Más temas

Deleitándose en la autoridad: cómo crear una cultura de complementarios felices

Artículo
23.05.2018

Si fuera un hombre, sería un plantador de iglesias.

Soy una líder fuerte con los dones y el temple esencial para el llamado. Salgo adelante al proyectar mi visión, haciendo discípulos, entrenando líderes, predicando la Palabra y evangelizando a los perdidos. He estado «pensando en sermones» desde que tenía quince años. No puedo evitar apuntar a posibles líderes. Constantemente me pregunto cómo alcanzar a mi comunidad. Es algo instintivo. Cuando escucho un sermón poderoso, siento la compulsión de predicar. Si alguien se va de la iglesia, no puedo dormir por la noche. Cuando estudio un texto, me obsesiono por la claridad teológica.

 Pero soy una mujer, una que cree que Dios ha hablado con autoridad en su Palabra sobre todos los asuntos relacionados con la vida y la piedad. Una mujer cuya conciencia está ligada a la convicción de que el ministerio de enseñanza autorizada de la comunidad del pacto de Dios está reservado para los hombres. Nunca plantaré una iglesia como el pastor principal [1], no porque sea incompetente o carezca de deseo, sino porque creo que la Palabra habla con autoridad sobre este asunto, y confío en el Dios que lo escribió. De hecho, me deleito en la autoridad de la Palabra, mi esposo y la iglesia local. Estoy convencido de que todo lo que Dios ordena, incluyendo varias esferas de autoridad, es el mejor plan posible para su gloria y mi bien. Soy lo que tú llamarías un complemento feliz. [2]

MOSTRÁNDOSE COMO UN COMPLEMENTO FELIZ

Lamentablemente, no todos se deleitan con la autoridad ordenada por Dios. Por un lado, la cultura pop ha hecho un buen trabajo al convencer a las mujeres de que la feminidad y la libertad sólo pueden encontrarse al deshacerse de los grilletes patriarcales de las generaciones anteriores para descubrir nuestro «verdadero y empoderado yo». Me dicen que mis sentimientos y los deseos son la principal fuente de autoridad. Incluso un incrédulo me alentaría a plantar una iglesia si eso significaba «seguir mi corazón». Hoy, en Portland, Oregón, donde vivo, ser una mujer fuerte es rechazar cualquier limitación sobre lo que puedo o debo hacer.

Por otro parte, algunas subculturas cristianas (particularmente líneas de fundamentalismo que sostienen una visión de complementariedad sospechosamente cercana a la subordinación) han creado mujeres miserables que afirman externamente convicciones complementarias mientras que internamente desprecian a la autoridad. Algunas han sufrido trágicamente abuso espiritual por parte de los líderes y ya no saben cómo reconocer una autoridad divina de un autoritario impío. Otras se sienten atrapadas por tradiciones humanas y limitaciones que las convierten en especie de animales enjaulados, incluso provocado por espectadores inocentes. Son erizadas que afirman el liderazgo masculino, pero se ofenden amargamente ante la más mínima alusión a la autoridad.

Quiero rechazar ambos extremos, incluso si esto invita a la desaprobación. Estoy cansada de disculparme por ser una mujer fuerte y a su vez, una complementaria conservadora. En un círculo, soy demasiada educada, demasiada teológica, demasiada obstinada y hago demasiadas preguntas. En otro círculo, soy demasiada conservadora, demasiada mojigata, demasiada restringida y no hablo lo suficiente.

Es hora de que la iglesia cree espacio en sus asambleas locales para mujeres fuertes que afirman alegremente la autoridad (por ejemplo, el liderazgo masculino y de los ancianos en la iglesia) mientras defienden más oportunidades para que las mujeres florezcan de acuerdo con sus dones y calificaciones. Imagina cómo se podría mostrar el evangelio al mundo que nos observa si las iglesias estuvieran llenas de mujeres de mentalidad bíblica que abrazaron la autoridad ordenada por Dios como una bendición en lugar de una carga. Este impulso contracultural ofrecería oportunidades continuas para compartir el evangelio con un mundo que está desesperado por la verdad.

