Clases esenciales: Discipulado

Discipulado – Clase 12: Peligros y Gozos del Discipulado

Artículo
13.03.2018

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Discipulado
Clase 12: Peligros y Gozos del Discipulado


I. Introducción

Lamentablemente, esta es la última clase del seminario de fundamento sobre el discipulado. Espero que te vayas de la clase más que emocionado acerca de discipular a otros de cuando la iniciaste.

En esta última semana queremos tocar dos temas finales: (1) los peligros del discipulado, tanto para el discipulador como para el discípulo; (2) el gran gozo que Dios nos da al discipular a los demás.

II. Siete peligros del discipulado

Vamos a considerar siete peligros de las relaciones de discipulado. Mientras caminamos a través de estos peligros, piensa específicamente en una relación de discipulado que tengas y considera donde han sido mantenidas estas actitudes.

¿Cuáles son las características negativas que el discipulado pudiera cultivar en el corazón de un discípulo? Comencemos considerando cuatro peligros que tiene el discipulado para el discipulador.

  1. La presunción

Problema: podemos colocarnos en un pedestal espiritual. Nos vemos muy importantes porque nos estamos reuniendo e influenciando cristianos más jóvenes. Somos tentados a pensar que a través de nuestras habilidades, dones, estrategias, tiempo y energía hemos cambiado la vida de otra persona. Podemos atribuir los cambios en sus acciones/perspectiva/teología a nuestro trabajo.

Corrección: el apóstol Pablo vio cambios tremendos en la vida de otros a través de su trabajo, pero observa como él se describe a sí mismo. «Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo» (1 Corintios 15:9-10). Cuando somos tentados a pensar que nuestro duro trabajo ha transformado a las personas, se nos recuerda que es la gracia de Dios que cambia las personas. Recuerda que tanto tu como tu amigo son pecadores, y es solamente por la gracia de Dios que ambos llegaron a amar a Cristo.

La gracia de Dios tiene un efecto claro en tu vida. Por tanto, Dios también te usará como medio para guiar a creyentes más jóvenes hacia Cristo, pero realmente no eres tu quien lo hace sino la gracia de Dios que los transforma. Como discipuladores necesitamos seguir el ejemplo de Pablo y recordarnos que nuestra fortaleza, enseñanza y sabiduría viene de Dios. Ref.: Santiago 1:17: «Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.»

  1. La autosuficiencia

Problema: podemos quedar tan atrapados en nuestra relación de discipulado que olvidemos buscar a Dios para respuestas. Somos rápidos en dar respuestas de nuestro propio concepto. Estamos tan preocupados por (tal vez abrumados) los detalles esenciales, los pecados y luchas de las relaciones horizontales que no buscamos verticalmente la gracia y fortaleza que está llamada a equiparnos. Olvidamos preguntar «¿Qué está haciendo Dios en su vida?»

Corrección: como discipuladores necesitamos buscar a Dios rápidamente y depender de Él. Se lento para dar «respuestas,» rápido para escuchar y para buscar a Dios en oración. Fuimos creados para ser dependientes de Dios. Como discipulador, recuérdate constantemente tu necesidad de Dios por encima de todo lo demás en este mundo, incluyéndote a ti mismo. Pregúntate cosas como: ¿Estoy compartiendo mi propia opinión muy rápido? ¿He tomado tiempo para buscar en la Escritura y ver lo que Dios dice de esta situación? La autosuficiencia puede llevar a respuestas rápidas y menos cuidadosas a las luchas de nuestro amigo discipulado. Depender de Dios nos lleva a respuestas más cuidadosas y enfocadas en Cristo para las dificultades de nuestro amigo.

  1. No tengas una mente programada

Problema: el discipulado es un proceso y no un programa. Algunas veces estamos tan atrapados en nuestra agenda de discipulado que pasamos por alto algunas de las luchas inmediatas y generales que nuestro amigo tiene. ¡Se flexible con las necesidades inmediatas que surgen! o no seas tan orgulloso acerca de tu «plan original» que falles en eliminar un libro que simplemente no está ayudando a tu amigo.

