Clases esenciales: Misiones

Misiones – Clase 7: Llevando el evangelio a todas las naciones

Artículo
28.03.2019

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Misiones
Clase 7: Llevando el evangelio a todas las naciones


Introducción
En las primeras semanas de este seminario hablamos acerca del fundamento y la urgencia de las misiones. Vimos a través de la Escritura, que el fundamento esencial de las misiones es la pasión de Dios por ver su nombre glorificado al mostrar misericordia a los pecadores. También vimos que esta tarea, de llevar el evangelio a las naciones, es una particularmente urgente, porque solo a través de una fe consciente en Cristo, puede una persona ser salva de la justa ira de Dios por sus pecados. La semana pasada, empezamos a meditar en la pregunta de cómo podemos abordar esta tarea de alcanzar a otras naciones con el evangelio, y discutimos diversas formas en las que podemos participar en la evangelización intercultural incluso desde aquí en Washington, D.C.

Esta semana, queremos pensar en esta pregunta, pero específicamente en términos de ir al extranjero. ¿Tiene Dios un plan para esta tarea misionera y cómo podemos conocerlo? ¿Hay cosas en particular que deberíamos considerar como una iglesia en proceso de enviar personas al exterior para proclamar el evangelio?

Usemos la siguiente ilustración para ayudarnos a enfocarnos en esta pregunta. Tomemos el ejemplo de dos bancos hundiéndose, ambos con un gran número de personas a bordo, y ambos hundiéndose igual de rápido. Imagina que estás a cargo del equipo de rescatistas con dos botes salvavidas que arriban a la escena del primer banco hundiéndose, con personas que gritan de desesperación. A cierta distancia se encuentra el segundo bote, que está en las mismas condiciones críticas, con personas que también necesitan ser rescatadas. El tiempo está en tu contra y los recursos son limitados. ¿Qué haces? Si concentras todos tus esfuerzos en salvar a los pasajeros del barco más cercano a ti, es probable que salves a más personas de hundirse que si desviaras uno de los botes rescatistas hacia el barco más alejado hundiéndose. En términos de un análisis de utilidad, tendría sentido concentrar por completo tus esfuerzos en el barco hundiéndose que está más próximo a ti.

¿Querría Dios que nosotros usáramos el mismo razonamiento en términos de decidir dónde proclamar el evangelio en el extranjero? Si usamos ese mismo razonamiento humano en las misiones, entonces, ¿no deberíamos ir a lugares donde haya un gran número de personas, más libertad religiosa, sitios a los que sea más fácil viajar y que cuenten con las condiciones más cómodas?

Cuando preguntamos si es posible conocer el plan de Dios para su iniciativa misionera, probablemente sea útil empezar aclarando lo que no queremos significar al hacer dicha pregunta. No queremos implicar que existe un plan específico y detallado, revelado a nosotros referente a cada viaje, trayecto y conversación evangelística. Indisputablemente, Dios tiene un plan en relación a esos detalles, sin embargo, no ha escogido revelarnos todo al respecto. Pero, ¿podemos conocer al menos parte de este grandioso plan? Si es posible, ¿de qué manera?

1. La comisión de Dios para la obra misionera – Mateo 28:18-20
Empezamos nuestros esfuerzos por entender lo que ha sido revelado acerca del plan de Dios para las misiones, partiendo de la comisión de Cristo para la obra de las misiones evangelísticas… lo que nosotros llamamos «la Gran Comisión» en Mateo 28:18-20.

«18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén».

Encontramos al menos tres partes detalladas claramente del plan misionero de Dios, personificado en este mandamiento.

Primero, que debemos ir a todas las naciones. Dios quiere vayamos a todas partes del mundo, no solo a donde creemos que podemos alcanzar mejores efectos o resultados.

Por ejemplo, vemos esto en algunos de los viajes del apóstol Pablo. En el capítulo 15 de Romanos, Pablo dice que su deseo es predicar el evangelio donde Cristo no sea conocido, para no edificar sobre fundamento ajeno. [Leáse Hechos].

Segundo, no solo deberíamos ir, sino también hacer discípulos, enseñándoles diligentemente.

Y, finalmente, observa que podemos ir con la seguridad de que la obra de Cristo se cumplirá. ¿Cómo lo sabemos? Porque Cristo declara que toda autoridad le ha sido dada en el cielo y en la tierra y, por esta razón, ordena a sus seguidores que vayan. Vemos esto en el versículo 18. Por tal motivo, y vemos la locución adverbial «por tanto» usada en el versículo 19, debemos ir y hacer discípulos a todas las naciones. Existe una relación de causa y efecto en éstas dos declaraciones debido al uso de la locución «por tanto».

