Ministerio

Todo ministerio cristiano es sobrenatural

Artículo
15.06.2020

Jake sirve en el ministerio de consejería de la iglesia. Se reúne semanalmente con un joven que tiene problema de pornografía. Leen las Escrituras y oran juntos. El aconsejado siente remordimiento y dice que quiere cambiar, pero seis meses después, ha progresado poco o nada. Jake se encuentra desanimado. 

El pastor Jim trabaja duro en sus sermones. Es un buen predicador. Su iglesia está creciendo, pero a menudo se siente frustrado por los muchos miembros de la iglesia que vienen a la iglesia regularmente, escuchan y luego se van a casa sin cambios. Sus matrimonios no mejoran. La crianza de sus hijos no cambia. No manejan su dinero de manera diferente. Se pregunta si todo este trabajo vale la pena. 

Shelby y Martha tienen tres hijos de 17, 15 y 12 años. Son excelentes padres. Nunca echan de menos la iglesia. Shelby dirige a su familia en devocionales de 3 a 4 veces por semana. Sin embargo, el joven de 17 años dice que no cree. Sus padres se preguntan: ¿Cómo hemos fallado? Tienen ganas de rendirse. 

RESPONSABILIDAD SIN AUTORIDAD

Toda obra cristiana se trata de responsabilidad sin autoridad. Por lo tanto, es fácil desanimarse. Digo ««sin autoridad» en este sentido, solo Dios puede producir los resultados que queremos. Queremos una creciente semejanza a Cristo que proceda de una genuina transformación del corazón. Y ahí está el problema. No podemos cambiar el corazón de otra persona. Solo Dios puede hacer eso, y a veces no lo hace cuando o con quién queremos. 

Ya sea consejería, predicación, testimonio o crianza de los hijos, todo ministerio cristiano debe hacerse con una profunda dependencia de Dios. Necesitamos desesperadamente poder sobrenatural. Comprender esto lo cambia todo. 

LA META

Dios es glorificado a través de la conversión y santificación de los pecadores necesitados. Debido a que cada conversión no se merece, cada conversión glorifica la gracia, la misericordia y el amor de Dios. Pero eso no es todo: nuestra santificación glorifica a Dios. A medida que cambiamos, él ve en nosotros una instantánea creciente de su belleza moral y está encantado (2 Co. 3:18).

Este es el fin último de todo ministerio cristiano: gloria a Dios a través de una comunidad de creyentes que crece en piedad (santidad). Pero debido a que somos incapaces de producir este cambio, podemos frustrarnos fácilmente. Solo el poder de Dios puede lograr el cambio que queremos, y está en un reóstato. Él es soberano sobre eso. Lo sube y baja a voluntad. 

CORAZONES DE PIEDRA

La obra cristiana es «sobrenatural» porque todos emergen del útero totalmente muertos para Dios: «Estabas muerto en los delitos y pecados en los cuales anduvisteis en otros tiempos» (Efesios 2:1-2). «Muerto» significa que no hay interés en Dios o amor por Dios. Somos ciudadanos nacidos de un mundo caído, y eso significa que por naturaleza odiamos a Dios (Juan 15:18). Por lo tanto, la conversión es un milagro. Es como la resurrección de Cristo, de la muerte a la vida. Este cambio no se logra mediante «la voluntad de la carne ni la voluntad del hombre», sino solo por Dios (Juan 1:14). Requiere poder sobrenatural. 

Piensa en las metáforas que Pablo usa para describir la conversión. Todas asumen una causa sobrenatural. Él compara la conversión con la circuncisión del corazón, un corte de la dureza del corazón hacia Dios. Se hace por «el Espíritu, no por la letra» (Romanos 2:29). El Espíritu Santo es el cirujano. Lo más importantes que Dios no circuncida nuestros corazones porque nos hemos vuelto hacia él. Él circuncida nuestros corazones para permitirnos volvernos hacia él. 

Pablo también usa la metáfora de la «nueva creación». «Porque Dios, quien dijo: ‘Deja que la luz brille sobre la oscuridad’, ha brillado en nuestros corazones para darnos la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo» (2 Co. 4:6). Cuando Dios habló, ocurrió la creación. De la misma manera, cuando Dios le habla a un corazón muerto, duro y no regenerado, se produce una nueva creación. Los ojos del corazón se abren y contemplan la belleza moral de Cristo. Dios, no el hombre, produce este milagro. 

