Membresía

Sé como Batman: Guarda el Evangelio

Artículo
30.03.2021

Batman es un miembro modelo de la iglesia.

Apuesto a que nunca pensaste que leerías esa frase en un artículo de 9Marcas, ¿eh? Pero piénsalo por un momento. Batman es una persona común y corriente, un tipo normal que recorre las calles de Ciudad Gótica con un batitraje haciendo justicia a los criminales. No tiene un ADN kriptoniano especial como Superman. Nunca le inyectaron un suero de supersoldado como al Capitán América. Pero cuando el Caballero Oscuro ve que el símbolo del murciélago ilumina el cielo, se enfunda el traje y se pone a trabajar vigilando la ciudad de Gotham. Es un hombre ordinario con una tarea extraordinaria.

¿Qué tiene que ver todo esto con su papel como miembro de la iglesia? Bueno, bastante. Los miembros de la iglesia han sido comisionados por Dios para guardar el evangelio. Esa tarea puede parecer algo que debería confiarse a superhéroes espirituales. Pero Dios, en su sabiduría, ha puesto esa responsabilidad en cada cristiano como miembro de una iglesia local.

Veamos esto en la Biblia.

GUARDANDO LA MORADA DE DIOS

La historia de la redención comienza con el encargo de Dios a Adán de «custodiar» el Jardín del Edén, la morada de Dios (Gn 2:15). Como rey-sacerdote de la creación, Adán tenía la responsabilidad de proteger el Edén de la influencia del pecado. Cuando la serpiente se deslizó en el jardín y comenzó a tentar a su esposa, Adán eludió su responsabilidad. El símbolo del murciélago brilló en el cielo, pero Adán se negó a disfrazarse. En su lugar, siguió pasivamente a su mujer en la desobediencia (Gn 3:6).

Pero, afortunadamente, la historia no terminó ahí. Un rey-sacerdote mejor, el Señor Jesús, vino a la tierra para derrotar a la serpiente y triunfar donde Adán fracasó. Al hacerlo, Jesús creó un nuevo reino de sacerdotes y les encargó, como a Adán, que guardaran la nueva morada de Dios en la tierra, la iglesia local (1 Cor. 3:16-17; 1 Pe. 2:9).

Vemos este punto con mayor claridad en Mateo 16 y Mateo 18. En Mateo 16, Jesús pregunta a los apóstoles quién creen que es. Pedro es el primero en hablar: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». La respuesta de Jesús es una declaración sorprendente, no sólo sobre Pedro, sino sobre todos los que imitan la fe de Pedro:

Jesús le respondió: «¡Bendito seas, Simón hijo de Jonás! Porque no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.» (Mateo 16:17-19)

Jesús va a construir su iglesia sobre Pedro, el confesor, y su confesión. Pero más que eso, Jesús va a dar a Pedro y a los otros apóstoles las «llaves del reino de los cielos», de manera que ellos, como Jesús, declaren confesiones de fe como si fueran del cielo.

Sin embargo, lo más notable es que Jesús da esta misma autoridad («las llaves del reino de los cielos») no sólo a los apóstoles, sino a las iglesias locales de hombres y mujeres comunes que creen en Jesús.

Si tu hermano peca contra ti, ve y dile su falta, sólo entre tú y él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Pero si no te escucha, llévate a uno o dos más contigo, para que toda acusación quede establecida por la evidencia de dos o tres testigos. Si se niega a escucharles, díselo a la iglesia. Y si se niega a escuchar incluso a la iglesia, que sea para vosotros como un gentil y un recaudador de impuestos. En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. También os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra sobre cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en el cielo. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». (Mateo 18:15-20).

En Mateo 18, vemos que las iglesias locales (los miembros, no sólo el liderazgo) deben guardar el evangelio supervisando la membresía de los demás en el reino de Dios. Lo hacen supervisando la vida de una persona y su confesión para asegurar que es consistente con el evangelio. Cada miembro de la iglesia debe vigilar el evangelio tanto en su vida como en la vida de sus compañeros.

¿CÓMO LO HACEMOS EXACTAMENTE?

Bien, los miembros de la iglesia deben guardar el evangelio. Somos reyes-sacerdotes encargados de llevar a cabo esta tarea. Pero, ¿cómo lo hacemos exactamente?

Bueno, la respuesta requiere algo más que enumerar una lista de tareas. En cambio, debemos reconocer que cada aspecto de la vida cristiana debe contribuir a esta comisión general.

  • Afirmamos a otros como miembros de la iglesia mediante el bautismo y la Cena del Señor cuando reconocemos el evangelio en su vida y en su confesión.
  • Discipulamos a otros como una forma de guardar la pureza del evangelio en sus vidas.
  • Pedimos a otros que nos discipulen para asegurarnos de que contribuimos a la salud de la iglesia y podemos cumplir fielmente nuestras responsabilidades como reyes-sacerdotes en el reino de Dios.
  • Impedimos la comunión a quienes viven en desacuerdo con el evangelio o confiesan un evangelio contrario a las Escrituras.
  • Expresamos claramente nuestra profesión evangélica afirmando una declaración de fe bíblica.
  • Expulsamos a los falsos maestros de nuestro medio, incluso despidiéndolos de la iglesia si su mensaje es inconsistente con el evangelio (Gálatas 1:8).
  • Nos sometemos a los ancianos piadosos que dirigen la iglesia para saber cómo guardar mejor el evangelio.
    De todas estas maneras y más, guardamos el evangelio.

PERSONAS ORDINARIAS CON UNA TAREA EXTRAORDINARIA

Cada Día del Señor, el pueblo de Dios se reúne para sentarse bajo la predicación de la Palabra de Dios. La predicación fiel es como encender el símbolo del murciélago. La Palabra de Dios hace brillar una luz en el cielo y llama al pueblo de Dios a la acción. Escuchan el mensaje del evangelio y su responsabilidad de guardar ese evangelio en sus propias vidas y en la vida de su congregación local.

Entonces se ponen a trabajar.

Un hermano confiesa a otro su indulgencia con la pornografía y le pide ayuda y responsabilidad. Una hermana pide perdón a otra por chismorrear sobre ella. Un hombre mayor de la congregación pide a un nuevo cristiano que se reúna cada semana para que puedan leer Romanos juntos. Un esposo y una esposa brindan hospitalidad a miembros solitarios y aislados. Otro hermano se enfrenta a un hombre que se niega a abandonar su adicción al juego.

Cada acto, a su manera, protege el evangelio. Cada miembro del cuerpo desempeña un papel. Cada cristiano ordinario lleva a cabo una tarea extraordinaria.

Amigo, si eres miembro de una iglesia, ¿te das cuenta de que este es también tu trabajo? No necesitas una educación de seminario. No tienes que ser un ministro ordenado o una superestrella espiritual. Todo lo que necesitas es el Espíritu Santo, ¡y lo tienes! Es hora de ponerse el traje y empezar a custodiar el evangelio.