De modo que, sabemos que debemos ir a todas las naciones y hacer discípulos, y sabemos que los propósitos de Dios se cumplirán porque toda potestad ha sido dada a Cristo.

Pero si la tarea consiste sencillamente en ir a cada «nación» y hacer discípulos, ¿no está terminada nuestra tarea? ¿No podemos concluir este seminario ahora mismo e ir al seminario de paternidad o hacer algo más? Quiero decir, ¿acaso se ha predicado el evangelio en todas las naciones de la tierra? Yo diría que hay iglesias cristianas en cada nación de la tierra. ¿Siquiera incluso Arabia Saudita, que realmente reprime la libertad religiosa, tiene iglesias, aunque muchas de ellas pueden estar bajo tierra?

Y, sin embargo, a pesar de esto, los cristianos siguen enviando misioneros y hablando de la Gran Comisión como si quedara algo por completar. Y, específicamente, los cristianos siguen enviando misioneros a lugares difíciles, donde las conversiones parecen tardar en llegar.

¿Por qué crees que es eso? ¿Acaso no han recibido la noticia? ¿O podría ser que la palabra «nación», como la hemos leído en este pasaje y como aparece en toda la Escritura, significa algo distinto de lo que pensamos cuando la escuchamos?

Esto es lo que John Piper expresa al respecto en su libro ¡Alégrense las naciones!, que hemos estado usando en este seminario.

«El llamado de Dios a la obra misionera no puede ser definido por el solo hecho de traspasar culturas para así maximizar las estadísticas generales de gente alcanzada. La voluntad de Dios está más bien enfocada en alcanzar a cada grupo de gente con el testimonio de Jesucristo, llamando para sí a un solo pueblo de entre las naciones». – John Piper, ¡Alégrense las naciones!, p. 148.

Así que la visión de Piper de las «naciones», como aparece en la Biblia, no significa un estado soberano, como podríamos pensar hoy en día, sino más bien un grupo de gente.

2. La base bíblica para esta clase de pensamiento:
Ahora bien, esta puede ser una manera útil o interesante de pensar en las misiones, pero la pregunta que deberíamos hacer es esta: «¿Es ésta una manera bíblica de pensar acerca de la obra misionera?».

A esa pregunta, creo que la respuesta sería no y sí.

Y digo no solo en el sentido de que NO es un mandamiento de las Escrituras. En otras palabras, no estamos diciendo que debes estar de acuerdo con esta clasificación (que Dios planea alcanzar a cada «grupo de gente») para no pecar. Es algo maravilloso que los creyentes dejen sus hogares y tierras natales, y salgan a causa del Nombre, incluso si no piensan en las misiones en categorías de grupos de gente. Y por un lado, no parece que Pablo haya modelado esta clase de pensamiento específico en ninguno de sus viajes misioneros. Hasta lo que sabemos, nunca aprendió un nuevo idioma ni se dirigió a un grupo étnico específico, aunque sí traspasó una gran barrera cultural al predicar el evangelio a los gentiles. Pero el enfoque de Pablo parecía estar en simplemente llevar el evangelio a grandes ciudades específicas que no habían escuchado de Jesús.

No obstante, dicho eso, el concepto acerca de los grupos de gente en las misiones es tanto bíblico como significativo. Creemos que la manera en que entendemos esta idea realmente afectará la manera en que participamos en las misiones e influirá en el grado en que estamos modelando nuestra obra en los propósitos revelados de Dios en la Escritura. Y gran parte de esto surge de las diferencias en cómo nosotros, como personas modernas, pensamos en la palabra «nación», y no en cómo se usó y se entendió esa palabra en el primer siglo.

A. Mateo 28:18-29 «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…».

Al pensar nuevamente en el pasaje acerca de la Gran Comisión que acabamos de leer en Mateo 28:18-20, Cristo ha ordenado a sus seguidores que vayan y hagan discípulos a todas las naciones. Ahora bien, cuando leemos la palabra «naciones», pensamos en naciones-estados como Rusia, Alemania o los Estados Unidos.

Pero eso no es lo que significa la palabra allí empleada, y no es lo que un lector en el primer siglo probablemente habría entendido. La palabra, que se traduce de manera muy correcta del griego como «naciones», en la NVI es la palabra «ethnos» de donde proviene la palabra «étnico».

Así que, naciones = ethnos.

Por tanto, nación puede describirse más correctamente como grupo de gente, grupo étnico o grupo lingüístico. Captas la idea.

Y «todas las naciones», que se traduce de la frase griega: «panta ta ethne», se puede considerar como «todos los grupos étnicos».

