Liderazgo

Levantar pastores es responsabilidad de la Iglesia local

Artículo
02.07.2020

LA RESPONSABILIDAD DE LA IGLESIA

9Marcas: ¿Por qué crees que levantar a la próxima generación de pastores es responsabilidad de la iglesia local?

M. Dever: Para comenzar, observamos esto en las Escrituras. En el libro de los Hechos, Pablo y Bernabé fueron enviados por la iglesia local. Pablo le dice a Timoteo, el pastor de Éfeso, que confíe las verdades del evangelio a otros hombres fieles, quienes enseñarán a otros (2 Tim. 2: 2). Jesús le da a la iglesia las llaves del reino, y promete que la iglesia prevalecerá (Mateo 16: 18-20). En ningún momento hace que la victoria de la iglesia dependa de seminarios financieramente viables y doctrinalmente fieles (¡y espero que sean viables y fieles!).

No me opongo a los seminarios, aunque son desconocidos entre los protestantes antes del siglo XVIII o XIX. Simplemente digo que, en la Biblia, la iglesia local una comunidad donde se conoce a la gente, se testifica su conversión y se atestiguan sus dones, es el lugar apropiado para hacer ese tipo de declaración categórica sobre el don y el llamado de Dios en la vida de alguien. Levantar líderes es parte de la comisión de la iglesia.

****

9Marcas: ¿Qué recursos tiene una iglesia local que un seminario no tiene para los propósitos de equipar ministros?

M. Dever: Una visión de 360 ​​grados de la vida de alguien. Compañerismo. Varias personas que se relacionan con una determinada persona de diferentes maneras, en lugar de ser una de las 62 personas que conoce un profesor en una clase. La iglesia local es el centro al que Dios le ha comisionado la claridad de su evangelio, tanto en la predicación como en aquellos que son admitidos en la Cena del Señor y excluidos de ella. Los seminarios no tienen tal habilidad ni tal comisión.

Además, tienes en la iglesia local toda una secuencia de vidas que afectan a la persona en cuestión. Entonces él ha visto los ejemplos como se dice en Hebreos 13: 7, de los ancianos o líderes. Ha sido capaz de evaluarlos y ellos a él. Por tanto, hay una experiencia natural de aprendizaje de la vida sobre la vida.

****

9Marcas: ¿Un pastor y una iglesia son irresponsables al no tomar medidas para equipar a los futuros pastores?

M. Dever: Bueno, mi respuesta básica es «Sí». Quiero ser amable y reconocer que hay algunas iglesias que son demasiado pequeñas o no están equipadas. Pero básicamente, sí, deberías comprender que levantar futuros ministros es una oportunidad que el Señor te ha presentado y deberías desear, y orar por este trabajo.0

****

9Marcas: Cuando hablas sobre la importancia de que una iglesia tenga una visión de 360 ​​grados de la vida de una persona, estás confiando en una cierta filosofía del ministerio. ¿Qué suposiciones estás haciendo sobre cómo funcionan el ministerio y el crecimiento cristiano? ¿Por qué no es suficiente entrenarme en griego y homilética y ponerme detrás de un púlpito, como lo puede hacer un seminario?

M. Dever
: Esa es una gran pregunta. Asumo que el ministerio es más que una simple proclamación. La simple proclamación es esencial para el ministerio, esto no es negociable. Pero, esa proclamación tiene lugar en el contexto de una comunidad de personas que se conocen. Están geográficamente en el mismo lugar, se reúnen regularmente y, como consecuencia, se conocen entre sí.

Parece ser la presunción en el Nuevo Testamento de que la autoridad pastoral acompaña las relaciones pastorales, como en Hebreos 13, donde se les dice a los miembros que evalúen la vida de los líderes (en el versículo 7) antes de que se les diga que obedezcan a esos líderes (en el versículo 17). La importancia de conocerse también concuerda con lo que escuchamos al Señor decir en Juan 13, acerca de nuestro testimonio: que el mundo sabrá que somos sus discípulos por el amor que tenemos los unos por los otros.

De ninguna manera quiero denigrar la centralidad de predicar la Palabra. Pero, si solo predicamos la Palabra sin tener este contexto o red relacional para el ministerio, que es la iglesia local, entonces no sabemos cómo hacer membresía, cómo disciplinar, cómo discipular; tampoco vamos a ser muy buenos testigos (o si lo somos, es accidental).

Los frutos del Espíritu de los que habla Pablo en Gálatas son virtudes expresadas a otras personas. Existe un contexto relacional en la realidad de la iglesia, el cual es absolutamente perfecto para identificar a quienes están dotados para ser ministros, desafiar y empoderar a tales individuos. Así que, si puede ser personal por un momento, al oírte enseñar en una clase de escuela dominical, esto me dice algo sobre tu habilidad para ser pastor. Al mirarte discipular a otros. Al observarte ante tus propios problemas. Al llevar tu estudio bíblico a la habitación de Helen, cuando se recuperaba de su accidente cerebrovascular. Esto me permite saber más cosas sobre ti y estimarte como pastor. En una forma que nunca lo reconocería, sí simplemente supiera que eras un estudiante, en una clase en la que yo enseñaba.

