COVID-19

¿Qué debería considerar nuestra iglesia al reabrir nuestro ministerio de niños?

Artículo
19.05.2020

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente en ERLC.com y es usado aquí con permiso. Para obtener más recursos relacionados con COVID-19, visite nuestra sección: COVID-19 y La Iglesia.


Ya han pasado casi dos meses desde que muchas de nuestras iglesias se dejaron de reunir. Y estamos más que listos para volver a estar juntos. Extrañamos la armonía de los cantos congregacionales y la alegría de los amigos y familias que se reúnen en los salones de la iglesia. La semana pasada, algunos estados comenzaron sus planes de reapertura fase por fase. Muy pronto, las iglesias podrán volver a celebrar reuniones en persona. Cuando llegue ese momento, es importante que los líderes de las iglesias tengan planes claros para ayudar a asegurar que todos, y especialmente las poblaciones más vulnerables, se mantengan saludables.

Un área esencial que hay que pensar cuidadosamente es el ministerio de la iglesia a los niños. El ministerio de niños prospera en una cultura de confianza y una reputación de seguridad. En el espíritu de cultivar y mantener esa cultura, aquí hay 12 cosas a considerar al reabrir el ministerio de niños y una lista de recomendaciones fase por fase.

  1. Involucre a un equipo de líderes en su toma de decisiones. A medida que armen su plan de reapertura, involucren a tantas voces como sea posible. Ciertamente los pastores y el personal deben colaborar; es importante estar en la misma página. Pero con el ministerio de niños, es esencial que los padres y los voluntarios también sean parte del proceso de planificación. Podrían comenzar llamando o enviando una encuesta a cada una de las familias de su iglesia para medir su interés y su disposición a regresar si el ministerio de niños se reabre. Luego, reclute un equipo de liderazgo compuesto por personal, padres y voluntarios que puedan darle retroalimentación sobre sus planes. Hay sabiduría en una multitud de consejeros. Como dice Proverbios 11:14, «Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.«.
  2. Bañe su proceso de planificación en la oración. Una de mis esperanzas para esta época de pandemia es que toda la incertidumbre ha expuesto en nosotros nuestra desesperada necesidad de depender de Dios. Recuerden, «El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos» (Prov. 16:9). Debemos confiar en el Señor con todo nuestro corazón, dependiendo de él para unificar nuestros equipos, darnos sabiduría y enderezar nuestros caminos (Prov. 3:5-6).
  3. Comience a reconstruir su equipo de voluntarios de inmediato. Si aún no ha comenzado, sus esfuerzos de retención y reclutamiento de voluntarios deben comenzar ahora. Un equipo de líderes y voluntarios será necesario para preparar el ministerio para cada nueva fase de reapertura. Esto es lo que quiero decir. Cuando se permita que grupos de menos de 10 o 50 personas se reúnan en su estado, querrán empezar a reunir un pequeño grupo de voluntarios cada semana para ayudar con las tareas de preparación como la limpieza profunda de las aulas o la preparación de kits de actividades para los niños que pronto estarán sentados en el servicio de adoración con sus padres. El temprano nivel de respuesta de sus voluntarios en esta etapa de preparación le ayudará a medir la viabilidad de sus planes para las fases de reapertura posteriores.
  4. Haga que su plan de discipulado sea escalable. El gobierno federal, así como los municipios estatales y locales han recomendado que la reapertura ocurra por etapas. Las pequeñas iglesias pueden reanudar sus actividades normales cuando se permite que se reúnan grupos de menos de 50 o 100 personas. Pero las iglesias medianas y grandes necesitarán pensar en cómo escalar sus lugares de equipamiento. Los grupos pequeños que se reúnen típicamente en los hogares, así como las clases más tradicionales de la Escuela Dominical que ahora elegirán reunirse fuera del lugar en lugar de con un número mayor en las instalaciones de la iglesia, comenzarán a reunirse primero. Los líderes del ministerio de niños deben pensar en formas de animar a estos grupos a ministrar a los niños mientras se reúnen. Podrían considerar reclutar un grupo de voluntarios para organizar cajas de cuidado con libros de cuentos, juegos, lápices de colores y páginas para colorear que puedan ser empacadas y entregadas a cada grupo. A medida que los grupos más grandes se reúnen, estas mismas actividades pueden ser ampliadas para las clases de ministerio de niños pequeños y luego las más grandes.
