Liderazgo

En comunidades pobres, ¿importa la doctrina?

Artículo
30.07.2018

Hace unos años, yo (Mike) me senté a tomar un café con un viejo amigo de la universidad y le escuché explicar cómo su visión del ministerio había cambiado desde que éramos estudiantes. Ahora estaba en el liderazgo de los ministerios universitarios en varios campus universitarios locales y estaba explicando su decisión de no ser tan «cruzados” —su palabra— como habíamos estado quince años antes: «Sabes, Mike, preferimos no ser tan…doctrinal. La cruz es importante, eso es seguro. Pero no queremos quedarnos atascados en los argumentos del siglo XVI sobre la expiación. Después de todo, Jesús usó muchas imágenes diferentes para describir su salvación, cosas como una semilla de mostaza que crece. Queremos difundir el reino de Dios proclamando buenas nuevas a los pobres y libertad a los cautivos. Hay un buen trabajo por hacer, así que no podemos quedarnos atascados en la teología».

Dejando aparte por un momento si el apóstol Pablo estaría de acuerdo con las prioridades de mi amigo — ya que declaró a los corintios que no quería saber nada entre ellos sino que el reino de Dios se extendía como una semilla de mostaza…oh, aguarda!..Bueno, no importa en este momento [1 Cor. 2: 2] —, ¿qué pasa con su punto más grande? Su posición no es sin mérito.

Digamos, a título ilustrativo, que estás en un barco navegando a una ciudad lejana para advertir a la gente de la inminente condena. Si no llegas a tiempo, todo el mundo muere. Vale decir que quieres que tu barco navegue lo más rápido posible. Evitas cualquier exceso de carga que pueda ralentizar su progreso. No pierdes el tiempo preocupándote por cubiertas limpias o latón pulido. La urgencia de la tarea requiere que tú operes con eficiencia y afinidad.

La gente como mi amigo sostiene que la urgencia de la misión cristiana nos obliga a recortar nuestras velas teológicas y a deshacernos de la carga pesada de la precisión doctrinal. Este tipo de fletes sólo provoca disputas y enfrentamientos entre personas que deben trabajar juntas. Si la gente está sufriendo, los pobres están oprimidos, y los cautivos están atados, ¿por qué escribir libros y celebrar conferencias y discutir sobre el significado de unas pocas palabras?

Hay un punto legítimo aquí. La Iglesia   estaría mejor si los cristianos pasan menos tiempo discutiendo en Internet acerca de infralapsarianismo(1) y más tiempo hablando con sus vecinos acerca de Jesús. Pero eso no significa que las iglesias que buscan llegar a los pobres y necesitados deben arrojar convicciones y conversaciones sobre teología.

La doctrina no es carga en el barco. Es el casco y el mástil. La doctrina de una iglesia determina el carácter y la calidad de su testimonio. Su teología configura sus objetivos y la forma en que trata de alcanzar esos objetivos.

Así que la pregunta es la siguiente: ¿es necesario que los discípulos hagan que las iglesias conozcan y enseñen la doctrina? ¿Podemos lograr esos objetivos gemelos simplemente demostrando el amor de Cristo y trabajando para renovar nuestras comunidades a través de actos de servicio? Seguro parece improbable. En cambio, lo que vemos en el Nuevo Testamento es que la teología es esencial para todos los aspectos de la vida de una iglesia. Consideremos dos: la salvación y la santificación.

LA SALVACIÓN REQUIERE DOCTRINA

Los críticos de la necesidad doctrinal, a veces sarcásticamente observan que seguramente Dios no va a abrir la cabeza de las personas en el último día para asegurar que las fórmulas doctrinales correctas están dentro. No, probablemente no. Pero él les preguntará algo como: «¿Estabas confiando en mí? El real y verdadero yo, y no una versión hecha de mí?» En otras palabras, Dios está muy interesado en si estamos confiando en ciertas verdades, porque con Dios la verdad doctrinal es la verdad personal.

Para experimentar la salvación de Cristo, una persona debe creer y confiar en verdades reales acerca del Dios verdadero. Si alguien no se ha vuelto con todo su corazón a Dios y confía en él, no puede ser salvo (Romanos 10: 13-17). ¡La doctrina es necesaria para la salvación!

