Membresía

Los jóvenes y la membresía de la iglesia, o dejen de bautizar a los niños

Artículo
21.08.2019

Para comenzar sobre una base más segura, permítame enumerar todos los versículos que abordan directamente el tema de los jóvenes (es decir, menores de 18 años) y la membresía de la iglesia: De acuerdo. No hay ninguno. El Señor nunca nos dice:  así es como el pueblo de Dios del nuevo pacto debería incluir a los niños en su número. (Como dije esto, los paidobautistas se quejan y se ponen de frente).

EL PRINCIPIO DE LA PRUDENCIA

Esta conversación debe acontecer en el ámbito de la prudencia y la sabiduría. Esto no es un asunto de: «Así dice el Señor»; o es «porque el Señor ha dicho así acerca de esto y aquello, estamos inclinados a creer que esta es la mejor manera de avanzar en eso». Pero las decisiones más prudentes se basan en principios. La mejor sabiduría considera la ley.

Entonces, ¿qué principios informan nuestra comprensión sobre los jóvenes y la membresía de la iglesia? Puedo pensar en algunos.

1. Dios salva a la gente joven.

Si se toma un sondeo en la iglesia este domingo y pides a tu gente responder una simple pregunta: «¿Cuántos de ustedes fueron salvados antes de su cumpleaños No.18?», es seguro afirmar que muchos, sino la mayoría de las personas levantarán la mano, ¿Por qué? Porque Dios salva a los jóvenes. Él salva a los jóvenes de 17 años cuyos amigos los invitan a un grupo de jóvenes. Él salva a los niños de 5 años que se presentan en la clase para niños porque sus padres no salvos simplemente necesitaban un descanso y algo de cuidado infantil gratuito. Dios salva a los jóvenes.

2. La membresía de la iglesia es solo para aquellos a quienes Dios ha salvado.

Nuestras iglesias locales, es decir, nuestras reuniones del pueblo de Dios del nuevo pacto; es decir, nuestras embajadas del verdadero Israel, ahora reconstituidas bajo el liderazgo del Cristo resucitado y real, llenas de sacerdotes, llenos del Espíritu, no son cuerpos mezclados por diseño. Por supuesto, el Israel nacional siguió una historia diferente: estaba mezclada por el diseño. Pero no es el verdadero Israel. En la era del nuevo pacto, Dios quería dejar bien claro que los nuevos corazones no se dan al final de un canal de parto, sino al comienzo de una vida de fe.

3. Al discernir la salvación de un individuo, buscamos una profesión de fe creíble.

Al discernir si se debe recomendar o no a alguien para ser miembro, independientemente de su edad, debemos escuchar una comprensión clara del evangelio, un sentido claro de que se ha convertido de la muerte a la vida (incluso si no pueden identificar el día, el mes o incluso el año), y un cambio claro en su estilo de vida y sus deseos. Si alguno de esos tres está ausente, al menos deberías estar dispuesto a hacer una pausa y considerar si la persona que está frente a ti ha nacido de nuevo o no.

No todos los que preguntan: «¿Qué debo hacer para ser salvo?», realmente quieren ser salvos. No me creas a mí simplemente, considera al joven rico cuya profesión creíble se disolvió en un instante cuando Jesús le hizo una pregunta sobre su vida (Marcos 10: 17–22). Al menos para los credobautistas, estos tres principios son relativamente poco controvertidos. Desafortunadamente, me temo que esta cuarta parte ha sido en gran parte desechada por muchas, si no la mayoría de las iglesias credobautistas.

4. El bautismo casi siempre acompaña a la membresía de la iglesia.

En 2002 fui bautizado en una iglesia, pero no dentro de una iglesia. Permanecí en el bautismo como un cristiano agente libre, bajé al agua como un cristiano agente libre, y salí del agua como un cristiano agente libre. Nunca se me ocurrió, o, aparentemente, a nadie más que el bautismo no solo sirve como un signo externo de una realidad interna, sino también como una introducción externa a una institución espiritual: la iglesia local. Sabía que el bautismo comenzó mi llamada vida cristiana, pero no tenía la menor idea de que mi vida cristiana debiera configurarse en torno a mi sumisión a una iglesia local.

En pocas palabras, la membresía de la iglesia casi siempre debería acompañar al bautismo. Este es el testimonio casi uniforme del Nuevo Testamento, con la única excepción que se me ocurre en Hechos 8 cuando Felipe bautiza al eunuco etíope. Pero esa excepción prueba la regla, porque es un bautismo que se produce en una región, y entre un pueblo donde aún no existía una iglesia.

Cuando no mantenemos el bautismo y la membresía juntos, convertimos la membresía en algo que no es bíblico. Entonces, a menos que estés haciendo un ministerio para- eclesiástico en alguna tribu remota, el bautismo debería acompañar a la membresía de la iglesia. Que me bautizaran sin ningún tipo de conexión con una iglesia solo podía suceder en un mundo que disminuye el papel de la iglesia local en la vida y el discipulado de un cristiano. Desafortunadamente, esto no es raro.

UNA OPCIÓN SOBRE LA MESA

Por tanto, una iglesia no debería bautizar a jóvenes aparte de la membresía de la iglesia. Hacerlo no es bíblico, es inútil y no es amoroso.

No es bíblico porque la Biblia nunca prevé que los cristianos bautizados vivan separados de la membresía en una iglesia local (excepto en la frontera misionera, como en el caso del eunuco etíope).

