Una historia de conflicto no debería descalificar automáticamente a un hombre del ministerio. Pero debería invitar a una mayor y cuidadosa investigación. ¿Se ha resuelto el conflicto? ¿Era necesario? ¿Es un arma de primer o último recurso? ¿Está siempre justificado? Estas y otras preguntas deberían explorarse honestamente antes de seleccionar a un hombre como anciano. Proverbios 15: 1 señala que «la blanda respuesta quita la ira, pero la palabra áspera hace subir el furor». En ninguna parte es más importante esto que en el trabajo de un anciano.


Michael Lawrence es pastor asociado de la Iglesia Bautista Capitol Hill en Washington, DC.

****

Phil Newton

El deseo de establecer un liderazgo de ancianos o de llenar el vacío de los ancianos que rotan del estado activo puede crear problemas que pueden llevar años en superar. A medida que nuestra iglesia avanzó hacia el liderazgo de los ancianos, la selección del grupo inicial resultó desalentador. Después de enseñar ampliamente sobre las calificaciones de los ancianos, los hombres nominados por la iglesia pensaban demostrar las calificaciones bíblicas.

La pequeña lista finalmente se redujo a tres que se reunieron con la aprobación de la iglesia. Estos completaron un riguroso cuestionario escrito, así como entrevistas antes de la presentación a la congregación. Sin embargo, aprendí a través del proceso que los cuestionarios evalúan efectivamente el conocimiento de la doctrina básica, pero carecen de la precisión para evaluar los motivos y las ambiciones. Estas cualidades internas son aprendidas solamente en el crisol de la vida de la iglesia.

Cada uno de estos hombres era brillante y tenía un entendimiento razonable de las doctrinas básicas. Sin embargo, ninguno tenía el nivel de compromiso necesario con la iglesia local para transitar a través las adversidades y los tiempos amenazantes. Un hombre vio el papel de la predicación en la vida de la iglesia como algo más tangencial que central. Recuerdo un diálogo muy acalorado, aunque no desagradableque tuvimos en la reunión de los ancianos sobre mi exposición de 2 Timoteo 4: 1-5. Dejé claro que, en última instancia, la audiencia principal del pastor era Dios. Él no podía ver esto a pesar del argumento bíblico que le era contrario.  El segundo hombre «no tenía estómago» para las controversias. Aunque era bíblicamente experto y probablemente el mejor alumno de los tres, no tenía el coraje de confrontar a aquellos que necesitaban corrección. El tercer hombre se acercó a la iglesia con una perspectiva de modelo de negocio. Cuando las pruebas vinieron, y los números descendieron, él abandonó el bote.

¿Qué lecciones me han enseñado estos incidentes? Primero, instruye regularmente a la congregación sobre las calificaciones y el corazón de un anciano. Demuestra que se necesita algo más que conocimiento doctrinal y alta visibilidad. Segundo, cultiva a los futuros ancianos a través de la interacción en una variedad de entornos; por ejemplo, grupos de discipulado, oración, visitas, comidas juntos, foros de lectura y discusión, criticando su enseñanza.

Escucha la forma en que ellos interactúan con otros. Mira cómo responden a la corrección. De esa manera, tienes tiempo para observar las pasiones y ambiciones de los hombres antes de que sean apartados como ancianos. Tercero, observa quién y qué influyen más en los candidatos a ancianos. Cuarto, mientras oras por discernimiento, sé consciente de que el Espíritu Santo enciende las «alarmas» con respecto al carácter, conducta o cualidades de aquellos que aspiran a ser ancianos. Si dudas en aprobar a alguien, entonces no lo hagas hasta que tus reservas sean aclaradas.


Phil Newton, autor de Elders in Congregation Life (Kregel, 2005), es el pastor principal de la Iglesia Bautista South Woods en Memphis, Tennessee.

****

Ed Roberts (nombre real oculto por razones de seguridad)

Desde la perspectiva de un plantador de iglesias, hay dos contextos para reconocer a los ancianos. Primero, hay creyentes maduros que deciden formar parte de la nueva iglesia y son ancianos potenciales. Segundo, como en un entorno pionero, solo hay creyentes relativamente jóvenes que nunca han ejercido el liderazgo en ninguna congregación.

Donde hay hombres maduros que han servido como líderes en otros contextos, y han servido solo como diáconos «bajo» un solo pastor remunerado, que no compartió el liderazgo adecuadamente, pueden o no ser buenos candidatos. Asegúrate de que comprendan el liderazgo plural y de que estén bíblicamente calificados.