  5. Empieza con lo que es esencial. Antes del distanciamiento social, muchos calendarios de iglesias estaban repletos de actividades para los niños: escuela dominical, reuniones de media semana (como clubes de R.A., G.A. o Awana), escuela bíblica de vacaciones, campamentos de verano, programas deportivos e incluso ejercicios bíblicos. Al reabrir las reuniones, la mayoría de las iglesias querrán lanzar primero el programa de guardería y preescolar que se lleva a cabo durante las reuniones dominicales. Los pastores sentirán la comprensible necesidad de proporcionar a los padres jóvenes -por primera vez en meses- un ambiente de adoración sin distracciones. Más allá de esta ofrenda inicial, los líderes del ministerio de niños deberían tomarse un tiempo para evaluar cuáles de los programas que ofrecieron antes son los más esenciales y fructíferos para el discipulado familiar. Comiencen relanzando esos programas primero y dotándolos de los mejores voluntarios. Si el impacto económico de la pandemia lleva a recortes en el presupuesto de la iglesia como muchos predicen, los líderes del ministerio de niños querrán retener la programación más efectiva para alcanzar a los perdidos y hacer discípulos, y será más fácil mantener la programación que se ha reabierto primero.
  6. Prepárense para los cambios. A medida que las reuniones se reabran, las fases estarán sujetas a cambios según vaya llegando nueva información a los municipios locales y estatales. Existe la posibilidad de que saltemos entre fases más y menos restrictivas. Los líderes de la iglesia necesitan desarrollar un plan para cambiar entre fases, así como un plan logístico para una potencial segunda ola de brotes. Hablé con Mallory Hammond, director del ministerio de niños de la Iglesia Presbiteriana de Cristo en Nashville, Tennessee. Ella sugirió adoptar una estrategia de Fase + 7. Para cultivar la confianza y dar tiempo suficiente para sobrecomunicarse con las familias, ella ha considerado esperar siete días después de que cada nueva fase de reapertura sea anunciada antes de reabrir las actividades adicionales del ministerio de niños. Su objetivo es reducir el número de cancelaciones abruptas y las interrupciones en los horarios de las familias.
  7. Mantener las cosas limpias e higiénicas. Tome precauciones adicionales para asegurar que las instalaciones del ministerio de niños estén limpias y que permanezcan limpias. El Grupo Malphurs recomienda crear una lista de limpieza específica para cada aula, colocar estaciones para la desinfección en lugares estratégicos alrededor de sus instalaciones, y fomentar el lavado de manos frecuente. En el departamento infantil, esto implicará una limpieza profunda antes de que las puertas de la iglesia se abran de nuevo y la eliminación de la mayoría de los juguetes de las aulas para que la desinfección entre las reuniones se mantenga al mínimo. Por ahora, los juguetes de felpa, los libros y cualquier alimento deben ser eliminados de las aulas y almacenados. Las iglesias más grandes que tienen la capacidad pueden querer rotar qué clases se usan durante cada tiempo de servicio. Esto permitirá a un equipo desinfectar un conjunto de salas mientras el otro conjunto de salas recibe a los niños. Además de limpiar las instalaciones, se debe recordar a los miembros del equipo del ministerio de niños que usen guantes y limpien todas las superficies durante el cambio de pañales y cuando proporcionen asistencia en el baño. Si se utilizan computadoras de facturación, pantallas táctiles o iPads, es mejor tener un asistente en el puesto de facturación -con guantes- que revise a cada familia para que sólo una persona toque el teclado o la pantalla durante cada servicio. Tome todas las precauciones para enfatizar la limpieza de palabra y obra; esto es esencial para crear confianza con su congregación.
  8. Continúen tomando en serio el aislamiento social. Las agencias gubernamentales ya han recomendado que las familias se sienten a seis pies o más de distancia durante los servicios de culto. Siempre que sea posible, sigan el mismo estímulo en sus ambientes de clase, colocando mesas con seis pies de distancia entre cada asiento. También deberán ajustar el plan de estudios para que las actividades sean de bajo impacto. Y sea intencional al indicar a las familias que usen entradas separadas; esto implicará una señalización clara y un análisis cuidadoso de los patrones de tráfico de su establecimiento. Mark Smith, pastor de la iglesia West Seattle Expression of Hallows en Washington, está haciendo planes para designar áreas de desbordamiento más grandes de lo normal para las familias, para que las salas de las madres lactantes y de «meneo» no estén abarrotadas. Algunas iglesias están planeando reservar todo el salón de la comunidad para este propósito.
