Clases esenciales: Teología Bíblica

Teología Bíblica – Clase 13: Examen y el libro de los Hechos

Artículo
04.04.2018

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Teología Bíblica
Clase 13: Examen y el libro de los Hechos


Quiero comenzar esta clase final haciendo un cambio y haciendo algunas preguntas. Simplemente asegurémonos de que hemos aprendido algunas cosas a lo largo del camino. Tiempo de preguntas.

1)    ¿Qué es la teología bíblica?

Alguien podría utilizar el término simplemente para referirse a la teología que es bíblica (como algo opuesto a lo que no es bíblico). Y lo que las personas tienen en mente aquí es la teología sistemática. Hemos estado utilizando el término en un sentido un poco más técnico para referirnos a la manera de leer la Biblia (una hermenéutica) como un solo libro, escrito por un solo autor contando una sola historia que se enfoca en la persona y obra de Jesucristo. Esto nos ayuda a enfocarnos en la historia redentora y a preguntarnos como cada texto apunta hacia Jesús y sus buenas nuevas.

2)    ¿Es que la lectura de cada texto con una visión hacia Cristo nos lleva a ser descuidados con el texto que está frente a nosotros?

No, siempre debemos comenzar preguntando cual es el enfoque del texto específico en su contexto. Esto significa utilizar el método de la gramática histórica en el que buscamos entender el texto en sus propios términos histórico-gramáticos, según lo estableció el autor humano.

Puede que recuerdes que en la clase 3 hablamos acerca de dos herramientas exegéticas. La primera era el método histórico-gramático. La segunda era la forma literaria. Existen múltiples formas literarias que necesitas tomar en cuenta en la Escritura: narrativa, parábola, poesía, sabiduría, profecía, epístolas, apocalíptica y más. Y la forma literaria impactará tu enfoque en el significado que buscaba el autor.

3)    Además de las herramientas exegéticas, mencionamos varias herramientas de la historia. ¿Cuáles fueron? Comencemos enumerándolas.

  • Temas: queremos prestar atención a los temas principales de la Biblia. Ejemplos de estos temas incluyen: el pecado, la redención, el sacrificio, la gracia de Dios, y así sucesivamente.
  • Pacto
  • Continuidad/discontinuidad
  • Promesa/cumplimiento
  • Tipología

4)   ¿Qué es un pacto y por qué es tan importante para nosotros entenderlo?

Un pacto es «un compromiso solemne que garantiza las promesas u obligaciones llevadas a cabo por una o ambas partes del pacto que son selladas con un juramento» (Paul Williamson, NDBT). Y son importantes porque proveen la estructura que hace que la Biblia permanezca unida. Define los términos a través de los cuales interactúan los diferentes grupos de personas unos con otros y con Dios. Una pregunta clave es siempre averiguar la tarea de interpretación en que está y cuáles pactos forman parte del texto.

5)    ¿Cuáles son los dos pactos que Dios estableció en la Escritura con toda la humanidad (los cuales podemos llamar pactos «comunes»)?

Los pactos con Adán y Noé.

6)   ¿Cuáles son los pactos mayores que Dios estableció en la Escritura con un pueblo especial (los cuales podemos llamar pactos «especiales»)?

Los pactos con Abraham, Moisés, David y el nuevo pacto.

7)    ¿Qué es un tipo bíblico? O, ¿qué queremos decir con tipología?

Decir que algo es un «tipo» de algo en la Biblia significa que estás afirmando que Dios buscaba enseñarnos acerca de una segunda cosa al relacionarla con una primera. Algunos eventos, personas o instituciones están orgánicamente relacionados con el deseo de Dios de algo más para que las primeras cosas nos ayuden a interpretar y entender la segunda.

8)    ¿Cuáles son algunos ejemplos de algunos tipos bíblicos?

El texto bíblico se refiere a Jesús como el último Adán, la simiente de Abraham, el nuevo Israel, el Hijo mayor de David. También lo describe como el cordero de la pascua, el sacrificio único, el templo, el buen pastor, un rey, un sacerdote, la roca golpeada por Moisés, el verdadero éxodo, la viña de Israel, el Señor del día de reposo. Todos estos son tipos.

9)    ¿Podemos hacer un tipo de cualquier cosa? ¿Cómo nos aseguramos de que estamos siendo responsables con nuestra tipología?

