COVID-19

¿Ha hecho el COVID-19 que 9Marks levante la bandera blanca en las iglesias multisitio y multiservicio?

Artículo
16.05.2020

¿Deberían las cuarentenas de COVID-19 y las restricciones gubernamentales a las reuniones de la iglesia impactar en la forma en que vemos la naturaleza de una iglesia y si se permiten o no los servicios o sitios múltiples?

Esta pregunta se vuelve especialmente pertinente con las reuniones en nuestras ciudades abriéndose de nuevo. Supongamos que su iglesia tiene cien miembros, y su estado dice que cincuenta personas pueden reunirse ahora. ¿Empieza a reunirse de nuevo dividiendo la iglesia entre dos o tres servicios?

LA IGLESIA DE CRISTO NO CAMBIA

Varios amigos me han hecho una versión de esta pregunta en los últimos días. Saben que mi nuevo libro, «Una Asamblea», se opone a la estructura multisitio y de servicio. Creo que la Biblia enseña que un grupo de cristianos debe reunirse regularmente para ser una iglesia. Lo que significa que los servicios de las 9 y las 11 de la mañana son ambas iglesias, al igual que los campus del norte y del sur, al menos tal y como la Biblia los ve.

Sin embargo, aquí estamos con muchas «iglesias» que actualmente se «reúnen» a través de llamadas de Zoom o que celebran «servicios» a través de livestream. ¿Eso me hace reconsiderar lo que escribí en Una Asamblea? ¿Cambian estas circunstancias la naturaleza de la iglesia?

No, en absoluto. Una iglesia es lo que la Biblia dice que es. Los comentaristas podrían declarar sin aliento: «Esta pandemia cambiará permanentemente la forma en que funciona el mundo: negocios, educación, comercio internacional, ser buenos vecinos, ¡incluso los apretones de manos!»

Pero no te dejes llevar por la publicidad. Jesús no está viendo el brote de COVID-19 desde el cielo, rascándose la cabeza y pensando, «Bueno, ahora eso cambia las cosas». La naturaleza de la iglesia permanece inalterada incluso en tiempos extraordinarios: se requiere una asamblea. Las circunstancias excepcionales no cambian eso.

Nuestro momento actual podría compararse con el de la iglesia con un tobillo roto. El tobillo roto sigue siendo un tobillo. El reto es simplemente averiguar cómo cojear sobre él.

En cuanto a cojear, ¿estoy diciendo que una iglesia no debería moverse a múltiples servicios o sitios en tiempos extraordinarios? De hecho, creo que una iglesia puede usar más de un servicio o sitio en esos tiempos temporalmente. Y la palabra clave es «temporalmente».

LA NATURALEZA DE LA IGLESIA, LA NECESIDAD DE LA REUNIÓN

Para que no pienses que me estoy contradiciendo, retrocedamos y pensemos en cómo el Nuevo Testamento usa la palabra «iglesia». Empezaré con una analogía. En el libro «Una Asamblea», sostengo que el NT usa la palabra «iglesia» como la gente de hoy en día usa la palabra «equipo». El equipo de béisbol de los Washington Nationals, por ejemplo, tiene que reunirse y jugar para ser un equipo. Dicho esto, podemos referirnos al equipo como un equipo incluso cuando no están reunidos para jugar, como cuando decimos, «El equipo condujo en autos separados hasta Nats Park». En otras palabras, podemos usar la palabra equipo para referirnos tanto a las personas reunidas para jugar como a las personas caracterizadas por la reunión.

Además, aplicando esto al momento actual, no diríamos que los Nats (campeones de la Serie Mundial de 2019, por cierto) ya no son un equipo porque actualmente están impedidos de jugar por la pandemia. Siguen siendo un equipo. Sólo diríamos que están pasando por un momento extraordinario. Dicho esto, cuanto más tiempo no puedan jugar, más se oxidarán como equipo. Y si la cuarentena durara, digamos, cinco años, sería difícil imaginar cómo quedaría mucho del equipo.

Entonces, para volver a la iglesia: No voy a mostrarles toda mi tarea bíblica aquí, ver Una Asamblea, pero creo que el Nuevo Testamento utiliza la palabra iglesia de esta misma manera. Puede referirse a la reunión del pueblo o a la gente caracterizada por la reunión. Por ejemplo, Pablo puede decir a los Corintios, «Cuando os reunís como iglesia» (1 Cor. 11:18), refiriéndose a la reunión del pueblo. O puede decir, «A la iglesia de Dios que está en Corinto» (1:2), refiriéndose a la gente que se caracteriza por reunirse regularmente (ver 1 Cor. 5:4; 11:18, 33; 14:23; Rom. 16:23).

En otras palabras, un grupo de cristianos se convierte en una iglesia, en parte, al reunirse regularmente. Sin embargo, habiéndose identificado así, podemos seguir refiriéndonos a esos miembros como una «iglesia» incluso cuando no están reunidos. De nuevo, como un «equipo».

