Pastoreo

¿Cómo puedo ayudar a los miembros temerosos y a los miembros despectivos a llevarse bien?

Artículo
29.05.2020

Para más recursos relacionados con COVID-19, visite nuestra sección: COVID-19 y La Iglesia.


Todos los pastores conocen el viejo adagio: no puedes complacer a todos. Eso es ciertamente real cuando se trata de decidir cuándo empezar a reunirse de nuevo para la adoración corporativa en medio de una pandemia global.

Si me permite generalizar, creo que es probable que el 80 por ciento de los miembros de su iglesia entienda que no hay una respuesta clara a esta pregunta. Saben que hay buenos argumentos en ambos lados, y están dispuestos a someterse a lo que usted y sus compañeros decidan en oración que es lo mejor para la iglesia.

Pero entre el resto, el 10 por ciento no cree que debería haber dejado de reunirse para el culto en primer lugar, y el 10 por ciento no puede creer que ni siquiera está pensando en reanudar el culto corporativo en un futuro próximo. Este es mi consejo para el pastoreo de la minoría vocal:

  • Escuchar primero, hablar después. El Apóstol Santiago nos enseña a ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para la ira (Santiago 1:19). Desafortunadamente, nuestros corazones pecadores han sido provocados por las normas sociales modernas que han reemplazado el diálogo respetuoso con el grito o la «posesión» de aquellos que no están de acuerdo con nosotros. Como pastores, podemos establecer el tono para nuestros miembros escuchando pacientemente tanto a los miembros despectivos como a los temerosos, entendiendo que nosotros mismos vamos a ser más comprensivos con un lado que con el otro.
  • Aprovechen esta oportunidad para enseñar. Nuestra cultura ve cada vez más todo en términos binarios, pero no todos los temas se descomponen en bien o mal, como por ejemplo cuándo reanudar el culto corporativo en medio de una pandemia. Debemos ayudar a nuestros miembros a entender que no hay mandatos bíblicos que traten directamente con ese tema, por lo que debemos tratar de aplicar la sabiduría, y debemos dar a cada creyente la libertad de obedecer a su conciencia. Algunos se presentarán el día que se abran las puertas; otros no podrán asistir durante semanas o meses por cualquier número de razones. Cada uno debe estar plenamente convencido en su propia mente (Rom. 14:5).
  • Fomentar el diálogo en oración entre los miembros de la iglesia que no estén de acuerdo. El amor a Dios y a los demás es la marca que define al cristiano (Juan 13:35), y es poco amoroso juzgar a los hermanos sin hablar con ellos. A través del diálogo en la oración, un miembro despectivo puede aprender que un «miembro temeroso» puede desear genuinamente reunirse, pero está cuidando a su madre anciana y no quiere ponerla en peligro. A través del diálogo en oración, un miembro temeroso puede aprender que un «miembro despectivo» desea honrar el mandato bíblico de no abandonar la reunión, y está ofreciendo su tiempo para limpiar personalmente todas las superficies duras del edificio de la iglesia para que sea una experiencia más segura para todos. A Satanás le encanta la división, pero la conversación rompe los muros que construimos en nuestros corazones y mentes hacia los demás.

No puedes (y no lo harás) complacer a todos. Pero si escuchas, enseñas y fomentas la conversación en oración, puedes descubrir que Dios usa esta oportunidad de división para fortalecer la unidad de tu iglesia.


Traducido por Wilmando Hernández