Esta es la razón por la cual, cuando los apóstoles iban haciendo discípulos, no se negaron a predicar mensajes doctrinales. Mire todos los temas doctrinales que ellos y otros cubrieron para las multitudes incrédulas en el libro de Hechos:

  •    El Espíritu Santo (2: 14-21)
  •    La soberana providencia de Dios (2:23; 17:26)
  •    La resurrección de Cristo (2: 24-32; 3:15)
  •    La crucifixión de Cristo (8: 32-35; 13: 28-29)
  •    La manera en que el Antiguo Testamento señala a Jesús (3: 22-24; 7: 2-53; 28:23)
  •    La realidad del juicio venidero (10:42; 17:31; 24:25)
  •    La exclusividad de Cristo (4:12; 19:26)
  •    Dios el Creador (14: 15-17; 17:24)
  •    La autosuficiencia de Dios (17: 24-25)
  •    El reino de Dios (19: 8; 28:23)

Los apóstoles entendieron que para que los incrédulos llegaran al arrepentimiento y la fe en Cristo, ellos necesitaban entender ciertas verdades acerca de Dios y su salvación por medio de Cristo.

De hecho, cuando Jesús aparece en un sueño a un Pablo desalentado, le dice: «Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma» (Hechos 23:11). ). Jesús resume todo el ministerio evangelístico de Pablo, tanto a judíos como a gentiles, como testificando hechos sobre él. Eso es lo que Pablo hizo; él iba de pueblo en pueblo transmitiendo hechos acerca de quién era Jesús y qué hizo.

Es difícil reconciliar este cuadro de la tarea evangelística de la iglesia con la afirmación de que nuestro testimonio debe ser impulsado principalmente por actos de amor y misericordia hacia los necesitados. El hecho es que el mundo puede ver a los cristianos servir la sopa o pintar graffitis durante mil años, y nunca llegarán a la conclusión de que Jesús murió por sus pecados y resucitó. Debemos abrir la boca y hablar el contenido del evangelio al mundo, o nadie será salvo.

LA SANTIFICACIÓN REQUIERE DOCTRINA

Algunos podrían sentirse tentados a creer que una persona necesita una cantidad básica de doctrina para convertirse en cristiana, pero que la mayoría de la «doctrina» es innecesaria para crecer como cristiano. En su lugar, necesitamos obtener el negocio de vivir como Jesús en nuestras comunidades.

Pero resulta que los autores de las Escrituras no comparten ese punto de vista. Una y otra vez, la Biblia ancla acciones correctas y comportamientos y actitudes para el pueblo de Dios en doctrina correcta.

Mira estos ejemplos:

  •    Los diez Mandamientos. Este es el abuelo de todos ellos: la Gran Lista de cómo vivir. Sin embargo, ¿qué sucede inmediatamente antes de estas instrucciones para la vida piadosa? Un pedazo de teología: «Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud». (Éxodo 20: 2). ¿Por qué los israelitas no tendrían otros dioses? Porque el Señor los libró de la esclavitud.
  •    Ama a tus enemigos. ¡Aquí hay una orden que logra que nuestras corrientes de transformación del evangelio fluyan! Pero observen que Jesús fundamenta tal amor activo en la teología: «Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos. Porque hace salir su sol sobre lo malo y sobre lo bueno, y lanza lluvia sobre justos e injustos» (Mateo 5: 44-45). ¿Por qué debemos amar a nuestros enemigos? ¡Porque Dios, nuestro Padre, es un Dios amante del enemigo!
  •    Sé santo. Se supone que los cristianos son santos. ¿Por qué? De nuevo, un apóstol nos lleva a la doctrina: «Como hijos obedientes, no se conformen a las pasiones de vuestra ignorancia anterior, sino que como el que os llamó es santo, también vosotros sois santos en toda vuestra conducta» (1 Pedro. 1: 14-15). No nos conformamos con las pasiones que una vez nos gobernaron a causa de la santidad de Dios.
  •    Las cartas de Pablo. Finalmente, la estructura de las cartas de Pablo fundamenta mandamientos en verdades. Pablo quiere que los destinatarios de sus cartas  presenten sus cuerpos en sacrificio vivo (Romanos. 12:1), se pongan el nuevo hombre (Efesios 4:24), y caminen en Cristo Jesús (Col. 2: 6). Pero tales órdenes vienen sólo después de largas discusiones de doctrina. Pablo da a estas iglesias educación en cosas como justificación y glorificación, tipología y liderazgo (Romanos 5: 12-17; 8:30), elección y predestinación (Efesios 1: 4-6), la depravación del hombre (Efe 2: 1-3), y la cristología (Colosenses 1: 15-20).

La obediencia cristiana, incluyendo el sacrificio de alcanzar a los necesitados, debe estar anclada y motivada por el carácter y la actividad de Dios. Quite el ancla y usted puede permanecer en el mismo lugar por un rato, pero pronto el viento y las ondas le empujarán lejos. Esta actividad sacrificial pronto se detendrá.

Cuanto más sabemos acerca de Dios, más nos moveremos a la obediencia. ¿Cuántas personas han orado una oración en una iglesia o en una sala de misiones, pero nunca se movieron porque no se les enseñó algo de la verdadera carne doctrinal de la fe? ¿Cuántos cristianos están atrapados en patrones de egoísmo y pereza y pecado porque no han sido desafiados a considerar el carácter de Dios y sus implicaciones para su vida?

