Iglesia de Inmigrantes

Tres lecciones de una transición pastoral reciente

Artículo
17.05.2021

«Entonces, ¿eres el pastor de jóvenes o de los universitarios?»

Cada vez que conozco a alguien nuevo y se entera de que soy pastor, esta es la pregunta que más me hacen. ¡La pregunta tiene sentido! Presto servicio en una iglesia con tres idiomas congregaciones — inglés, chino mandarín, chino cantonés— y en un contexto cultural donde la edad tiende a ser muy valorada. Como joven de treinta y tantos años, no encajo en el perfil típico de un pastor principal. Por otra parte, la historia de cómo me convertí en pastor principal tampoco fue muy típica.

En el verano de 2015, estaba terminando el seminario en Kentucky cuando nuestro ex-pastor en California nos llamó. Había estado sirviendo como pastor principal durante más de 20 años y estaba pensando en el futuro. Su propuesta: volver y servir en la iglesia, y poco a poco me transitaría el puesto de pastor principal. Mi esposa y yo nos sentimos muy honrados por la propuesta, y después de mucha oración y consejo, decidimos que sí.

Primeramente, planeamos una transición de 3 a 5 años, pero el Señor tenía otros planes. En 2017, nuestro pastor principal recibió una oportunidad increíble de servir en el extranjero que más o menos requirió que se fuera de inmediato. Como resultado, con apenas quince meses completos de experiencia pastoral, la iglesia me llamó para reemplazarlo como pastor congregacional inglés. Me llamaron para ser pastor principal un año después.

Dios ha sido increíblemente misericordioso durante esta transición. No voy a fingir que tengo todas las respuestas o que mi ministerio ha estado libre de errores. Sin embargo, con la esperanza de que la gracia que he recibido beneficie a otros, ofrezco algunas de las lecciones que he aprendido durante esta transición.

1. Para el pastor entrante: Sé dueño de tu incompetencia

Un amigo me dio este consejo cuando entré por primera vez al ministerio pastoral. Como pastores, reconocemos con razón el deber sagrado que se nos ha confiado (1 Timoteo 3:1-7). Sin embargo, el peso de esa responsabilidad puede tentarnos a fingir hasta que lo logremos, fingir que lo tenemos todo listo. En un contexto cultural chino, la tentación de ocultar la debilidad y salvar las apariencias puede ser especialmente fuerte.

Cuando asumí el papel de pastor principal, quería demostrar que la confianza que la iglesia me dio no fue en vano. Pero la verdad es que nadie —¡incluyéndome a mí! — es competente en sí mismo para administrar los misterios de Cristo (2 Co 2:10). Más que esto, es Cristo resucitado, no cualquier pastor, quien es la piedra angular de la iglesia (Efesios 2:20). Al recordar esto, me libero de la presión de actuar y, en cambio, puedo admitir libremente que no tengo experiencia, que tengo defectos y soy débil. Soy libre de pedir ayuda, para que el poder de Cristo descanse sobre mí (2 Corintios 12:9).

Pastor, si te encuentras en una posición como la mía, recuerda: reconoce tu incompetencia y señala a la iglesia hacia Cristo.

2. A la Iglesia en transición: Ofrece oportunidades reales

Las iglesias a veces se muestran reacias a dar demasiada responsabilidad a los nuevos pastores. En un contexto inmigrante, la juventud y la inexperiencia a menudo se consideran un pasivo. Muchas iglesias de inmigrantes, por tanto, prefieren traer un pastor mayor y más experimentado para pastorear el rebaño. Sin embargo, si se espera que los pastores progresen en su ministerio (1 Timoteo 4:15), deben comenzar por algún lado. No puedo pensar en nada mejor para el crecimiento de un pastor sin experiencia en el ministerio que una iglesia que lo acompaña en amor y apoyo.

Incluso antes de convertirme en pastor principal, tuve oportunidades reales de pastorear (1 Pedro 5: 2). Prediqué desde el púlpito dominical, me reuní con miembros y enseñé en varios entornos. En el camino, la iglesia nos animó a mí y a mi familia, y soportó amablemente mis errores de principiante y mis pasos en falso. Al hacer esto, nuestra iglesia me enseñó que, en última instancia, no confiaban en mis habilidades o experiencia, sino en Cristo (2 Co. 4:7).

Entonces, iglesia, si te encuentras en una posición como la nuestra, recuerda: ofrece oportunidades reales y continúe dirigiéndote hacia Cristo.

3. Para el pastor saliente: abre tus manos

La idea de entregar la responsabilidad sagrada de pastorear una iglesia local a un pastor joven e inexperto puede parecer impensable, especialmente en un contexto de inmigrantes. Como resultado, un pastor principal saliente puede verse tentado a aferrarse firmemente a su posición y resistirse a ayudar a otro pastor a ocupar su lugar. Puede comunicar sutilmente a la iglesia que no confía del todo en el nuevo pastor, lo que hace que el nuevo pastor se enfrente a una batalla cuesta arriba desde el principio.

Afortunadamente, nunca sentí nada de esto de nuestro pastor principal. Podría escribir varios artículos expresando mi gratitud y admiración por él. Con respecto a esta transición, es su mentoría y afirmación lo que se destaca. Se reunía conmigo todas las semanas y me ayudó a crecer como pastor. Me invitó a hacer preguntas e incluso a estar en desacuerdo con él. Me animó y siempre buscó edificarme a los ojos de la iglesia. Cuando se fue, entregó todo y no se guardó nada para él. Él me modeló la verdad: la iglesia no se trata de ningún pastor, sino de Cristo (Efesios 3:21).

Pastor, si te encuentras en una posición en la que puedes compartir de ti mismo para empoderar a otro pastor, recuerda: abre las manos y señala a la iglesia hacia Cristo.

CONCLUSIÓN

Las transiciones no son fáciles y en tu contexto cultural puede presentar a tu iglesia desafíos únicos. Sin embargo, las transiciones también nos recuerdan que la iglesia pertenece fundamentalmente a Cristo. Él solo es su Salvador. Se entregó por amor a ella (Efesios 5:25). Un pastor, por lo tanto, no es más que un instrumento de gracia usado por Cristo para pastorear su rebaño hacia él.

Por eso debemos recordar a nuestros líderes, aquellos que nos hablaron la Palabra de Dios. Por eso debemos considerar el resultado de su forma de vida e imitar su fe. Sin embargo, en todo esto, cuando los líderes hagan la transición como deben hacerlo algún día, también debemos recordar: Jesucristo es el mismo: ayer, hoy y por los siglos (Hebreos 13: 7-8).


Traducido por Renso Bello