Respuestas para pastores - Más temas

Mi congregación apenas canta; ¿Cómo puedo ayudarla?

Artículo
04.10.2019

Pasa un tiempo con miembros de una iglesia Khosa en Sudáfrica, y descubrirá rápidamente cuán maravillosamente cantan. Sin instrumentos ni micrófonos. Un individuo que guía, el resto lo sigue. Muchas manos que aplauden. ¡Y cómo unen sus voces en alabanzas!

Este artículo no está escrito para ellos. Está escrito para una iglesia occidental tradicional. Los occidentales están acostumbrados a la música de calidad profesional y orientada al rendimiento. Y para bien o para mal, esto afecta lo que los cristianos esperan musicalmente cuando entramos a la reunión de la iglesia. A menos que una iglesia empuje deliberadamente en una dirección alternativa, esperamos que la música demuestre la misma calidad de rendimiento que lo que escuchamos en la radio del vehículo o a través de nuestros audífonos Mp3. Cualquier cosa menos puede sonar torpe, vulgar, incluso vergonzosa.

Además, hay pocos lugares en la cultura occidental contemporánea donde las personas aprenden a cantar juntas. ¿Tal vez en un evento de Navidad? ¿O en el tramo de la séptima entrada del estadio Wrigley, Chicago?

Los líderes de la iglesia subestiman cuán deliberadamente deben presionar contra estas tendencias culturales para que su iglesia cante; para enseñarles que las voces no formadas pero unidas de la congregación hacen un sonido mucho mejor que la  banda del programa Tonight Show ; enseñarles que cantar en voz alta en presencia de otras personas no es incómodo; para enseñarles que todas nuestras emociones no tienen que ser individualmente espontáneas para ser dignas, sino que hay un lugar para guiar y conformar nuestras emociones individuales a la actividad del grupo.

Si los líderes de la iglesia quieren congregaciones que realmente «hablen entre sí con salmos, himnos y canciones espirituales» (Ef. 5:19), tendrán que trabajar en esto. Tendrán que probar cosas que pueden parecer extrañas o poco naturales para las personas que están acostumbradas a sentarse en silencio y ver la actuación en el escenario. Aquí hay algunos consejos, muchos de los cuales, sin duda, caen en el ámbito de la prudencia.

1.  Enseña a la congregación la importancia de adorar a Dios en el canto. 

Así como a los cristianos se les debe enseñar la importancia de la oración y otras disciplinas espirituales, también deben aprender de las Escrituras cómo Dios quiere que canten. Cuando la Palabra de Dios mora en nosotros ricamente, cantar es el resultado natural (ver Col. 3:16). Si Dios canta sobre nosotros en un cántico alegre (Sofonías. 3:17); así mismo, nosotros que reflejamos a nuestro Creador debemos cantarle.

2.  Fomenta el canto reflexivo e intencional a través de la oración pública y privada.

 ¡Qué fácil es honrar a Dios con nuestros labios mientras nuestros corazones están lejos de él (Is. 29:13; Mat. 15: 8)! Por lo tanto, ora en privado y en público contra el canto irreflexivo e hipócrita.

3.  Asegúrate de que la congregación sepa por qué cantan el cántico elegido.

Si es una oración, recuérdaselo brevemente. Si es un cantico de compromiso, señálalo. Si refleja el mensaje predicado de la Palabra de Dios, aclara esto. Los cánticos que se eligen solo porque son los favoritos de quien los selecciona, frecuentemente no se cantan bien. Aunque las congregaciones generalmente son lo suficientemente obedientes como para cantar cualquier cántico que se sugiera, lo cantarán con más entusiasmo si saben por qué están cantando ese cántico en especial. Ayúdalos a que se preocupen por cantar «en espíritu y en verdad».

