Clases esenciales: Teología Sistemática

Teología Sistemática – Clase 15: La persona del Espíritu Santo

Artículo
31.08.2018

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Teología Sistemática
Clase 15: La persona del Espíritu Santo


  1. Introducción

El día de hoy, estudiaremos la persona del Espíritu Santo; examinando cuidadosamente lo que la Biblia revela acerca de él. ¿Por qué es esto importante? 

Imagina esto: Mañana, despierto y me levanto increíblemente aún más atraído hacia mi esposa. He estado pensando en ella durante el trabajo, y no puedo sacarla de mi mente. Muy conmovido, al llegar a casa, busco la forma de expresar cómo me siento, me arrodillo, la miro a los ojos, mi corazón duele por extrañarla, y le digo: «Cariño, estoy loco por ti; eres irresistible; No sé qué sucede hoy, tal vez es tu largo cabello negro o tus deslumbrantes ojos verdes; pero me dejas sin aliento». A lo mejor estás pensando cuán dulce soy, pero el problema es que mi esposa es rubia… y ojos azules. Entonces, quizá suene dulce, pero me va a ir mal. Estoy en problemas.

Cómo vemos a Dios es importante, porque si no lo estamos viendo como él se ha dado a conocer en las Escrituras, no estamos adorando a Dios, sino a un dios falso.

  1. La persona del Espíritu Santo

Los cristianos adoran a un solo Dios; somos monoteístas. Adoramos a un solo Dios, sin embargo, las Escrituras claramente retratan a tres personas de la divinidad. Pensar en Dios el Padre y Dios el Hijo tiene un sentido más inmediato para nosotros en vista de que hay un componente relacional con el que estamos inmediatamente familiarizados: el de un padre o un hijo. Pero, ¿qué vamos a hacer con Dios el Espíritu? Es tentador pensar en la tercera persona de la Trinidad como fría o distante. No obstante, cuando escuchamos la Biblia, vemos algo diferente.

¿Qué queremos decir cuando hablamos del Espíritu Santo como persona? No queremos decir que el Espíritu Santo es una persona humana que simplemente no podemos ver. La única persona de la Deidad que toma a la humanidad en sí mismo es Cristo. Lo que sí queremos afirmar es que el Espíritu Santo tiene subsistencia personal. Es un ser viviente inteligente, voluntario, con entendimiento y voluntad.

Al ser uno con el Padre y el Hijo, existe una distinción entre los tres. Por ejemplo, las Escrituras nos dicen que el Espíritu Santo intercede por nosotros en oración (Romanos 8:27), y esto naturalmente indica una distinción entre el Espíritu Santo y Dios el Padre a quien se hace la intercesión.

Esto es diferente de una falsa visión de Dios llamada el «modalismo». El modalismo afirma que Dios no es realmente tres personas distintas, sino una sola persona que aparece ante las personas en tres modos diferentes en diferentes momentos. Entonces, por ejemplo, en el Antiguo Testamento, Dios apareció como el Padre, en los Evangelios, Dios apareció como el Hijo, y después del día de Pentecostés, Dios apareció como el Espíritu. Esta visión hace lo que tantos otros puntos de vista falsos hacen tratando de hacer el misterio de la Trinidad completamente comprensible. No obstante, esta visión se queda corta debido a todos los ejemplos en los que vemos a los miembros de la Trinidad interactuando entre sí. ¿Estaba Jesús orando al Padre simplemente como una farsa? ¿Cómo podría el Espíritu descender sobre el Hijo cuando fue bautizado?

En la iglesia primitiva, algunos negaban que el Espíritu fuera una entidad personal separada. En cambio, dijeron que el Espíritu era más como una «esencia» o una influencia o energía de Dios el Padre. Su lugar en la Trinidad ha sido cuestionado a la luz de estas ideas, por lo que es importante establecer la «personalidad» del Espíritu: su identidad separada definida.

Hay tres razones bíblicas para concluir que el Espíritu Santo es una persona, así como Dios el Padre es una persona, y así como el Señor Jesucristo es una persona:

A. Pronombres personales

La primera razón para concluir que el Espíritu Santo es una persona es el uso de los pronombres personales referidos a él, y las declaraciones que éste hace en primera persona. Considera Hechos 10:19-20: «Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado».

Cuando Jesús y los apóstoles hablan del Espíritu Santo, siempre usan el pronombre personal: él. Esto también testifica la personalidad del Espíritu Santo.

B. Propiedades personales

La segunda razón para concluir que el Espíritu Santo es una persona se deriva de las propiedades personales que se le atribuyen, como la comprensión o la sabiduría, la voluntad y el poder. La operación de su voluntad, por ejemplo, se ve en 1 Corintios 12:11: «Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere». En Juan 14, Jesús llama al Espíritu Santo el Consolador. No solo consuelo sino el Consolador. El Espíritu Santo tiene estas características personales y está involucrado en actividades personales. El Espíritu Santo revela, enseña, consuela, aconseja, ayuda y ama. Puede entristecerse, se le puede mentir, blasfemar.