Correción 1: no permitas que tu preocupación por implementar tu agenda te haga inconsciente de lo que está sucediendo en la vida de tu amigo discipulado. No comiences siempre comiences las reuniones con tu agenda de discipulado pre determinada. Disponte a abordar crisis inesperadas o luchas del día a día que puedan surgir en su vida, pero comprende que tiene que haber un balance: disponte a adaptarte a los problemas que surjan, pero no sean tan flexible que cambies los temas cada semana. Se exigente acerca de cómo conseguir el material que quieres que aprenda y al mismo tiempo se lo suficientemente flexible para abordar las luchas que tu amigo discipulado necesita ordenar.

Corrección 2: si el material no parece ser muy útil, entonces no seas tan orgulloso que no tengas la disposición de considerar un curso de acción diferente. Demuestra humildad al evaluar las reuniones juntos de vez en cuando para ver lo útiles que son.

  1. El sentido de fracaso

Problema: una relación de discipulado no está funcionando como esperabas. Tal vez no ves mucho crecimiento, o ves a tu amigo involucrado casi de manera inescapable en un pecado en particular. Tal vez no se llevan bien cuando están juntos. Todas estas cosas pueden ser desalentadoras y puedes sentir que has fracasado en la relación de discipulado. Para algunos, puedes hasta llegar al punto donde se encuentren tan decepcionados consigo mismos que comiencen a dudar de la habilidad de Dios para trabajar a través de ustedes.

Corrección 1: considera que el hecho de que solo eres un medio de Dios obrar en la vida de tu amigo discipulado. Cuando discipulas en el contexto de una iglesia, hay múltiples medios (otras relaciones, estudio personal, predicación en los servicios de adoración, seminarios de fundamento, etc.) que proveen enseñanza y fundamento en la Palabra.

Considera también la promesa de la Palabra de Dios de que no volverá a ti vacía (Isaías 55:10-11). No puedes esperar siempre ver fruto inmediato y tangible en tu discipulado. Y no permitas que una falta de fruto tangible te haga pensar que no estás haciendo ningún bien. Confía en que la Palabra de Dios dará fruto. Trata de estar menos enfocado en ti mismo y más enfocado en la Palabra de Dios como medio de cambio. Ora para que Dios use para ministrar su Palabra y ora por una actitud piadosa acerca del discipulado.

Corrección 2: Disponte a motivarlo a reunirse con otra persona. No hay nada malo en terminar una relación si no está funcionando. El reino de Dios no comienza ni termina contigo. Si Dios no está usándote para ayudar a crecer a esta persona se lo suficientemente humilde para admitir y motivarla a encontrar a otra persona.

Existen también algunos peligros que tiene el discipulado para aquellos que estamos discipulando.

  1. Intimidad inadecuada (en discipulados con personas de género diferente)

Problema: estudiar juntos, compartir luchas y orar juntos presenta mucha cercanía. Discipular a alguien del sexo opuesto puede llevar a una intimidad inadecuada entre un hombre y una mujer.

Corrección: en resumen, el discipulado profundo con personas del sexo opuesto debe ser evitado (a menos que te encuentres casado con esa persona). Si hay alguien del sexo opuesto que necesita ser discipulado, busca en tu iglesia a alguien que sea un creyente maduro y que tenga el mismo género de la persona.

  1. Dependencia del discipulador

Problema: luego de reunirte por un tiempo, tu amigo puede convertir en alguien que depende de ti para estudiar la Biblia, orar, reconocer el pecado, conocimiento de la verdad, etc.

Corrección: como discipuladores, necesitamos motivarlos a construir disciplinas cristianas y conocimiento por ellos mismos para que puedan tener un caminar personal con Cristo. Para las cosas que hacen juntos, como el estudio de la Escritura y la oración, puedes tal vez hacer que ellos te enseñen lo que dice el pasaje. Esos los fuerza a aprender como estudiar y enseñar el texto a otra persona.

Lo que no quieres es que alguien dependa tanto de ti que deje de vivir fielmente luego de dejar de reunirse contigo. ¿Qué sucede si tu (el discipulador) de repente eres atropellado por un autobús hoy? ¿Es que tu amigo discipulado seguiría buscando ser fiel o dejaría de serlo porque ya no estás cerca? Lo que deseas producir son personas que busquen ansiosamente estas cosas (estudiar la Biblia, orar, reconocer el pecado, conocer la verdad, etc.) aun mucho tiempo después de haber terminado la relación de discipulado.

