Membresía

Asóciate con los humildes

Artículo
30.10.2021

Francis Grimké estalló contra una iglesia que había perdido su camino. El año era 1898 y el pastor llamó a su iglesia a arrepentirse de su hipocresía. Él dijo:

El púlpito debería ser una torre de fortaleza para toda causa débil. Las mujeres deberían apresurarse a ir a la iglesia, diciendo: Nuestra causa se defenderá allí. Los niños pequeños sin hogar deberían apresurarse al santuario, diciendo: Seremos bienvenidos allí. Los esclavos que huyen deberían abrir la puerta de la iglesia con certeza de hospitalidad [1].

El punto de Grimké es simple: los humildes de la sociedad deberían encontrar consuelo en la iglesia. ¿Es esto cierto en tu propia vida? ¿Es esto cierto en tu iglesia? ¿Te asocias con los humildes?

¿QUIÉNES SON LOS HUMILDES?

«Los humildes», a los efectos de este artículo, se refiere a los marginados de la sociedad. Los humildes son aquellos a quienes la sociedad frunce el ceño. Dentro de los grupos y los grupos externos no son nada nuevo. Cuando un niño llega a la escuela secundaria, descubre todo un sistema de clases. De las escuelas a las calles, de las trastiendas a las salas de juntas, de los barrios a las naciones: o estás dentro o estás fuera.

Los parias cambian según nuestro tiempo y lugar. En los días de Jesús, había una serie de marginados con los que él se asoció con valentía:

  • Desterrados étnicos: Jesús habla de un buen samaritano y muestra bondad a la mujer samaritana junto al pozo.
  • Marginados morales: Jesús detiene la lapidación de una mujer sorprendida en adulterio y muestra el perdón.
  • Excluidos ceremoniales: Los leprosos se acercan a Jesús y un endemoniado peligroso corre hacia él.
  • Parias imperiales: Un centurión romano pone fe en Jesús cuando Jesús declara que tiene más fe que todo Israel. Jesús invita a un recaudador de impuestos a su círculo íntimo [2].

JESÚS Y LA HUMILDAD

Jesús se describe a sí mismo como humilde (Mt. 11:29). Debemos recordar que la humildad no era una virtud en los días de Jesús [3]. El mismo término se usa a menudo para referirse a un estado de baja condición (Romanos 12:16, Santiago 1:9). En la humildad de Jesús, él se asoció con los marginados. El adoptó un estatus inferior. Los cristianos están llamados a hacer lo mismo.

Entonces, ¿por qué no nos asociamos con los humildes? Principalmente por nuestro orgullo. La religión farisaica está llena de orgullo y como resultado, está llena de desdén hacia los marginados.

Las personas orgullosas no se asociarán con los humildes, por algunas razones.

1. El orgullo busca el honor

El orgullo dice: «Merezco el amor de Dios, los demás no». En la cultura actual de las redes sociales, estamos llenos de presumidos ensimismados que exigen derechos. En Lucas 14, Jesús es invitado a la casa de un fariseo. Se da cuenta de las maniobras que están aconteciendo por el puesto, y por eso dice: «Cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último lugar» (14:10).

La humildad no busca su propio honor. Los cristianos no viven para la alabanza social. Lo que su vecino piense de tu automóvil, tu casa, tus muebles y tus amigos no debería importarte. Lo que importa no es   nuestra manifestación de esperanza en un mundo que se desvanece, sino más bien nuestra demostración de esperanza en un mundo venidero.

2. El orgullo busca el beneficio propio.

Mientras Lucas 14 continúa, Jesús se vuelve hacia el hombre que lo invitó y reprende a su lista de invitados:

Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos (14: 12-14).

Los orgullosos invitan a amigos que resultarán ser un beneficio. Ellos invitan a aquellos que son conocidos por traer un buen postre. Invitan a buenos compañeros de conversación. Invitan a los que les harán lucir bien. Invitan en beneficio propio. Por el contrario, el amor no busca lo suyo.

En un horrible giro de los acontecimientos, Jesús finalmente nos dice que los orgullosos están excluidos de la cena eterna (Lucas 14:24).

¿QUIÉN VENDRÁ A LA CENA?

Jesús fue a los excluidos y nosotros estamos llamados a hacer lo mismo. Santiago 2:1–7 condena resueltamente mostrar parcialidad hacia los ricos, en otras palabras, el grupo interno. Los ricos necesitan a Jesús tanto como los pobres. Jesús no te llama a asociarte con los humildes y evitar a los ricos. En cambio, nos llama a todos a la imparcialidad.