Esto es confirmado por los versículos que aparecen a lo largo de la Biblia, que hablan del evangelio siendo difundido en todo el mundo. En estos versículos, la palabra «ethnos» transmitía de manera muy natural un significado corporativo en referencia a los grupos de gente con cierta identidad étnica.

B. Versículos del Antiguo Testamento

Por ejemplo, esta idea de que las misiones deben alcanzar a cada grupo de gente también está respaldada por muchos versículos en el Antiguo Testamento que usan el término «nación». Muchos de estos versículos implican promesas y expectativas de que un día todas las naciones o personas del mudo adorarán a Dios.

Por ejemplo:

«Pídeme, y te daré por herencia las naciones» (Salmo 2:8).

«Proclamad entre las naciones su gloria, en todos los pueblos sus maravillas» (Salmo 96:3).

«Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones; por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre» (Salmo 45:17).

«Porque yo conozco sus obras y sus pensamientos; tiempo vendrá para juntar a toda las naciones y lenguas; y vendrán, y verán mi gloria» (Isaías 66:18).

Pero particularmente importante y fundamental para la visión misionera del Nuevo Testamento fue la promesa que Dios le hizo a Abram en Génesis 12:1-3, donde le dijo:

«…y serán benditas en ti todas las familias de la tierra…».

[Entonces, ¿cuál era la bendición de Abraham a las naciones?].

¿Cómo se ve esta promesa en el Nuevo Testamento?

En Gálatas, capítulo 3, Pablo dice: «Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones».

Así, podemos concluir que la bendición de Abraham, es decir, la salvación que se alcanza por medio de Jesucristo, llegaría a todos los grupos étnicos del mundo.

C. Versículos en Apocalipsis

Por último, el libro de Apocalipsis respalda fuertemente la visión de que la tarea misionera central es alcanzar a cada grupo de gente. Un texto esencial es Apocalipsis 5:9, donde el apóstol Juan recibe un destello de ese grandioso clímax de la redención mientras que el pueblo redimido de Dios lo adora en su trono.

«Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra».

La idea detrás de esto es que cada grupo de gente debe ser alcanzado porque Dios ha determinado que las personas creen en el evangelio que él ha propiciado a través de la muerte de su Hijo. El diseño de la expiación prescribe el diseño de la estrategia misionera.

Otros versículos en Apocalipsis usan este lenguaje de «linaje y lengua y pueblo y nación». Así, por ejemplo, leemos en Apocalipsis 7:9:

«Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en las manos».

Estos convertidos estaban adorando a Dios. Claramente se les ilustra en el reino como pueblos de todas partes del mundo.

3. Qué es un grupo de gente
Espero que esto sea suficiente para ayudarnos a entender que el mensaje de Cristo está destinado para cada grupo de gente. Podrías estar pensando, eso está muy bien, pero ¿cómo definimos a un grupo de gente?

Inicialmente, deberíamos observar algunas cosas. En primer lugar, es prácticamente imposible llegar a una definición precisa sobre la base de lo que Dios ha decidido revelar en la Biblia. En segundo lugar, Dios no nos ha permitido usar una definición exacta de lo que es un grupo de gente a no ser que abandonemos el trabajo misionero, pensando que todos los grupos ya han sido alcanzados bajo nuestra definición. En cambio, es mucho más probable que, como leemos en Mateo 24:14, mientras que el Señor no haya regresado, aun hay más grupos de gente a los que hay que seguir alcanzando.

En efecto, leemos en Mateo 24:14, esta increíble promesa de parte de Dios:
«Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin».

Bien, habiendo dicho todo eso, ¿cómo deberíamos pensar sobre un grupo de gente? ¿Alguna idea? Existen algunos indicadores bíblicos para entender lo que significa un grupo de gente. Anteriormente, leímos en Apocalipsis, que Dios planea redimir a hombres de todo linaje, pueblo, lengua y nación.

Por tanto, algunos han descrito a un grupo de gente de la siguiente manera:

Una agrupación de personas que reconoce tener una común afinidad en cuanto a idioma, religión, etnicidad, residencia, ocupación, clase social, casta, etc., o una combinación de las mismas (1982, Grupo de Trabajo Estratégico de Lausanne).

Así, por ejemplo, Operación Mundial enlista a los siguientes como grupos de gente no alcanzados:

• Personas en Indonesia
• Los chinos hui y hakka
• Los pueblos del oeste de Irán
• Los azeríes
• Los butaneses

Estos grupos son particularmente numerosos en lo que se conoce como la ventana 10/40 del mundo; que se define como aquella área de África y Asia desde 10 grados al norte del ecuador hasta 40 grados latitud norte del ecuador (principalmente África del Norte, el Medio Oriente y Asia).