  1. Confiar en ti fácilmente – tomar tu palabra como una verdad sin analizarla

Problema: tu amigo puede buscarte para conocer la verdad sin considerarla por sí mismo. Notas que nunca te hace preguntas o siempre toma lo que lee en una literatura cristiana como la verdad. Solo la Biblia es la Palabra de Dios inspirada. A veces tu amigo puede ir al extremo y sentir una lealtad exclusiva hacia ti.

Corrección: cuando sabes que alguien ha puesto un alto grado de confianza en ti, cuida el ejemplo que y el consejo que transmites. Enfatiza el hecho de que su rendición de cuentas por las decisiones que hacen es solo hacia Dios y por eso deben buscar su voluntad y no la tuya. Motívales a siempre examinar tu conversación a la luz de la Escritura y hacer de la Escritura el estándar dorado a través del cual comparan todo. También, motiva a que haga amistad con otros cristianos —especialmente aquellos que se encuentran fuera de su círculo social.

En todas estas áreas, debemos proceder con cuidado pero también con valentía confiando y dependiendo de Dios.

III. El gozo del discipulado

1. Cultiva un gusto por el placer de discipular.

A pesar de lo que podamos conocer acerca de los peligros asociados con las relaciones de discipulado, ¡debemos recordar que el discipulado es un gran gozo! Es un placer ser usado por Dios como una fuente de motivación espiritual que produce fruto significativo y duradero en la vida de otro ser humano.

¿Es un placer por el cual has cultivado un gusto y disfrute? Muchas personas pasan una cantidad de tiempo considerable trabajando para adquirir un gusto por cosas como el vino o el caviar o una docena de otras cosas que son limitadas o no tienen valor. ¿Has trabajado para adquirir un gusto, una capacidad para disfrutar de las cosas o un gran valor, aun valor eterno? ¿Has cultivado una capacidad de disfrutar del placer de discipular?

Discipular otra persona, ser un instrumento usado por Dios para proveer motivación espiritual en otra vida humana es un gran placer. Si eres un cristiano genuino debes tener la capacidad de buscar algo que sea de gran satisfacción para ti en este placer específico. Cultívalo. Decide que trabajarás para buscar algunos de tus más grandes gozos en la manifestación de esta disciplina.

2. Disfruta el gozo de ver a tu iglesia prosperar.

Lo que es más, un estilo de vida inmerso en un compromiso con el discipulado a través de tu iglesia local tiene otro gozo significativo. Tu compromiso a discipular no solo bendice potencialmente la persona con la que te reúnes sino que también es muy probable que tu iglesia misma sea bendecida y edificada por tu obra de discipulado. Una iglesia llena de relaciones donde los cristianos cuidan y se hacen responsables unos de los otros, tendrá mayor posibilidad de ser una iglesia más sana en su totalidad. Cuando discipulas a alguien de tu iglesia local no solo estás ayudando a una persona sino también edificando todo el cuerpo de Cristo.

3. Disfruta el gozo de ser fructífero para el reino.

Espero que todos nosotros deseemos ver el fruto de nuestra obediencia y trabajo para el reino. Bueno, una de las cosas más fructíferas que podemos hacer en nuestro esfuerzo por el reino es motivar a otra persona en su propio discipulado. Sabemos que Dios busca mantener y preservar el suyo hasta el final. Y sabemos que Dios lo hará a través de medios y cosas de este mundo que ha establecido para cumplir fines espirituales… como la predicación, la lectura de la Biblia, el compañerismo o relaciones de discipulado con otros cristianos. Por tanto, si quieres aumentar el potencial de tu vida siendo fructífero y útil para el reino de Dios, entonces comienza a construir relaciones de discipulado. Hemos visto a través de esta clase que Dios dice que utilizará estos medios —relaciones de discipulado— para edificar su iglesia. ¿Considerarías involucrarte en el plan de Dios para tus amigos? Se una fuente de motivación y bendición para ellos y es muy probable que seas fructífero para el reino en gran manera. No sé si Dios redimirá nuestra cultura o hará que mi político favorito gane. No sé si mis habilidades comerciales pueden producir riquezas que pueda utilizar en su iglesia o si mi investigación médica eliminará el gran sufrimiento humano, pero no si se que Dios busca que su pueblo crezca y sea bendecido a través de la motivación de otros cristianos. Por tanto, si deseo navegar contra viento y marea, por así decirlo, en lo que tiene mayor probabilidad de convertirse en un fruto bueno y duradero de mi vida… involucrarse en el discipulado parecer ser una elección obvia y sabia.

