Artículos

12 Preguntas que deberías hacerte antes de publicar algo en línea

Artículo
19.12.2019

Pastor, antes de publicar ese blog, estado de Facebook o tuit, ¿cuáles serían algunos indicadores que quisieras considerar primero? Para esto, quiero ofrecer 12 breves preguntas que puedes hacerte. Puedes pensar en ellas como luces indicadoras, parecidas a las que comprueba un piloto antes de despegar.

1) ¿Esto edificará? ¿informa sobre una conversación útil? (Mc. 12: 29–31; 1 Co. 14:26).

Trata de pensar en lo que edificará a los demás. Todo lo que hacemos es obedecer la orden de amar a Dios y a los demás. ¿Cómo aumentarás su conocimiento, su fe o amor? ¿Representa con precisión cualquier posición con la que no estás de acuerdo? ¿Qué tan seguro estás de tus hechos? Esperamos que las trivialidades llenen nuestras vidas menos de lo que hacen en la internet. John Piper dijo: «Uno de los grandes usos de Twitter y Facebook será demostrar el último día que nuestra falta de oración no fue por falta de tiempo» Tiene razón.

2) ¿Será mal entendido fácilmente? (Juan 13: 7; 16:12)

La privacidad de una conversación personal limita los malentendidos. En publicaciones públicas, algunas cosas sonarán de una manera para aquellos que nos conocen y de otra forma para aquellos que no. Las evaluaciones negativas a menudo se comparten mejor en privado, o no se comparten en absoluto. ¿Cuántos de nosotros hemos aprendido en nuestro lugar de trabajo que el correo electrónico es una forma terrible de compartir cualquier tipo de comentario negativo? Y, pensando en más publicaciones públicas, pregúntate: ¿hay razones por las que no puedas ser una buena persona para hablar sobre ciertos asuntos?

3) ¿Llegará a la audiencia correcta? (Marcos 4: 9 y otros)

Si estás corrigiendo a alguien, ¿la audiencia para esa corrección debería ser más amplia o más estrecha? ¿Es esa audiencia corregible? Cuando uses las redes sociales, considera quién está oyendo lo que estás diciendo. ¿Qué pasaría si todos en un salón vinieron y escucharon tus conversaciones después del servicio de hoy? Sin embargo, eso es lo hacemos todo el tiempo cuando estamos en línea.

4) ¿Ayudará a mi evangelismo? (Colosenses 1: 28-29)

¿Lo que estás a punto de comunicar va a ayudar, o pone obstáculos a los que estás evangelizando? ¿Es probable que disminuya el significado (para ellos) de su compromiso con el evangelio, o lo mejore?

5) ¿Traerá una controversia innecesaria e inútil? (Tito 3: 9)

Piensa cuidadosamente sobre la controversia. La línea entre el intercambio vigoroso de ideas y una especie de guerra social es a veces más delgada de lo que podemos pensar. ¿Para qué es esta controversia particular en la que estarías contribuyendo? ¿Cuándo es inútil? ¿Cuánto tiempo llevará? ¿Es este un asunto primario inevitable o es un tema sobre el cual el desacuerdo no es importante? ¿Esta controversia jugará en alguna otra división que amenace la unidad de nuestra iglesia local?

6) ¿Va a avergonzar u ofender? (1 Co. 12: 21–26)

¿Alguien se sentirá avergonzado u ofendido por lo que estás diciendo? Entiendo que el simple hecho de que algo sea ofensivo no significa decir que está mal, sino que simplemente debemos estar seguros de que el delito vale la pena.

7) ¿Comunicará cuidado? (1 Co. 12: 21–26)

¿Los que están principalmente interesados ​​apreciarán tus motivos? La privacidad en la comunicación transmite atención, un honor a la persona que recibe la información. Le gusta el hecho de que el informe de su médico es privado; pero no le importa que se anuncie la venta en la tienda. Si alguien prefiere ser abordado en persona, ¿por qué no hacer eso?

8) ¿Hará que la gente aprecie mejor a alguien más? (1 Co. 12: 21–26)

Señala la gracia de Dios en las vidas de otros, ministerios, argumentos, etc. Destacar algo que construya la estima de los demás por otra persona glorifica a Dios y alienta a otros a ver su obra en ellos.

9) ¿Te jactas? (Pr. 27: 2)

¿Lo que comunicas en línea llama más la atención que tu tema? ¿Cómo podría eso ser espiritualmente dañino para ti u otros? ¿Dejarás a las personas con una comprensión más precisa de ti? ¿Estás cayendo en la tentación de llamar la atención sobre ti mismo o sobre lo que sabes? ¿Cuándo fue la última vez que alentaste a otros al compartir algo vergonzoso o incluso pecaminoso sobre ti?

10) ¿Es el tono apropiado? (2 Juan 1, 12; Col. 4: 6; Ef. 4:29; 2 Ti. 2: 24–25)

¿La gente entenderá y se animará en la verdad que comunicas? ¿Qué tan importante es el tono para que tu mensaje sea recibido correctamente? ¿evidencias un tono amable, paciente y gentil? El tono literal de tu voz y la expresión de tu rostro expresa mucho de lo que quieres decir. En una conversación personal, puedes comprender más rápidamente que hay algo que necesita aclararse y puedes aclararlo. El internet no santifica la ira o la frustración.

11) ¿Está mal no decir nada? (Romanos 1:14)

¿Tienes la oportunidad o incluso la responsabilidad de comunicar algo? Algunos de ustedes hacen esto por su trabajo. ¿Has establecido una «relación» con lectores, amigos y seguidores en línea que esperarían que comentaras algo sobre un tema o situación en particular? ¡Nuestra libertad de expresión es una mayordomía maravillosa! Queremos usarla bien y de forma responsable. Supongo que incluso hay algunos trabajos que no valen la pena sacrificarse, ¿no es así?

12) ¿Qué aconsejan los demás? (Pr. 11:14; 15:22; 24: 6)

Cuando estás a punto de comunicar algo que sabes que otros encontrarán provocativo, ¿tienes buena resonancia para tratar de ayudarte a estimar la respuesta? ¿Tomas el tiempo para considerarlo antes de publicarlo? La velocidad de respuesta es tanto la capacidad de internet como la tentación de hablar demasiado rápido (Santiago 1:19; Pr. 10:19; 14:29; 16:32; 17:27). Recuerda: darás cuenta de cada palabra que escribas (Mt 12:36).

¿Decir las cosas a una «distancia segura» de las personas nos tienta a decir cosas que no les diríamos en su cara?

Quizás podrías escribir estas preguntas y pedirle a un amigo que revise sus redes sociales con estas preocupaciones en mente. Incluso, puedes preguntarle a alguien que conoces, que no está de acuerdo contigo en algún tema que hayas publicado o escrito y mira qué diría. Muchos de nosotros podríamos mejorar nuestro cuidado al escribir. ¿Te imaginas cuánto cuidado tuvieron los apóstoles al escribir sus cartas?


Traducido por Renso Bello.