Un tipo no es simplemente una alegoría que hace relaciones arbitrarias y meramente lingüísticas entre un símbolo y la cosa simbolizada. Por ejemplo, en la parábola del buen samaritano, la posada es la iglesia y el administrador de la posada es Pablo.

Pienso que la manera más confiable de establecer un tipo es fundamentarlo en un texto bíblico. En realidad, estamos buscando el permiso del Nuevo Testamento para llamar a algo tipo. Ese no es siempre el caso pero generalmente lo es.

10)    ¿Por qué es importante que la iglesia entienda la teología bíblica?

Principalmente, porque es fundamental para leer nuestra Biblia correctamente. Existen muchas iglesias falsas y creyentes falsos esparciéndose por el mundo de hoy porque los falsos maestros toman un versículo bíblico y lo distorsionan. Los católicos romanos y mormones lo hacen. Los cultos y las iglesias del evangelio de la prosperidad lo hacen.

Segundo, la teología bíblica se enfoca en nuestras iglesias bajo el poder del evangelio y no en el moralismo. Las personas aman las conversaciones motivacionales y pagan po ellas. «¡Viviendo en la excelencia!» «Haciendo que tu matrimonio sea maravilloso.» Pero las conversaciones moralistas o motivacionales no dan vida al muerto ni vista al ciego. No cambian las manchas de los leopardos. Solo el evangelio hace eso. Y un sermón cristiano, aun cuando provenga de la Escritura, obtiene su poder del evangelio.

Tercero, la teología bíblica da forma a la misión de nuestra iglesia. La teología bíblica nos enseña que la Biblia se trata primeramente acerca de lo solamente Jesús hizo. Y todas nuestras acciones y obras como iglesias y miembros de iglesia surgen del conocimiento de lo que Él hizo.

Cuarto, la teología bíblica nos lleva a la adoración. Nos enseña que la Biblia es acerca de Jesús y no de nosotros.

11)   ¿De qué básicamente se trata la historia del éxodo?

Es básicamente acerca del hecho de que Dios salva a su pueblo para su propia gloria. Y Él usa a su pueblo en el Antiguo Testamento para finalmente apuntarnos hacia un éxodo mayor que viene a través de la persona y obra de Cristo.

12)    ¿De qué básicamente se trata ley del Antiguo Testamento?

Es básicamente acerca de la revelación del carácter de Dios que debe ser reflejado en todos aquellos que lo reflejan a Él. Y solo hay una persona que ya guardado la ley de Dios perfectamente—el único a quien Pablo llama la «imagen de Dios.»

13)   ¿De qué básicamente se trata la historia de David y Goliat?

Es una historia en la que Dios rescata a su pueblo de sus enemigos a través de un salvador diferentes escogido por Dios mismo, que depende del poder de Dios y busca la gloria de Dios sobre todas las cosas. Es una historia que nos prepara para un Salvador aun más diferente escogido por Dios para venir que también rescatará al pueblo de Dios de sus enemigos.

14)    Cuando leemos los salmos, ¿debemos aplicarlos directamente a nosotros? Si no es así, ¿cómo debemos leerlos?

Debemos siempre leerlos a través de Cristo. En otras palabras, podemos alabar, confesar, preguntar y lamentarnos ante el Padre en los cielos sabiendo que Jesús preparó el camino para nosotros hacia el trono de gracia a través de su sangre. ¿Quién subirá al monte del Señor? El que tiene las manos limpias y el corazón puro. Bueno, ese no soy yo, pero en Cristo si.

15)   ¿Cuáles son cuatro preguntas que debemos elaborar para cada texto para tener una buena interpretación?

1) ¿Cuál es el objetivo de este texto en su contexto original? 2) ¿Dónde estamos nosotros en la historia de la Biblia (bajo cual administración de pacto)? 3) ¿Cómo es que esto apunta hacia Cristo? 4) ¿Cómo es relevante para mí en la posición en estoy con relación a Cristo?

16)   ¿Es que la ley del Antiguo Testamento aplica para nosotros como cristianos?

No, directamente no. Piensa en los diez mandamientos. Comienzan diciendo «Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.» Él otorgó los diez mandamientos al Israel histórico y étnico. Y así también el resto de la ley.

