Entrevistas

Música para la Iglesia: Mark Dever entrevista a Keith Getty

Artículo
23.04.2018

Con Keith Getty

Keith Getty y su esposa, Kristin, han estado al frente del movimiento del himno moderno durante la última década, tratando de cerrar la brecha existente entre lo tradicional y lo contemporáneo.

Con Mark Dever

Mark Dever es el pastor principal de la iglesia bautista Capitol Hill en Washington, D. C. y el presidente de 9Marks. Puedes encontrarlo en Twitter en @Mark Dever.

Entrevista

Recientemente, Mark Dever se reunió con el escritor de himnos y músico Keith Getty para hablar sobre su labor como escritor de himnos, los efectos de la tecnología en la música de la iglesia, y otras cosas más. Escucha su conversación más abajo, o en iTunes, Spreaker o baja el archivo MP3.

Para más información sobre este tema, busca los datos de la próxima Conferencia de Música de Adoración de Getty titulada ¡Sing!

Nota del Editor: Más abajo copiamos la carta que Mark lee al final de este podcast.

Estimado Mark,

Sólo quería aprovechar la oportunidad para motivarte y agradecerte por tu selección de himnos puritanos para el servicio. Esto ha sido una fuente continua de motivación y un poderoso medio para cultivar la gracia consoladora de Dios en mi vida y la vida de mi familia. Así como Dios ha utilizado las doctrinas de la gracia para cambiar mi forma de pensar, ha usado estos himnos para cambiar mis emociones y construir nuevos afectos por la verdad. ¡Es un gozo para mí cantar estas canciones!

…y aquí está el porqué.

La música es y siempre ha ocupado un lugar importante en mi vida. La música siempre ha afectado mis emociones y pensamientos (para bien o mal). Soy un hombre negro de 27 años de edad, que nació y se crió en el área de Washington, DC. Mi gusto por la música anterior a mi conversión era mayormente el Hip-hop y artistas como R&B, algunas bandas locales y algunos artistas eclécticos. Sin embargo, independientemente del género, tuve una afinidad particular con las líricas más indignantes y vulgares de esas categorías. La música secular a veces establece el nivel de pensamientos pecaminosos que nos llevarán a acciones pecaminosas.

Además, crecí en una iglesia donde la mayoría de la música que recuerdo caía en la categoría de música góspel (góspel contemporáneo, espiritual negro, y algunos uptempo o versiones actualizadas de viejos himnos). Coloco una pequeña «g» en la palabra «góspel» porque el actual Evangelio de Dios, aunque puede que sea la inspiración de la mayoría de estas canciones, frecuentemente no es expresado o explicado claramente sino simplemente mencionado por (o evitado a propósito) las personas que lo cantan. Por tanto, aunque muchas veces en el pasado pude unirme a la explosión emocional y energética que la música inspiraba, en verdad no conocía la gravedad del asunto. Por la gracia de Dios mi condición actual es muy diferente. En parte debido al cambio que Dios hizo en mi receptividad, y también porque la Palabra de Dios es algo esencial en la música. En este sentido, la música en Capitol Hill ha sido un ajuste…pero un ajuste maravilloso y refrescante.

No me malinterpreten. Estas canciones a veces me ponen muy emotivo, y creo que Dios desea que sea emocional (Él me creó para que fuera así). Pero si mis emociones se unen a la distorsión de la verdad o a una mentira, ¿qué bien me hace y qué honra trae a Dios? Ahora, ¿pienso que las canciones que se canten en la iglesia tienen que ser himnos puritanos cantados con una guitarra acústica porque son las únicas canciones que glorifican a Dios? ¡No! Amo también a Shai Linne y Trip Lee, y a otros artistas cristianos del Hip-hop. Y pienso que las canciones de Shai o Tripp de alguna manera serán también cantadas por congregaciones o leídas como poesías por cristianos durante 100 años o más. No porque el estilo de música es atractivo sino ¡porque la integridad teológica y la doctrina sustantiva que comparten siempre será útil para llevar el corazón de los santos hacia Cristo y el evangelio! ¡Por eso es que AMO la música que cantamos en CHBC!