En cualquier contexto, busco fidelidad comprobada, particularmente al disciplinar a la propia familia. Esto no significa que los hombres solteros no puedan ser ancianos, pero un hombre casado debe modelar, enseñar y entrenar a su propia familia. Administrar adecuadamente su propia casa es un requisito previo para servir como anciano en la iglesia. Si un hombre no está disciplinando a su esposa e hijos, no sugeriría reconocerlo como un anciano, independientemente de cuán fructífero pueda ser su ministerio en otros escenarios.

La otra área menos obvia en la que mirar es en su generosidad (¿y quizás en la nuestra?). Cuando Pablo le escribe a Timoteo, él menciona que un anciano no debe ser un amante del dinero; y en 2 Timoteo 6, dice que aquellos que son ricos en este mundo deberían hacer el bien, ser ricos en buenas obras, ser generosos y dispuestos a compartir. No siendo codiciosos. Pero el deseo de servir también se menciona en 1 Pedro 5. Yo haría una prueba de cualquier anciano potencial sobre su mayordomía financiera, particularmente donaciones generosas (¡no solo su ofrenda semanal!), Independientemente de si la cultura evangélica encuentra esto aceptable o no.

Ten cuidado al reconocer a un anciano que tiene un interés poco saludable en las disputas teológicas. Por supuesto, un anciano necesita poder enseñar una sana doctrina y refutar a los que se oponen a él, pero esto debe hacerse con cuidado, y en 2 Timoteo somos advertidos sobre las disputas por las palabras. Así que busco a alguien que se pueda enseñar y que sea capaz de enseñar con buena teología bíblica, pero que lo haga con un espíritu gentil y una humildad teológica adecuada.

Al reconocer a los ancianos, parecería prudente reconocer a aquellos hombres de ideas afines que pueden ministrar a personas particulares o de manera particular en la que otros ancianos pudieran no ser tan talentosos. Es un error tener un equipo de ancianos de ideas afines con personalidades similares, intereses similares, situaciones familiares, antecedentes idénticos, etc. El equipo de ancianos debe tener ideas bíblicas similares, pero no es necesario que sean iguales entre sí, a la medida de un hombre.


Roberts ha plantado una iglesia en los Estados Unidos y ha estado plantando iglesias y desarrollando liderazgo en Asia Central por un tiempo.

****

Sinclair B. Ferguson

Las 9 Marcas de los ancianos.

Los ancianos pueden hacer avanzar o retrasar la salud espiritual de una congregación. Su selección por tanto es vital. Los comentarios abajo se limitan a responder la pregunta: ¿Cómo reconocemos a quien debería servir como un anciano?

1. Si bien lamentaremos colocar el nivel por debajo de los estándares de las Escrituras al reconocer a los hombres llamados a ser ancianos, también podemos (en nuestro celo) establecerlo artificialmente por encima de las Escrituras, y no reconocer que algunos de los mejores dones crecen en el ministerio.

2. Recuerda especialmente que sea «apto para enseñar» (1 Ti. 3: 2), con su corolario de poder «exhortar» (Tit. 1:9, es decir, usar las Escrituras para los fines para los cuales fueron dados [ 2 Ti. 3: 15-17]), no especifica un ámbito. Algunos son «capaces de enseñar», aunque no son adecuados para la predicación pública habitual.

3. Busca hombres cuyas vidas exhiban el espíritu y la comprensión intelectual de la sana doctrina. La ortodoxia con accesibilidad es un gran deseo en un anciano (la accesibilidad lo menos que significa es que sea «hospitalario» Tit. 1:8).

4. Plantea la pregunta más olvidada: «¿Los extraños piensan bien de él?» (1 Ti. 3:7), y medita por qué esa pregunta es importante.

5. Elije aquellos que ya están «entre» la congregación, y la congregación «entre» ellos (1 P. 5:2). Las cualificaciones morales, domésticas, ocupacionales y didácticas que se cumplen, pregunta: «¿Este hombre ama a la iglesia y él es amado por ella?». El compromiso con la oración corporativa es a menudo una prueba de fuego.

6. Evita nombrar a aquellos que se comprometerían a amar a la congregación si se les pidiera que fueran ancianos. Es mucho mejor tener hombres que amen a los creyentes que hombres que aman ser pastores (los primeros se convertirán en los segundos, pero no al revés).

7. ¡Busca hombres que sean al mismo tiempo apacibles, pero preparados para ser valientes y sufrir si es necesario, ¡colocarse al frente para proteger y atrás para seguir! Un anciano debe estar dotado para reprender bíblicamente como para restaurar con mansedumbre (Gálatas 6: 2). Los hombres más tranquilos, con corazones serenos, valen su peso en oro y pueden sorprendernos con su sabiduría.