¿CÓMO PUEDEN LOS PASTORES AYUDAR A LAS MUJERES QUE SON LÍDERES A DELEITARSE EN LA AUTORIDAD?

Pero, ¿cómo puedes hacer esto cuando la abrumadora voz de la cultura huele a sentimientos antiautoritarios? Las siguientes ideas no son ni nuevas ni exhaustivas, pero sí provienen de alguien cuya vida entera se ha visto directamente afectada por sus puntos de vista sobre la autoridad.

  1. Cultivar una visión alta de la Palabra de Dios.

Cualquier discusión sobre la autoridad debe comenzar y terminar con la Biblia. Iniciar en otro lugar es construir tu «casa teológica» en la arena. Con demasiada frecuencia, las personas comenzarán con un sermón de John Piper o un artículo de CBMW sin animar a las mujeres a lidiar con los textos bíblicos mismos. Pero solo la Palabra de Dios tiene el poder de penetrar en nuestro ser más profundo y arrojar luz sobre áreas que tratamos de ocultar desesperadamente, como nuestras predisposiciones antiautoritarias.

Fue una visión alta de la Palabra de Dios lo que me trajo a mis convicciones actuales. Al principio de mi caminata cristiana, me di cuenta de que tenía una pelea floja de «igualitaria versus complementaria». Me aplique a las Escrituras, deseando sinceramente saber lo que Dios dijo sobre los roles de liderazgo en la iglesia local. Llegué a la conclusión de que el oficio de enseñanza autorizada a la «comunidad del pacto» de Dios a lo largo de la historia redentora siempre ha sido y debe seguir siendo restringido a los hombres (por ejemplo, los sacerdotes en el Antiguo Testamento, los apóstoles durante la era apostólica y los ancianos en el Nuevo Pacto). Y después de llegar a esta conclusión, ¡sentí alegría! Dios me dio una clara convicción sobre este asunto, y el asunto se ha solucionado desde entonces.

Mi conciencia está cautiva de la Palabra de Dios. Y para hacer eco de Lutero, creo que actuar en contra de la conciencia no es seguro para mí, ni es una opción para mí.

Al señalar constantemente a la Palabra, los pastores pueden ayudar a las mujeres a convertirse en el tipo de personas que están controladas por convicciones bíblicas en lugar de preferencias personales o pragmatismo. Aliéntelas a buscar en las Escrituras y vea lo que Dios dice sobre las mujeres en el liderazgo. Discuta los textos centrales y debatidos y facilite el diálogo abierto. Cree entornos donde las mujeres puedan hacer preguntas mientras luchan con los problemas. Ayúdalas a pensar bien sobre las Escrituras y esté dispuesto a desafiar graciosamente cualquier noción preconcebida que pueda no estar enraizada en la Palabra. En última instancia, equípalas para tomar decisiones informadas basadas en una buena exégesis que conduzca a convicciones que glorifiquen a Dios.

  1. Cultive una visión alta de las mujeres.

Desde Génesis hasta Apocalipsis, el testimonio de las Escrituras es que tanto los hombres como las mujeres son seres creados con gran dignidad, mérito y valor. Y ambos tienen la gran responsabilidad de hacer visible al Dios invisible a través de su trabajo y servicio. La iglesia debería ser el lugar principal donde se exhibe la imagen gloriosa de Dios a través de hombres y mujeres que llevan a cabo la Gran Comisión junto con el amor y el respeto mutuos.

Con demasiada frecuencia, sin embargo, la iglesia ha devaluado a las mujeres al no proporcionarles la provisión para que sirvan y prosperen dentro de sus respectivos dones. Veo esto regularmente con mujeres que tienen capacidad de liderazgo y enseñanza. La iglesia puede tener una posición fuerte articulada en papel, pero funcionalmente no saben qué hacer con estas mujeres. . . entonces todos a menudo no hacen nada. Esto no es necesariamente malicioso o calculado; Creo que es solo el estado de las cosas en las iglesias conservadoras de hoy en día, pero es una que necesita una reforma continua. Como mujer dotada para dirigir, puedo decirle que no es útil de hecho, es confuso formar una teología de mujeres en el liderazgo que nunca se logra  implementar.

He estado en iglesias grandes iglesias «progresistas»— donde mi esposo y yo estuvimos de acuerdo con todo escrito en papel, pero no estaba permitido hacer nada en mi conjunto de dones. Resultó que una mujer joven sin hijos nunca podría enseñar a las mujeres. Esto revela una baja visión de las mujeres que es demasiado penetrante en muchas iglesias conservadoras complementarias. Las mujeres son una parte esencial del cuerpo, dotadas por el Espíritu para servir a la iglesia, y se las debe alentado a ministrar en todas las maneras que la Biblia lo permita.

Parte del buen liderazgo masculino ordenado por Dios es crear entornos en los que las mujeres se sientan valoradas, protegidas y alentadas a servir de la manera que Dios las ha programada. Demuestra a las mujeres que las valora al formar una teología robusta y bíblica de las mujeres en el liderazgo y luego en realidad impleméntalo. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Brinda oportunidades para que las aspirantes maestras reciban la capacitación adecuada para que puedan enseñar y predicar las Escrituras a otras mujeres. Quizás consideres uno de estos talleres de Simeon Trust para mujeres. [3]
  • Ofrece clases tipo-seminarios sobre Biblia básica, teología y formación espiritual para sus mujeres.
  • Da tiempo al «equipo de estudio bíblico de la mujer» cada semestre para repasar el plan de estudios y ayudarlos a enseñarlo bien.
  • Invita a retroalimentación de las mujeres sobre tus sermones, sobre la adoración, sobre la formación de grupos pequeños y sobre las clases de la Escuela Dominical.
  • Pregunta a las mujeres cómo puede servirlas mejor en la forma en que predican, oran y dirigen. En realidad, en promedio la mitad de tu congregación son mujeres, ¿por lo que no sería útil conocer las necesidades espirituales de las mujeres. . . de una mujer?
  • Haz que las mujeres hagan cosas como servir la santa cena, orar, leer las Escrituras o compartir sus testimonios al frente de la iglesia. No puedo decirle cuán alentador es cuando visito una iglesia y escucho a una mujer orar o leer las Escrituras. Esto comunica volumen a las mujeres sentadas en sus bancas.

Periódicamente pregúntate: «¿Están floreciendo las mujeres de mi congregación? ¿Se les están brindando varias oportunidades para servir? ¿Están siendo tratados como coherederos de la vida eterna y socios en el ministerio?».

Cada uno de estos puntos proviene de la práctica de mi iglesia local, una iglesia conservadora, que enseña la Biblia, centrada en el Evangelio, una iglesia Bautista. Recientemente le dije a mi pastor que sería complementaria donde sea que vaya, porque mi conciencia está ligada a las convicciones bíblicas, ¡pero sin duda él me facilita ser un complemento feliz!

He sido cristiana por quince años, y esta es una de las primeras iglesias donde el pastor principal me hizo sentir como una bendición en lugar de una carga por ser una mujer con mentalidad teológica. Han sido quince años luchando por encontrar mi lugar en la iglesia local, porque me hicieron sentir como una carga por la forma en que Dios me ha programado. No estoy buscando la autocompasión, pero sí creo que es triste.

Creo que muchas mujeres estarían más dispuestas a abrazar gentilmente la autoridad masculina en la iglesia si se sintieran valoradas por el liderazgo masculino y se les dieran oportunidades para servir a Jesús de maneras significativas. Pastores, les pido que utilicen su autoridad ordenada por Dios para ayudar a las mujeres líderes a florecer en tu iglesia. Haz que la autoridad sea una experiencia agradable para ellas.

¿CÓMO PUEDEN LAS LÍDERES FEMENINAS AYUDAR A LOS PASTORES A DELEITARSE EN LA AUTORIDAD?

Parte de ser un complemento «feliz» es ayudando a facilitar una cultura en la cual los líderes masculinos encuentran alegría al liderarnos. Deberíamos junto con todos los creyentes someternos a la autoridad de una manera que ayude a los líderes a cuidar nuestras almas «con alegría, y no quejándose» (Hebreos 13:17).

