Predicación expositiva

4 Razones para predicar a través del Evangelio de Juan

Artículo
18.12.2019

Juan tiene un propósito especial al escribir su Evangelio: desea que el lector llegue a la conclusión de que Jesús es de hecho el Cristo, el Mesías prometido en las Escrituras, y que, al llegar a esa conclusión, tendrán vida en su nombre (Juan 20: 30–31). Por tanto, en un sentido muy real, el Evangelio de Juan es un largo tramo evangelístico. Expone, con precisión e intencionalidad, un argumento para persuadir a quien lea o escuche sus palabras.

Entonces, en línea con su intención, aquí hay cuatro razones por las que deberías predicar a través del libro de Juan.

  1. Ver la identidad de Jesús.

Juan está interesado en asegurarse de que las personas entiendan no solo que Jesús es Dios, sino que Jesús es el Dios de las Escrituras. Desde el primer capítulo, el Evangelio de Juan está empapado de alusiones y referencias del Antiguo Testamento: hay lenguaje de la creación; hay imágenes y realizaciones del sistema de sacrificios y festivales; Jesús está afirmando que él es uno con el YO SOY; hay alusiones a Ezequiel e Isaías y Zacarías; hay alusiones al Jardín del Edén durante la crucifixión y resurrección; y en última instancia, existe la afirmación de que la totalidad de las Escrituras del Antiguo Testamento dan testimonio de Jesús.

Yo podría seguir, pero Juan se esfuerza en hacer abundantemente claro, a través de su evangelio, que este Jesús es el prometido de Israel. Él es el Rey quien portará una corona y traerá consigo un nuevo reino. Él es el Profeta que traerá las mismas palabras de Dios a su pueblo. Y él es el Sacerdote que no solo traerá el cordero como sacrificio, sino que se convertirá en el cordero del sacrificio.

  1. Ver el poder de Jesús.

El Evangelio de Juan nos da claridad con respecto a la identidad de Jesús, y también nos hace testigos de su poder. Juan elige sobre qué señales escribir con una intención. Entonces, mientras predicas a través de este libro, debes luchar con estas preguntas: «¿Por qué Juan eligió esto? ¿Qué está tratando de mostrarnos acerca de Jesús aquí?».

Las señales de Jesús muestran su poder, y culminan en la resurrección de Lázaro. Ya sea en su poder soberano sobre la creación (6: 16–21), o su poder creativo de la nada (6: 1–15) o su poder restaurador en la curación (4:50, 5: 8–9, 9: 7, 11: 43–44), Juan describe una imagen poderosa de Jesús. Milagro tras milagro, él se enfrenta a nuestros mayores enemigos, habla una palabra o tiene un pensamiento e inmediatamente, la voluntad del Hijo debe ser obedecida. Cuando enseñamos correctamente el poder de Jesús sobre el pecado y sus consecuencias combinadas con su cuidado por sus ovejas, guiamos a nuestro pueblo hacia una paz que nada en este mundo puede quitarle (Juan 16:33).

  1. Ver la misión de Jesús.

El Evangelio de Juan también se enfoca en la claridad y simplicidad de la misión de Jesús. Jesús fue enviado por Dios para cumplir la voluntad de su Padre; fue enviado para que la gente creyera en él y para que Jesús no perdiera a ninguno de ellos (6:29, 39). Jesús fue enviado por el Padre a una tierra extranjera para traer el mensaje de salvación para los que creen. En un sentido auténtico, Jesús es el primer misionero cristiano, y su propósito de venir a la tierra era vivir como «el enviado» de Dios. Este lenguaje de ser enviado satura gran parte del Evangelio de Juan y nos revela cómo Jesús vio su vida y ministerio.

Es importante que las iglesias comprendan cómo Jesús vio su vida. No fue principalmente teológico o antropológico, aunque ciertamente no fue menos que eso. En cambio, Jesús vino a cumplir una misión (su sacrificio sustitutivo, su resurrección victoriosa) y a contarle a la gente sobre esa misión ahora cumplida; vino a salvar y vino a evangelizar.

