Clases esenciales: Cómo Crecer

Cómo Crecer – Clase 13: Perseverancia

Artículo
15.05.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Como Crecer
Clase 13: Perseverancia


Bienvenida

Bienvenido a la clase final de las Disciplinas Espirituales. Es estimulante ver hoy a muchos de ustedes quienes han asistido consistentemente a estas clases durante los últimos meses. Hemos estado durante 12 semanas pensando acerca de las distintas disciplinas que debemos cultivar de modo que nos ayuden a madurar en nuestro andar cristiano.

Introducción

La santidad es la meta de todas las disciplinas espirituales. Ellas son medios que nos ayudan a crecer en santidad, a medida que las practicamos activamente en nuestras vidas. Algo que hemos aprendido de estas clases es que no llegaremos a ser semejantes a Cristo si permanecemos pasivos. Nuestra santificación no algo en lo que debamos dejar que Dios haga todo el trabajo. La Biblia dice que debemos ser diligentes en perseguir la santidad con la ayuda de Dios. En palabras de 1 Timoteo 4:7, debemos, “ Disciplinarnos para el propósito de la santidad.” [1]

Como aquellos que hemos sido redimidos por Cristo, todos nosotros deseamos crecer en santidad. Esto es así porque Dios nos ha dado corazones nuevos que buscan obedecerle y vivir para Su Gloria. Podemos añadir que la práctica de las distintas disciplinas espirituales es fundamental para que la santificación tenga lugar. Y aquí es donde reside el desafío: ¿Cómo podemos perseverar en nuestras disciplinas espirituales frente a las muchas demandas de la vida?

Todos llevamos vidas ocupadas. Si somos casados ​​o solteros; Estudiar, trabajar o cuidar el hogar; Nuestras vidas están llenas de actividad. Nuestros horarios diarios a menudo se sienten como si estuvieran a punto de estallar en las costuras. Entonces llegamos aquí el domingo por la mañana sólo para ser confrontados con una serie de disciplinas espirituales que debemos cultivar. Todo esto puede ser desalentador, tal vez incluso desalentador. Puede hacer que la vida cristiana parezca una lista de cosas que tenemos que hacer.

Sentimos que necesitamos practicar las disciplinas para cumplir con un cierto estándar de “desempeño” en nuestro caminar cristiano. ¿Cómo podemos saber si hemos adoptado un enfoque “basado en el desempeño” de la vida cristiana? Un signo revelador es cuando nuestra alegría y seguridad parecen ser más dependientes de lo bien que practicamos las disciplinas espirituales, que de la obra terminada de Jesucristo en nuestro nombre.

¿Te describí? Bueno, toma el corazón. Todos somos propensos a esto. Cuántas veces nos olvidamos de la verdad básica de que hemos sido salvados por la gracia sola, por medio de la fe solamente, en Cristo solamente. La aceptación de Dios de nosotros no se basa en lo bien que nos desempeñamos en la vida cristiana. No, ya hemos sido reconciliados con Dios y ya hemos llegado a ser Sus hijos a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Y es aquí donde reside el desafío: ¿Cómo podemos perseverar en nuestras disciplinas espirituales frente a las muchas demandas de la vida?

Todos llevamos vidas ocupadas. Si somos casados ​​o solteros; estudiamos, trabajamos o cuidamos el hogar; nuestras vidas están llenas de actividad. A menudo sentimos nuestros horarios diarios como si estuvieran a punto de estallar por las costuras. Entonces llegamos aquí el domingo por la mañana
sólo para ser confrontados con una serie de disciplinas espirituales que debemos cultivar. Todo esto puede ser desalentador, tal vez incluso deprimente. Puede hacer que la vida cristiana parezca una lista de cosas que tenemos que hacer.

Sentimos que necesitamos practicar las disciplinas para cumplir con un cierto estándar de “desempeño” en nuestro caminar cristiano. ¿Cómo podemos saber si hemos adoptado un enfoque “basado en el desempeño” de la vida cristiana? Un signo revelador es cuando nuestra alegría y seguridad parecen ser más dependientes de lo bien que practicamos las disciplinas espirituales, que de la obra terminada de Jesucristo en nuestro nombre.