Al mismo tiempo, se nos dice que Jesús cumplió la ley. Él la guardó. Él la personificó. Y Él nos da lo que necesitamos de ella. Y Pablo nos dice que el pueblo de Israel debe ser un «ejemplo para nosotros» (1 Corintios 10:6). Por tanto, la ley como está expresada en el Antiguo Testamento puede no aplicar directamente a nosotros pero es muy relevante para nosotros. No hay duda, nueve de los diez mandamientos se repiten en el Nuevo Testamento. La ley nos enseña acerca de la relación inquebrantable entre la justicia y la bendición. Debes ser justo para ser bendecido. La ley nos enseña que no somos justos y que es mejor que encontremos a alguien que lo sea para que seamos bendecidos. La ley nos enseña que el pueblo de Dios debe ser santo y apartado.

17)   Algunas veces los no creyentes nos acusan de no aplicar nuestra Biblia inconsistentemente porque toman leyes al azar del Antiguo Testamento y hacen la observación de que no practicamos eso. «Oye, ¿usar dos tipos de ropa al mismo tiempo? ¿Comes mariscos? ¿No estás siendo inconsistente?» ¿Cómo respondemos?

Tomando en cuenta la última respuesta, simplemente observamos que toda la administración mosaica fue dada al pueblo de Israel y no a la iglesia; que Dios estaba cumpliendo  algo muy específico en ese tiempo y que esa obra ahora ha sido cumplida por medio de Cristo.

«Al moverse de una escuela elemental hacia una secundaria, un estudiante no presume de que toda la estructura y reglas de la clase permanecen igual simplemente porque ambas escuelas pertenecen al mismo distrito escolar, sino que presume de que todas son diferentes. En lugar de eso, él preguntará sobre los nuevos principios y maestros, «¿cómo es que funcionan las cosas ahora que estoy en la secundaria?» La lección para nuestro propósito es esta: cada regla e institución del Antiguo Testamento es relevante para la vida cristiana porque Cristo la cumple toda (ver Mateo 5:17-18); sin embargo, generalmente solo aquellas estructuras y reglas que Jesús y los apóstoles mencionan nos obligan a unirnos. (De Leeman, No despidas a los miembros de tu iglesia)

18)   Los no creyentes y los creyentes por igual, a veces tomarán algunos eventos de la historia redentora para acusarnos u obtener algo. Por ejemplo, los no creyentes pueden apuntar hacia cómo «Josué y el pueblo de Israel eliminaron ciudades completas en la tierra de Canaán» con el fin de insinuar que nosotros los cristianos aspiramos igualmente a un estado teológico. O precisamente de la misma manera, un predicador del evangelio de la prosperidad puede apuntar a la oración de Jabez para decir que podemos pedirle a Dios bendiciones terrenales aquí y ahora. ¿Cómo respondemos?

Primero, observamos que la Biblia ofrece la historia de la redención de Dios y al igual que la historia en general está llena de eventos que no se repiten. Es decir, la Biblia no nos da esta historia para que podamos repetirla sino para que podamos aprender de las cosas únicas que Dios hace en cada parte del camino.

Segundo, la historia redentora está dividida en diferentes administraciones de pacto. Los dos ejemplos mencionados aquí vienen de la época del antiguo pacto, y Dios estaba haciendo algo muy específico en esa época, es decir, utilizando a una nación en especial para enseñarle a todas las naciones de la tierra que pertenecen a Él y están sujetas a su juicio. En efecto, mientras continúas leyendo después de Josué hacia el resto de la historia de Israel, ves que Israel no está menos sujeto al juicio de Dios que el pueblo de Canaán. De hecho, estamos tan sujetos a ello como Israel y Canaán si no nos arrepentimos y creemos. ¿Crees que lo que le sucedió a Canaán es injusto? Probablemente piensas que la amenaza de juicio hacia ti es injusta. Y ese es justo el problema. ¡Todos somos nuestros propios dioses y jueces! Es decir, ya no estamos bajo la administración del antiguo pacto. Esto nos enseña bien esta lección. Ahora estamos bajo una nueva administración y aquí hay otra lección: Jesús puede salvarnos del juicio que merecemos.

No solo eso, la bendición que Él ofrece es mejor que la que Jabez pidió: Jesús nos da la oportunidad de reconciliarnos con Dios y con todo el pueblo de Dios.

