Predicación expositiva

Tres razones por las que deberías predicar a través de Hebreos

Artículo
22.02.2021

Es probable que no necesites que te convenza de predicar a través de Hebreos. En mi experiencia, Hebreos es uno de los libros que a la mayoría de los predicadores les emociona enseñar. Sin embargo, en este artículo te daré tres razones por las que deberías predicar en Hebreos y dos aspectos del texto que debes vigilar mientras lo haces.

PREDICA EN HEBREOS…

En primer lugar, por la persona de Cristo

Hebreos está implacablemente centrado en Cristo. Desde su deslumbrante frase inicial hasta su reconfortante bendición final, Hebreos se deleita en quién es Cristo. ¿Quién es él? Es el Hijo de Dios (1:2). Él es el resplandor eterno y personal de la gloria del Padre y la marca de su ser (1:3). Es digno de toda adoración, humana y angelical (1:6). Él es el Creador inmutable (1:10-12).

No solo eso, sino que él es quien libremente asumió nuestro pobre y lamentable estado, haciéndose por un momento inferior a los ángeles (2:9). Él es el que vino a compartir la carne y la sangre que es nuestra por naturaleza (2:14). Él es como nosotros en todos los sentidos, excepto que ha soportado fielmente todas las tentaciones a las que nosotros hemos cedido con tanta frecuencia, y por eso puede brindar toda la ayuda que necesitamos (2:17-18). Y esos son solo los dos primeros capítulos.

En segundo lugar, por la Obra de Cristo

Todo lo que Cristo hizo y sufrió en su misión salvadora y encarnada, fue por nosotros. Y Hebreos proclama la acción salvadora de Cristo como un tapiz único y sin costuras, desde la encarnación hasta la ascensión, la sesión y el regreso.

Jesús fue hecho un poco inferior a los ángeles, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muerte por todos (2:9). Jesús murió para librarnos de la muerte y entregarnos a la gloria eterna de la nueva creación. Y se encarnó para librarnos, con su muerte, del dominio del diablo (2:14-15). Entró en la lamentable condición humana para transformarla desde adentro.

La sección teológica central de Hebreos describe la obra salvadora de Cristo en términos de sacrificio con una profundidad y un detalle sin paralelo en el Nuevo Testamento. Compara a Cristo tanto con el sumo sacerdote como con la víctima del sacrificio, utilizando el Día de la Expiación como marco general.

Al hacerlo, Hebreos afirma que, como víctima sustitutiva, Cristo dio su vida para morir por la vida que su pueblo debía (9:15, 22). Luego, obteniendo vida indestructible por su resurrección (7:16), fue nombrado sumo sacerdote para siempre, y se presentó como ofrenda a Dios Padre en el Lugar Santísimo en el cielo, obteniendo así la redención eterna (9:12, 14, 24-25; 10:12-14). Cristo ofreció a Dios en el cielo lo que logró con su muerte en la cruz. Ahora nuestro camino al cielo está asegurado permanentemente. Las puertas del cielo siempre están abiertas para aquellos que vienen a Dios por medio de Cristo. Nadie ni nada puede interponerse entre la presencia amorosa de Dios y aquellos que se acercan a él a través del sumo sacerdote misericordioso y fiel.

En tercer lugar, por su enfoque en la necesidad y los medios para perseverar

Las dos exhortaciones principales y recurrentes del libro son «retengamos» y «acerquémonos». Sigue confesando la fe y sigue viniendo a Dios por medio de Cristo (4:14–16; 10:19–23). La perseverancia es un redoble que los pastores siempre pueden darse el lujo de tocar, especialmente durante una pandemia. Y Hebreos nos dice cómo perseverar: miren a Cristo que perseveró antes que nosotros y por nosotros (12:2).

CUIDADO

Cuando prediques en Hebreos, hay dos características del texto que debes tener en cuenta.

Primero, especialmente al planificar tu serie, presta atención a la estructura compleja y múltiple del texto. En mi opinión, George Guthrie ha hecho el mejor trabajo extrayendo el patrón alterno de exposición y exhortación de la carta, y analizando la progresión temática del anterior. (Consulta las páginas 28–31 y 39–40 de su comentario de NIVAC).

Por ejemplo, 4:14-16 y 10:19-23, cada uno extrae las principales exhortaciones del texto y resume claramente su punto teológico central. No solo eso, sino que a mitad de camino entre ellos se encuentra 8:1–2, que nos dice que «el punto principal de lo que estamos diciendo» es que Cristo es un sumo sacerdote que sirve en el Lugar Santísimo celestial, donde está sentado con poder a la diestra de Dios. Hebreos nos comunica su tema central en el eje de su marco central.

Segundo, prepárate para la teología progresiva y la exhortación repetitiva. Es decir, a lo largo de la carta, el argumento teológico se desarrolla y construye, trabajando a través de la exaltación y la encarnación, el sufrimiento y el nombramiento al sacerdocio, el ofrecimiento y sus efectos salvadores. Pero las exhortaciones siempre dan en el mismo objetivo. No te desvíes (2:1); guarda tu corazón contra la incredulidad endurecida (3:12); esfuérzate por entrar en el reposo de Dios (4:11); no te apartes (6:6); no desprecies la sangre por la que has sido santificado (10:29); corre con paciencia (12:2).

¿Cómo podría esta división entre la teología lineal y la exhortación circular servir de base para tu serie de predicación? Aquí tienes una sugerencia: ten cuidado con las cosas buenas en exceso. Una serie de cien sermones puede parecerle una gran idea, pero a la mitad, es posible que tu congregación ya no comparta tu entusiasmo. Mejor que predicar el mismo sermón seis semanas seguidas es predicar pasajes un poco más largos y dejar a la gente con más ganas.


Traducido por Nazareth Bello

* * * * *

RECURSOS SUGERIDOS:

El comentario de NIVAC de George Guthrie ofrece un excelente análisis de la estructura de Hebreos, una exégesis clara y perspicaz y sugerencias útiles para su aplicación.

El comentario de Tom Schreiner, reimpreso recientemente en la serie de comentarios acerca de la teología bíblica evangélica reiniciada, es conciso e imparcial. Si avanzas más lentamente a través del texto, considera la posibilidad de participar en el volumen de Hermeneia de Attridge. Proporcionará una consideración meticulosa de las opciones exegéticas, aunque creo que sus conclusiones a menudo están sesgadas por una interpretación demasiado platónica de la cosmovisión de Hebreos. Para obtener una introducción accesible a los temas teológicos clave en Hebreos, consulta el volumen editado de Jonathan Griffiths, The Perfect Savior (El salvador perfecto).