  9. Mantenga las clases en grupos pequeños, especialmente para los niños pequeños y preescolares. Cuando reabramos el ministerio de niños, los niños pequeños serán el grupo de edad más difícil de aislar socialmente. Los niños pueden ser mantenidos por los trabajadores separados unos de otros a una distancia social segura. Los niños mayores de preescolar y primaria pueden ser enseñados a aislarse socialmente. Pero esto es imposible con los preescolares jóvenes que son móviles pero no han aprendido niveles más maduros de autorregulación. Por estas razones, los límites de las aulas probablemente tendrán que ser más pequeños para este grupo de edad. Algunas iglesias locales están planeando exigir la preinscripción para todas las clases de niños, y están limitando sus clases para los grupos de edad más jóvenes a cuatro o seis niños por aula. Los ministerios de niños que reúnen grandes grupos de niños para el culto o la música probablemente tendrán que suspender estas asambleas, y también puede ser necesario suspender la programación para los grupos de mayor edad a fin de tener suficiente espacio para que los niños más pequeños se reúnan sin hacinamiento. Asegúrese de seguir las pautas estatales y municipales para las guarderías e iglesias de su área.
  10. Cuide de los voluntarios vulnerables. Muchas iglesias locales multiplicarán el número de servicios que ofrecen con el fin de acomodar a todo el mundo mientras siguen practicando el aislamiento social. El peligro potencial de este enfoque es poner a los voluntarios y al personal clave en un mayor riesgo de infección. Antes de aumentar los servicios, disminuya la velocidad y considere el impacto en su equipo. No se debe pedir a los voluntarios que forman parte de poblaciones vulnerables que presten servicios hasta que sea seguro, posiblemente hasta que haya una vacuna. Además, piense en el voluntario que puede servir durante múltiples reuniones. ¿Está haciendo lo necesario para mantener a esta persona sana si el servicio después del servicio la pone en mayor riesgo de estar expuesta a niños asintomáticos?.
  11. Deje clara su política de enfermedad. Repítalo: Tanto los adultos como los niños que muestren signos de enfermedad deben quedarse en casa. Publique sus políticas sobre niños y voluntarios enfermos en toda el área del ministerio de niños. Y prepárese para seguir las recomendaciones del gobierno sobre el uso de máscaras y la toma de temperaturas de los voluntarios antes de los servicios; estos estímulos probablemente se darán. Ver a sus maestros usando máscaras puede ser una experiencia difícil para los niños al principio, aumentando la ansiedad social. Pero, como me sugirió Aaron Rothermel, pastor de discipulado y familias de la Iglesia de la Alianza Wausau en Wausau, Wisconsin, «si las máscaras se presentan como la nueva realidad, proporcionar máscaras divertidas para los niños, o animar a los padres a que las hagan podría ser una forma de suavizar esta experiencia».
  12. Comuníquese de forma clara y repetida. Si sientes que te estás comunicando en exceso, no lo haces. Repita sus planes y políticas a través de los lugares regulares, en su sitio web y en la señalización de todo su edificio. Y no confíe en la comunicación de todo el grupo. Como líder del ministerio de niños, debes comunicarte directamente con los padres sobre tu plan. Describa cualquier nuevo límite para sus aulas, así como los cambios en su política de enfermedad, política de bocadillos y patrones de tráfico normales. Si hay momentos en que algunas aulas están cerradas para la limpieza, asegúrese de hacer letreros que declaren: «Cerrado para la limpieza». Sea claro en su comunicación pero también amable, asegurando a su congregación que estos pasos se toman por su seguridad mientras nos movemos lentamente hacia una nueva normalidad.

Mi objetivo al trabajar con esta lista de consideraciones era ser minucioso, pero cuando nos acercamos a algo sin precedentes es imposible ser exhaustivo. A medida que piense en un plan de reapertura con su equipo, descubrirá más consideraciones que deben tenerse en cuenta. Como lo hacen, sepan que Dios los ha puesto en el papel que tienen por esta vez. Así que, pastoread con confianza el rebaño de niños que está bajo vuestro cuidado y vigiladlos, no porque debáis hacerlo, sino porque estáis dispuestos y deseosos de servirles (1 Pedro 5:2). La reapertura va a ser un trabajo duro, pero creo que habrá alegría en ello, porque nuestros equipos del ministerio de niños trabajarán una vez más juntos hacia esta meta.


Traducido por Wilmando Hernández