¿Te describí? Bueno, considera el meollo del asunto. Todos somos propensos a esto. Cuántas veces nos olvidamos de la verdad básica de que hemos sido salvados por la gracia sola, por medio de la fe solamente, en Cristo solamente. La aceptación de nosotros por parte de Dios no se basa en lo bien que nos desempeñamos en la vida cristiana. No, ya hemos sido reconciliados con Dios y ya hemos llegado a ser Sus hijos a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Las disciplinas espirituales no están destinadas a ser una forma de esclavitud para atarnos.

Es crucial, por lo tanto, darse cuenta de que Cristo ha comprado nuestra libertad por Su muerte en la cruz. Él nos ha liberado de la esclavitud del pecado, así como de la esclavitud de tratar de ganar nuestra salvación a través de las obras.

Gálatas 5:1

1 Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

En vez de considerar las disciplinas espirituales como tareas pesadas, debemos verlas como medios de gracia que Dios nos ha dado amablemente para nuestro bien espiritual y Su gloria. No practicamos las disciplinas espirituales para ganar mérito. Las practicamos por amor y gratitud por lo que Dios ya ha hecho por nosotros en Cristo.

Al mismo tiempo, también es útil considerar cómo una persona piadosa suele ser una también persona ocupada. La persona piadosa está dedicada a Dios y a la gente, y esto lleva a una vida plena y un horario lleno.

Lee el Evangelio de Marcos en algún momento y observa con qué frecuencia la palabra “inmediatamente” describe la transición de un evento al siguiente en la vida de Jesús. Leemos de Él a veces ministrando todo el día y hasta después de anochecer, luego levantándose antes del amanecer para orar y andar al próximo ministerio.

El apóstol Pablo es otro ejemplo. Habla de ser “derramado como una ofrenda de bebida” y de “ser gastado” por el bien de los demás. Si comparáramos su vida con la así llamada “vida equilibrada” imaginada por muchos cristianos hoy en día, podría ser considerado un insalubre adicto al trabajo que descuidó su cuerpo. Sin embargo, como escribe Don Whitney, “la Escritura confirma lo que la observación percibe: la pereza nunca conduce a la piedad.”[2]

Todo esto es decir que las disciplinas espirituales siempre han sido prácticas que pueden hacer de una persona ocupada una persona piadosa. No son sólo para personas con mucho tiempo en sus manos. Es estúpido de nuestra parte ponerlas fuera hasta que pensemos que estaremos menos ocupados. No importa cuán ocupados estemos, las disciplinas espirituales son necesarias para nuestro crecimiento en gracia y santidad.

Entonces, ¿cómo perseveramos en las disciplinas espirituales? Vamos a ver el papel del Espíritu Santo, el papel de la comunión, y el papel de la lucha en ayudarnos a perseverar.

I. El Rol del Espíritu Santo

Todos los que hemos confiado en Cristo para la salvación hemos recibido el Espíritu Santo. Él habita en nosotros y es el Autor de nuestra santidad. Dondequiera que mora el Espíritu Santo, su presencia crea un hambre de santidad. Su oficio es engrandecer a Cristo, y es Él quien nos regenera y nos da un deseo de piedad. Aparte de la obra santificadora del Espíritu Santo, nos es imposible agradar a Dios.

Efesios 1: 13-14 nos enseña que estamos sellados con el Espíritu cuando creemos en Jesucristo para la salvación.

Efesios 1:13-14

13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteissellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.[3]

El Espíritu Santo es un depósito que nos ha dado Dios para asegurarnos que Él completará nuestra redención cuando Cristo regrese. El Espíritu, por lo tanto, juega un papel vital en permitirnos perseverar en nuestro caminar cristiano.

El Espíritu Santo nos guía en nuestra santificación. Leemos esto en Romanos 8: 13-14.

Romanos 8:13-14

13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.[4]

De estos dos versículos, sabemos que los hijos de Dios somos guiados por el Espíritu Santo. ¿Qué nos lleva a hacer el Espíritu? Él nos guía en la obra de santificación. Con la habilidad del Espíritu, debemos “matar las fechorías del cuerpo”. En otras palabras, el Espíritu nos ayuda a crecer en santidad.