8. Has la pregunta: «¿Estaría nuestra iglesia dispuesta, si es necesario, a pagarle a este hombre una remuneración para servir entre nosotros como un anciano?». La respuesta puede decir mucho sobre su ministerio en la iglesia y su estima ante sus ojos.

9. Considere cuán bien la vida de un hombre se hace eco de los principios del pastorado del Señor en el Salmo 23.


Sinclair Ferguson, enseña regularmente para el Seminario Westminster y es autor de varios libros, es el pastor principal de la Primera Iglesia Presbiteriana en Columbia, Carolina del Sur.

****

Bruce Keisling

He aprendido que la capacidad de la iglesia para reconocer a los ancianos está estrechamente vinculada con la cantidad de oportunidades que ellos tuvieron de enseñar en la iglesia. En nuestro caso, en la Iglesia Bautista Third Avenue en Louisville, Kentucky, estábamos sin pastor en el momento en que nominamos a nuestra primera lista de ancianos.

Aunque no soy el pastor, la iglesia me otorgó el estatus de facto como anciano y me encargó el deber de nominar a nuestros primeros candidatos, para luego ser confirmados o denegados por el voto congregacional. Comencé el proceso pidiéndole a la iglesia que me enviara recomendaciones para su consideración. Quería conocer a quienes estaban viendo en calidad de ancianos. No debería haberme sorprendido por lo que recibí, pero lo estaba.

En los últimos años, nuestra iglesia ha disfrutado de poder enseñar los domingos por la tarde durante devocionales de quince minutos por más de una docena de hombres. Y esperaba una distribución de apoyo bastante uniforme para muchos de estos hombres, dotados para enseñar. Varios de ellos obtuvieron una o dos nominaciones. Pero lo que encontré en medio de las recomendaciones que me dieron, con una claridad casi común, fueron tres nombres en particular: los tres hombres que daban no solo los breves devocionales los domingos por la noche, sino que habían compartido la responsabilidad de los sermones del domingo por la mañana debido a la falta de un pastor, la predicación de estos tres hombres para la iglesia era particularmente alentadora.

En resumen, aprendí que la concentración de oportunidades de enseñanza (asumiendo que un individuo enseña bien) aumentará la capacidad de una iglesia para reconocer a sus ancianos. Como hemos considerado recomendar nuevos ancianos, hemos programado intencionalmente más oportunidades de enseñanza para las personas que se consideran nominadas. De esa manera, nosotros, y la iglesia, podremos discernir su llamado entre nosotros.


Bruce Keisling, bibliotecario jefe de la Biblioteca Boyce Centennial en el Seminario Teológico Bautista del Sur, es un anciano en la Iglesia Bautista Third Avenue en Louisville, Kentucky.

****

Philip Pedley

El liderazgo plural en el cuerpo de la iglesia local es tan hermoso como poco común. En marzo del 2002, Dios se complació en guiar a la Primera Iglesia Bautista de Gran Caimán paso a paso para un entendimiento del liderazgo de ancianos, y la iglesia nombró a sus primeros ancianos en febrero de 2004. Aunque hemos enfrentado muchos desafíos en los últimos tres años, éstos nos trajeron a casa la sabiduría y la fuerza del liderazgo plural. Semana tras semana hemos descubierto que principios como la sumisión mutua y la combinación de dones espirituales en una pluralidad de ancianos es el diseño de Dios para la increíble tarea de pastorear el rebaño.

La principal lección que extraería de nuestra experiencia es esta: la convicción sobre el liderazgo de ancianos debe estar sustentada en las Escrituras y no verse como una opción pragmática seleccionada de un menú de modelos para el liderazgo. Probablemente el mayor peligro para el liderazgo bíblico de ancianos en mi experiencia, es la creencia generalizada de que el pastor o pastor principal debería ser el director ejecutivo de la iglesia local. Podríamos llamar a esto el «modelo de negocios» del liderazgo de la iglesia. Debido a que es el modelo dominante en nuestras vidas laborales, ejerce una poderosa influencia en la iglesia de occidente.

En lugar de tales alternativas humanas, hemos contemplado de nuevo las palabras de Cristo sobre el liderazgo según el mundo: «No será así entre ustedes». Hemos aprendido lo importante que es sumergirse en lo que las Escrituras enseñan sobre el liderazgo plural y ser vigilantes a las formas en que el modelo bíblico puede ser erosionado sutilmente. Por ejemplo, los miembros que no están totalmente comprometidos con el liderazgo de ancianos pueden ser seducidos con «los cantos de sirena» de un liderazgo solitario, observando las engañosas atracciones de los poderosos pastores-predicadores que les rodean y anhelan como el antiguo Israel a «su propio rey».