Seré la primera en confesar que no siempre he hecho esto bien. No puedo imaginar cuánta «quejas» he causado a mis pastores en el pasado. Pero, a través de mucho arrepentimiento y gracia, estoy creciendo. Aquí hay sugerencias útiles que he aprendido en el camino, principalmente a través de mi propio pecado y defectos:

  1. Ofrece a los demás una «categoría» para ti.  A menudo, las personas simplemente no están seguras de qué hacer con mujeres fuertes con mentalidad teológica. Amablemente ayúdalos a ver que eres una mujer que ama a Jesús, se deleita con la autoridad masculina y desea enseñar la Biblia a otras mujeres.
  2. Habla muy bien del liderazgo masculino en tu iglesia y hogar (si estás casada). Una de las cosas más dañinas que una mujer puede hacer es criticar públicamente a su pastor o esposo. Si realmente nos deleitamos en la jefatura masculina, nuestras palabras deberían reflejarlo.
  3. Busca formas de alentar a tus pastores y ancianos. Por ejemplo, cuéntales cuándo un sermón fue especialmente útil o mencione formas específicas en que estás orando por ellos.
  4. Agradece a tu liderazgo por las oportunidades actuales que las mujeres tienen para servir a la iglesia. Hazle saber que no pasa inadvertido.
  5. Se rápida en comunicarte y lenta en hacer suposiciones. Has saber que tiene una pasión por enseñar a las mujeres la Biblia, en lugar de asumir que el liderazgo lo sabe, y está reteniendo el papel intencionalmente. Muchos sentimientos heridos se basan en suposiciones falsas.
  6. Pregunte si hay o habrá alguna disposición para servir dentro de tus dones espirituales. Muestra una voluntad de ser entrenada y equipada en consecuencia. Demuestra a tu (s) pastor (es) que tú también estás dispuesta a servir fuera de tus dones para ayudar a la iglesia.

Mujeres, hagamos que la autoridad sea una experiencia agradable para los hombres que lideran sobre nosotras al ser una bendición para el cuerpo. Que nuestras palabras, acciones y actitudes los ayuden a ver su papel ordenado por Dios como una delicia.

ENCONTRAR LA LIBERTAD DENTRO DE LAS LIMITACIONES

El salmista declara: «Correré por la senda de tus mandatos y tú alegrarás mi corazón». (Salmo 119: 32).

Esto refleja en mi corazón el tema de la autoridad. Hace años, me incliné ante la sabiduría infinita de Dios sobre el tema de las mujeres en el liderazgo y descubrí que el camino bajo mis pies se amplió. Hay una deliciosa libertad para experimentar cuando uno acepta los límites dados por Dios. Mi conciencia es clara, mis convicciones son firmes y mi ministerio es significativo.

No estoy triste porque no soy y no podría ser un sembrador de iglesias o un pastor principal. No me siento restringida ni resentida. En cambio, me siento realizada. Someterme a la autoridad de la Palabra de Dios, específicamente a medida que se desarrolla en la iglesia local, me ha liberado para seguir el camino de los mandamientos de Dios. He encontrado una gran libertad dentro de la autoridad. ¿Y tú?

Whitney Woollard es escritora, conferencista y profesora de Biblia para mujeres en Portland, Oregón, donde ella y su esposo Neal asisten a Hinson Baptist Church. Tiene una maestría en Estudios Bíblicos y Teológicos del Western Seminary, y le encanta compartir su pasión por la Biblia y la buena teología con los demás. Puedes ver su trabajo en su página web, www.whitneywoollard.com


[1] Esta verdad no significa que las mujeres no puedan participar en las iglesias. Por supuesto que pueden. ¡Ellas deberían ser! Un equipo de plantación de iglesia incluiría mujeres capacitadas y equipadas en el grupo central. Estoy hablando del papel principal y de autoridad como plantador de iglesias.

[2] Un complementario mantiene la visión teológica de que los hombres y las mujeres son creados iguales en dignidad, merito y valor, pero que desempeñan papeles diferentes y complementarios en el matrimonio, la familia y la iglesia local.

[3] http://www.simeontrust.org/index.php?option=com_content&view=article&id=433&Itemid=556.

Traducido por Peter Mcmillan y R. Bello.