Clases esenciales: Evangelismo

Evangelismo – Clase 10: Familia, Amigos y Compañeros

Artículo
05.05.2018

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Evangelismo
Clase 10: Cómo compartir el evangelio con familiares, amigos y compañeros de trabajo


Bienvenido al seminario básico «Evangelismo», preséntate, explica el folleto y ora antes de comenzar.

Introducción

Esta es la décima clase en nuestro seminario básico.

¿Antes de comenzar con nuestro repaso de la semana pasada, me gustaría saber si tuviste la oportunidad de compartir el evangelio esta semana? Quiero animarte a continuar orando y pidiéndole a Dios que abra puertas para que puedas hablar con otros de Cristo. Busca formas de iniciar conversaciones y dirígelas al evangelio.

En la semana 1, hicimos un recorrido desde Génesis hasta Apocalipsis y demostramos que en la historia Dios salva a las personas para su gloria.

En la semana 2, analizamos cómo encajan la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre en el evangelismo.

En la semana 3, vimos qué es el mensaje del evangelio, es decir, que Jesús vino y murió en la cruz por los pecadores, resucitó de los muertos y ahora llama a todos a arrepentirse y creer en él.

En la semana 4, discutimos cómo compartir nuestro testimonio personal de tal forma que proclame el evangelio e invite a las personas a «venir y ver» a Jesús y cómo él ha transformado nuestras vidas.

En la semana 5, exploramos cómo la iglesia local sirve como una poderosa herramienta evangelística, puesto que representa y proclama el evangelio a todos los que están presentes.

En las semanas 6-7, nos pusimos bastante prácticos y observamos métodos para compartir el evangelio con 2 Ways to Live y Christianity Explored.

En la semana 8, hablamos acerca de cómo deberíamos tener en cuenta el trasfondo y el contexto cultural de las personas cuando compartimos el evangelio.

En la semana 9, hablamos de las barreras que nos impiden compartir el evangelio y de las formas  en que podemos convertir conversaciones cotidianas en conversaciones eternas.

En la clase de hoy, seguiremos con el tema práctico y estaremos hablando acerca de cómo podemos ser intencionales y estratégicos cuando llevamos el evangelio a personas que no conocen a Cristo.

Esto será una idea general que incluirá algunos principios que podemos buscar aplicar en nuestras vidas cotidianas.

Luego, nos moveremos literalmente más cerca de casa y pensaremos en cómo deberíamos ser evangelísticos en las relaciones con personas cercanas a nosotros como nuestros familiares, amigos y aquellos con quienes trabajamos a diario.

Estos temas siempre son desafiantes para la mayoría de las personas, así que oro para que el Señor nos dé una porción extra de su misericordia esta mañana.

1. Repaso: Sé intencional y estratégico con tu vida.

No olvides quién eres. Jesús nos ha comisionado como sus embajadores (2 Co.5:20). Esto quiere decir que somos sus representantes donde sea que él nos haya colocado.

A. Dedícate a orar por el evangelismo.

  • Deberíamos orar para que Dios nos dé compasión por los perdidos.
  • Deberíamos orar para que Dios abra las puertas.
  • Deberíamos orar para que Dios nos dé sabiduría sobre qué decir.
  • Deberíamos orar para que Dios nos dé valor para hablar.

B. Siempre prepárate para compartir el evangelio.

  • 1 Pedro 3:15: «sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros».
  • Pasa tiempo devocional de calidad con el Señor. Cuando te encuentres con pasajes que muestran la proclamación del evangelio, ora para que el Señor se mueva a través de ti en tu familia, vecindario, lugar de trabajo y el mundo.
  • Compra copias de tratados confiables como 2 Ways To Live y llévalas contigo para que las entregues a personas con las que hables acerca del evangelio o a quienes les des un consejo.
  • Compra Biblias económicas para que tengas una copia en tu bolso cuando viajes o en tu escritorio. Considera tomar notas de algunos pasajes de las Escrituras que serían buenos que los leyera la persona que los recibe.
  • Lee biografías de personas que dedicaron sus vidas a proclamar el evangelio[1].