Esta verdad debe animarnos. La santificación y la perseverancia en las disciplinas espirituales requieren de arduo trabajo de nuestra parte. Pero no trabajamos solos. Dios nos da su Espíritu para guiarnos y fortalecernos. Es el Espíritu el que nos capacita para seguir adelante en obediencia a Dios.

El Espíritu Santo produce dentro de nosotros tanto el deseo como la capacidad de disciplinarnos para el propósito de la piedad.

2 Timoteo 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Por lo tanto, lo que somos incapaces de lograr en la debilidad de nuestra carne, somos capaces de hacerlo a través del Espíritu Santo, que sobrenaturalmente nos capacita para obedecer a Dios.

Esperamos que hayas visto esto en tu propia vida. En las áreas donde el pecado reinó una vez, el Espíritu Santo las ha purificado. Donde solías amar las cosas del mundo, ahora puedes decir sinceramente que amas y buscas las cosas de Dios. Sí, todavía tropezamos y caemos, pero podemos estar
seguros de que el Espíritu de Dios continuará ayudándonos a crecer en conformidad con Cristo. Si estamos en Él, nuestro destino final es cierto.

Romanos 8:29-30

29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

Si hemos confiado en Cristo, sabemos que Dios nos ha predestinado para gloria. Esto significa que vendrá un tiempo en el que estaremos completa y perfectamente conformados a Cristo. El Espíritu Santo nos permite perseverar mientras esperamos ese día. Dios, que comenzó una buena obra en nosotros, la llevará a su fin cuando Cristo regrese. Como leímos antes en Efesios, el Espíritu Santo que habita en nosotros es la garantía de que esto se cumplirá.

¡Debemos ser alentados! Dios no nos ha dejado solos, sino que nos ha dado su Espíritu si nos arrepentimos de nuestros pecados y creemos en el evangelio. Seamos, pues, fuertes en el Señor. Si deseamos crecer en las disciplinas, debemos continuar orando por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Zacarías 4:6

Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.[5]

PREGUNTAS

II. El Rol Del Compañerismo

El compañerismo cristiano también desempeña un rol en nuestra perseverancia en la práctica de las disciplinas espirituales.

La madurez espiritual implica una profundización de nuestra comunión con otros cristianos. Dios nos ha colocado en un cuerpo de creyentes como un medio para nuestro crecimiento, así como para el crecimiento de otros.

Nuestra comunión no es sólo con Dios, sino también con Su pueblo. Es imposible estar en comunión con Dios sin estar también en comunión con Su pueblo.

1 Juan 1:3-4

3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

Algunas de las disciplinas espirituales -como el culto corporativo, la oración conjunta y el servicio- no se pueden practicar sin estar en comunión con otros creyentes. Además, uno de los propósitos de la comunión con Dios es complementar las disciplinas espirituales y estimular nuestro crecimiento en la piedad a través de ellas.

Nuestro pastor Mark Dever ha contado un incidente para subrayar la importancia de unirnos nosotros mismos con otros cristianos en una iglesia local. Mark conocía a un amigo en el Reino Unido que solía venir justo a tiempo para los sermones en la iglesia y salir del culto durante el himno de cierre. Un día, Mark le preguntó por qué esto era así, y su amigo respondió: “No obtengo tanto del resto del servicio. Realmente sólo estoy interesado en el sermón. “Mark preguntó:” ¿Alguna vez has pensado en unirte a la iglesia? “La respuesta no fue muy alentadora. “¿Unirme a la iglesia?”, preguntó incrédulo su amigo, “¿Por qué querría hacer eso? Si me uno a la iglesia, esta gente podría simplemente ralentizarme. “Mark respondió, “Quizás podrías ayudarlos a acelerarse. ”

El amigo de Mark era, en muchos sentidos, un cristiano maduro y piadoso. Él participó activamente en el ministerio estudiantil, se entregó regularmente a la Escritura y fue fiel en la vida cristiana. Sin embargo, su respuesta refleja una visión bastante egoísta de la comunión.


