Respuestas para pastores - Evangelio

¿Cuáles son las amenazas más peligrosas para el evangelio hoy?

Respuesta
09.11.2014

Es imposible responder a cuál es el peligro más grande para el evangelio sin saber todas las cosas (como Dios las sabe). Pero  estas son algunas amenazas prominentes que se ciernen en el horizonte:

1. El “evangelio” de la prosperidad. La creencia de que el evangelio es acerca de que Dios nos hace ricos es una mentira. Jesús vino para salvarnos del pecado y reconciliarnos con Dios (Ro. 5:10-11; 1 P. 3:18) dándonos toda bendición espiritual (Ef. 1:3), prometiéndonos sufrimientos en esta vida y gloria en la próxima (Hch. 14:22; Ro. 8:28).

2. El ataque a la expiación penal sustitutiva. Muchas personas rechazan la idea de que en la cruz Dios castigó a Jesús por los pecados de su pueblo. Pero rechazar esto es rechazar el corazón mismo del evangelio (Ro. 3:21-26).

3. El rechazo a la ira de Dios. Las personas hoy se sienten incómodas con la idea de un Dios santo que castiga el pecado. Pero si rechazamos la ira de Dios, nos mentimos a nosotros mismos acerca del problema fundamental del que el evangelio nos vino a salvar (Jn. 3:36; Ro. 1:18; 1 Ts. 1:10).

4. El rechazo del pecado. Algunos dicen que el pecado es solo una idea que las personas en el poder usan para hacer que otras personas se comporten de la manera que ellos quieren que lo hagan. Pero la Biblia presenta el pecado —y específicamente la ira de Dios sobre el pecado— como el problema fundamental de la humanidad. Rechaza el pecado y habrás rechazado nuestro único Salvador quien murió por nuestros pecados (1 Co. 15:3).

5. Una visión del universo centrada en el hombre. A nosotros nos gusta pensar que somos nosotros los que estamos en control de las cosas. Nos gusta pensar que nadie puede decirnos qué tenemos que creer o hacer (después de todo tenemos derechos). Pero la Biblia nos presenta una imagen diferente: nosotros vivimos en el universo de Dios (Ro. 11:36). Él nos hizo (Sal. 100:3), él gobierna sobre nosotros (Dn. 4:34-35; 1 Ti. 6:15-16). Nosotros o lo adoramos o lo odiamos y enfrentamos las consecuencias (Ro. 1:18,25; 8:5-8). Una visión del universo centrada en el hombre es lo opuesto al evangelio y no deja espacio para el evangelio.

6. Todos los caminos conducen a Dios. A las personas les gusta pensar que cualquier cosa que cualquiera crea está bien, siempre y cuando sea sincero. Las personas piensan que al final Dios aceptará a todos. Al final, ¿no es él un Dios de amor? Pero el evangelio es un es mensaje radicalmente exclusivo: solo Jesús es el camino, la verdad, y la vida (Jn. 14:6). La salvación no se encuentra en nadie más, porque no hay otro nombre bajo del cielo dado a los hombres por el cual podamos ser salvos (Hch. 4:12).

7. Otras amenazas. Una creencia extendida en un tipo de tolerancia que, de hecho, no es muy tolerante pero es fundamentalmente un rechazo de la verdad universal. También son amenazas el materialismo cultural, el nihilismo, la incredulidad filosófica, el escepticismo radical y el constante ataque a la Escritura aun dentro de la iglesia.