Oración

Orando como una iglesia por el mundo y tu ciudad

Artículo
03.04.2020

Si Dios gobierna sobre los reinos, entonces los reinos son nuestra preocupación; Esto es cierto para nuestros reinos inmediatos, nuestra nación, estado y ciudad, así como para los reinos de todo el mundo.

Esta verdad debería dar color a nuestras vidas de oración, de modo que ofrezcamos peticiones a Dios de cosas cercanas y lejanas. Deberíamos disciplinarnos para orar tanto por el mundo en general como por nuestra ciudad en particular. Lo que sigue son algunas reflexiones sobre cómo hacerlo.

ORANDO COMO UN «CRISTIANO GLOBAL»

Hace muchos años, Daniel Fleming escribió un libro llamado  Marcas de un cristiano global . Por «cristiano global», Fleming se refería a alguien que reconoce que Dios gobierna los reinos del mundo. Un cristiano global es alguien que tiene un interés vital en la obra mundial de Dios y ora por el avance ininterrumpido del reino de Dios. Para decirlo de otra manera, «los cristianos globales son discípulos del día a día para quienes la causa mundial de Cristo se ha convertido en su prioridad integradora y dominante».

A lo largo de la historia de la iglesia, los cristianos bíblicos siempre han sido cristianos globales. Sus ministerios han sido como el ministerio de Jeremías, que abarcó todo el mundo. Fue designado «sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar» (Jeremías 1:10).

Juan Crisóstomo (347-407 D.C) también fue un cristiano global. El gran predicador de Constantinopla oró durante mucho tiempo por la conversión de los bárbaros en los Balcanes. Cuando envió misioneros para evangelizar esa región, dijo: «Tenemos un Cristo completo para nuestra salvación; una biblia completa para nuestro personal; toda una iglesia para nuestra comunión; y un mundo entero para nuestra parroquia».

MI PROPIA EXPERIENCIA CON «LOS CRISTIANOS GLOBALES»

Personalmente, viví entre cristianos del mundo durante mi pasantía en la Iglesia Gilcomston South en Aberdeen, donde el reverendo William Still sirvió como ministro durante más de medio siglo (1945-1997). Durante dos horas todos los sábados por la noche, 60 o 70 cristianos se reunieron en Gilcomston para orar por el progreso mundial del evangelio. Comenzaron orando por toda Escocia, luego a través de las Islas Británicas, y luego a otro continente. Incluso después de dos horas de oración, el Sr. Still a menudo cerraba la reunión lamentando que algún continente u otro no hubiera sido incluido en la oración.

En 1992, era natural que un miembro de esa iglesia agradeciera a Dios por la forma en que había derribado la Cortina de Hierro del comunismo en Europa del Este. Por la forma en que oraron, estaba claro que creían que sus oraciones tenían algo que ver con el colapso del Imperio soviético. Tuve la tentación de apartar a uno de ellos y comentarle: «Sabes, fue un poco más complicado que eso. La economía mundial tuvo algo que ver con eso, sin mencionar la carrera armamentista y la bancarrota espiritual del comunismo. Se necesitaron más que tus oraciones para derribar el Muro de Berlín».

Estuve tentado a decir esas cosas, pero yo lo sabía. ¿Quién puede decir qué papel juega una iglesia de oración en los asuntos mundiales? Ir a Gilcomston un sábado por la noche era saber qué estaba pasando en el mundo. Las oraciones del pueblo de Dios realmente están en el corazón de lo que él está haciendo, y cuando la verdadera historia del mundo este finalmente escrita, casi seguramente descubriremos que creyentes como los de Aberdeen tuvieron una profunda influencia en los acontecimientos mundiales.

EL PROPÓSITO DE DIOS EN TODA LA HISTORIA Y TODOS LOS PUEBLOS

El estadista misionero David Bryant define a un cristiano global como alguien que cree que «Dios tiene un propósito mundial en Cristo que abarca toda la historia, toda la creación y todos los pueblos en todas partes, en especial aquellos que aún no han sido alcanzados por el evangelio». ¿Crees eso? ¿Crees que Dios tiene un propósito global en toda la historia y todos los pueblos en Cristo?