****

SOBRE LA UTILIDAD DE LOS SEMINARIOS

9Marcas: Sería interesante considerar las implicaciones de lo que acabas de decir para las iglesias multisitio y múltiservicio. De todos modos, ¿cómo se utilizan mejor los seminarios?

M. Dever: Éstos son un gran regalo de Dios para nosotros, al transferir información específica con mucho contenido sobre el estudio del idioma, la teología sistemática y la historia del cristianismo sobre los cuales la congregación local promedio, probablemente no tendrá la experiencia suficiente.

Por tanto, no pretendo sugerir que los seminarios sean malos o inútiles. Es solo que los seminarios a menudo son usados con el propósito equivocado. Incluso diría que son usados «habitualmente» con fines equivocados. Cuando un joven evidencia los dones para el ministerio pastoral, muchas iglesias simplemente lo envían al seminario para que sea ministro. Y, bueno, Dios ayude a los seminarios para que eso suceda, por lo cual creo que pienso en todos ellos. No están hechos para hacer pastores. Las iglesias hacen pastores.

****

9Marcas: En un contexto urbano contemporáneo, ¿es el seminario «necesario », «aconsejable» o algo más para un joven que se siente llamado al ministerio?

M. Dever: Ciertamente no es necesario. Y no es necesariamente aconsejable. Entonces tendría que decir algo más: a veces es aconsejable.

Hemos enviado hermanos de esta congregación que no tienen el beneficio de una Maestría en Divinidad de un seminario a pastorear iglesias, pero que son personas que conocen al Señor, conocen su Palabra, lo demuestran en vidas y familias piadosas, y tienen sabiduría sobre el mundo también.

Ahora, creo que una educación en el seminario habría beneficiado a cualquiera de estos hombres. Pero hay muchas preguntas prácticas que surgen a la vista: la edad de la persona, las oportunidades que surgen para el ministerio, etc. Entonces diría que es un llamado caso por caso.

En términos generales, si eres más joven, ve al seminario. Es más probable que le diga a un joven de 22 años que a uno de 32 años: «Ve a buscar tu Maestría en Divinidad». Pero incluso, tú podrías ser mejor servido, en tu caso particular, al pasar más tiempo con tu congregación, desarrollar relaciones más profundas allí, y pasar más tiempo ministrando entre ellos.

****

LA PRÁCTICA DE CHBC

9Marcas: Cuando la comparo con otras pasantías pastorales, la pasantía de la Iglesia Bautista de Capitol Hill es bastante única. ¡Ni siquiera le das a los hombres oportunidades para predicar o enseñar! ¿Qué estás tratando de lograr en la pasantía de CHBC? ¿Qué no estás tratando de lograr?

M. Dever: Estoy tratando de lograr lo que llamamos un «campo de entrenamiento» en eclesiología: presentar a los ministros jóvenes una historia de reflexión cristiana sobre lo que la Biblia dice acerca de la iglesia. Hoy en Norteamérica, tendemos a tener una orientación muy pragmática. Tenemos en mente un éxito inmediato. Sin embargo, cuando comenzamos a hablar con cristianos que vivieron en épocas anteriores y que vivieron en otros lugares, encontramos siglos de reflexión sobre lo que debería ser y hacer una iglesia que no se ajusta a dirigir una iglesia por lo que es inmediato y exteriormente exitoso.

Entonces, queremos fundamentalmente afectar a los ministros en su comprensión de lo que debería ser una iglesia, y enseñarles desde la Palabra las cosas que a Dios le importan, que ellos pudieran no darse cuenta de que le importan a él. Los cristianos en el pasado han reconocido esto en gran medida. La nuestra es una amnesia relativamente reciente, tal vez del siglo pasado.

¿Qué no estamos tratando de hacer? No estamos tratando solo de crear pastores. Como dijiste, no les damos a los hermanos la oportunidad de predicar durante este tiempo (sin embargo, nosotros como iglesia hacemos esto para nuestros miembros que están aquí por más de algunos meses).

En cambio, jugamos formalmente con sus cerebros dándoles todos estos materiales para leer y hacer que ellos escriban muchos documentos. Y les damos una muestra de la iglesia: sentándose en las reuniones de los ancianos y experimentando ser un miembro durante cinco meses.

****

9Marcas: ¿Podría resumir esto diciendo que estás intentando dar a los aspirantes a pastores una visión de la vida cristiana «centrada en la iglesia» o «modelo congregacional»? ¿Qué estás tratando de lograr, esa cosmovisión o cambio de paradigma?

M. Dever:
 Precisamente. Y tenemos la intención de hacerlo cognitivamente, mediante la lectura y las discusiones, pero también experimentalmente, a medida que se unen a esa iglesia durante unos meses.


Traducido por Vladimir Miramare.