En todas estas cosas, vemos la  clara personalidad o identidad distintiva del Espíritu Santo en las Escrituras. La exégesis sonora requiere que el Espíritu Santo sea considerado como una persona y no como un poder o una fuerza.

¿Por qué importa esto? Porque lejos de ser frío o distante; lejos de ser  una simple fuerza o energía, el hecho de que el Espíritu Santo sea una persona significa que podemos tener una relación con él. Hablaremos más acerca de esto en las próximas semanas cuando analicemos la obra del Espíritu Santo, pero a medida que somos guiados por él, amados, purificados, habitados por él, todo eso sucede en el contexto de una relación.

  1. El Espíritu Santo es Dios

La Escritura también enseña que el Espíritu Santo es completamente Dios.

A. La Escritura lo identifica como Dios

Hechos 5:1-4 dice: «Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad,  y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios».

Aquí vemos que, según Pedro, cuando Ananías «mintió al Espíritu Santo», en realidad estaba «mintiendo a Dios». Si mentirle al Espíritu es sinónimo de mentirle a Dios, entonces el Espíritu debe ser Dios.

B. El Espíritu Santo posee atributos divinos

Si queremos decir que el Espíritu Santo es completamente Dios, entonces debemos suponer que poseerá atributos divinos, y lo hacemos. A lo largo de la Escritura vemos que…

  • El Espíritu Santo es eterno. Hebreos 9:14 dice: «¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas…»
  • El Espíritu Santo es omnipresente, está en todas partes a la vez. El Salmo 139:7-10 dice: «¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás».
  • El Espíritu Santo es omnisciente, lo sabe todo. 1 Corintios 2:10-11 dice: «El Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque, ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios».

Al igual que Dios, el Espíritu Santo es trascendente. En parte esa es la razón por la que se llama Espíritu Santo: ser santo significa estar apartado. Sin embargo, este Dios es personal y, por tanto, tiene el potencial de relacionarse. A veces es fácil pasar por alto cosas como esta y perder su significado, así que medita en ello. Porque él es divino, tiene recursos divinos, conocimiento divino, presencia divina; conocerlo es conocer al Dios que satisface y que suple todas nuestras necesidades. ¿Necesitas sabiduría? Puedes conocer al que es omnisciente. ¿Te sientes perdido o solo? Hay uno que no importa a donde vayas, está ahí. ¿Te sientes débil? Puedes conocer a aquel cuyo poder no tiene límites; quien renueva nuestras fuerzas.

Que el Espíritu Santo es tanto una persona como Dios es esencial aquí. En las próximas semanas, exploraremos la obra del Espíritu juntos, pero sin esta base de lo que él es, esas cosas importarían muy poco.

C. Aunque se distingue del Padre y del Hijo, el Espíritu Santo es presentado como igual al Padre y al Hijo en los grandes pasajes trinitarios del Nuevo Testamento.

«Trinidad» es un término que la iglesia desarrolló para resumir una doctrina que se nos da en fragmentos. Es una palabra útil que busca combinar y transmitir todo lo que las Escrituras hablan acerca de la relación de la Deidad. La doctrina de la Trinidad es un resumen de varios conceptos bíblicos que son indiscutibles del texto de las Escrituras. Es decir, que hay un solo Dios, que el Padre y el Hijo y el Espíritu son personas distintas, y que el Padre y el Hijo y el Espíritu son cada uno de ellos completamente Dios.

Así que en respuesta a los musulmanes y otras religiones monoteístas, el cristianismo afirma claramente que hay un solo Dios, pero este Dios existe en tres personas. ¿Es eso razonable? En cierto sentido, «sí», y en cierto sentido «no».

«Sí», porque nada en la doctrina trinitaria es irrazonable o irracional. No hay nada inherentemente contradictorio sobre la posición a pesar de su misterio. No estamos diciendo que hay tres Dioses, sino que hay un Dios en tres personas.

«No», sin embargo, porque «la doctrina de la Trinidad es indistinguible por la razón, por lo que es incapaz de ser demostrada por la razón. No hay analogías en la naturaleza, ni siquiera en la naturaleza espiritual del hombre, quien está hecho a imagen de Dios»[1].

Echemos un vistazo ahora a algunos de los pasajes trinitarios clave en el Nuevo Testamento:

  • Mateo 3:16-17: «Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz desde los cielos, que decía: Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia».

En este pasaje se ve claramente que las tres personas de la Deidad actúan en sus distintos roles. Dios el Padre está hablando desde el cielo, Dios el Hijo está siendo bautizado para cumplir la voluntad del Padre, y se ve a Dios el Espíritu descendiendo del cielo sobre el Hijo para darle poder a su ministerio. Vemos que, haga lo que haga el Padre al tratar con el hombre, generalmente lo hace a través del Hijo por el Espíritu (Efesios 2:18).

  • Mateo 28:19: «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo».

Observa que Jesús no ordena a sus discípulos a que bauticen a los nuevos creyentes en los «nombres» del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como si estuviéramos tratando con tres seres diferentes, sino en el «nombre», que es singular. Jesús, como lo hizo tantas otras veces en su ministerio, enseña que él y el Padre son uno, y aquí él incluye al Espíritu Santo en esa unidad de esencia. La declaración afirma la «unidad de las tres Personas de la Trinidad al combinarlas todas dentro de los límites del nombre en singular; y luego [enfatiza] la distinción de cada uno al introducirlos a su vez con el artículo repetido: «en el nombre d[el] Padre, y d[el]  Hijo, y d[el]  Espíritu»[2].

«El Espíritu Santo, entonces es completamente Dios. No es una tercera parte de Dios, sino completamente Dios. Sin embargo, el Espíritu no es solo completamente Dios, también existe eternamente junto con el Padre y el Hijo, cada uno de los cuales también posee plenamente la misma naturaleza indivisa y divina… Lo que distingue al Espíritu del Padre y del Hijo no es la naturaleza divina… lo que distingue al Espíritu es su papel particular como el Espíritu Santo en relación con el Padre y el Hijo y las relaciones que tiene con cada uno de ellos»[3].

Conclusión

La noche antes de su crucifixión, ¿qué enseña Jesús a sus discípulos? ¿Qué es lo que él considera importante que ellos conozcan? En Juan 14-16, les enseña quién es el Espíritu Santo. Y fíjate en lo que les dice en Juan 16:7: «Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré».

Ponte en los zapatos de los discípulos por un momento. Has comido, caminado, ministrado, escuchado, conocido a Jesús en los últimos años. Le han entregado sus vidas, ese tiempo debe haber sido increíble. Sin embargo, Jesús dice que es mejor («os conviene») que se vaya para que el Espíritu Santo venga a ellos. No sé tú, pero no sería inmediatamente obvio por qué eso sería mejor. ¿De qué manera?

Mira de nuevo a Juan 15:26-27. Una vez más, Jesús habla del Consolador, el Espíritu Santo: «Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio».

Aquí hay un doble sentido o doble significado entre los discípulos y el Espíritu. Así como los discípulos darán testimonio de Jesús, también lo hará el Consolador, el Espíritu Santo. ¿Cuál es el requisito para que los discípulos sean testigos? V. 27: «porque habéis estado conmigo desde el principio». Si eso es cierto para los discípulos, cuánto más del Espíritu Santo. Como dijo el padre de la iglesia primitiva, Basilio de Cesarea, el Espíritu Santo era el «compañero inseparable de Cristo… toda la actividad de Cristo se desarrollaba en la presencia del Espíritu Santo».

En la eternidad pasada, el Espíritu y el Hijo estaban en perfecta comunión. Cuando Jesús fue concebido en la virgen María, fue por el Espíritu Santo (Lucas 1:35). En el bautismo, las tentaciones y el ministerio de milagros y enseñanzas de Jesús, el Espíritu estaba allí guiando (Lucas 4:1), fortaleciendo (Mateo 12:28) y dándolo a conocer. En la muerte, resurrección y ascensión de Jesús, el Espíritu estaba allí (Hebreos 9:14, Romanos 6:4).

Este es el punto. Como aquel que ha sido el compañero constante de Jesús, también es el candidato perfecto para dar testimonio y para dar a conocer a Cristo. Esa es precisamente su labor, y eso es parte del por qué Jesús puede decir que es mejor que se vaya para que el Espíritu Santo pueda venir. Tener el Espíritu es tener el Espíritu de Cristo; tener el Espíritu es tener a Cristo Ya no está limitado por el espacio y el tiempo, el Espíritu Santo manifiesta la presencia de Jesús[4] a nosotros.

En la oración sacerdotal de Jesús de Juan 17, Jesús  dice en el v. 24: «Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo». Entonces, Jesús nos da un adelanto del pasado de la eternidad en la relación amorosa perfecta, duradera y llena de gozo del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Sorprendentemente, en el versículo anterior, Jesús había testificado que Dios amaría a los seguidores de Jesús «como también» ¡el Padre lo amaba! ¡Increíble!

¿Lo encuentras difícil de entender? ¿Difícil de creer y vivir según esa verdad? Creo que hasta cierto punto, todos lo hacemos.

Pero este es uno de los preciosos ministerios del Espíritu. En Romanos 8:15-16, Pablo dice esto del creyente: «Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios». El Espíritu Santo es el Espíritu de adopción. Lo que significa que uno de sus trabajos es hacernos conscientes de que somos hijos e hijas. Para ayudarnos a conocer mejor el amor con el que Dios nos ama.

Que podamos llegar a conocerlo mejor hoy y en las próximas semanas cuando consideremos juntos la persona y la obra del Espíritu Santo.

Oremos.

 

[1] The Biblical Doctrine of the Trinity de B.B. Warfield.

[2] Id. 153.

[3] Ware, 103.

[4]Keep in Step with the Spirit by Packer.