Pastoreo

Seis Formas de Equipar a Su Iglesia Para «Hacer El Bien» en Las Redes Sociales

Artículo
11.09.2021

La mayoría de los pastores tienen varios momentos cada semana en los que sacuden la cabeza con tristeza por algo que han visto publicar a un miembro de la iglesia en las redes sociales. El último año, —en el que los feligreses pasaron menos tiempo en compañerismo cara a cara y más tiempo que nunca en «compañerismo» con la mafia de las redes sociales, —ha empeorado el problema. ¿Qué pueden hacer los líderes de la iglesia al respecto? Claramente, una frontera urgente en el discipulado del siglo XXI es el área de los hábitos de los medios y el comportamiento en línea. ¿Pero dónde empezamos?

Mi nuevo libro, (La pirámide de la sabiduría: alimentando tu alma en un mundo a espaldas de la verdad). (Crossway), es un intento de ofrecer una rúbrica para dar forma a mejores hábitos en la era digital. Lo que la «pirámide alimenticia» es para nuestra salud física, la «pirámide de la sabiduría» es para nuestra salud espiritual, una guía sobre qué consumir y no consumir, y en qué proporciones, para evitar enfermedades y volverse más saludable. Si recuerdas la pirámide alimenticia, recordarás que la categoría superior mostraba los alimentos menos importantes y más peligrosos: grasas, aceites y dulces. «¡Utilizar con moderación!» dijo la pirámide. ¿Puedes adivinar qué se encuentra en la cima de la pirámide de la sabiduría? El Internet y las redes sociales. Está bien en pequeñas dosis, pero si es un elemento básico de tu dieta, seguramente te enfermará.

Por imprudentes y tóxicos que puedan ser estos espacios, ahora son una parte inevitable de la vida. En lugar de llamar a nuestras congregaciones para que destruyan sus teléfonos inteligentes, desconecten el acceso a Internet y vivan fuera de la red, los pastores tienen que encontrar formas de guiarlos hacia la salud y la sabiduría en la era digital. Después de todo, estarán en las redes sociales tanto si queremos como si no. Por eso debemos ayudarlos a vivir sabiamente —y cristianamente— en estos espacios.

Con ese fin, aquí hay seis sugerencias sobre cómo los creyentes pueden dar buenos frutos en las redes sociales.

1. Visita, pero no vivas allí

Este es, con mucho, el consejo más importante porque gran parte de nuestro dolor y locura simplemente proviene de la cantidad excesiva de tiempo que pasamos en las redes sociales. Muchos de nosotros hemos invertido la pirámide de la sabiduría y hemos hecho de las redes sociales la base de nuestra dieta. No es de extrañar que estemos enfermos. Cuando vivimos en las redes sociales, nuestras percepciones del mundo se desvían y nuestra salud espiritual se ve afectada. Al igual que la categoría de postres de la pirámide alimenticia, las redes sociales se consumen mejor en pequeñas dosis.

2. Ve con un propósito. Evita el desplazamiento sin rumbo fijo

Una de las dinámicas más aterradoras de la era de Internet es lo condicionados que nos hemos convertido para ir a las redes sociales simplemente por hábito, no porque tengamos una razón convincente. Cuando tenemos 30 segundos en nuestro automóvil, nos detuvimos en un semáforo en rojo, sacamos nuestros teléfonos y comenzamos a desplazarnos. Cuando estamos esperando el metro, o simplemente por nuestro café con leche en la cafetería, hacemos lo mismo.

Pero cuando nos desplazamos sin rumbo fijo, somos pasivos y vulnerables a donde quiera que los algoritmos quieran llevarnos. Sin un propósito real en mente, haremos clic en cualquier cosa que parezca interesante. El vagabundo digital busca problemas. No abras tu teléfono sin un plan.

3. Calidad sobre cantidad

El consejo de Cal Newport sobre minimalismo digital es acertado. Él pide «una filosofía de uso de la tecnología en la que centre su tiempo en línea en una pequeña cantidad de actividades cuidadosamente seleccionadas y optimizadas que respalden firmemente las cosas que valora, y luego felizmente se pierda todo lo demás». En un mundo donde tu tiempo es escaso y todo está compitiendo por tu atención, no seas un consumidor pasivo. Siéntate feliz de pasar por alto la mayor parte, confiando en que una cantidad menor de platos excelentes y curados, recomendados por personas en las que confías, será mejor para tu dieta que una gran cantidad de bocadillos casuales y aleatorios compartidos por extraños.

4. ¡Ve más despacio!

Muchos problemas en las redes sociales provienen de la velocidad: noticias informadas al azar (a menudo de manera destructiva); noticias falsas compartidas sin crítica o teorías de la conspiración; tomas calientes escritas apresuradamente con poco o ningún valor nutritivo. La mayoría de las veces, las «tomas en frío» cuidadosamente consideradas son más útiles, incluso si obtienen muchos menos clics.

La velocidad también es traicionera cuando se trata de publicar tu opinión en las redes sociales. Rara vez logra más que avivar una llama que se propaga rápidamente. A menudo nos subimos al tren de las redes sociales antes de darnos cuenta de que tiene un eje roto. Tómate el tiempo para investigar la verdad y considera la sabiduría de algo antes de compartirlo. Considera el impacto probable de tus palabras antes de publicar. Recuerda la sabiduría de las Escrituras: «Sé lento para hablar» (Santiago 1:19).

5. Diversifica tu contenido

Una de las principales razones por las que estamos en una «crisis de la verdad» es que el espacio infinito de la información anima a las comunidades y cámaras de eco a formarse y encontrar «pruebas» de cualquier ideología determinada. Los algoritmos sociales agravan el problema al alimentarnos más de lo que nos gusta, atrincherándonos aún más en burbujas de realidad preferida. Una forma en que los cristianos pueden luchar contra esto es buscar intencionalmente fuentes y voces que no se limiten a confirmar su prejuicio. Debemos poblar nuestros «feeds» o contenidos, con fuentes que representen una variedad de perspectivas (política, cultural, geográfica, racial, etc.) aprovechando la plataforma de Internet de voces que de otro modo no tendríamos la oportunidad de escuchar.

6. Comparte lo bueno

Gran parte de nuestra actividad en las redes sociales es más destructiva que constructiva. ¿Qué pasaría si más personas usaran las redes sociales para celebrar lo bueno en lugar de aumentar el ruido con tweets de odio y diatribas de gatillo feliz? ¿Qué pasaría si usáramos nuestras plataformas para elogiar a los demás en lugar de promover nuestros propios puntos de vista y señalar nuestra propia virtud? ¿Qué pasa si pasamos más tiempo honrando públicamente a las personas que conocemos que avergonzando públicamente a las personas que no conocemos?

Internet puede ser un lugar sombrío, desalentador y a menudo oscuro, pero también puede ser un lugar donde se descubre la verdad, se celebra la belleza y la bondad se vuelve viral. Los pastores y líderes cristianos deben modelar un comportamiento que se parezca más a este último, y deben guiar a sus congregaciones para que hagan lo mismo.

 

Traducido por Eliezer Arriojas

* * * * * 

Nota del editor: este artículo se ha extraído parcialmente del nuevo libro de Brett, (La pirámide de la sabiduría: alimentando tu alma en un mundo a espaldas de la verdad).