Falso evangelio

El evangelio de la prosperidad en mi propio corazón

Times Square NYC
Por David W. Jones | 14.09.2021

El solo pensamiento de que Dios nos debe una vida relativamente libre de problemas, y la ira que sentimos cuando Dios no actúa de la manera que creemos que debe actuar, traiciona un corazón que espera que Dios nos prospere debido a nuestras buenas obras. Ese es el evangelio de la prosperidad.

¿Qué nos tiene que enseñar la 2 carta de Juan sobre el asociarnos con falsos maestros?

Por Sean DeMars | 05.03.2020

¿Es posible para nosotros socavar el evangelio que predicamos a través de nuestras asociaciones ministeriales? Esta última pregunta parece ser recurrente en el evangelicalismo estadounidense. Es muy común que pastores, […]

Un evangelio de la prosperidad mucho más sutil: más común de lo que piensas

Por David Schrock | 14.07.2019

Aunque los evangélicos tradicionalmente han criticado el evangelio de la prosperidad en su forma «explícita», hay una forma más sutil de esta enseñanza que es muy común entre nosotros [1].  A menudo no es detectada por los cristianos creyentes en la Biblia, toma por sentado el evangelio y lleva a sus adherentes a centrarse en cosas como planificación financiera, la dieta y el ejercicio, y estrategias para el crecimiento personal.