(Por cierto, Operación Mundial es un gran recurso; contiene información detallada acerca del alcance que ha tenido el evangelio en países individuales y grupos de gente dentro de esos países; y brinda maneras específicas de orar por dichas naciones).

4. Alcanzados vs. No alcanzados
Pensar en estos grupos de gente no alcanzados nos lleva a la siguiente pregunta que necesitamos considerar; para ser exactos, qué significa hablar de un grupo de gente no alcanzado. Ahora, de modo interesante, cuando la Escritura habla acerca de un grupo de gente siendo alcanzado, no significa que cada persona en ese grupo ha escuchado y aceptado el evangelio. Podemos observar las consideraciones de Pablo sobre alcanzar regiones particulares. Como leímos antes en Romanos 15:18-21, Pablo dice:

«18 Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. 20 Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado para no edificar sobre fundamento ajeno, 21 sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; y los que nunca han oído del, entenderán».

Pregunta: ¿Qué crees que quiso expresar Pablo al decir que todo lo había llenado del evangelio? ¿Quiso dar a entender que todas y cada una de las personas de esa región habían escuchado el evangelio?

No lo creo. Pablo veía su misión como la de proclamar el evangelio a quienes no habían escuchado las buenas noticias del reino. Parece que, una vez que el evangelio había echado raíz en un área en particular, Pablo veía eso como la terminación de esta obra. Esto es respaldado por Romanos 15, si leemos los versículos 23 y 24, donde Pablo dice:

«Pero ahora, no teniendo más campo en estas regiones, y deseando desde hace muchos años ir a vosotros, cuando vaya a España, iré a vosotros».

Pareciera que Pablo consideraba que un área había sido alcanzada, cuando había alguna iglesia de creyentes establecida que se había arraigado en un zona en particular. Una vez que eso sucedía, Pablo estaba listo para continuar a otro lugar. Aquí, Pablo planeaba ir a España.

Piper usa la siguiente definición de un grupo de gente no alcanzado en su libro: «Grupos de gente dentro del cual no existe una comunidad indígena de cristianos creyentes capaz de evangelizarlo». [La Gran Comisión implica hacer discípulos así como también proclamar a Cristo].

Los viajes misioneros de Pablo hacen surgir la siguiente pregunta: ¿Es la idea de las misiones fronterizas a grupos de gente no alcanzados (que es lo que vemos que Pablo hace), el único modelo bíblico para las misiones?

Pienso que la respuesta es no. También vemos en la Escritura otros tipos de modelos de personas siendo enviados con el mensaje del evangelio para cumplir diferentes tareas. Por ejemplo, Timoteo y Tito, ambos son modelos de hombres que fueron enviados a trabajar tenazmente, «haciendo obra de evangelistas» incluso en áreas que Pablo había considerado ya estar «alcanzadas». Ve 2 Timoteo 4:5 (Pablo dejó a Timoteo en Éfeso exhortándole a continuar el trabajo allí).

También tenemos ejemplos en Tito (Tito 1:5), donde Pablo deja a Tito en Creta para que se corrigiera lo «deficiente» y estableciera ancianos en cada ciudad; y en Timoteo (1 Timoteo 1:3), donde Pablo deja a Timoteo en Éfeso para que no permitiera que doctrinas extrañas se introdujeran en la iglesia.

Al final, sea que estemos trabajando en misiones fronterizas, o llegando para continuar el trabajo de capacitar y establecer a una iglesia emergente, como lo hicieron Tito y Timoteo, establecer a la iglesia entre grupos de gente no alcanzados es la obra de las misiones en todos los tiempos.

5. Breve introducción a la contextualización:
Al concluir nuestra consideración acerca de lo que significa establecer iglesias entre personas no alcanzadas, debemos abordar brevemente el tema de la contextualización. La contextualización hace referencia al proceso de plantar una iglesia en un contexto determinado al que es fiel, sin importar ideas innecesarias de otro contexto.

Por ejemplo, si estás plantando una iglesia entre un pueblo musulmán de Asia Central, sería sabio insistir en que se sienten en bancas, aunque sentarse en el piso es la regla general en su cultura. Cuando las personas piensan sobre este tema, algunos han sugerido un rango etiquetado de iglesias I1 a I5. La plantación de una iglesia «I1» sería básicamente una iglesia tradicional suburbana de los Estados Unidos plantada en otro contexto, digamos que en un pueblo africano entre una tribu que acaba de ser alcanzada con el evangelio. Puedes imaginarlo, una iglesia americanizada en esa tierra, con adoradores vestidos con ropa occidental, escuchando a una banda de alabanzas en inglés.