4.  Elije lo «congregacional» en lugar de cánticos «del desempeño».

Aquí hay un principio general (no es absoluto): cuanto más depende un cántico del acompañamiento musical y no puede cantarse por un par de niños en el vehículo camino a la casa, más orientada al rendimiento y menos congregacional probablemente sea. Los cánticos congregacionales tienden a tener melodías cantables y memorables. El hecho de que un artista cristiano haya creado algo maravilloso no significa que sea apropiado para la congregación. 

La melodía puede no ser muy melódica. Puede ser demasiado alto, demasiado bajo o amplio rango. Puede ser demasiado rítmico, tal vez sincopado de una manera que sea difícil para los cantantes no entrenados. Puede ser demasiado complejo a través de puentes, etiquetas o claves múltiples. Tal música puede sonar maravillosa con el acompañamiento grabado. Tal vez el grupo de alabanza pueda hacerlo bien. Pero cuanto más necesita una congregación a los músicos que están al frente para interpretar un cántico, más se puede esperar que solo pronuncien las palabras mientras ven a la banda hacer lo suyo.

5.  Por favor, oh por favor, enciende las luces.

Mantener las luces del escenario brillantes mientras se atenúan las luces entre las personas convierte a las personas en una «audiencia» y a todos en el escenario en artistas. Hace que todo el evento imite el cine o la sala de conciertos. Sin embargo, mantener iluminada toda la sala sugiere que todos están llamados a participar en la «presentación» ante una «audiencia» de uno solo: Dios.

6.  Por favor, baja el sonido al acompañamiento musical. 

No quieres que tus guitarras eléctricas o tu órgano, tu batería o tu coro con micrófonos, ahoguen el sonido del canto de la congregación. Incluso podríamos decir que el sonido más fuerte en un salón debería ser la congregación. Las voces principales pueden cantar en voz alta en el primer verso de una canción, pero luego retroceden un toque en los versos posteriores. El buen acompañamiento acompaña, facilita y alienta. No atrae ni abruma. Si un pequeño grupo o coro está liderando, deberían ser un microcosmos auditivo de la congregación. Dejen que su volumen sea natural y sin demasiada amplificación. Si han preparado el himno en el ensayo, «guiarán» por su sonido.

7.  Considera los peligros de los ensayos de interpretación, música «excelente» e instrumentación pesada.

Hay un lugar para el ensayo musical. ¿Pero por qué estás ensayando? ¿Con qué fin? Los ensayos musicales a menudo implican la inserción de elementos creativos que hacen buenas actuaciones, pero no para el canto congregacional. Los músicos y cantantes deberían usar cualquier tiempo de ensayo para preguntarse cómo podemos facilitar mejor el canto congregacional, no impresionar. El enfoque común en la «excelencia» y la «calidad» puede, irónicamente, distraer a los músicos de buscar servir a la congregación, porque la «excelencia» se define irreflexivamente en términos de desempeño. Qué significaría, en cambio, tener como propósito el facilitar de manera excelente, y no el realizar excelentemente. Del mismo modo, la instrumentación elaborada a veces puede silenciar el canto congregacional. La instrumentación simple y acústica tiende a ayudar a cantar.

8.  Busca un equilibrio entre los tradicionales y los nuevos cánticos. 

Por un lado, la gente canta bien cuando canta un viejo y querido cántico. Por otro lado, los viejos cánticos pueden desgastarse, lo que puede llevar a cantar sin pensar. Por un lado, los cánticos que son nuevos para una congregación (ya sea que hayan sido compuestas recientemente o no) son más difíciles de cantar. Por otro lado, el repertorio musical de una congregación debe crecer a medida que la congregación crece en madurez y profundidad. Las congregaciones, como las personas, atraviesan diferentes estaciones y las nuevas canciones lo ayudan a crecer a través de esas estaciones. Todo esto significa que ayudar a las personas a cantar bien implica tanto cánticos nuevos como viejos, y calcular el equilibrio para su iglesia. Nunca se limite a aprender nuevas canciones, ya sean cánticos recientes o viejos que son nuevos para ti. Y enseña esos cánticos nuevos más de una vez.

9.  Usa cánticos que representen una amplia gama de las experiencias y emociones humanas.

Si toda la música de una iglesia es exultante y deslumbrante, gran parte del canto de su iglesia será poco auténtico y sin afecto. Cuán fieles a la vida son las letras de «Escucho las palabras de amor»: «Mi amor es a menudo bajo, / Mi gozo todavía fluye y fluye, / Pero la paz con Él sigue siendo la misma, / Ningún cambio mi Salvador conoce». O esa franca admisión de «

Ven, eres fuente de toda bendición»: «Propenso a vagar, Señor, lo siento, / Propenso a dejar al Dios que amo…». La himnodia de una iglesia, como el Salterio, debe tener palabras para cristianos felices, tristes, tentados, y todos los cristianos intermedios. En este sentido, una congregación tiene un repertorio de 300 canciones en lugar de 30. La vida es compleja y diversa. Así debería ser nuestra adoración.

10.  Varía la forma en que un cántico se canta.

 Del mismo modo que un predicador puede pronunciar las mismas palabras con un tono diferente entre un domingo y el siguiente, ajustándose al estado de ánimo del día o el contexto sermón en el que se pronuncian las palabras, una canción puede ser dirigida de manera diferente en diferentes momentos. La dinámica del acompañamiento puede variar. Tal vez el volumen sube; Tal vez baje. Tal vez esa tercera estrofa se canta en voz baja, tal vez se haga vigorosamente. Un cambio clave, tal vez no. A cappella, tal vez no. Ciertamente, el texto de un cántico debe dar forma al estado de ánimo del acompañamiento, pero también puede hacerlo el estado de ánimo de la vida de la iglesia, o el lugar en el que ocurre en el servicio de la iglesia.

11.  Donde sea posible, coloca sillas o bancos con algunos frente a otros y no solo el escenario.

Cantar es un esfuerzo de «equipo» y, frecuentemente, la única parte de la adoración que es una expresión visible de unidad. Esta es una forma de recordar el hecho de que Pablo dice: «

hablarse unos a otros con salmos, himnos y cánticos espirituales» (Ef. 5:19). Sin duda, no hay nada de malo en cerrar los ojos al cantar, ¡pero en la imagen trasmitida por Pablo parece que las personas se miran unas a otras! La iglesia no es el lugar para un tiempo a solas retroalimentado.

12.  Considera la acústica del salón.

La mala acústica lastima el canto congregacional probablemente más de lo que crees. ¿Los pisos están completamente alfombrados? Limita la alfombra a los pasillos. ¿Hay azulejos acústicos en el techo? Quítalos y reemplázalos con yeso sólido. ¿Cortinas pesadas? quítalas. ¿Bancos totalmente acolchados? ¿Alguna posibilidad de quitar todo el relleno excepto el asiento? Si de alguna manera tu espacio de adoración es inusual y necesitas ayuda, tal vez contrates a un acústico profesional para que consulte qué puede hacer para mejorar el tiempo de reverberación y limitar los ecos desagradables.

Advertencia: los especialistas en acústica siempre asumirán que deseas «mejorar la acústica» en términos de lo que se proyecta desde el escenario. Muchos piden un auditorio con acústica «muerta» en la audiencia para que no se escuche tos y ruido extraño durante un concierto. Pero debe informarles que desea un canto congregacional mejorado. La adoración no es un concierto, y la congregación no es una audiencia. Que se escuchen a través de la acústica en vivo. ¿Por qué a la gente le gusta cantar en la ducha? Porque la acústica amplifica nuestro sonido.

13.  Quizás coloques a músicos y cantantes a un lado por una temporada.

Cada salón y cultura congregacional es diferente. Colocar a los músicos y cantantes a un lado del escenario podría en algunas circunstancias obstaculizar el canto congregacional porque la congregación necesita un liderazgo más fuerte. Pero si tu congregación ha caído en una cultura y orientación de actuación, considera si es factible, colocar a los que lideran el canto no al frente. Hubo una buena razón por la cual algunas iglesias antiguas colocaron sus coros en el balcón, para que pudieran ser escuchados y no vistos. Cuando la presencia en el escenario del líder que canta produce una cultura de actuación, Dios es menos visto y escuchado.

