Pastoreo

Ancianos, Economía y el Llamado al Ministerio

Artículo
29.06.2020

En mi primer post de esta serie, sugerí que decir que estás «llamado» al ministerio conlleva una doble presunción. Dices que crees que estás, o pronto estarás, (1) calificado para ser un anciano y (2) suficientemente dotado en el ministerio para que una iglesia te pague por ello. El lenguaje del «Llamado» puede implicar más, pero no puede significar menos.

Podrías llamar a estos dos ingredientes «anciano» y «economía»: quieres ser un anciano, y quieres que ser un anciano sea tu trabajo. En este artículo voy a profundizar en esas dos ideas con la esperanza de ayudarnos a pensar más sabia y bíblicamente sobre el «llamado» al ministerio.

ANCIANO

Algunos de ustedes se preguntarán, ¿qué es un anciano? ¿Y qué tiene que ver eso con el llamado al ministerio?

«Anciano» es simplemente un título bíblico más común para el oficio que típicamente llamamos «pastor» (por ejemplo, Hechos 20:17, 1 Timoteo 5:17, Tito 1:5, Santiago 5:14). En Hechos 20:28 Pablo les dice a los ancianos de la iglesia en Éfeso que cuiden de la iglesia en la que el Espíritu Santo los ha hecho supervisores. El significado básico de ese verbo «cuidar» (poimaino) es «pastorear». Y nuestra palabra inglesa «pastor» viene de la palabra griega para «pastor». Así que Pablo les dice a los ancianos que pastoreen el rebaño, es decir, que pastoreen la iglesia. ¿Qué hacen los ancianos? Pastorean.

Pedro hace la misma conexión con la misma palabra cuando exhorta a los ancianos: «pastoread el rebaño de Dios que está entre vosotros» (1 Pedro 5:1-2). El oficio es el de anciano, el trabajo es el de pastor. Cada anciano es un pastor.

Este oficio pastoral también se conoce como supervisor (Hechos 20:28, Fil. 1:1, 1 Tim. 3:1, Tit. 1:7) y, en un caso, como pastor-maestro (Ef. 4:11). Los términos anciano, supervisor y pastor son intercambiables. Todos ellos se refieren a los líderes espirituales de una iglesia: los hombres que enseñan la palabra y dirigen los asuntos de la iglesia.

Lo diré de nuevo: ser un anciano es ser un pastor, y todo pastor es un anciano. Lo que puede sorprender a algunos es que las Escrituras nunca usan el término «llamado» o «vocación» en relación con el ministerio pastoral. Lo que Pablo sí dice es esto: «El dicho es digno de confianza: Si alguno aspira al cargo de superintendente, desea una noble tarea» (1 Tim. 3:1). Pablo habla aquí del deseo. Habla de aspirar a un cierto cargo porque desea hacer el trabajo.

Si dices que estás llamado al ministerio, no sé inmediatamente lo que quieres decir, o si lo que quieres decir es bíblico. Pero si dices, «aspiro a ser un anciano», sé exactamente de lo que estás hablando. Deseas enseñar la palabra y pastorear el rebaño de Dios, así que deseas cumplir con el oficio que Dios ha establecido para ese propósito. Y el apóstol Pablo dice que deseas algo bueno.

ECONOMÍA

Pero «llamar» típicamente implica más que una oficina; también implica un trabajo. Cuando la gente habla de ser llamado al ministerio, típicamente no quiere decir que quiere ser pastor además de tener otro trabajo de tiempo completo. En cambio, quieren decir que quieren que el pastorado sea su trabajo de tiempo completo.

Las Escrituras enseñan que «los que proclaman el evangelio deben vivir del evangelio» (1 Cor. 9:14); y, «El que es enseñado la palabra, comparta todo lo bueno con el que enseña» (Gal. 6:6). Y con referencia explícita a los ancianos, Pablo dice: «Los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, especialmente los que trabajan en la predicación y la enseñanza. Porque la Escritura dice: No pondrás bozal al buey cuando pise el grano, y: El obrero merece su salario» (1 Tim. 5:17-18). Así que, cuando sea posible, las iglesias deben pagar a sus pastores.

Noten que en todos estos casos, el apoyo financiero está ligado a la predicación y la enseñanza. Todos los ancianos deben ser capaces de enseñar (1 Tim. 3:2), y la descripción de su trabajo incluye exhortar en la sana doctrina y refutar a aquellos que se oponen a ella (Tit. 1:9). Pero 1 Timoteo 5:17-18 parece indicar que algunos ancianos se dedicarán especialmente a la labor de predicar y enseñar, y estarán dotados para ello. Estos son escogidos para recibir un honor especial, incluyendo la paga.

Es fácil entender por qué. La predicación de la Palabra es una actividad que consume tiempo y es esencial para la vida de la iglesia. Pablo le dijo a Timoteo que estudiara para mostrarse aprobado, un obrero que manejaba correctamente la palabra (2 Tim. 2:15). La predicación fiel requiere una preparación minuciosa. Y sin una predicación fiel, una congregación se marchita.

Así que, si te consideras llamado al ministerio, aquí tienes otra forma bíblica de especificar lo que quieres decir: «Aspiro a servir como un anciano. Específicamente, deseo dedicarme lo más completamente posible al trabajo de predicar y enseñar.»

