Reseñas

Reseña del libro: Practica el agradecimiento, por Sam Crabtree

Review
01.08.2021

Los últimos 12 meses han provisto de muchas oportunidades para el descontento. Una pandemia mundial, cuarentenas, desastres naturales, conflictos sociales, división política; estos eventos traumáticos han causado dolor, miedo, ansiedad, ira, dudas y desesperación para muchos. El agradecimiento no ha sido fácil.

Pero Dios no nos ha dejado en la oscuridad sobre sus propósitos. Su Palabra nos dice que en un mundo caído debemos esperar problemas y pruebas. Aun así, él está obrando en todas las cosas para nuestro bien y su gloria. Él probó su amor por nosotros en el Calvario y derrotó a nuestros mayores enemigos. Ha comprado una herencia eterna para nosotros y nos ha dado poder con su Espíritu. Y está trabajando en cada circunstancia para hacernos como Cristo y prepararnos para la gloria. Esas son buenas noticias. Buenas noticias que son lo suficientemente poderosas como para conquistar corazones ingratos y reemplazarlos por otros agradecidos.

AGRADECIMIENTO: UNA MARCA DE MADUREZ

Practica el agradecimiento por Sam Crabtree es un recurso muy necesario para librar una guerra contra el descontento. En la línea de inicial, Crabtree escribe: «El agradecimiento no es ni trivial ni intrascendente. En esta cualidad pivote la diferencia entre madurez e inmadurez» (11). El resto de su libro amplía ese punto al mostrar cómo el agradecimiento es un fruto del Espíritu que se desborda de un corazón que comprende correctamente todo lo que Cristo es y promete ser para nosotros.

El agradecimiento es una marca de la fe; nació de una humilde sumisión a la soberanía de Dios. Como argumenta Crabtree, la presencia o ausencia de agradecimiento establece una trayectoria para nuestras vidas. El agradecimiento a Dios está en la raíz de nuestra búsqueda de la santidad, mientras que la ingratitud hacia Dios se encuentra debajo de nuestras idolatrías. El agradecimiento es un regalo de la gracia soberana de Dios, pero también una práctica que debe cultivarse mediante el esfuerzo del Espíritu.

Lo que encontré particularmente desafiante es su recordatorio de que los creyentes están llamados a dar gracias por todas las cosas, incluso por las pruebas y las temporadas de la vida que no tienen sentido, temporadas como la del 2020. Sin embargo, una teología que reconoce la soberanía, la bondad, la sabiduría y los propósitos de Dios sobre y en el sufrimiento nos da poder para tener corazones agradecidos, incluso en los días difíciles.

UN RECURSO DESTACADO PARA TODOS, PERO PARTICULARMENTE PARA LOS PASTORES

Los creyentes en cualquier nivel de madurez se beneficiarían de un viaje lento y reflexivo a través del libro. Alentaría a los pastores a distribuir algunos ejemplares a su congregación.

Pero permíteme animar a los pastores y líderes ministeriales en particular a alimentar sus propias almas con las lecciones de Crabtree y aplicar los principios de este libro a su llamado. Pastores, Dios nos llama a pastorear tanto en nuestros hogares como en nuestras iglesias. El pastoreo es un trabajo lento y, a menudo, frustrante. Con frecuencia queremos llevar a los discípulos a la madurez y experimentar un rápido crecimiento de la iglesia. A veces solo queremos ver algunos frutos visibles de nuestro trabajo. Pero Dios no solo santifica a los que están bajo nuestro cuidado, también nos santifica a nosotros. Crabtree me ha ayudado a ver el cómo las dificultades del ministerio, aunque invitan al descontento, son en realidad una oportunidad para el agradecimiento.

Este libro desafía a los pastores a depender con gozo de Dios en todas las facetas de la vida y el ministerio. Tenemos muchas razones para estar agradecidos por nuestra iglesia pequeña (o grande). Tenemos razones para estar agradecidos por el lento (o rápido) crecimiento espiritual de nuestra congregación. Podemos estar agradecidos por los buenos (y duros) días pastoreando a nuestras familias.

Podemos estar agradecidos por el inmenso privilegio de ser llamados por Dios para cuidar de sus ovejas, que son preciosas para Dios y tienen el poder de su Espíritu, ovejas que a veces son tercas y muerden. Podemos estar agradecidos de que Dios esté obrando en un millón de formas para conformarnos a la imagen de su Hijo. Si tú, como yo, quieres ser más fiel y agradecido en tu llamamiento, Practica el agradecimiento es un buen punto de partida.

12 citas útiles

  • Todo lo que nos aflige, hiere y traumatiza… está bajo el control total de un Dios que es inmutable para todos los que están en Cristo (22).
  • La ingratitud prejuzga a Dios antes de que se revele más de la historia. Dios no ha terminado, nunca lo es (23).
  • Las personas que piensan correctamente agradecen humildemente (28).
  • En este mismo momento, [Dios] está usando tu actual conjunto de circunstancias como un eslabón en la cadena inquebrantable de eslabones forjados por su amor implacable y su sabiduría infinita, para lograr para ti el indescriptiblemente valioso privilegio de ser conformado a la imagen de su Hijo (30).
  • Ninguno de nosotros vive la vida que planeamos. Vivimos la vida que Dios planeó para nosotros. Sobre el fregadero de nuestra cocina, mi esposa tiene un pequeño cartel que dice: «Dios se ríe» (54).
  • La puerta al gozo se abre haciendo morir un espíritu de derecho (56).
  • Las personas que pueden imaginar la mayor cantidad de mejoras también pueden volverse las más negativas y críticas (72).
  • Dos cosas que no coexisten son lloriquear y estar agradecido (73).
  • La acción de gracias es el antídoto contra la ansiedad que destruye la paz (77).
  • La gratitud es, por tanto, una subcategoría de algo más amplio: la adoración. La acción de gracias es una forma de exaltación, porque exalta la generosidad del dador (82).
  • Contar las bendiciones puede reorientar los corazones desorientados. (90)
  • De la misma manera que el estiércol desagradable produce cosechas deliciosas, la adversidad y la tragedia desagradables son productivas, y producen el buen fruto que Dios se propone producir en nuestras vidas (91).

Traducido por Renso Bello