Los nuevos ancianos o pastores, aunque basados ​​en un liderazgo plural, pueden necesitar adaptarse a la forma en que un principio como la sumisión mutua, la cual tiene una amplia aplicación en diferentes culturas, debe encontrar su expresión local entre un grupo particular de ancianos.

«mirad por vosotros», dice Pablo, «y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos» (Hechos 20:28). Esta advertencia, dada específicamente a todos los ancianos de Éfeso, es parte del discurso más largo registrado para cualquier audiencia cristiana en todo el libro de los Hechos. El liderazgo es importante.

Los ancianos de Éfeso sabían que el modelo divino de liderazgo plural se había establecido en el primer viaje misionero de Pablo (Hechos 14:23), se había ampliado en su segundo viaje (Hechos 15: 40-41; Fil. 1: 1), y ahora era profundizado en su tercer viaje. Es casi seguro que Timoteo fue testigo de este conmovedor discurso de despedida. Podemos imaginarlo, años después, entretejiendo sus lecciones en su propia predicación después de leer las conocidas instrucciones de Pablo para ancianos y diáconos en 1 Timoteo 3: 1-15.


Philip Pedley, el principal asesor de políticas del jefe del servicio civil en las Islas Caimán, es un anciano de la Primera Iglesia Bautista de Gran Caimán. 

****

Sir Fred Catherwood

Las cartas de Pablo a Timoteo se enfocan en la calidad inherente que se necesita en los ancianos quienes, en la urgencia de las nuevas iglesias, no poseían la capacitación formal que la iglesia de hoy tiene tiempo para darles. Pero en la iglesia de hoy, esas cualidades inherentes aún importan. Los ancianos todavía necesitan ser piadosos, pacientes, el esposo de una sola mujer, buenos padres y estar inmersos en la Palabra de Dios. Ninguna cantidad de capacitación puede compensar las brechas en estas áreas.

Cualquier iglesia está llena de personas con problemas, y los líderes no puede tomar todas sus llamadas. Los ancianos están allí para rodear y apoyar a los líderes de ministerios. Hay mucho estrés en el liderazgo y no todos los líderes de ministerio son lo suficientemente fuertes como para asumirlo por su cuenta. Los líderes necesitan hombres con los que puedan hablar libremente y que no abusen de esa intimidad. Puede que no tengamos ancianas, pero deberíamos tener esposas de ancianos. Entre marido y mujer, los ancianos deben poder atender las llamadas de los que están ansiosos, inseguros o simplemente ignorantes y poder hablar sobre sus problemas.

Puede ser más fácil para los miembros de la iglesia llevar un amigo no cristiano a un anciano que a un líder del ministerio, por lo que es útil si los ancianos tienen alguna experiencia de evangelismo uno a uno.

Sobre todo, los ancianos y sus esposas y familias deben ser modelos a seguir para la iglesia.


Sir Fred Catherwood es un autor y político británico. Su libro más reciente es The Creation of Wealth: Recuperando una comprensión cristiana del dinero, el trabajo y la ética (Crossway, 2002).

****

Thomas R. Schreiner

Primero, nos fusionamos con una iglesia establecida hace unos años. Esta iglesia tenía un número de hombres que eran amigables y agradables, pero que eran doctrinalmente ingenuos o tenían puntos de vista contrarios a lo que considerábamos esencial para cualquiera que sirviera como anciano. Si hubiéramos nominado a uno o más de estos hombres para ser ancianos, algunos de los miembros más antiguos de la congregación habrían estado contentos. Pero nos habríamos enfrentado a serios problemas en el futuro porque habríamos sacrificado la armonía de la doctrina y la visión.

En segundo lugar, hemos enfrentado situaciones en las que los hombres estaban «casi» calificados para servir como ancianos, pero carecían de al menos una calificación importante para servir con nosotros. Nuevamente, fue tentador incluirlos porque estaban involucrados en la iglesia, y los sentimientos fueron heridos cuando no fueron nominados. Sin embargo, la sabiduría de no nombrarlos se hizo evidente a medida que surgieron nuevas situaciones en sus vidas que les habrían dificultado el servir con nosotros.

