Predicación expositiva

La Teología Bíblica y Su Importancia en La Predicación

Artículo
24.11.2021

Cuando hablamos de teología bíblica nos referimos a una rama de la teología exegética que nos ayuda a ver cada pasaje de las Escrituras a la luz del panorama general de la historia redentora.

Como dice Graeme Goldsworthy, la teología bíblica “examina las diversas etapas de la historia bíblica y su relación entre sí, proporcionando el fundamento para comprender cómo algunos textos de una parte de la Biblia se relacionan con todos los demás”. David Helm, por su parte, la define como “una forma de leer la Biblia que sigue el desarrollo progresivo del plan de redención de Dios en Cristo”.

La teología bíblica nos ayuda a ver la trama de esta historia de redención moviéndose de manera progresiva hacia el cumplimiento de la gran promesa que sirve de hilo conductor a los pactos de Dios: “Me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios” (Jer. 11: 4Gén. 17: 7Ex. 6: 72 Sam. 7: 14Jer. 30: 22; Ezeq. 36: 38; Apoc. 21: 3,7).

Cuando los apóstoles citaban el Antiguo Testamento desde la posición ventajosa del Nuevo, no solo veían a Cristo en las profecías mesiánicas, o a través de los tipos y símbolos que abundan en la religión del antiguo pacto, sino que miraban hacia Él como Aquel que “cumple y colma plenamente lo anunciado en el Antiguo Testamento”, como bien señala Sinclair Ferguson: “Partiendo de Génesis 3:15 hasta el final, la Biblia es el relato de un Dios guerrero que acude en socorro de su pueblo para liberarlo del reino de las tinieblas y establecer su reinado con, a través, y en medio de su pueblo”.

Es esa perspectiva más amplia del Reino Mesiánico la que nos permite llegar hasta Jesús desde toda la Biblia sin la necesidad de hacer un aterrizaje forzoso en el Calvario. Como bien señala David Helm, en vez de preguntar: “¿ Dónde está Jesús en mi texto?”, debemos “… empezar con preguntas más matizadas, como por ejemplo: ¿Cómo afecta el evangelio a mi entendimiento del texto? ¿De qué forma mi texto anticipa o se relaciona con el evangelio?”.

Por otra parte, los apóstoles aprendieron de Jesús que Él sobrepasaba el ministerio de los grandes líderes de Israel y que las instituciones del antiguo pacto encontraban en Él su cumplimiento. Como bien señala Daniel Doriani, pastor y teólogo norteamericano: “Él es más grande que Abraham porque Él es eterno (Juan 8: 53-58), más grande que Jacob porque Él es la escalera entre el cielo y la tierra (Juan 1: 51Gén. 28: 12). Él sobrepasó a Moisés porque Él inauguró el pacto de gracia y verdad, y ofrece el verdadero pan del cielo (Juan. 1: 176: 32-35). Él sobrepasó a Salomón en la sabiduría que atrae a las naciones (Mat. 12: 42). Jesús también completó las instituciones del antiguo pacto. Él es más grande que el Templo porque es la presencia misma de Dios (Mat. 12: 6). Él es el sacerdote final que nos da acceso a Dios (Heb. 7-10). Él es el gran Profeta (Luc. 7: 16,26), el gran Rey (Mat. 21: 41-46), el Juez final (Mat. 25: 31-46), la sabiduría de Dios (Luc. 7: 31-35)”.

Aunque leer la Biblia “con los ojos puestos en Jesús” no suele ser una tarea sencilla, es de gran importancia para el expositor de las Escrituras porque, si perdemos de vista a Cristo y el evangelio, nos extraviaremos en nuestra interpretación del texto bíblico y nos colocaremos en una posición en extremo peligrosa.

Nota del editor:  Este es un fragmento adaptado del libro De parte de Dios y delante de Dios: Una guía de predicación expositiva. Sugel Michelén. B&H Español.

 

Artículo publicado primero en Coalición por el Evangelio