C. Siempre busca oportunidades para compartir el evangelio con las personas a tu alrededor.

  • Sé intencional en orar y conocer a tus vecinos e invitarlos a cenar.
  • Haz que el invitar a personas no cristianas a cenar sea una parte regular de tu vida.
  • Habla con extraños.
  • Habla con las personas que ves todos los días. Sé una criatura de hábito…

D. Siempre busca oportunidades de seguir el evangelio con aquellos que están lejos.

  • Ora por los obreros cristianos en todo el mundo.
  • Da generosa y sacrificadamente a tu iglesia local… Apoya a los misioneros.
  • Ve en viajes de misiones… Si nunca has ido… Te animo a considerarlo en oración.

2. Cómo compartir el evangelio con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

A. Compartimos el mismo evangelio con nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo como lo hacemos con cualquier otra persona.

Cuando hablamos de compartir el evangelio en nuestras relaciones más cercanas, deberíamos recordar que sin importar con quien lo hagamos, el evangelio nunca cambia. Las personas siempre son pecadoras, Cristo es siempre el salvador sin mancha que murió por los rebeldes, resucitó de entre los muertos y ahora los llama a arrepentirse y creer. No hay nada secreto que debas decirle a tus hijos, a tus padres,  a tu mejor amigo o a tu jefe.

B. Deberíamos ser diligentes en orar con regularidad y perseverancia por aquellos que necesitan el evangelio.

Como ya lo hemos mencionado, la oración es una parte poderoso de ser un evangelista fiel. En cuanto a la familia, los amigos y los compañeros de trabajo… Te animo a que tengas un diario o una lista de las personas por las que estás orando.

C. Haz planes para compartir el evangelio con cada miembro de tu familia.

Como cristianos, creo que tenemos la responsabilidad ante Dios de decirles a nuestros familiares quién es Cristo y qué quiere él de ellos. Los padres claramente tienen la responsabilidad de hablar con sus hijos. Deuteronomio 6 es un capítulo maravilloso para que los padres  lo lean.

Los hijos también deberían buscar compartir el evangelio con sus padres. Si Dios ha sido misericordioso contigo, y ha abierto tus ojos al evangelio sin tus padres… Ora yplanifica tener conversaciones con ellos.

Te animo a que tomes algo de tiempo, y en oración hagas una lista de las personas en tu familia, y piensa en las veces que podrías compartir el evangelio con ellos. Pídele a Dios oportunidades e intenta hacer que sucedan.

D. Con respecto a tus familiares y compañeros de trabajo, háblales con honor y humildad.

E. Con respecto a tus compañeros de trabajo, sé valiente con tus convicciones.

  • Si es necesario, debes estar dispuesto a tomar posiciones… Debes estar dispuesto a perder tu trabajo.

Mateo 10:37-39: «El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará».

F. Mientras más cercanos seamos con alguien, es mucho más importante que reflejemos el evangelio con nuestras vidas.

Aunque siempre deberíamos buscar vivir una vida piadosa, es muy importante asegurarnos de vivir humilde y diligentemente alrededor de nuestros familiares y compañeros de trabajo.

P: ¿Por qué piensas que digo esto? [Espera respuestas de la clase]

A: El evangelio no es solo una idea que deberíamos intentar comunicar… En cambio, deberíamos verlo como una realidad que debe ser proclamada y reflejada. Las personas deberían ver cómo la esperanza, el amor y el poder del evangelio transforman nuestras vidas y nos da una esperanza que es superior a este mundo. 1 Pedro 3:1-6.

Quizá no veas los efectos de tu fidelidad, sino hasta muchos años después.

  • Al proclamar el evangelio, también busca maneras de servir.
  • Debemos ser rápidos en admitir si hemos pecado contra alguien.
  • Dios siempre salvará a las personas a pesar de nosotros. «El espíritu trabaja en medio del desastre».

G. Dar testimonio a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo, debería ser urgente y paciente.

  • No tienes que hablar acerca del evangelio cada vez que los veas.
  • Escribe cartas.

Conclusión y tarea

  • Ora… y pídele a Dios que A) fortalezca tu corazón… B) abra puertas.
  • Siéntate y pídele a Dios que te ayude a planificar momentos para compartir el evangelio con amigos, familiares y compañeros de trabajo.

 

[1]Faithful Women and Their Extraordinary God, Noel Piper; Through Gates of Spendor, Elizabeth Elliot; Whitfield por Arnold Dallimore; To Golden Shore (Adoniram Judson)