Tercero, también es tentador nombrar a alguien que sea teológicamente brillante y que esté de acuerdo con la posición doctrinal de la iglesia. Pero debemos recordar que Pablo enfatiza especialmente las calificaciones de carácter para los ancianos (1 Ti. 3:1-7; Tit.1:5-9). Necesitamos ancianos quienes sean teológicamente fieles y que vivan el Evangelio en su vida diaria. No debemos sacrificar lo último simplemente porque lo primero está presente, porque las palabras de los ancianos deben estar de acuerdo con una vida santa.


Thomas Schreiner, profesor de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Bautista del Sur y autor de varios libros, es el pastor predicador de la Iglesia Bautista Clifton en Louisville, Kentucky.

****

Alexander Strauch

Deja de pensar a corto plazo. Como un buen pastor del rebaño, piensa y planifica a largo plazo. Busca hombres jóvenes en la adolescencia y principios de sus veinte años que muestren interés espiritual y potencial. Ellos son tus futuros líderes. Dios los ha puesto bajo tu cuidado para moldear. ¡No les falles!

Comience a darles libros para que lean y le cambien la vida, como Pensamientos para hombres jóvenes, de Ryle. Cuando tenía quince años, el director de personal del campamento al que asistí puso una biografía de Hudson Taylor en mis manos. Hudson Taylor mismo era un jovencito cuando se preparaba para las misiones. Nunca fui el mismo después de leer la inspiradora historia de su vida y la fundación de Misión al interior de China. Los libros cambian vidas. He visto esto suceder muchas veces.

Además, has uso de los muchos excelentes sermones de predicadores reconocidos de la Palabra que están fácilmente disponibles (en cinta de audio, CD o Internet) para inspirar a los líderes juveniles. Desafía sus mentes antes que el mundo. Inicia con una enseñanza expositiva sobre la epístola magistral de Pablo a los Romanos. Diles que dominen la carta a los Romanos. En el proceso, Romanos les dominará. Y eso es lo que tú deseas.

Otra forma de influir en los futuros líderes es llevándolos o enviándolos a conferencias bíblicas como las conferencia para pastores. Y enviarlos o llevarlos a viajes misioneros a corto plazo, es otra excelente forma de ampliar sus perspectivas y expandir sus pensamientos.

Otórgales a los líderes potenciales progresivamente, una mayor responsabilidad en el servicio, el liderazgo y la enseñanza. Estratégicamente abre puertas en el ministerio para ellos en la iglesia. Este es el mejor campo de entrenamiento. Monitorea su servicio.

Comunícate con ellos regularmente sobre cómo están. Invítalos, durante un período de tiempo específico, a visitar las reuniones de los ancianos. Este es otro campo de entrenamiento significativo. Presenta ante ellos la idea de que el pastoreo del rebaño comprado con sangre por Cristo, la iglesia, es un trabajo verdaderamente satisfactorio. Es un gran llamado y un privilegio cuidar al pueblo de Dios.

Parte de la responsabilidad de la supervisión pastoral es ver que habrá pastores calificados para dirigir y enseñar al rebaño en el futuro. Es tu trabajo tomar la iniciativa en este asunto, llegar a los pastores jóvenes y potenciales, ser proactivos y no reactivos, interesarte por sus vidas y su futuro, pasar tiempo con ellos, dirigirlos y advertirles de los muchos peligros que enfrentan los hombres jóvenes (1 Ti. 4:16; 2 Ti. 2: 2, 15, 22). Continuamente ten en cuenta que eres un ejemplo para ellos y anímalos en su propio crecimiento espiritual. Tienes el poder de influir en las personas clave para Dios y el futuro de su iglesia. Usa esa influencia o la perderás.

Recuerdo haber visto al Dr. Vernon Grounds, canciller del Seminario de Denver, venir por el pasillo principal del seminario al mismo tiempo que dos jóvenes estudiantes caminaban hacia él. Cuando estaban a punto de pasar, el extendió sus manos colocándolas sobre los hombros de cada uno, deteniéndolos en seco. Mirándolos con autoridad, como si Dios estuviera hablando, dijo: «Pronto la iglesia de Jesucristo descansará sobre sus hombros; estén preparados». Luego siguió su camino, dejándolos sin palabras. Estoy seguro de que nunca olvidaron la sorprendente exhortación celestial del Dr. Grounds. Quizá, tú también, deberías enviar algunos rayos de luz a los jóvenes de tu iglesia.


Alexander Strauch, quien ha enseñado filosofía y literatura del Nuevo Testamento en la Universidad Cristiana de Colorado, es un anciano en Littleton Bible Chapel cerca de Denver, Colorado. También es el autor de liderazgo Bíblico de los ancianos: un llamado urgente para restaurar el liderazgo bíblico de la iglesia.

Traducido por Renso Bello.