Pastoreo

«Mira, es el trabajo de la Iglesia»

Artículo
04.08.2020

Con mucha frecuencia, los hombres llamados al ministerio del evangelio se gradúan del seminario con un record estelar, pero entran al pastorado desorientados.

Agradecidos, salen del seminario con conocimientos de gramática griega y hebrea, historia de la iglesia y teología sistemática. Son capaces de declinar sus sustantivos y analizar sus verbos. Saben lo que sucedió en el Concilio de Calcedonia y su efecto en la doctrina de Cristo. Todo esto es genial.

¿Pero están listos para las responsabilidades multifacéticas de ser un pastor?

Muchos se encuentran rápidamente en dificultades con sus iglesias, no por errores teológicos o fallas morales, sino por falta de desarrollo de liderazgo y habilidades de relaciones. No es que su entrenamiento teológico fuera innecesario o incorrecto; Es solo incompleto.

Estoy convencido de que la capacitación para el ministerio pastoral, como se practica actualmente en los Estados Unidos, no prepara adecuadamente a los pastores llamados por Dios para el servicio en nuestras iglesias. Por tanto, recomendaría un regreso a la capacitación teológica basada en la iglesia para aquellos llamados al ministerio pastoral.

Jesús, el maestro supremo, es nuestro modelo para equiparnos en el ministerio. Durante tres años, equipó a doce hombres comunes para el ministerio del reino. Día tras día estaban con Jesús mientras enseñaba sobre el reino de Dios. Aprendieron a orar, sanar a los enfermos y expulsar demonios observando a Jesús en acción. Los discípulos disfrutaron de la capacitación en el trabajo en su mejor momento.

ENTRENAMIENTO TEOLÓGICO EN CASA

Fueron estas convicciones las que me llevaron en 1980 a comenzar una reunión semanal con un grupo de estudiantes de la Universidad de Auburn (que está cerca de mi iglesia, Lakeview Baptist) que habían sido llamados al ministerio del evangelio.

Cada semestre selecciono un tema para estudiar. En los últimos 28 años hemos estudiado evangelismo, predicación, misiones, liderazgo, apologética, teología, oración, ministerio pastoral y mucho más. Cada clase comienza con la «lección antes de la lección». Identifico algún problema actual en Lakeview Baptist y explico cómo, por la gracia y la sabiduría de Dios, la iglesia está lidiando con el problema. De esta manera, los jóvenes tienen una visión interna de cómo funciona una iglesia sana.

Además de la clase semanal en curso para los estudiantes de la Universidad de Auburn, nuestra iglesia, en conjunto con el Seminario Teológico Bautista del Sur, ofrece una pasantía. Desde 1996, hemos aceptado una cohorte de seis a diez pasantes cada tres años que trabajan junto al personal de equipamiento de Lakeview Baptist Church. Estos pasantes también están matriculados en el Seminario.

Durante sus tres años con el personal, nuestros pasantes reciben una educación teológica clásica mientras trabajan para obtener el grado de maestría en divinidad. Los miembros de la facultad del Seminario del Sur viajan a Auburn cada semestre, cuatro a cinco veces, para enseñar. También enseño una clase cada semestre, excepto el sexto semestre.

ENTRENAMIENTO PRÁCTICO EN CASA

Si bien sus estudios teológicos formales son fundamentales para su preparación para el ministerio, el distintivo que se ofrece en Lakeview es la capacitación práctica proporcionada por el personal de nuestra iglesia. Es aquí donde lo teórico se vuelve práctico y se desarrolla en la vida de la iglesia.

Cada semestre se asigna un pasante para ser asesorado por dos miembros del personal de equipamiento de Lakeview. En el transcurso de tres años, trabajará bajo el personal en las áreas de oración y evangelismo, cuidado congregacional, misiones, música, internacionales, familias, preescolar, niños, jóvenes, universidades y administración.

Por ejemplo, cuando un interno pasa su semestre con el ministerio preescolar, aprenderá la teología sobre la cual se establece el ministerio preescolar. Aprenderá el sistema de seguridad preescolar que protege a los niños de los depredadores. ¡Y aprenderá a cambiar los pañales de los bebés en la guardería! En este punto, el entrenamiento práctico adquiere completamente un nuevo significado.

CADA DIMENSIÓN DE LA IGLESIA

Nuestro propósito es exponer a los pasantes a todas las dimensiones de la vida de la Iglesia Bautista Lakeview. Se sientan en la mayoría de las reuniones de personal y diáconos. Observan (y hasta cierto punto participan) los desafíos de trabajar con los líderes de la iglesia semanalmente. Son testigos de primera mano de los pastores y diáconos que batallan en oración para conocer la mente de Cristo en situaciones de la vida real. Están expuestos al funcionamiento más profundo de la vida de la iglesia con toda su agonía y gloria. Estos tipos de experiencias no pueden ser captados en un salón de clase, pero nuestros pasantes las experimentan semana tras semana.

El verano siguiente a su primer año, nuestros pasantes sirven con la Junta de Misiones de América del Norte en la plantación de iglesias. (Las primeras cuatro clases sirvieron, respectivamente, en Pensilvania, Maryland, Nevada y Nueva York). El verano después de su segundo año, trabajan con la Junta de Misiones Internacionales. (Las primeras cuatro clases sirvieron, respectivamente, en Costa Rica, Ghana y varios lugares en África Subsahariana). Estas experiencias de misiones interculturales han demostrado ser muy efectivas al darles la pasión de declarar la gloria de Dios a todos las Naciones.

¡QUE OBTENGO DE ESTO!

Como su pastor y mentor principal, confieso que he encontrado que el ministerio de mentorear a futuros pastores y misioneros es extraordinariamente gratificante. Ser capaz de multiplicar mi ministerio en la vida de la próxima generación es un privilegio por el cual doy gracias a Dios.

A veces me deja agotado, pero la satisfacción de ver a hombres llamados por Dios salir a servir a Cristo y a su iglesia bien vale todo el tiempo y la energía. Recomiendo a mis compañeros pastores el trabajo de mentorear a la próxima generación de líderes de la iglesia para la gloria de Dios y la edificación de la iglesia de Cristo.


Traducido por Renso Bello.