En nuestro estado caído cada cosa buena tiene el potencial de ser utilizado de mala manera, y el discipulado no es una excepción. Aun así, no podemos negar que esto debe ser una fuente de placer para un cristiano genuino. Recordar un año involucrado en una labor diligente de discipulado y ver el fruto, ver una vida que ha sido expandida en su capacidad de entender y disfrutar de la obra de Dios, esto es un placer real y duradero. No como los placeres temporales del mundo que se desvanecerán en algunos meses o años. El gozo del discipulado fructífero es un placer de 10,000 años… el tipo de placer que continuará provocando gozo en nuestro corazón por la bondad de Dios al usarnos para su gloria… aun 10,000 años desde ahora en adelante.

4. Disfruta del gozo de ver una cultura de discipulado en tu iglesia.

Queremos ver una cultura de discipulado ser desarrollada en nuestras iglesias. Cuando tienes una cultura de discipulado en tu iglesia local, tienes muchas personas de la comunidad que experimentan el gozo de discipular y están buscándolo ansiosamente por sí mismos.

¿Por qué es tan importante una cultura de discipulado? Queremos ver comunidades enteras definidas por marcas bíblicas. La cultura norteamericana motiva la búsqueda individual de nuestros deseos. El cristianismo motiva la búsqueda corporativa de los deseos de Dios.

Cuando las personas caminen en una comunidad que está marcada por el discipulado esto será visible. Las personas comenzarán a desearlo por ellas mismas y (con esperanza) comenzarán a buscarlo.

¿Cómo creas una cultura de discipulado en tu iglesia? Ciertamente, el liderazgo de la iglesia debe tener una visión para construir una cultura de discipulado y establecer un ejemplo para discipular a otros. Pero también quieres que todo cristiano de esa iglesia entienda que el discipulado —sea siendo un discipulador o alguien que es discipulado— es una responsabilidad para cualquiera que se llama a sí mismo un creyente.

5. Dirigiendo hacia arriba y hacia afuera para la gloria de Dios.

El objetivo de tu discipulado no es solo el crecimiento y la salud de un individuo sino la reproducción de discípulos haciendo discípulos. Esta es una de las tareas más difíciles del discipulado y es la fuente del sentido profundo de pérdida y gozo sustancial. En tu labor en la vida de otro creyente, tu objetivo debe ser hacerlos subir y potencialmente lanzarlos a partir de tu vida.

En mi propia experiencia en el discipulado, la dificultad y el gozo de esto ha sido claro en muchas ocasiones. Permíteme explicar lo que quiero decir con esto. No estoy diciendo que debemos ver nuestras relaciones de discipulado como un proyecto temporal. Hay personas con las que he pasado tiempo discipulando con las que aun me reúno y paso tiempo luego de años y años. Pero si soy realmente bendecido por Dios en una relación de discipulado, entonces el fruto de la relación hará que cambie con el tiempo. La persona que estaba motivando comenzará a crecer hasta el punto de comenzar a ellos mismos discipular a otros tal vez de la misma manera que tuve el privilegio de hacerlo con ellos. Algunas veces esto significa que comience a reunirme menos frecuentemente con esta persona ya que su tiempo limitado comienza a ocuparse con otros que buscan bendecir. Esto no significa que voy a «abandonar» a mi amigo después de cierto tiempo sino que por el bien del reino de Dios no voy a ser dependiente o posesivo. Si comienzo a ver que el momento espiritual en que fui utilizado para infundir en su vida alejarse de mí hacia otras relaciones fructíferas, alabaré a Dios por ello. Alabado sea Dios porque me favoreció al ser instrumento para ayudar a otro hermano o hermana en Cristo a convertirse en un exportador neto de motivación espiritual en la vida de los demás. Eso es lo que quiero decir con «dirigirlos hacia arriba y hacia afuera.» Esto significa ver tus relaciones como una oportunidad para bendecir multitudes a través de la obra de aquellos que has motivado.