14.  Un modelo de canto entusiasta.

Ya sea que los ancianos, el personal y los diáconos estén sentados en una plataforma o en la congregación, deben modelar un canto entusiasta y apropiado. El canto fuera de tono es mejor que no cantar. El pastor que todavía está observando las notas del sermón durante el canto dice con el ejemplo: «¡Cantar en nuestra adoración no es tan importante!». En una cultura que a veces equipara la masculinidad con el estoicismo de un personaje parecido a Clint Eastwood, modelar un canto entusiasta es especialmente importante para el liderazgo masculino.

15.  Imprime la música, elige los cánticos y busca otras formas de promover la alfabetización musical. 

El conocimiento musical no es lo que solía ser, gracias a la disminución de la educación musical en las escuelas. Pero incluso si el diez por ciento de la iglesia canta las partes, el canto de todos será fortalecido. La gente habla de las ventajas de «mirar hacia arriba», que requiere leer una pantalla superior. Pero, ¿por qué entonces todas las iglesias que miran pantallas no parecen cantar tan bien como una generación más antigua de iglesias mirando a sus himnarios? Quizás es hora de que las iglesias piensen en los himnarios nuevamente, o al menos comiencen a imprimir música en sus boletines. Elige las partes buenas de los cánticos y asegúrate de que cualquier coro o líder del canto las cante.

16.  Haz una clase de canto. 

Siguiendo el ejemplo del compositor de «When I Survey the Wondrous Cross» [Al contemplar la Excelsa Cruz], Lowell Mason, quien creó «Escuelas de canto» en la iglesia, Justin Leighty, miembro de la Iglesia Bautista Third Avenue en Louisville, ofrece a su propia iglesia una clase de himnos al mes. Se reúnen el primer domingo de cada mes durante 45 minutos antes del servicio nocturno. Los asistentes se agrupan por sus partes como un coro, y practican los conceptos básicos de música: «Esta es una nota negra; esta es una nota completa. Aquí es donde está la línea del tenor: cuando baja, baja; cuando sube, sube… etc.».

17.  De vez en cuando cantar voz a capella (sin acompañamiento). 

Quizás el tercer verso; Quizás el cuarto. O tal vez incluso una canción completa, con un piano o una guitarra comenzando la pieza y luego uniendo las transiciones. No te pierdas, eres una voz a cappella cantando solo de melodía; cántalo cuando hay partes que te son buenas y bien conocidas. ¡Un canto a cappella ayuda a la congregación a escucharse a sí mismos y a confiar únicamente en sus voces combinadas para cantar a un volumen que dice que creen lo que están cantando! Disminuye un poco el ritmo y libera a la congregación para que participe en cada parte de su cuerpo, alma y espíritu en el canto

18.  Recuérdale regularmente a la congregación que ellos son el instrumento principal en el culto corporativo.

Si no cantan con gusto, la adoración musical no sucederá. Eso no significa actuar como una cheerleader en un mitin: «Está bien, cantemos realmente … ¡Quiero oírte … sé que puedes cantar más fuerte!». Tal liderazgo resta valor a la seriedad de la música, y no trata su canto como una genuina expresión espiritual de amor, acción de gracias y alabanza. Por último, el canto congregacional debe ser tan natural como las palabras de asombro antes de una puesta de sol inusual, o las palabras de duelo con un amigo herido. Aun así, se debe enseñar a las congregaciones que es su responsabilidad cantar y enseñarse mutuamente a través del cántico. Se les debe enseñar a congregarse esperando que canten.


Traducción: Renso Bello.

[Mark Dever y Matt Merker contribuyeron a este artículo]

More articles tagged as: