Respuestas para pastores - Evangelio

¿Es la finalidad del evangelio satisfacer las necesidades que sentimos?

Respuesta
30.10.2014

No, pero…

1. No. La finalidad es exponer nuestra necesidad real, que es nuestro estado de condenación ante Dios (Jn. 3:36). Hasta que una persona no sea persuadida por el Espíritu Santo, esta no será una necesidad sentida.

2. No. El mayor problema no es cómo nos sentimos acerca de Dios, sino cómo Dios se siente acerca de nosotros. En su santidad, él aborrece nuestro pecado. Nacemos siendo hijos de ira (Ef. 2:3).

3. No. La buena noticia del evangelio es que Cristo tomó nuestro lugar, llevando sobre sí la ira de Dios, que nosotros merecíamos (Ro. 3:21). El perdón, la reconciliación con Dios, y la justificación ante Dios son nuestras mayores necesidades, seamos conscientes de ellas o no.

4. Pero… Dios es un Dios bueno que nos da descanso, propósito, comodidad, y muchas otras cosas que los seres humanos buscan con tanto afán. Como dice San Agustín en el párrafo inicial de sus Confesiones: “Nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran su descanso en ti”. Sin embargo, Dios nos da estas cosas en un lugar donde no estábamos buscando (a través de la sumisión a Cristo). Cuando creemos en el evangelio, las necesidades que sentimos son reorientadas y nuestras verdaderas necesidades pasan a ser aquellas que sentimos. Sentimos la condenación por el pecado y buscamos el perdón y la reconciliación en respuesta. A medida que crecemos en nuestra comprensión del evangelio, comenzamos a desarrollar una auténtica y tangible sensación de que aquello que más necesitamos, Dios lo provee en el evangelio.

Traducido por José L. García