IV. Reflexiones finales sobre el discipulado

1. El discipulado es la labor de la iglesia, no solo de los líderes.

No es solo una obra de los ancianos y las personas «prominentes» de la iglesia. Este es un ministerio que requiere de mucho tiempo y compromiso de muchas personas. Discipularse unos a otros es la labor de una congregación sana.

2. El discipulado puede ser una manera de propagar bendición más allá de CHBC.

CHBC es una iglesia transitoria, lo cual significa que muchas de las personas allí no tienden a permanecer por mucho tiempo. Puede ser que mientras trabajas para dar ejemplo de un buen discipulado y servir a un miembro de su cuerpo, plantes semillas que llevarán fruto a iglesias de las que nunca has escuchado. Mientras los miembros de su cuerpo son edificados por tu labor en sus vidas, entonces puedes tocar y bendecir al cuerpo de Cristo en general.

3. ¡El mayor énfasis en el discipulado comienza contigo!

Si todo esto parece bueno para ti, entonces entiendo que probablemente es la voluntad de Dios que este crecimiento en el discipulado comience o crezca en ti. No huyas de esta clase de pensamiento «esto es maravilloso, espero que más personas de CHBC hagan estas cosas.» Sal pidiéndole a Dios que te ayude a ser un catalizador en la vida de alguien. Sal y busca maneras en las que puedas relacionarte intencionalmente con otros en la iglesia con un enfoque deliberado en hacerles un bien espiritual.

4. Continúa creciendo en tu propio discipulado de Cristo.

Y para algunos de ustedes esto puede significar decidir, con la ayuda de Dios, fortalecer su relación con Cristo como primer paso para motivar a otros. Para todos nosotros, esto significa buscar deliberadamente conocer más y más del consuelo del evangelio para poder consolar a otros con la consolación que nosotros hemos sido consolados. Como miembro fiel de una iglesia, eres como una madre embarazada que sabe que no solo está comiendo para sí misma sino también para el bebé que lleva en su vientre. De la misma manera, tú como miembro de una iglesia local, no solo buscas alimento espiritual para ti mismo sino también para los demás que están a tu alrededor. No solo estudies la Palabra de Dios para ti mismo, en cambio aliméntate bien de la Palabra de Dios para que puedas alimentar tus relaciones de discipulado. Mientras haces eso, pienso que encontrarás que tu propio apetito espiritual innato aumenta para el bien de tu alma y para la gloria de Dios.

5. Busca personas y oportunidades para motivar a otros.

Y finalmente, recuerda que todo esto probablemente no solo sucederá sin ningún esfuerzo de tu parte. Gran parte del Nuevo Testamento, si está lleno de las verdades de la obra global de Dios Y el llamado imperativo al esfuerzo humano, también lo está del discipulado. Es muy poco probable que seas fructífero en el discipulado por casualidad, así que habla. Pero mientras buscas deliberadamente personas y oportunidades para motivar a otros, puedes sorprenderte de la obra que Dios hará a través de ti. No seas pasivo. Se activo en el trabajo, con la ayuda de Dios, para trabajar por el fruto del discipulado. Busca personas para motivarlas. Planifica como puedes ser una bendición espiritual para los demás. Piensa y actúa sobre planes para tener una conversación fructífera. Se activo en buscar ser una fuente que rebose que bendiga la vida de otros en la iglesia.

Eso es lo que significa ser un verdadero discipulador. Ser uno que conoce la gracia y sabiduría de la Palabra de Dios y que intencional y activamente establece maneras para compartir su motivación con la vida de los demás. Fundamentalmente, para eso fuiste creado, para eso fuiste redimido, para eso fuiste bendecido. Sal de esta clase y no solo comparte que muchas de estas cosas son verdad —siente la rica profundidad de la veracidad de lo que se ha dicho al dedicarte tu mismo con entrega a la vida de los demás. Se una fuente de motivación espiritual para tu bien y para la gloria de Dios.