No debemos perseguir las disciplinas espirituales de una manera que nos haga descuidar nuestra contribución a las vidas de otros cristianos.
En cambio, debemos perseguir las disciplinas espirituales en el contexto de la comunión bíblica apropiada. El cristianismo no está destinado a ser
vivido en aislamiento. No vamos a volar solos. Recuerda que Dios nos ha llamado a ser un pueblo que está celoso de las buenas obras.


Dicho esto, la confraternidad no debe confundirse con la soc ialización.
Aunque socializar a menudo es a la vez parte y dentro del contexto de la comunión, es posible socializar sin tener compañerismo. Podemos reunirnos con otros creyentes y hablar sobre cualquier cosa excepto asuntos
espirituales. Socializar implica compartir la vida humana y terrenal, mientras que la comunión cristiana implica compartir la vida espiritual.

I. Packer define compañerismo como “un intento de compartir a los demás lo que Dios ha dado a conocer de sí mismo, como un medio para encontrar fuerza, refresco e instrucción para la propia alma ”.[6]

El estímulo mutuo que disfrutamos en la comunión cristiana puede ayudarnos a avanzar en la santidad. Cuando nos reunimos regularmente con otros creyentes -ya sea uno-a-uno, en un grupo pequeño, o para la adoración corporativa- nos estamos exhortando unos a otros a crecer en la piedad. Otros cristianos pueden animarnos a perseverar en las disciplinas espirituales.

Proverbios 27:17

Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.[7]

Como pueblo de Dios, todos tenemos el deber de reunirnos regularmente con el propósito de animarnos unos a otros a perseverar en nuestro caminar cristiano.

Hebreos 10:24-25


24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.[8]

Dios quiere que esa edificación mutua tenga lugar a través de la comunión de los cristianos en una iglesia. Tenemos que ser deliberados en nuestros esfuerzos para alentar a otros. Observa cómo dice el versículo: “Consideremos cómo podemos estimularnos unos a otros”. El estímulo mutuo no sucede por sí solo. Tenemos que hacer el esfuerzo para conocer a otros cristianos, así como para abrirles nuestras vidas.

Una de las imágenes bíblicas de la iglesia es la de un cuerpo, con cada creyente representando una parte diferente.

Efesios 4:15-16

15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

16 de quientodo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.[9]

Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar para contribuir al buen funcionamiento de la iglesia local. Y a medida que el cuerpo crece, cada cristiano individual se construye también. Al practicar las disciplinas espirituales, ayudamos a fortalecer la comunión de los creyentes en la iglesia. La comunión bíblica, a su vez, fortalecerá nuestra práctica individual de las disciplinas espirituales.

Sin verdadero compañerismo, ni siquiera el cristiano que practica ardientemente las disciplinas espirituales se desarrollará de una manera espiritualmente equilibrada.

Hebreos 3:13

Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

Cuando estamos fuera de la protección espiritual que Dios quiere que obtengamos de la comunión en Su iglesia, es mucho más fácil ser engañados por el pecado.

Juan Calvino ha señalado, fuertemente, lo que realmente está detrás del deseo de vivir una vida separada de una iglesia local:

La separación de la iglesia es la negación de Dios y de Cristo. Por lo tanto, debemos evitar aún más una separación tan malvada. Pues cuando con todo nuestro poder estamos intentando el derrocamiento de la verdad de Dios, merecemos que Él arroje todo el rayo de su ira para aplastarnos. . . Por lo tanto, aquellos que más audazmente que otros incitan a la deserción de la iglesia. . . En su mayor parte no tienen otra razón que su desprecio por todos los demás para demostrar que son mejores que otros. . . . Porque Dios quiere que se mantenga la comunión de su iglesia en esta sociedad externa a ella, el que por odio a los impíos rompe con el compañerismo pisa un camino que se inclina hacia una caída de la comunión de los santos. [10]

Básicamente está diciendo que si descuidamos a la iglesia local en nuestra vida cristiana estamos caminando por un camino o viviendo una vida que está peligrosamente cercana a la de un no cristiano, tal vez no seríamos cristianos si no fuéramos parte de una iglesia local.