Lo que significa que nuestras iglesias siguen siendo iglesias aunque no estén reunidas en la actualidad, como en los Washington Nationals. Dicho esto, el impacto acumulativo de no reunirse, con el tiempo, demuestra cuán esencial es la reunión en última instancia. Poco a poco, las relaciones en una congregación se vuelven más distantes. Su vida y desarrollo compartido disminuye. Y eventualmente -imagínense cinco años después- el hecho de que se llamen a sí mismos una iglesia significa muy poco.

TIEMPOS EXTRAORDINARIOS Y MEDIDAS EXTRAORDINARIAS

Ahora volvamos a la pregunta de los múltiples servicios o sitios. Aquí quiero decir básicamente, que las estaciones extraordinarias permiten medidas extraordinarias, siempre y cuando reconozcamos esas estaciones como extraordinarias, excepcionales, atípicas, irregulares. Cuando se rompe el tobillo, se pone un yeso y se camina con una muleta. No quieres vivir permanentemente con ese yeso y muleta, pero son útiles por un tiempo.

Piensa de nuevo en los Nacionales. Quizá pasen más tiempo en las jaulas de bateo o practicando el bateo y el campo sin que nadie corra las bases. Tal vez el entrenamiento ocurre a través de las llamadas de Zoom. Tal vez incluso dividirían al equipo en dos durante unos meses si eso les ayudara por una razón u otra. No lo sé. El punto es que todos entendemos cómo tales acomodaciones temporales podrían ser temporalmente útiles sin socavar la integridad del «equipo».

Creo que la Biblia también permite tales disposiciones temporales en el orden y la vida de una iglesia en momentos extraordinarios. Por ejemplo, normalmente deberíamos bautizar a la gente en la asamblea reunida de la iglesia, como enseña la combinación de Mateo 18:20 y 28:19-20 y el precedente de Hechos 2:41 ilustra. Sin embargo, en Hechos 8 encontramos algo excepcional. El Espíritu Santo arroja a Felipe en medio del desierto, donde se encuentra con un eunuco etíope que profesa el evangelio y pide ser bautizado. No hay ninguna iglesia en el lugar, pero Felipe lo bautiza.

De la misma manera, no pensaba en una pandemia cuando escribí Una Asamblea, pero ofrecí esta ilustración: Supongamos que se quema un edificio de la iglesia y, mientras se reconstruye, la congregación se reúne durante un año en una estructura más pequeña que la divide por la mitad. Estaría encantado de seguir afirmándolos como una iglesia, al menos durante una temporada limitada (ver página 110).

ALOJAMIENTOS SABIOS Y MENOS SABIOS

Dicho esto, creo que los pastores en esta situación de iglesia quemada deberían considerar las formas más y menos sabias de hacer adaptaciones. Después de todo, no querrían enseñar a sus miembros malas lecciones o causarles malos hábitos eclesiales.

Por lo tanto, los ancianos podrían animar a la gente a elegir uno de los dos (o más) servicios (o sitios) y comprometerse a ello durante el año. Podrían dividir a los ancianos entre los servicios. Podrían usar diferentes predicadores en cada uno. Francamente, esas congregaciones separadas podrían incluso tomar decisiones independientes sobre los miembros y los ancianos para el espacio de ese año. En efecto, actuarían como dos iglesias separadas para ese año, sabiendo que se unirían de nuevo y aceptarían las decisiones de membresía de cada uno cuando regresaran al nuevo edificio.

¿Por qué? Porque quieren hacer todo lo posible para ayudar a la iglesia a recordar que una iglesia es una reunión de cristianos que han hecho un pacto para ayudarse mutuamente a seguir a Jesús. Y la reunión semanal es como la mesa de la familia, donde miramos alrededor y pensamos, «Estos son los que me he comprometido a toda la semana». Así que aunque la iglesia está temporalmente dividida, los pastores deben buscar formas de enseñar y modelar las cosas correctas. Esto incluso querría pensar cuidadosamente en el lenguaje que usan al comienzo de los servicios. Tal vez digan, «¡Bienvenidos a esta reunión de la mitad de nuestra iglesia! Perdón por la interrupción temporal.»

En otras palabras, el objetivo de todos nuestros alojamientos es permanecer lo más cerca posible del modelo bíblico y señalar siempre a la gente hacia él.

RESUMEN

En resumen, hay una diferencia entre los alojamientos a corto plazo y las estructuras permanentes, sostengo en Una Asamblea (ver página 123). Los alojamientos a corto plazo no redefinen lo que es una iglesia (como un tobillo roto no redefine un tobillo). Y no quieres construir una iglesia sobre las adaptaciones a corto plazo. Pero puedes hacer un uso temporal de ellas. Un refugiado puede estar feliz de vivir en una tienda de campaña por una semana, menos feliz de hacerlo por una década.

Por esa razón, si una iglesia actualmente en cuarentena tiene la oportunidad de empezar a reunirse de nuevo, pero sólo en partes, creo que el Nuevo Testamento la deja en condiciones de hacerlo. Dicho esto, busquen maneras de limitar las malas lecciones y destacar las buenas.


Traducido por Wilmando Hernández

More articles tagged as: