Evangelización

Cinco razones por las que no evangelizamos

Artículo
14.07.2015

El Nuevo Testamento nos insta como pueblo de Dios a llevar el evangelio a este mundo. Jesús les dio este mandato a sus discípulos de ir y hacer más discípulos (Mt. 28:19). Les dijo que se convertirían en pescadores de hombres (Mt. 4:17). El apóstol Pedro exhortó a las iglesias en Asia menor a estar preparadas para responder cuando las personas preguntasen acerca de su fe (1 P. 3:15).

Pero parece que algo ha fallado. Tristemente muchos cristianos hoy no están viviendo como pescadores de hombres. Desafortunadamente no muchos nos preguntan sobre nuestra fe en Cristo, pero cuando algunos lo hacen, parecería que no estamos totalmente listos para dar una respuesta.

En las iglesias evangélicas se habla bastante de la evangelización, pero las encuestas y las consultas populares muestran que muchos miembros en sus iglesias no comparten su fe a menudo.

¿POR QUÉ NO EVANGELIZAMOS?

Me gustaría sugerir cinco razones por las que las iglesias y sus miembros no están compartiendo su fe diariamente. Otros artículos en este journal nos sugieren algunas formas de cómo solucionar este problema, pero por ahora observemos el diagnóstico de este problema.

  1. Las iglesias aíslan a los creyentes de los incrédulos.

Primero, las iglesias aíslan a los creyentes de los incrédulos, en otras palabras, muchos cristianos no conocen gente inconversa.

Aunque nuestra vida cotidiana nos pone en contacto con gente que no conoce a Cristo, es muy fácil vivir la vida sin tener ningún contacto cercano con estas personas.

Las iglesias permiten este aislamiento de varias maneras. Muchas iglesias tienen conferencias durante la semana, definiendo su éxito por la asistencia de sus miembros. Como resultado, muchos cristianos están ocupados con muchas de estas actividades durante la semana pero con poco contacto personal con sus vecinos y compañeros de trabajo.

Es más, algunas congregaciones cultivan la hostilidad hacia el mundo. A medida que nuestra cultura se vuelve cada vez más explícitamente hostil hacia el cristianismo y la moral bíblica, es fácil que asimilemos una mentalidad como si estuviéramos encerrados en un búnker. Cuando esto sucede, el mundo exterior se convierte en un espantapájaros y la manera en la que los cristianos se mantienen santos es distanciándose lo máximo posible del mundo. Así que los cristianos viven vidas en vías paralelas con el mundo, con sus propias escuelas, negocios, ligas deportivas, programas de scouts, pero con escasas oportunidades de construir o establecer relaciones con personas que no son creyentes.

  1. Creemos que la evangelización es extraordinaria.

Una segunda razón por la que los creyentes no evangelizamos es porque pensamos que es algo extraordinario. Suponemos que la evangelización debe ser practicada por aquellos que tienen el don de evangelizar, por pastores, o por otros profesionales cristianos. Así que los creyentes sienten que son incapaces de presentar el evangelio. Ocasionalmente tengo a personas en mi congregación que me traen a un amigo o a un familiar para que yo les comparta algo acerca de Jesús. Entonces me tomo el tiempo para desafiarlos y mostrarles que todo cristiano tiene la responsabilidad de evangelizar. Al fin y al cabo, en Hechos 8:1-4 vemos que no fueron los apóstoles, si no los cristianos “normales o comunes y corrientes”, quienes salieron a proclamar el mensaje de Jesús desde Jerusalén hacia las otras partes del mundo.

  1. Las iglesias no hablan acerca del coste de seguir a Jesús.

Tercero, las iglesias no hablan del coste que implica seguir a Jesús. Pero la evangelización tendrá un coste. No hay una forma fácil de decirle a alguien que crees que Cristo tomó forma de hombre cuando nació de una virgen, que luego murió en una cruz, que resucitó al tercer día de los muertos y que ascendió a los cielos, sin al menos perder la confianza o el favor de esa persona. Pero no pasa nada. El apóstol Pablo nos dice que Dios nos salvó intencionalmente de una manera que a los “sabios” de este mundo les parecerá una locura (1 Co. 1:18-29). Nuestro mensaje no será bien recibido por aquellos que se están perdiendo; para ellos será olor de muerte en sus narices (2 Co. 2:14-14).

Si entiendo correctamente a Pablo, en realidad es el plan de Dios que sufras un poco mientras compartes el evangelio. Si no estás de acuerdo con esto, lee a través del libro de los Hechos y anota cada vez que alguien compartió el evangelio y algo malo le sucedió a esa persona.

Pero muchas iglesias nunca confrontan a su gente con la realidad de que seguir a Cristo tiene un coste. Les enseñamos que Dios se encarga de ellos y de su bienestar. Así que cuando llega el momento de tener que pagar el precio por compartir el evangelio, muchos de nosotros no estamos dispuestos a correr el riesgo de perder nuestra reputación.

  1. Queremos ver resultados inmediatos.

Cuarto, queremos ver resultados inmediatos. Por supuesto que es fácil desanimarse con nuestra evangelización. Quizás leímos un libro o escuchamos un sermón y salimos a compartir nuestra fe, y cuando vemos que no ocurre nada nuestro desánimo crece. Pienso que muchos cristianos se han dado por vencidos en la evangelización porque no han visto ningún resultado visible de sus esfuerzos.

Pero no tenemos el derecho de juzgar lo que Dios hace en cada situación. Quizás sea parte del plan de Dios que seamos los primeros de una larga lista de personas que tratarán de evangelizar a una persona antes de que venga a Cristo. Puedo pensar en muchos ejemplos de conversaciones y esfuerzos evangelísticos que en su momento parecieron una pérdida de tiempo, pero tiempo después me enteré de que esa persona había recibido a Cristo como su Salvador personal.

El evangelio es poder de Dios para salvación (Ro. 1:16), y la Palabra de Dios es viva y eficaz (He. 4:12-13). Debemos cultivar la confianza de que el Señor, quien produce el crecimiento, va a cumplir su redención. Él salvará almas. Muchas veces no lo hace de acuerdo a nuestros tiempos, y tal vez no escoja a la gente que nosotros escogeríamos. Pero él nos va a usar si somos fieles.

  1. No somos claros en cuanto al mensaje.

Una razón final por la que no evangelizamos es porque no somos claros en cuanto al mensaje. Cuando alguien solicita la membresía en nuestra iglesia, una de las cosas que le pido es que me resuma el evangelio en 60 segundos. Me sigue sorprendiendo la cantidad de cristianos a los que les resulta difícil esta pregunta. No es que no crean el evangelio; lo creen. No es que sean ignorantes (muchos de ellos conocen muy bien su Biblia). Y aunque tal vez estén nerviosos o sorprendidos por la pregunta, no deja de ser una tendencia alarmante. No hay forma de compartir el evangelio si no estás preparado para compartir el evangelio.

Traducción / Revisión: Mariano Proto / Juan Pablo González