Política

Pastoreando a los trabajadores indocumentados

9Marks News
08.01.2021

Hace varios años, dejé Venezuela para plantar una iglesia de habla hispana en Washington, DC.

Si has leído las noticias internacionales en los últimos 10 años, sabrás que dejé atrás una compleja red de crisis socioeconómicas y luchas políticas. Pastoreé una iglesia en Venezuela durante 14 años en mi ciudad natal. Enfrentamos temporadas intermitentes de disturbios políticos, marchas y protestas. La gente de mi ciudad a menudo no podía encontrar comida y medicinas; la seguridad era una preocupación diaria. Aunque echo de menos mi país natal y la iglesia que pastoreé allí, admito que sentí cierto alivio cuando aterricé en el aeropuerto nacional de Reagan.

Sin embargo, aquí estoy de nuevo: un país diferente, protestas similares; razones diferentes, caos similar que se desborda en las calles; diferentes insultos y calumnias, los mismos corazones llenos de odio.

Hace unas semanas, a pocas cuadras de mi casa, olí un viejo y familiar olor: gas lacrimógeno. Y al ver los paneles de madera que cubren las fachadas de los comercios de toda la ciudad, siento un viejo y familiar sentimiento: tristeza y desesperación en la plaza pública. Lo peor de todo es que no parece haber luz al final del túnel, ya que tanto el problema como sus soluciones están siendo cooptadas con fines políticos. Resulta que mi nuevo hogar está empezando a parecerse mucho al antiguo.

SIRVIENDO Y PASTOREANDO A LOS TRABAJADORES INDOCUMENTADOS

No pretendo ser un superviviente experimentado de la revolución, y mucho menos un científico social. Soy un pastor, un sirviente de la mayor minoría no americana en el corazón de la capital de esta nación. La mayoría de los hispanos han venido aquí con un propósito singular: hacer dinero. Han sido maltratados durante décadas por la discriminación y la marginación. Ahora, en una confrontación nacional sobre el racismo que se ha exasperado por una pandemia ominosamente larga, la gente a la que sirvo está luchando por encontrar comida asequible, trabajos estables, medicamentos con receta y procesos de inmigración confiables.

Mirando el vecindario que me rodea, sirvo a una población con varios miedos. Muchas de estas personas son ilegales o indocumentadas. Los cristianos y los pastores tienen diferentes respuestas a los desafíos de la inmigración en Estados Unidos. No abordaré todas las complejidades éticas y legales aquí, pero la ubicación de nuestra iglesia nos da la oportunidad de pensar en amar y compartir el evangelio con estas personas.

Los trabajadores de nuestra comunidad están mal pagados. Muchos necesitan trabajar más de 60 horas a la semana para cuidar de sus familias. No tienen seguro médico, ni licencias de conducir, ni siquiera cuentas bancarias. Luchan contra las barreras del idioma. Algunos de ellos se enfrentan a asaltos xenófobos o a episodios de discriminación que no pueden denunciar a ninguna autoridad. A la mayoría de ellos les preocupa ser deportados. Además, las empresas siguen cerrando y las oportunidades de trabajo son cada vez más escasas.

En medio de todo esto, nuestra iglesia ha buscado proveer a nuestros vecinos con comida para sus cuerpos y paz para sus almas. En las últimas 20 semanas, con la ayuda de iglesias hermanas, hemos ayudado a 576 familias diferentes. Basándonos en Santiago 2:15-16, hemos orado con ellos, compartido el evangelio, llenado sus estómagos y pagado algunas de sus cuentas. Al menos, saben que los amamos. Tal vez no todos ellos vendrán a Cristo, pero estamos sembrando la semilla y confiando en el Señor de la cosecha. Estamos animados.

CONVERSACIONES DESGARRADORAS

Pero también estamos tristes. En las últimas 20 semanas, hemos tenido varias conversaciones desgarradoras con gente de nuestro vecindario:

JD, un hombre colombiano, vino a mi casa una mañana temprano porque tenía una cita para firmar los papeles del divorcio. Temía ser deportado inmediatamente: «Pastor, no tengo a nadie más. Si me deportan, quiero que guarde mis pocas pertenencias en este maletín: mi pasaporte, mi ropa, mi cartera y lo más preciado: un iPad con muchas fotos de mi hija pequeña. Eres el único en quien puedo confiar. Aquí tienes algo de dinero para enviarme este maletín cuando te llame desde Colombia».

DG, una mujer guatemalteca, nos dijo que su marido la golpeó durante años. Cuando finalmente decidió huir, fue a la policía y pidió una orden de restricción. Pero un día la localizó y la golpeó severamente. Cuando su marido fue finalmente encarcelado me dijo: «Si mi marido me mata cuando salga de la cárcel, quiero que cuides de mi hija». Por favor, recíbala en su casa. Ustedes son los únicos en los que puedo confiar». Eso rompió nuestros corazones en mil pedazos.

MM, una mujer costarricense que dejó a su familia hace dos años y se quedó más tiempo del que le correspondía por su visa de turista, quedó devastada cuando descubrió que su hija de 21 años murió en un accidente de coche el pasado octubre. No pudo llegar a casa para asistir al funeral. Después de perder su trabajo, estaba al borde por la falta de hogar. Hambrienta y empobrecida, estuvo varias horas frente a un banco de alimentos esperando por una caja de comestibles. Antes de conseguirlos, el programa fue cerrado por no cumplir con las reglas de distanciamiento social. Desesperada, gritó al cielo: «¿Por qué tanta humillación, Señor? ¿Qué más debo pasar? En ese momento, alguien más en la fila le dio la información de contacto de nuestra iglesia. Ella nos llamó, y pudimos comprar sus comestibles. Oré por ella, y ella hizo una conmovedora oración de fe pidiendo al Señor misericordia. Desde ese memorable momento, se ha unido a nuestras reuniones online dos veces por semana con gran alegría en el Señor.

En todos estos casos y en muchos más, confiamos en que el Rey Jesús resucitado y gobernante atraiga a muchos hacia él, mientras imitamos su gracia y bondad en el pastoreo de trabajadores indocumentados en medio de los disturbios civiles. «Solo nos pidieron que nos acordáramos de los pobres, lo mismo que yo estaba también deseoso de hacer». (Gal. 2:10).

Si su iglesia está rodeada de trabajadores indocumentados, ¿Qué pueden hacer usted y su congregación para amarlos? En algún momento tendrán que discutir lo que significa obedecer al gobierno. Mientras tanto, tal vez piense en ellos como en los samaritanos de nuestros días, la clase de gente que el estado desprecia e ignora. ¿Compartirá el evangelio con ellos, como lo hizo Cristo? ¿Mostrarás hospitalidad?

Y por eso oramos: Ven Señor, Jesús!