SANTIFICACIÓN SOBRENATURAL

En la regeneración, Dios es el único trabajador. La santificación, sin embargo, supone nuestra cooperación con Dios. Pero en ambos casos no pasa nada hasta que él abre el corazón con un poder sobrenatural. ¿De dónde viene el hambre de Dios? ¿Por qué algunos tienen más que otros? ¿Por qué algunos cristianos parecen estar apenas vivos mientras que otros brillan con celo incansable? La respuesta es la presencia o ausencia de actividad sobrenatural. La «actividad» de Dios amplifica el hambre por él, lo que a su vez motiva las disciplinas espirituales. 

En otras palabras, todo progreso espiritual es, en última instancia, un subproducto de Dios hablando al corazón humano. No me refiero a una voz audible. Me refiero a la iluminación espiritual que produce fe y convicción. Sí, somos responsables de buscar a Dios, pero cuanto más habla, más lo buscamos y él tiene el control total de lo que habla.

Todos conocemos personas llenas de conocimiento bíblico que exhiben poco o ningún fruto espiritual. ¿Por qué? Dios no les ha hablado, y todo el poder de Dios está en su Palabra. ¿Por qué algunos obtienen más que otros? Dios es soberano No hay otra explicación. También es cierto que cuanto más lo busquemos, más lo encontraremos. Pero, ¿por qué algunos buscan mientras que otros no? Todo depende de la presencia o ausencia de hambre espiritual, y esa hambre proviene de Dios. 

La conclusión es directa e inmensamente liberadora: somos responsables de regar fielmente el campo de Dios, pero solo Dios «da el crecimiento» (1 Co.3:6). Él es totalmente soberano sobre el proceso. 

ORACIÓN POR EL PODER

Es por eso que Pablo ora constantemente por el poder espiritual. Él conoce su debilidad, su dependencia y su necesidad de la actividad divina. También sabe que el poder de Dios no está garantizado. Él sabe que está en un reóstato. Entonces, ora para que los efesios se fortalezcan con poder a través del Espíritu de Dios en su ser interior para que puedan tener el poder de comprender el amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento (Ef. 3:16–19; ver oraciones similares en Efesios 1:15ss, Colosenses 1:9ss, y Filipenses 1:9ss).

Pablo no tenía ilusiones. Tendría un ministerio sobrenatural o iría a casa. Él era totalmente dependiente. No había otras opciones. 

¿Es así como tú y yo vemos el ministerio cristiano? 

¿ENTONCES QUÉ?

Cuatro implicaciones de creer que todo ministerio es inexorablemente sobrenatural.

Primero, significa que debemos depender totalmente de Dios. Dios usa la crianza de los hijos, la predicación, el testimonio y el asesoramiento, pero siempre se necesita más, y los padres, predicadores, evangelistas y consejeros cristianos siempre están conscientes de esto. Sienten su inmensa pobreza. Ellos claman desesperadamente a Dios. 

Segundo, si todo el ministerio es sobrenatural, en última instancia, solo tengo dos herramientas para efectuar el cambio: la oración y la Palabra de Dios. Todo lo demás es secundario. Tu vida de oración es la medida de cuán profundamente captas esta realidad. Los cristianos necesitados oran. Frecuentemente oran y lo hacen con desesperación. Oran con confianza. Oran con gratitud. Los ministerios autosuficientes dan servicio de «labios» a la oración. 

Tercero, si cada oyente está muerto en pecado, y se requiere un milagro para abrir sus corazones, entonces soy libre de discutir temas ofensivos como el infierno, el pecado, el juicio final y la ira de Dios. De hecho, Dios es más propenso a enviar poder sobrenatural si marco las buenas noticias en este contexto. Esto requiere mucha fe, pero es precisamente cómo Pablo llegó a Corinto. ¿Y qué pasó? Lo siguió el poder de Dios. 

«Así que, hermanos, cuando fui a vosotros… para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios» (1 Co.2:1–5).

Cuarto, si todo el ministerio es sobrenatural, entonces nuestra respuesta a los hijos que no creen, a los aconsejados que no responden, y a los sermones que caen en saco roto debe ser en oración por el poder combinado con acción de gracias y descanso, «Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús» (1 Tes.5:16–18). 

Hermanos y hermanas, todo ministerio cristiano es un ministerio sobrenatural. Esa fue la convicción de Pablo. Él lo deja en claro en la conclusión de su oración por los efesios: «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén» (Ef. 3: 20–21). 

¿Realmente creemos esto?


Traducido por Vladimir Miramare