Si no eres un cristiano global, necesitas convertirte en uno de ellos. Comienza eligiendo un misionero o una parte del mundo para orar en tu familia o estudio bíblico. Obtén una copia de Operación Mundo de Patrick Johnstone   para ayudarte a saber por qué orar. Enseña a los niños a atravesar el mapa mundial en oración. Toma un interés vital en las noticias mundiales. Lee el periódico y escucha los noticieros de la noche con ojo y oído para la iglesia. Presta especial atención a las noticias de los países donde los misioneros que conoces están sirviendo. Es posible que no tengas el tiempo para dominar la política mundial, pero aún puedes convertirte en un cristiano global.

Recuerde la audaz afirmación de nuestro Señor Jesucristo: «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones» (Mateo 28: 18–19a).

Jesucristo es el señor de Afganistán y Albania. Es el rey de Zaire y Zimbabwe. No hay lugar en este mundo donde Cristo no sea Rey; por tanto, su pueblo debe ser gente de mentalidad global.

ORANDO POR TU CIUDAD… INCLUSO CUANDO ES BABILONIA

Pero, admitimos que somos personas de mentalidad global que viven en lugares particulares de hostilidad religiosa variable. Esta situación puede parecer nueva, pero no lo es.

Por ejemplo, cuando los judíos estaban exiliados en Babilonia, no sabían cómo orar por su nuevo hogar. Sin embargo, un salmo tendría que venir de inmediato a sus mentes:

Pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados los que te aman. Sea la paz dentro de tus muros, y el descanso dentro de tus palacios. Por amor de mis hermanos y mis compañeros, diré yo: la paz sea contigo. Por amor a la casa de Jehová nuestro Dios buscaré tu bien (Salmo 122: 6–9).

El lenguaje de este salmo hace eco del lenguaje de Jeremías 29: 7, donde Jeremías les dice a los judíos exiliados: «Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz».

El pueblo de Dios había orado durante mucho tiempo por la paz y la prosperidad de Jerusalén. Pero cuando se exiliaron, sorprendentemente, Jeremías les ordenó usar la misma liturgia para Babilonia.

ORANDO POR LA CIUDAD POSTCRISTIANA

La misma oración debería ofrecerse para cualquier ciudad postcristiana. Nota cuatro cosas al respecto:

Primero, ora por el bienestar común de la ciudad (por la paz de Jerusalén), pidiéndole a Dios que traiga justicia a los pobres y abundancia para todos dentro de los sistemas económicos de la ciudad.

Segundo, ora por la seguridad de la ciudad (la paz dentro de tus muros). Ora para que los ciudadanos se mantengan a salvo de daños y violencia en las calles. Y oren para que los criminales mismos sean transformados por el amor de Cristo.

Tercero, ora por la política de la ciudad (descanso dentro de tus palacios). Pídale al Señor que otorgue sabiduría e integridad a las autoridades que gobiernan la ciudad. Ora por la restauración de la dignidad al cargo público.

Cuarto, ora por la gente de la ciudad (La paz sea contigo). Ora por la bendición del Señor sobre todas las personas y todos los grupos sociales. Ora barrio por barrio, iglesia por iglesia, negocio por negocio y casa por casa por el bienestar de la ciudad.

Cuando era pastor en Filadelfia, tres veces al año los creyentes se reunían en Center City para dar un Paseo de Oración en el vecindario cerca de nuestra iglesia, la Décima Presbiteriana. Caminamos por las calles y le pedimos al Espíritu Santo guiar nuestras oraciones. Nos deteníamos en los edificios de apartamentos y orábamos por la salvación de quienes viven en ellos. Nos deteníamos en las escuelas y orábamos por los maestros. Nos deteníamos en las tiendas para orar por sus dueños. Nos deteníamos en las iglesias para orar por sus pastores. Nos deteníamos en las esquinas y orábamos por las prostitutas. Y nos deteníamos en las casas de los cristianos y orábamos por sus ministerios en la ciudad.

La oración no debería mantenerse dentro de las cuatro paredes de la iglesia o la casa. En cambio, sal a las calles a orar por la paz de tu vecindario porque la prosperidad de cualquier ciudad viene a través de la oración.

* * * * *

Nota del editor: este artículo ha sido adaptado del Comentario sobre Jeremías, de Phil Ryken (Crossway, 2012).


Traducido por Renso Bello.