El Puritano Thomas Watson declaró que al “asociarnos con personas santificadas. Ellas pueden, por su consejo, oraciones y santo ejemplo, ser un medio para hacerte santo”.[11] Así que debemos examinar nuestra participación en las vidas de otros creyentes. Considera si una comunión más regular puede ayudarte a ser más fiel en las disciplinas espirituales.


¿CUÁLES SON ALGUNAS MANERAS EN LAS QUE PODEMOS INCENTIVAR A OTRO EN LAS DISCIPLINAS ESPIRITUALES?

III. El papel de la lucha

Un tercer medio por el cual podemos ser animados a perseverar en las disciplinas espirituales es a través de la lucha. Esto puede parecer bastante extraño. ¿Cómo nos ayuda la lucha en las disciplinas?

Debemos reconocer que hay necesariamente un elemento de lucha en la vida cristiana
. Como aquellos que pertenecemos a Cristo, nos encontramos en desacuerdo con nuestras viejas naturalezas pecaminosas, el mundo y Satanás.

Escuche lo que J.I. Packer dice:

Así que debemos recordar que cualquier idea de ir más allá del conflicto, hacia afuera o hacia adentro, en nuestra búsqueda de la santidad en el mundo es un sueño escapista que sólo puede tener efectos desilusionadores y desmoralizadores sobre nosotros, como la experiencia de vigilia la refuta diariamente. Lo que debemos darnos cuenta, más bien, es que cualquier verdadera santidad en nosotros estará bajo fuego hostil todo el tiempo, tal como lo fue nuestro Señor.[12]
En otras palabras, no debemos equivocarnos al pensar que la vida cristiana es fácil. No hay una fórmula mágica que seguir y ninguna experiencia particular que podamos tener que nos libere del dolor y la lucha de combatir el pecado y perseverar en la obediencia. Dios quiere decir que estamos comprometidos en la guerra espiritual, y Él nos fortalece para esto.

Salmo 144:1

Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra.

La idea de que practicar las disciplinas espirituales y progresar en la piedad se acompañará de lucha es confirmada por el contexto de 1 Timoteo 4: 7. Después de exhortarnos a ” disciplinarnos con el propósito de la piedad“, Pablo añade en el versículo 10 que “por esto trabajamos y nos esforzamos“.

Las palabras “trabajar y esforzarnos” nos dicen que convertirse a Cristo implica mucho más que “abandonarse y dejar a Dios”. Pablo no tiene una teología que sugiera que debemos ser individuos pasivos en la búsqueda de la piedad. Conseguimos nuestra palabra hispana agonizar del término
traducido aquí como esfuerzo. Es una palabra fuerte para usarla. El sentido es que por el bien de la piedad, debemos agonizar y trabajar hasta que estemos cansados y gastados. Nada en estos versículos sugiere que esta búsqueda será un proceso fácil.

Esto no disminuye en modo alguno el papel del Espíritu Santo en nuestra santificación. Hay un equilibrio en juego. El progreso en la vida cristiana no viene solo por obra del Espíritu Santo, ni solo por nuestra obra. Viene por nuestra respuesta y cooperación con la gracia que el Espíritu Santo inicia y sostiene.

Este equilibrio está bien resumido por Pablo:

Colosenses 1:28-29

28 a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; 29 para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.[13]

Necesitamos comprender este equilibrio entre nuestro esfuerzo y la obra del Espíritu en nosotros si queremos entender correctamente el modo bíblico de crecer en la piedad. Esto nos impide balancearnos a cualquiera de los extremos. Si intentamos confiar demasiado en nuestras propias fuerzas, o sentarnos y esperar que el Espíritu Santo haga todo el trabajo, no haremos progreso alguno en nuestra santificación.

Mientras estemos en esta vida, nuestra carne pecaminosa, el mundo y el diablo lucharán constantemente contra nosotros. Nos enfrentamos a enemigos de dentro y de fuera. Gálatas 5:17 habla de nuestra guerra contra la carne, esa naturaleza que habitamos en el pecado.

Gálatas 5:17

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.[14]

Hay días en que nuestra mayor alegría es pasar tiempo en la Palabra de Dios. También hay momentos en que disfrutamos de tan dulce oración que anhelamos una comunión ininterrumpida con Dios. Sin embargo, también habrá tiempos ásperos cuando es una batalla participar con regularidad en las disciplinas espirituales.

Pero a pesar de que disciplinarnos a nosotros mismos es a veces difícil e implica una lucha, la autodisciplina no es auto-castigo. Es un intento de hacer lo que realmente deseamos en nuestros corazones hacer cuando el Espíritu nos lo pide. Como aquellos que hemos creído en Cristo, Dios nos ha dado nuevos corazones que se complacen en hacer Su voluntad.

Para que no seamos abrumados por toda esta charla de conflicto y lucha, necesitamos recordar que Jesucristo ya nos ha ganado la victoria. Él reina victorioso sobre Satanás, el pecado y la muerte. ¡Somos más que vencedores por medio de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros! Pablo se dio
cuenta de esta gloriosa verdad, aun cuando luchó para pelear contra el pecado.

Romanos 7:24-25

24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? 25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Así que no te sorprendas ni te desanimes por la lucha de perseverar en las disciplinas espirituales. Confía en que debido a la realización de Cristo en Su obra sustitutiva en la cruz, nuestra lucha no será en vano. La victoria que realmente experimentamos sobre las fuerzas que se oponen a nuestro progreso en las disciplinas vendrá, prácticamente hablando, a través de la práctica de las disciplinas. En otras palabras, es a través de la perseverancia en las disciplinas espirituales que más consistentemente experimentaremos la verdadera victoria.


Y esperemos también el regreso de nuestro Señor, cuando nuestra lucha terminará y seremos como Cristo.

1 Juan 3:2

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

No somos lo que debemos ser o deseamos ser, pero con nuestras mentes fijadas en la esperanza gloriosa que nos espera en Cristo, enfrentémonos a esta lucha con la resolución fortalecida por el Espíritu.

PREGUNTAS

IV. Hacia la santidad


A. Practicar las Disciplinas Espirituales a la Luz de la Eternidad

Se dice que Jonathan Edwards solía rezar: “¡Oh, Dios, sella la eternidad en mis ojos!” Imagínate cuán diferente sería pasar nuestro tiempo y tomar nuestras decisiones en la vida si vemos todo desde la perspectiva de la eternidad.

1 Timoteo 4:7-8

Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; 8 porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.[15]

 

Ver las disciplinas espirituales sólo desde una perspectiva temporal es un error. Dado que el peso de la eternidad -en palabras del puritano Thomas Brooks- cuelga del fino hilo del tiempo, utilicemos nuestro tiempo y gastemos nuestras energías en formas que sean provechosas no sólo para esta vida, sino también para la eternidad.[16]


B. Practicar las disciplinas espirituales es necesario para la piedad

Durante las últimas 12 semanas, hemos mostrado el camino que conduce la santidad. No hay atajos en la vida cristiana. La carne pecaminosa busca una vida de facilidad, pero el Espíritu Santo nos conduce por un camino estrecho y accidentado hacia la vida eterna. ¿Seremos tan diligentes en cultivar estas disciplinas espirituales en nuestras vidas? ¿Resolveremos, con la ayuda del Espíritu y la comunión cristiana, comenzar a esforzarnos hoy?

Gálatas 6:9

9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.[17]

Oremos.


[1] Énfasis del autor.

[2] Whitney, Donald S.

[3] Énfasis del autor.

[4] Énfasis del autor.

[5] Énfasis del autor.

[6] Packer, J. I.

[7] Énfasis del autor.

[8] Énfasis del autor.

[9] Énfasis del autor.

[10] Calvin, John, The Institutes of the Christian Religion (Louisville: Westminster John Knox, 1960), 1024-25 & 1030-31.

[11] Watson, Thomas

[12] Packer, J. I.

[13] Énfasis del autor.

[14] Énfasis del autor.

[15] Énfasis del autor.

[16] Watson, Thomas

[17] Énfasis del autor.