No digo que la predicación sea el único ministerio válido a tiempo completo. Lo que digo es que apuntar primero al oficio de anciano, y segundo a estar especialmente dedicado a la enseñanza de la palabra, es un objetivo bíblico. Dado que la Biblia no usa el «llamado» en este contexto, el «llamado» no está atado a las Escrituras. La aspiración al cargo de anciano es.

UNA ARRUGA

Pero hay una arruga en este tejido: no todos los ancianos son pagados, así que no todos los ancianos sirven a tiempo completo. De hecho, Pablo recomendó su propio ejemplo de ministerio bi-vocacional a los ancianos de Efeso:

Vosotros mismos sabéis que estas manos atendieron mis necesidades y las de los que estaban conmigo. En todas las cosas os he mostrado que trabajando duro de esta manera debemos ayudar a los débiles y recordar las palabras del Señor Jesús, como él mismo dijo, «Es más bendito dar que recibir«. (Hechos 20:34-35)

Pablo animó a estos ancianos a seguir su propio ejemplo de servir a los demás no sólo pastoreando, sino trabajando para proveer a sus propias necesidades materiales y a las de los demás. No hay un conflicto intrínseco entre los dos, ni es necesario elegir entre ellos. Ser pastor no es más espiritual o más aceptable para Dios que ser plomero. Y un fontanero que también es pastor está caminando sobre los propios pasos de Pablo.

Así que no todos los ancianos son pagados, lo que significa que tal vez nunca lo seas. Cualquiera que aspire a ser pastor no sólo debe reconciliarse con esto, sino que debe abrazarlo. Si desea el trabajo de un supervisor, debe estar dispuesto a hacerlo tanto si alguien le paga como si no.

Esto también significa que debes estar dispuesto a hacer el trabajo aunque nadie te dé el título. Por supuesto, parte del trabajo de los ancianos está restringido a los ancianos. Pero si aspiras a ser un anciano, deberías desarrollar un ministerio cada vez más parecido al de los ancianos. Anima a los demás con la palabra. Ayúdales a crecer en la semejanza con Cristo. Vive sabiamente y da consejos sabios. Ore fervientemente por sus compañeros de la iglesia. Si quieres liderar, ve a liderar algo. Comienza con una familia (1 Tim. 3:4-5). La mejor manera de saber si un hombre debe ser un anciano es si ya ministra como tal.

Una vez más, no eres un pastor hasta que una iglesia te llama a ser su pastor. Si alguna vez sirves como anciano, y si alguna vez te pagan por servir como anciano, depende de una iglesia para decidir. En última instancia, está fuera de tus manos. Esto debería ser tanto humillante como liberador: humillante porque no deberías presumir de ello, liberador porque puedes simplemente servir a la iglesia y confiar en que Dios abrirá las puertas que quiera.

SUAVES CORRECCIONES DE CURSO

¿Cómo esta visión de «llamar» de la ancianidad y de la economía informa nuestro pensamiento y nuestra forma de hablar sobre el tema? Aquí sugeriré algunas suaves correcciones de curso. (En el próximo post ofreceré unas cuantas exhortaciones y estímulos más puntuales.)

Básicamente, estoy recomendando una forma de traducir «llamado» a un lenguaje más bíblico. Si dices que estás llamado al ministerio pastoral, lo que espero que quieras decir es que aspiras a ser un anciano, y que aspiras a dedicarte a la predicación y la enseñanza.

Hay otras formas válidas de servir a una iglesia a tiempo completo: asesoramiento, administración, etc. Y hay muchos otros roles ministeriales dentro y fuera de la iglesia que requieren un esfuerzo a tiempo completo pero que no se pagan por sí mismos. Pero para aquellos que se sienten «llamados al ministerio», les animo a pensar en términos de esta doble aspiración.

Y podría animarles no sólo a pensar de esta manera, sino también a hablar de esta manera. Al menos añadidlo a vuestro léxico. Decir «estoy llamado» implica que eres pasivo en el asunto: Dios lo ha hecho. Por lo tanto, implica una especie de certeza que se convierte casi en un pecado dudar. «Últimamente me he cuestionado mi vocación», dice el estudiante del seminario. Bueno, ¡quizás deberías estarlo!

Por otro lado, decir que aspiras a ser un anciano, y servir como uno a tiempo completo, reconoce que no estás allí todavía. Y está confesando que está en las manos de Dios y de la iglesia determinar si alguna vez lo estará. Hablar de esta manera no garantiza que mantengas esta aspiración humildemente y que estés dispuesto a ser redirigido, pero te pone en el camino correcto.

No digo que estas dos formas de hablar sean totalmente contradictorias o que nadie deba reclamar un sentido de Dios que le lleve a hacer algo. Pero digo que aspirar al cargo de anciano es un objetivo totalmente bíblico. No sólo eso, uno noble.


Nota del editor:

Para más información sobre este tema, considere los siguientes recursos:

La Doble Presunción de El Llamado al Ministerio (por Bobby Jamieson)
Reformulando «el llamado»: Palabras para iglesias y aspirantes a pastores (por Bobby Jamieson)
Episodio 11 de «Pastors’ Talk«: Sobre ser «Llamado» al Ministerio (con Mark Dever y Jonathan Leeman)

Traducido por Wilmando Hernández