Falso evangelio

El evangelio de la prosperidad en mi propio corazón

Artículo
14.09.2021

Si bien había estado expuesto al evangelio de la prosperidad previamente en mi vida, no fue hasta que empecé el seminario que lo pensé seriamente. Comencé a servir en iglesias locales durante mi tiempo como un estudiante, y estaba sorprendido encontrar a tanta gente bajo mi cuidado consumiendo material del evangelio de propiedad a través de diferentes medios de comunicación. Además, muchas personas parecían ver su relación con Dios como una   transacción quid pro quo. Él era tratado como un dulce padre celestial que existía para hacerlos saludables, ricos y felices a causa del servicio prestado.

Al principio de mi carrera académica, publiqué en una revista teológica poco conocida un artículo titulado «La bancarrota del evangelio de la prosperidad» [1]. En él intenté sintetizar mis objeciones iniciales a la teología de la prosperidad, así como con suerte dar una dirección básica a aquellos atrapados en el movimiento del evangelio de la prosperidad. Para mi sorpresa, recibí comentarios inmediatos sobre mi breve publicación, tanto positivos como negativos. De hecho, sigo recibiendo más comentarios sobre ese artículo que sobre cualquier otra cosa que haya escrito.

Estas dos experiencias me llevaron a hacer esta pregunta: ¿por qué los cristianos evangélicos se sienten atraídos por el evangelio de la prosperidad? ¿Y por qué resuena con tanta gente en general? Después de un poco de reflexión e investigación, la respuesta a la que llegué fue sorprendente: el evangelio de la prosperidad reside en el corazón de todos los hombres, el evangelio de la prosperidad está incluso en mi propio corazón.

Imagínate que estás conduciendo a la iglesia un domingo frío y lluvioso por la mañana y, para tu desconcierto, se te pincha un neumático. ¿Cuál es tu pensamiento inmediato? «Dios, ¿en serio? Estoy yendo a la iglesia. ¿No hay algún traficante de drogas o esposo abusivo al que pudieras haber afectado por un pinchazo del neumático?». Ese es el evangelio de la prosperidad.

O tal vez no obtenga ese ascenso en tu trabajo, tu hijo se enferma o te critican injustamente en la iglesia. ¿El resultado? Te enojas con Dios porque fuiste ignorado, estás preocupado o te despreciaron. Ese es el evangelio de la prosperidad.

El solo pensamiento de que Dios nos debe una vida relativamente libre de problemas, y la ira que sentimos cuando Dios no actúa de la manera que creemos que debe actuar, traiciona un corazón que espera que Dios nos prospere debido a nuestras buenas obras. Ese es el evangelio de la prosperidad.

Puede que te resulte fácil ver a los charlatanes espirituales en la televisión, vendiendo sus indulgencias modernas, revisando pasajes bíblicos y prometiéndonos nuestra mejor vida ahora si tenemos suficiente fe en la fe. Pero no olvides que lo que hace que el evangelio de la prosperidad sea tan atractivo es que satisface los deseos del corazón humano caído. Promete mucho, pero requiere poco. Consiente a la carne.

Si bien puedes ser lo suficientemente maduro para resistir el evangelio de la prosperidad sistematizado de los autoproclamados promotores del movimiento, no pases por alto el evangelio de la prosperidad latente que habita en tu propio corazón. El verdadero evangelio dice, cualquier cosa que se nos presente, Jesús es suficiente.

¿Es suficiente para ti?

Traducido por Renso Bello

 


[1]. David W. Jones, «La bancarrota del evangelio de la prosperidad: un ejercicio de ética bíblica y teológica», Fe y Misión 16, no. 1 (Otoño de 1998): 79–87.