Pero en mi opinión hay también algo dulce en el ESTILO de la música, en el hecho de que suena radicalmente diferente a cualquier otra cosa. Vengo de un trasfondo lleno de mucha música «soul» cristiana negra, y muchos de mis amigos, compañeros de trabajo y parientes me ven como una persona loca porque me gusta la música de CHBC. Para mí es bueno que la música que canto para Dios y para mi propia alma no tenga nada en común con otro tipo de música, en términos de sonido. Para mi oído, no hay nada como la música de mi vida anterior, nada como la música que escucho en mi trabajo, y nada como la sensación superficial de la buena música que a veces es vista como el evangelio. Lejos de ser superficial, pienso que esta diferencia ha sido saludable y de ayuda. Hay un sentido de gran reverencia en esta distinción. Dios es Santo y no del todo común. Me lleva a enfocarme sobriamente en el sujeto de la canción (Dios), y al mismo tiempo deleitarme en la rica y densa verdad teológica que mis labios y corazón cantan. Cuando escucho a una persona tarareando una canción de la iglesia en el pasillo, la reconozco inmediatamente y tengo una apreciación diferente de ella a si la escucho tarareando una canción que disfruto de la radio.

¡Estas canciones me han ayudado a anclar mi alma en el evangelio! ¡Qué maravilloso es tomar algunas de las verdades más complejas e increíbles de la Biblia y ponerlas en algo tan orgánico para el alma como una canción! ¡He leído y memorizado versículos bíblicos y aprendido mucho sobre las doctrinas de la fe. Y estas cosas han sido muy valiosas para mí y me han alimentado. Pero hay momentos en que tengo luchas, y mi mente está turbada, mi memoria confusa, y mi pensamiento está desvirtuado. Desde que mis sentimientos de duda me sofocan, o el sentimiento de culpa por mis pecados me aplasta, o la ansiedad que siento DIARIAMENTE me turba, el Señor usa estas canciones para suave y gentilmente recordarme la belleza de la verdad.

Cuando observo mis oraciones y siento que mis palabras ni siquiera pasarán del techo,  y que estoy distraído, y que hay mucho pecado, y que mis oraciones son muy débiles y sólo han pasado algunos minutos de esa manera; puedo recordarme a mí mismo Hebreos 4:14-16 y el papel de Cristo como Sumo Sacerdote, que consuelo es tararear…

«Ante el Trono del Dios de lo alto,

Tengo una petición FUERTE y PERFECTA

Un gran Sumo Sacerdote cuyo nombre es Amor

¡Qué siempre vive y ora por mí!»

O cuando me pregunto si soy verdaderamente cristiano, pensando «¿cómo es que alguien como yo realmente llegará al cielo? ¡Soy tan débil! No tengo nada bueno, aún cuando hago cosas buenas apesta, y aún mi fe parece ser muy pequeña!» O cuando me siento ansioso, o ese fuerte sentir en mi pecho me ataca. Podría tener la cabeza clara para ensayar 2 Corintios 5:21 y recordar la doctrina de la expiación sustitutiva. Pero cuando estoy llorando y cansado de pensar claramente, que consuelo es cantarme a mí mismo y a Dios…

«¡Jesús lo pagó todo! / Le debo todo

El pecado dejó una mancha carmesí

¡Él la puso blanca como la nieve!»

O si mi mente me hace pensar que «Cristo no podría (o no) se preocupa por mí, y que estoy solo», y que «Cristo me salvará, pero realmente no me ama». Las palabras de Cristo que están en Juan 14 ó 17 frecuentemente me mostrarán la verdad

Pero cuando mis emociones no se mueven puedo cantarle a mi corazón…

«Aún cuando satán sea violento, y aunque vengan pruebas,

Deja que el Santo asegure el control,

Cristo ha considerado mi estado indefenso,

Y ha derramado su propia sangre por mi alma»

Dios me da una canción para CHBC para cada duda y sentimiento de duda que viene a mi mente, ¡y esto hace que sea algo dulce para mí! Y no tengo que buscar esos sentimientos de consuelo, porque puedo confiar en que están fundamentados en la verdad de las Escrituras, ¡y que el Espíritu es el Único que imprime estas cosas en mi alma! Que arma contra las mentiras de mi corazón.

¡AMO la música de CHBC! ¡Gracias por mostrarme la verdad a través de una canción! Gracias por estar comprometido a cantar canciones que enseñan la verdad, ¡independientemente de si provocan o no algún tipo de emoción en las personas! ¡Gracias por cantarlas de manera tal que las hace diferentes de cualquier otra canción! Y por favor, ¡siga haciéndolo!

PS: Aún mi hijo (que tiene 2 años de edad) entiende la diferencia entre una canción que escucha en una película de Disney y «las canciones de Jesús» o «las películas de Jesús», aunque no entienda nada de su contenido. ¡Y eso es algo hermoso de ver!

Traducido por Samantha Paz.