PERO ESPERA UN MOMENTO. . .

Una objeción que escucho de vez en cuando es que las comunidades pobres típicamente tienen menos acceso a una educación de calidad, lo que significa que las personas en esas comunidades no tienen las herramientas necesarias para aprender la doctrina. Si las personas no viven en un ambiente donde la lectura y el estudio son normales, o si el analfabetismo está muy extendido, no se les puede enseñar complicados conceptos teológicos. Si lo intentas, dispararás sobre sus cabezas y perderás su interés.

Sinceramente, tales actitudes me parecen paternalistas y condescendientes. Los pobres son pobres, pero no son estúpidos. Son tan capaces de entender el carácter y los caminos de Dios como cualquier otro. Pablo no escribió sus cartas a la facultad de un seminario. Sus lectores generalmente no eran ricos, privilegiados o bien educados. Y los israelitas que salían de Egipto no tenían títulos avanzados en teología, pero Dios no vaciló en contarles todo tipo de cosas profundas y complicadas acerca de sí mismo.

Los pobres pueden captar verdades profundas. He visto que esto es cierto en la iglesia que sirvo en los Estados Unidos, y vi lo mismo del trabajo en el contexto de Mez en Edimburgo.

Considera a Gordon: Tiene cuarenta años. Nunca terminó la escuela secundaria y nunca había leído un libro en su vida antes de su conversión. No tenía ninguna experiencia previa con la iglesia o el cristianismo. Era alfabetizado, pero sólo a un nivel que le permitía leer un periódico. Cuando Gordon vino por primera vez a la iglesia de Mez, dijo que la enseñanza estaba sobre su cabeza. Voy a dejar que lo explique en sus palabras:

«Antes de ser salvo, no podía entender lo que se decía en la Biblia. Ahora es como si me llamara y me atrajera. Creo que es el Espíritu Santo. Me encuentro pensando en las profundas cuestiones de la vida de una manera que nunca lo había hecho antes. Sólo quiero leer todo el tiempo. Aunque me perdí con las grandes palabras teológicas, estaba decidido a aprenderlas. Quería amar a Dios más. Quería conocerlo más. Lo que ayudó fue tener buena gente a mi alrededor que me lo explicó todo sin ser condescendiente conmigo. En la escuela, si una cosa era demasiado difícil, entonces me rendía. Ahora bien, aunque aprender algunas de estas cosas me hacen doler la cabeza, he aprendido a perseverar y tener paciencia conmigo mismo».

Antes de la fe en Cristo, Gordon no podía mantener un trabajo a tiempo completo. Él era adicto a las drogas fuertes y vivió una vida caótica. Dice que no podía quedarse quieto por más de dos minutos. Ahora se sienta y escucha un sermón de cuarenta minutos sin ningún problema y le encanta estudiar la Biblia en cada oportunidad.

No debemos vender la idea de que las personas son cortas porque no están educadas o bien instruidas. Por supuesto, usted tendrá que ajustar sus métodos pedagógicos si está trabajando con personas que son completamente analfabetos o con discapacidad mental. Pero todos los buenos maestros ajustan su material al nivel de sus oyentes. En nuestra experiencia, todavía tenemos que pasar a través de un tema doctrinal que era al momento,  simplemente demasiado complicado para que la gente necesitada lo entendiera. Si enseña doctrina claramente y bien, confiando en el Espíritu Santo, el pueblo de Dios querrá aprender y crecer a partir de ella.

CONCLUSIÓN

¿Hacer un compromiso con la enseñanza y entendimiento de la doctrina dificultan la difusión del evangelio en lugares difíciles? Apenas. De hecho, nuestra comisión de hacer discípulos y enseñarles a obedecer al Señor Jesús no puede lograrse sin tal compromiso. No es suficiente demostrar el amor de Jesús a una comunidad en necesidad. No es suficiente trabajar duro para ver las estructuras sociales renovadas y reparadas. Debemos hablar las verdades reales del evangelio, o solamente traer gloria a nosotros mismos y dejarlos en su pecado y culpabilidad.


(1)     EL INFRALAPSARIANISMO: conocido algunas veces como sublapsarianismo, sugiere que el decreto de Dios de permitir la caída lógicamente precede a su decreto de elección. Así es que cuando Dios escogió al elegido y pasó por alto al no-elegido, El los contemplaba como criaturas caídas.

Nota del editor: Este artículo es un extracto editado del nuevo libro de Mike y MezLa Iglesia en Lugares Difíciles © 2016.   Utilizado con permiso de Crossway, un ministerio editorial de Good News Publishers, Wheaton, IL 60187, www.crossway.org.

Traducido por Renso Bello, Venezuela.