Aquí hay un estudio de caso: es domingo por la mañana. Hay dos invitados en el servicio de su iglesia. El primero es un joven profesional. Es nuevo en su ciudad, trabaja en algún tipo de empresa y su esposa está iniciando su residencia. Están buscando una nueva iglesia. El otro visitante es una madre soltera de los proyectos de vivienda subvencionadas. Está claramente desaliñada y pobre. Sintiéndose un poco fuera de lugar, se sienta en un rincón y tranquilamente sola.

Pregunta: En tu iglesia, ¿Quién es más probable que reciba una invitación a almorzar? ¿Qué visitante despertará la emoción? ¿Quién es irrumpido después del servicio? ¿Quién vendrá a cenar esa semana?

Si bien muchos de nosotros pensamos en nuestras iglesias como lugares acogedores, me pregunto si inconscientemente violamos Santiago 2:1-7. Me pregunto si ellos son bienvenidos para algunos y decididamente no son bienvenidos para otros.

Vale la pena hacerse la pregunta: en nuestra hospitalidad y nuestro afecto, ¿mostramos parcialidad? Recordamos los nombres de la pareja de clase media alta. Incluso sabemos dónde asistieron al pregrado. Sin embargo, nunca encontramos el tiempo para obtener el nombre de esa madre soltera de los proyectos. Y esto ha sucedido más de una vez.

NO DEBEMOS MOSTRAR FAVORITISMO

La aplicación es simple: haz que tu objetivo sea asociarte con los humildes. ¿Quiénes son los marginados en tu comunidad? ¿A quién se pasa por alto? ¿Y cuándo ellos vendrán a cenar?

Alabado sea Dios porque él no nos evadió a nosotros. ¿Quiénes son los humildes? Aquellos que no tienen otra opción que Jesús. Él dijo: «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo 5: 3).

El apóstol Pablo, aunque escribió gran parte del Nuevo Testamento y fue el principal apóstol de Dios para los gentiles, se consideraba a sí mismo el peor de los pecadores. Todos los que vienen a Cristo se ven a sí mismos de esta manera. Somos unos sinvergüenzas espirituales que fuimos encontrados por un Salvador suficiente y misericordioso. Hemos sido salvados por el amor de Dios, así que nosotros, que alguna vez fuimos marginados espirituales, debemos ir a los marginados de la sociedad y mostrar ese mismo amor.

CONCLUSIÓN

Terminaré con unas palabras de agradecimiento para los miembros de mi propia iglesia. Eric y Aisha se mudaron a un vecindario deprimido para mostrar la hospitalidad motivada por el evangelio entre los marginados. Mike y Bekah invitan sistemáticamente a los traficantes de drogas a cenar en sus casas. Bethany visitó a una anciana en un centro de ancianos y la amó durante sus últimos días. Alton y Mike hicieron un esfuerzo por conocer y amar a todos los vecinos en su pequeña y dura cuadra en Baltimore. Carde elige asociarse con las personas sin hogar después de la iglesia en lugar de una pequeña charla con amigos.

Esto no es «nosotros sirviéndoles». No se trata de los «que tienen» ayudando a los que «no tienen». Más bien decimos: «No hay nosotros y ellos». Solo hay un grupo de personas humildes que buscan hacer el bien a todos por amor a Cristo.

Traducido por Renso Bello

*****

[1] .Grimke, Frances J. (Francis James). El negro. Sus derechos y errores, Las fuerzas a favor y en contra de él, Biblioteca de la Universidad de Cornell, 1898.

[2] .Es fácil romantizar a los «marginados» de la época de Jesús. Nos preguntamos: «¿Cómo pudieron estos fariseos haber sido tan duros con ellos?». Debemos andar con humildad. Roma dominaba a Israel exigiendo enormes impuestos. Los recaudadores de impuestos eran judíos que vendían a su propia gente para obtener ganancias egoístas. Es posible que fácilmente me haya puesto del lado de los fariseos que luchaban por la dignidad y los derechos de su pueblo.

[3] .Pensadores y escritores como John Dickson, en  Humilitas,  han tratado de mostrar que el concepto moderno de humildad en realidad proviene de la persona, el trabajo y la vida de Jesús. En el imperio romano, paso lo contrario. La virtud consistía en buscar el honor y el estatus propios.