Una iglesia «I5» podría ser todo lo opuesto, quizá una iglesia de musulmanes que todavía van a la mezquita para reunirse y que siguen identificándose con todas las tradiciones y festividades comunes al islam. Espero que puedas ver los problemas en ambos ejemplos. El primero impone una carga innecesaria a una iglesia nueva con una tendencia cultural ajena; el segundo viola los principios establecidos en el libro de Hebreos (que solo Cristo es suficiente para nuestra salvación como mediador de la gracia de Dios, y que los cristianos no deberían siquiera dar la impresión de regresar a un pacto inferior, sin mencionar el regresar a una falsa religión).

Carecemos de tiempo para profundizar en este tema, pero es suficiente para señalar que ésta es un área que genera algo de controversia. Nosotros, sin embargo, podemos aprovechar mejor la contextualización no estudiando dicho tema, sino siendo estudiantes de la iglesia local en la Escritura. Si adquirimos un buen conocimiento de las marcas bíblicas fundamentales de una iglesia del Nuevo Testamento, es probable que podamos descifrar lo que es una buena contextualización y conciliación del evangelio. En resumen, si entendemos que el núcleo de una iglesia local es:

A. La correcta predicación de la Palabra de Dios
B. La correcta práctica del bautismo y la Cena del Señor
C. La correcta práctica de la disciplina de la iglesia (formativa y correctiva)

Entonces, es probable que estemos preparados para los innumerables escenarios de contextualización alternativos que podamos enfrentar. Por esto, en CHB procuramos que todas las personas que puedan estar planeando ir al extranjero inviertan mucho tiempo estudiando no las misiones per se, sino estudiando lo que la Escritura enseña acerca de la iglesia, su trabajo y estructura. Conociendo eso, estamos mejor equipados para plantar iglesias que serán completamente bíblicas en cualquier contexto.

Observación: Si te gustaría meditar más sobre esto en el contexto de misiones, deberías adquirir una copia de la International Mission Board, Church Planting Guidelines.

6. La gloria de Dios en alcanzar a todos los pueblos
Finalmente, queremos cerrar con la pregunta de por qué Dios cumple la obra misionera de esta manera. ¿Por qué escoge redimir a hombres de todo linaje y lengua y pueblo y nación?

Bien, empezamos este seminario hace aproximadamente 9 semanas preguntando por qué nosotros, como cristianos, deberíamos llevar el evangelio a las naciones. Llegamos a la conclusión de que debemos hacerlo porque eso glorifica a Dios, quien se deleita en mostrar misericordia a los pecadores. Dios también se glorifica al salvar a un pueblo para sí de todo linaje, lengua, pueblo y nación. ¿Por qué?

A. La diversidad exalta su gloria – Salmo 96:3-4

Llega más alabanza de la unidad en la diversidad que solo de la unidad. Es más poderoso y hermoso. Imagina a multitudes de personas que no tienen nada más en común excepto su salvación en Cristo. Eso glorifica y honra a Dios.

Es por eso que la iglesia es una imagen hermosa y nos brinda un destello del cielo. Así que puede que no tenga nada en común con determinada persona fuera de nuestra mutua y gran esperanza en Cristo; pero esa cohesión lo es todo. Nuestra unidad en Cristo es un reflejo de Dios que da testimonio del único y verdadero Dios. El hecho de que podamos ser completamente diferentes en cualquier otro aspecto solo resalta aún más la grandeza de Dios.

B. Demuestra su grandeza universal – Romanos 15:11

La fama y el valor de un objeto de belleza crecen en proporción a la diversidad de aquellos que reconocen su belleza. Si una obra de arte es admirada entre un grupo pequeño de personas que piensan de manera similar, su valor es mínimo porque no es universalmente reconocido. Así, su alabanza se le puede atribuir a las tendencias particulares de ese pequeño grupo de gente. Pero si una obra continua ganando cada vez más personas de diferentes culturas con el paso de los siglos, entonces su grandeza es claramente evidente a todos.

C. Destruye el orgullo etnocéntrico

Al enfocarse en todos los pueblos del mundo, Dios corta el orgullo etnocéntrico y les recuerda a las personas su gracia gratuita que cualquiera otra de sus distinciones. Ve Hechos 17.

D. El valor se demuestra en la variedad de aquellos que le aman

Dios se magnifica al liderar a un grupo de gente diverso en lugar de un grupo homogéneo. Cuanto más variados son los grupos de gente que abandonan a sus dioses para seguir al único Dios verdadero, es más visible la superioridad de Dios sobre estos otros dioses falsos.