  1. Ver la misión de los discípulos de Jesús.

En pocas palabras, la comprensión de Jesús de su misión da forma a la misión de sus discípulos. Jesús los mira a los ojos después de la resurrección y les dice: «Como el Padre me envió, así también yo los envío a ustedes» (20:21). Entonces, el modelo misionero y evangelístico del ministerio de Jesús constriñe a sus discípulos y a su iglesia. Hay mucha confusión sobre lo que debe hacer una iglesia y cuál es su misión. Pero Jesús lo expone claramente: somos enviados como él para difundir su Evangelio, que la gente pueda creer en Jesús y que al creer en él encuentren vida en su nombre.

Mientras predicaba a través de este libro, me encantó ver cuán simple es el evangelismo. El llamado evangelístico de los primeros seguidores de Jesús fue sencillo: «ven y mira» (1:46, 4:29). La gente se encontró con Jesús y luego fue a traer a otros a sus pies. La mujer del pozo no era una teóloga entrenada o experta en misionología. Ella simplemente conoció a Jesús y luego quiso que otros hicieran lo mismo. Como cristianos, hay una notable simplicidad en nuestra misión. Ser cristiano es ser enviado por Jesús. Lo encontramos, y luego vamos a traer a otros a hacer lo mismo, orando para que la gente crea en él y encuentre el máximo gozo (15:11).

Cuando terminamos nuestra serie a través de Juan, un hombre de nuestra iglesia se acercó a mí y me dijo: «Caleb, he crecido en la iglesia, pero sentí que acababa de encontrarme con Jesús por primera vez». El evangelio de Juan tiene una forma singular de introducirnos o re-introducirnos en Jesús. El libro está profundamente enfocado en su persona y su trabajo, por lo que obtenemos una mirada íntima de su vida que los otros evangelios no nos proporcionan (por ejemplo, el Discurso del aposento alto y su Oración de Sumo Sacerdote). Juan, «a quien Jesús amaba» (20: 2), nos ofrece vislumbres únicos de la vida del Salvador que nos ha amado.

El propósito de este libro es que las personas conozcan a Jesús, para que crean que él es quien dice ser y finalmente encuentren vida, gozo y paz. Hermanos, prediquen a través de este evangelio y lleven a su pueblo a los pies del Mesías para comprender su identidad, su poder, su misión y su propia misión.

LISTA DE COMENTARIOS

DA Carson – El Evangelio según Juan (PNTC) – En lo que respecta al rigor académico y la aplicación pastoral, simplemente no hay nada mejor que Carson. Se ocupa de las complejidades de los textos y siempre lo aplica a la vida de la congregación. Si solo pudieras comprar un comentario sobre Juan, debería ser este.

Andreas Kostenberger – Juan (Baker) – Kostenberger es similar a Carson en lo que respecta a la erudición y la aplicación pastoral. Este comentario describe en forma más amplia que Carson, lo que en muchos aspectos me pareció útil.

Edward Klink – Juan (Zondervan) – Este comentario fue el que más me sorprendió, y de gran manera. A menudo me pareció textualmente agudo y atractivo. Incluye una sección de aplicación al final de cada sección que generalmente fue muy útil. Hubo momentos en que sentí que confiaba demasiado en el contexto cultural para dar forma a su interpretación del texto (particularmente en lo que respecta a las reglas del discurso y las historias de Nicodemo y la mujer en el pozo).

J.C. Ryle – Pensamientos expositivos sobre el Evangelio de Juan – Pondré todas mis cartas sobre la mesa: Ryle es uno de mis autores favoritos, y punto. Y este comentario no fue diferente. Este trabajo es un poco menos denso desde el punto de vista académico porque originalmente fue escrito para ser leído por los padres durante la devoción familiar. Pero muchas de las ideas de Ryle no solo serán útiles para tus sermones; sino también para tu propia alma.

  1. Kent Hughes – Juan(Predicando la Palabra) – Este comentario homilético fue sobresaliente. Si bien este no es un buen recurso para comenzar tu estudio, ya que se trata de sus sermones transpuestos en un comentario y, por tanto, podría moldear tu sermón más de lo que crees si se aborda desde el principio, es muy beneficioso para el fin de semana, al proporcionar algunas formas para ver el texto y aplicarlo, en los que puedes haber pasado por alto.

Traducido por Renso Bello.