19)   ¿Es toda la Biblia acerca de tu y yo? Si no es así, ¿de quién se trata?

No, ¡es acerca de Jesús!

Bueno, espero que sientas que has aprendido algo en el seminario de fundamento de teología bíblica. Tengo un caso de estudio textual más que podemos hacer si es necesario. Pero ya que no hemos tenido mucho tiempo para preguntas y respuestas en este curso, como me hubiera gustado, me alegraría pasar el resto de la clase haciendo eso si es de beneficio. ¿Preguntas sobre cualquier cosa del curso?

CASO DE ESTUDIO: HECHOS

Hagamos un caso de estudio, esta vez del libro de los Hechos. Recuerda las cuatro preguntas que queremos hacer de cada texto: ¿cuál es el objetivo; dónde estamos en la historia; cómo es que esto apunta hacia Cristo; cómo aplica a nosotros a través de Cristo?

Ve a Hechos 2 y escucha mientras leo los primeros 4 versículos:

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Ahora toma un par de minutos y observa si respondes nuestras cuatro preguntas con el amigo que está a tu lado o cerca de ti.

1)   ¿Cuál es el objetivo de este texto?

¿Qué es lo que el autor está tratando de decir o hacer o enseñarnos?

  • Básicamente, el autor aquí está haciendo historia. Lucas simplemente está relatando como transcurrieron los eventos destacados del día de pentecostés. Retrocede al 1:15 y verás que la iglesia tenía alrededor de 120 personas en ese momento. En esos versículos Lucas comienza diciendo: «¡estaban allí los 120 juntos cuando sucedió esta cosa maravillosa!» Pentecostés, en griego, significa el día número 50. Los judíos celebraron la fiesta de las semanas 50 días después de la pascua en la que los primeros frutos de la cosecha de maíz fueron presentados y más tarde la entrega de la ley de Moisés.

En esos versículos también él está preparándose para decir que la profecía del Antiguo Testamento estaba siendo cumplida ese día de pentecostés. Algunos versículos más tarde él relata la profecía de Joel. Observa los versículos 16 y 17: «Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne… [versículo 21] Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.»

2)   ¿Dónde estamos nosotros en la historia de la redención histórica?

Vuelve a Juan 7:

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. 39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. (versículos 37-39)

El pronóstico de Jesús aquí nos ayuda a ubicarnos en la historia. Llegará un tiempo cuando yo seré glorificado, dice Jesús, y en ese momento el Espíritu será dado a todos los que creen.

3)   ¿Cómo es que esto apunta hacia Cristo?

Volvamos a Hechos 2. Pedro está predicando. Por un lado, él está explicando lo que las personas ven según lo prometido por Joel. Pero más importante aún, él  explica que todo esto es el resultado de la crucifixión de Cristo, la resurrección de Cristo, la ascensión de Cristo y el establecimiento de Cristo (o sentarse) a la diestra de la mano de Dios, lo cual a su vez da lugar a la entrega del Espíritu. Observa el versículo 23: «a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó…» Luego los versículos 32 y 33: «A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.»

Por tanto, lo que presenciamos en Hechos 2 es un momento extraordinario, único en la historia en el que Jesús es exaltado al ser establecido a la diestra del Padre —así  como la redención y la resurrección son únicas en la historia— y nos da su Espíritu de una manera nueva y sorprendente. Entonces, el don de lengua que presenciamos no es la gran cosa. Eso es solo una señal de lo que es realmente importante, es decir, que Jesús mismo, el hombre que ellos conocieron y con quien viajaron durante tres años, es establecido en los cielos.

Por tanto, ¿cómo es que nuestros cuatro versículos apuntan hacia Cristo? Bueno, en contexto apuntan hacia Él como el único que está sentado en los cielos que otorga el don de su Espíritu a su pueblo.

4)   ¿Cómo es que este texto aplica a nosotros a través de Cristo?

¿Es esta una guía para hablar en lenguas? Difícilmente. Según leímos, es una seguridad extraordinaria de la promesa de que todo el que cree recibirá el Espíritu de Dios. Su Espíritu vendrá, leímos en algún lugar del Nuevo Testamento, como consolador, las primicias y el anticipo de aun más de lo que será otorgado más adelante.

¿Alguna pregunta?