Respuestas para pastores - Predicación expositiva

¿Por qué la predicación expositiva es especialmente pertinente para las personas en tiempos postmodernos?

Respuesta
15.10.2014

Algunas personas reclaman hoy que predicar expositivamente no es pertinente para personas postmodernas: “¡Las personas hoy necesitan narrativa y conversación, diálogo y drama! No necesitan predicación expositiva”.

De hecho, predicar expositivamente es especialmente pertinente para personas postmodernas:

1. La predicación expositiva despliega la multiforme riqueza de la verdad bíblica de una manera que corresponde a la clase de diversidad que a los postmodernos les encanta celebrar. La Biblia no es un conjunto de abstracciones filosóficas, es una colección de narrativas, poesía, cánticos, cartas, historia, leyes y profecía. La Biblia es diversa no solo en su forma literaria, sino en su contenido: contiene lamentos amargos, alegrías exultantes, amor romántico, el desarrollo y la caída de imperios, tragedias, engaños, opresiónes, rebelión, liberación, celebración y cada faceta imaginable de la vida y de la experiencia humana. Predicar expositivamente debe destacar esta rica diversidad literaria y existencial que debería satisfacer especialmente a las sensibilidades postmodernas.

2. La predicación expositiva demuestra y prueba que la Palabra de Dios no es solamente proposicional, es eficaz (Is. 55:10-11). Lo postmoderno dice que incluso si hubiera tal cosa como la verdad objetiva, nosotros nunca la podríamos conocer sinceramente porque nosotros no podemos ver más allá de nuestras propias perspectivas. Pero la predicación expositiva responde bien a estos reclamos afirmando la claridad y la aplicabilidad de la Escritura a todos sus oyentes. No solo eso, sino que cuando un predicador expone fielmente la Palabra de Dios, Dios mismo, en su voluntad, usa esa predicación para transformar los corazones de los hombres, para atraerlos en sumisión a Dios, para gustar su Palabra, para obedecerle con amor y para adorarle en humildad. Predicar expositivamente es especialmente pertinente en tiempos postmodernos porque demuestra que la Palabra de Dios no solo afirma proposiciones, sino que transforma vidas.