Pastoreo

Cinco Razones para Pastorear una Iglesia Antigua, Incluso con Todos sus Problemas

Artículo
23.11.2021

Conducir un auto nuevo es mucho más emocionante que subirse a su cacharro de 15 años, y entrar en una casa nueva es mucho más gratificante que volver a tu casa que necesita reparaciones, con tu lista de cosas que hacer. Así que lo entiendo: comenzar una nueva iglesia es emocionante, especialmente cuando se compara con tomar una iglesia establecida con todos sus problemas.

De acuerdo, la plantación de iglesias ha parecido estar de moda durante los últimos veinte años. Pero quiero tomarme un momento para ofrecer cinco razones que los pastores aspirantes y actuales deberían considerar antes de decidir plantar una iglesia.

CINCO RAZONES PARA SER PASTOR DE UNA IGLESIA QUE YA EXISTE

1. Muchas iglesias establecidas desean ansiosamente un pastor vocacional

Vivo en el este de Texas y conozco varias iglesias sin un pastor principal. En pocas palabras, estas iglesias están listas para ser cosechadas. No tienes que formar un equipo central, no necesitas recaudar fondos, no necesitas persuadir a una agencia encargada y ni siquiera necesita averiguar dónde se reunirán para los próximos seis meses. Todos y cada uno están reunidos y esperando.

2. Hablando de espacio para reuniones, la mayoría de las iglesias establecidas tienen edificios

Muchos de estos edificios incluyen un auditorio principal, algunas aulas y espacio para grupos pequeños, e incluso la oficina del pastor. ¿Y adivina qué? ¡Estas iglesias a menudo tienen poca o ninguna deuda!

Volvamos a mi analogía con el automóvil. El Corvette de tus sueños puede verse y sonar mejor que mi Nissan Murano 2007, pero mi préstamo se canceló por completo y mi seguro es económico. Tus pagos, mientras tanto…

En otras palabras, una iglesia disfruta de estabilidad al poseer su propia propiedad.

3. Las iglesias establecidas tienden a tener miembros de mayor edad

Hablando en forma general, los cristianos de mayor edad aportan algunas fortalezas bienvenidas a la mesa. A menudo son asistentes fieles, donantes generosos y miembros comprometidos. He estado en el ministerio desde 2012 y tuve que recordarles a muchos miembros de la iglesia menores de 50 años sobre la importancia de estar presente los domingos. Con los miembros más ancianos, por lo general tengo que ayudarlos a no sentirse tan culpables por estar ausentes a veces.

4. Las iglesias establecidas a menudo están llenas de creyentes poco instruidos, sin discipulado, por los cuales Cristo murió

Los pastores tienen muchas responsabilidades importantes. Una de ellas es trabajar para presentar cristianos maduros a su Salvador y Maestro (Col. 1:28).

Antes de servir como pastor de una iglesia local, trabajé como un evangelista vocacional. Ame esto. No había nada como ver a alguien parecer entender y creer el evangelio por primera vez. Pero dije había por una razón. Siento el mismo gozo cuando veo crecer espiritualmente a cristianos de mucho tiempo delante de mis ojos. En estos días, y para mi gran sorpresa, estoy más impulsado por un santo persistente que finalmente entre en la gloria que por uno de profesión de fe inicial (¡Aunque ambos son maravillosos!).

5. Las iglesias establecidas realmente pueden volverse más sanas

Muchas iglesias más antiguas se han atrincherado en tradiciones no bíblicas. Con el tiempo, se han deslizado hacia costumbres familiares y se han vuelto resistentes al cambio. Estas iglesias necesitan ayuda. Necesitan pastores pacientes que estén dispuestos a explicar lo que necesitan hacer para cambiar, no a través de la fuerza de la personalidad, sino a través del claro testimonio de las Escrituras. Sin duda, probablemente sea más fácil y menos estresante sencillamente dejar atrás estas iglesias incrédulas. ¡Pero necesitan ayuda! Además, estas iglesias realmente pueden volverse más sanas. Pero para que eso pase, ellas necesitan de pastores fieles.

CONCLUSIÓN

Si eres un aspirante a pastor, puedes pensar que tu mejor ruta es la plantación de iglesias, y puede que tengas razón. Pero permíteme presionarte para que al menos consideres los beneficios y las alegrías de invertir tu tiempo y energía en una iglesia establecida. Es posible que descubras que tendrá mejores recursos, mejores fondos e igual de provechoso.

Si eres es un pastor de mayor edad, quizá has obtenido años de experiencia y te quedan de diez a quince años más. Puedes servir mejor a Cristo si permanece donde estás. Pero me pregunto si podrías ser precisamente el pastor que una iglesia moribunda necesita para llevarla de regreso a la salud y la vitalidad.

Que Dios nos ayude a todos a servirle bien, dondequiera que estemos.

Traducido por Renso Bello