Reseñas

Reseña del libro: Pastors and Their Critics [Los pastores y sus críticos], de Joel Beeke y Nick Thompson

Review
03.10.2021

«El que se pone al frente pronto será pateado en la retaguardia», dice el viejo refrán holandés. Esto ocurre con los pastores. Como nos recuerdan los autores Joel Beeke y Nick Thompson en este nuevo libro Pastors and Their Critics [Los pastores y sus críticos]:

A la mayoría de los hombres que se están capacitando para el ministerio del evangelio no se les enseña cómo manejar y responder a la crítica. La falta de formación puede llevar rápidamente a la desilusión… y en demasiados casos, incluso a la renuncia.

Si bien existen razones reales y legítimas para que los pastores abandonen el ministerio, una preparación inadecuada para manejar las críticas no debería ser una de ellas. Por esa razón, este libro debería ser un recurso de bienvenida para todo aspirante a pastor y pastor en ejercicio. Ser prevenido en esta área es esencial para frenar la creciente ola de desilusión y renuncias a raíz de la crítica inesperada.

LA CRÍTICA EN LA BIBLIA

Pastors and Their Critics [Los pastores y sus críticos] se divide en cuatro partes. La primera parte sienta las bases bíblicas para afrontar la crítica. Allí, Beeke y Thompson examinan el tema de la crítica al liderazgo en el Antiguo y Nuevo Testamento: «La crítica injusta se teje como un hilo negro a lo largo de la historia del pacto» (19). Este recorrido vale por sí solo el precio del libro ya que nos recuerda que la crítica siempre ha acompañado al liderazgo piadoso en la Escritura y nos ayuda a no tratar la crítica como  si «alguna cosa extraña [nos] aconteciese» (1 P. 4:12).

Comenzando en el huerto, Beeke y Thompson muestran que Dios fue el primer blanco de la crítica errónea. Satanás, luego de distorsionar los motivos y el carácter de Dios, engaña a Eva para hacerle creer que no podía confiar en Dios como «dador» generoso y amable, sino que lo cuestionó como un «tomador» mezquino y restrictivo. Esta acusación difamatoria fue dirigida contra el único «que no tiene nada en él que se pueda criticar». Nosotros, como pastores, nos hemos ganado algunas de nuestras críticas. «Cuando somos criticados, por lo general, hay al menos una pizca verdad en lo que se dice…Pero con Dios ese no es el caso» (21).

A partir de allí, Beeke y Thompson nos guía a través de la crítica en la vida de santos del Antiguo Testamento como Moisés y Aarón, David y Nehemías. El capítulo 2 analiza la crítica en la vida de nuestro Salvador y cómo respondió a ella «dejándonos ejemplo, para que [sigamos] sus pisadas» (1 P. 2:21).

 UNA CUESTIÓN DEL CORAZÓN

Beeke y Thompson afirman: «Aprender a lidiar con la crítica y a darla en el ministerio cristiano es en gran medida un asunto del corazón. Hay lecciones dolorosas que debemos aprender aquí, y rara vez se aprenden rápida o fácilmente» (15). Con esto en mente, los autores ofrecen en la segunda parte del libro numerosos principios prácticos para afrontar la crítica y en la tercera parte consideran cómo dar y recibir críticas constructivas en la iglesia.

Este punto es especialmente importante puesto que, como pastores, necesitamos recordar que manejar la crítica no es en primer lugar una cuestión de destreza, sino una cuestión del corazón. Enfrentar las críticas con realismo, sensatez, sobriedad de juicio y humildad es un asunto de gracia, no de don. Por tanto, hacemos bien en recordar que, al dar y recibir críticas, Dios está trabajando para enseñarnos y moldearnos.

Lejos de ser algo que debamos evitar, la crítica debe ser vista como una mayordomía para nuestro crecimiento espiritual y una de las muchas lecciones que necesitaremos en la escuela de la gracia.

UN RECURSO NECESARIO

Este libro es uno que los pastores deberían leer y revisar con frecuencia. Debería ser leído personalmente y discutido en los equipos pastorales. Debería incorporarse a las pasantías, a las clases del seminario y a los materiales de formación de líderes. Debería compartirse ampliamente en las asociaciones locales de pastores.

Pastors and Their Critics[Los pastores y sus críticos] es el tipo correcto de teología pastoral: con raíces bíblicas, dirigido al corazón y de aplicación inmediata al ministerio. No tengo ninguna crítica hacia este libro.

Traducido por Nazareth Bello