No es útil porque cuando los jóvenes comienzan a desviarse, a sus pastores de jóvenes se les ha dado un cinturón de herramientas con herramientas valiosas que ya se han retirado. Ellos no pueden empujar a un joven hacia sus ancianos; él no tiene ancianos. No pueden establecer el proceso de disciplina de la iglesia que lo conecte a él, en caso de que continúe por un camino particular; no tiene una iglesia que lo pueda disciplinar, ni tampoco ha aceptado ningún tipo de pacto que, en caso de incumplimiento, garantice su eliminación a sabiendas.

Y, por último, no es amoroso porque encaja en una comprensión individualista de la vida cristiana. Por ejemplo, me bauticé a los 12 años y solo una década más tarde aprendí cómo Jesús pretende que mi discipulado sea formado y conectado a una iglesia local, bajo la autoridad de líderes piadosos, en comunión con otros santos.

Eso es diez años en los que estaba libre, para callejear en cualquier lugar que quería, sin nadie especifico delante de Dios que velera por mí. Afortunadamente, Dios me preservó, pero pienso en mi hermano, o pienso literalmente en decenas de amigos cuyo bautismo demostró ser solo eso, el primer paso en un viaje a la nada. Su vida cristiana se ha disuelto, su profesión cristiana ahora es silenciosa, y cualquier conexión tenue establecida con la iglesia local por su bautismo, ha sido interrumpida por una década y media de falta de atención. Si una persona bautizada se pierde en un bosque y no hay nadie para verlo, ¿realmente hace una diferencia? Jesús parece decir que debería (Juan 10: 1–21).

Tristemente, miles de niños enfrentarán el mismo destino, y las iglesias con las que están conectados ha hecho esto. Han sido afirmados en su fe como jóvenes a través del bautismo. Tal vez tenían 7 años; tal vez fueran 17. El momento acompañó tal regocijo; ocasionó tanto un comienzo como un final, el viejo fue lavado y el nuevo finalmente llegó. Pero el bautismo apartado de la membresía ha llevado a estos jóvenes cristianos a través de una puerta que no lleva a ninguna parte.

Los ha llevado a un lugar que parece una hermosa casa, un espacio donde pueden crecer, aprender y explorar. Pero es una fachada. Tú ves, cuando bautizamos a cualquier nuevo creyente, les decimos que son de la familia, que pueden mudarse aquí con nosotros, que pueden tumbarse en el sofá y elegir un dormitorio y llenar el refrigerador con su comida favorita. Después de todo, van a estar aquí un tiempo. Es el hogar. Pero cuando bautizamos a alguien aparte de la membresía, aparte del compromiso mutuo, no los invitamos a una casa, sino a una casa abierta, de 10 am a 2 pm todos los domingos. Los muebles están en escena, en realidad nadie duerme en estas camas, y los electrodomésticos ni siquiera funcionan. Todo es una exhibición.

Las iglesias, los pastores y los grupos de jóvenes que hacen práctica de esto, les animo a que lo reconsideren. Es una práctica no bíblica que da malos frutos. En su lugar, considere lo que podría ser útil para esa persona joven en cinco o diez años. Considera cuán doble mensaje es afirmar que alguien ha nacido de nuevo por el Espíritu de Dios, pero lo mantenemos formalmente fuera del pueblo de Dios. Considera cómo, aunque sé que parece impensable en este instante, en un momento de tanta alegría, un día te olvidarás de ellos, y ellos se olvidarán de ti, y todo eso no habría servido de nada.

TRES ENFOQUES POTENCIALES

Entonces, no bautices a los niños. Esa no es una opción viable. Sin embargo, tal como lo veo, hay al menos tres formas de abordar esta pregunta sin comprometer ninguno de los principios mencionados anteriormente. Discutiré esto a continuación, ofreciendo mi propia evaluación de cómo se adhieren a la sabiduría bíblica y las mejores prácticas.

Enfoque # 1: Excepto en circunstancias inusuales, una iglesia no aceptará a ningún joven dentro de su membresía porque no los bautizarán.

Una iglesia como Capitol Hill Baptist estaría de acuerdo con la historia de horror que describí anteriormente y, para evitar la complicidad en perpetuar esa historia a las generaciones futuras, generalmente no bautizarán a una persona joven que aún esté bajo la autoridad de sus padres cristianos. Creo que esta práctica subraya adecuadamente la seriedad con la que cualquier persona, independientemente de su edad, debe asumir su profesión de fe. Vea la declaración de CHBC sobre los niños y el bautismo  aquí .

Una ventaja adicional es que aclara que el bautismo no es un rito familiar de iniciación. El bautismo significa que una iglesia ha abrazado a un individuo y un individuo se ha sometido a otra institución aparte de su familia.

El planteamiento detrás de este enfoque es que es simplemente difícil discernir la credibilidad de la profesión de fe de un niño cristiano. Es fácil confundir la obediencia con la regeneración.

Ahora, en circunstancias inusuales, una iglesia como CHBC mostrará más flexibilidad: tal vez un niño del vecindario de una familia musulmana comienza a ir a la iglesia solo y cree en Jesús; quizás un niño de 15 años haya asistido a la escuela pública toda su vida y tenga un próspero ministerio evangelístico. En estas supuestas situaciones, la evidencia se acumularía lo suficiente como para considerar al menos a un joven como candidato para el bautismo y la membresía.

Este no es mi propio punto de vista, pero simpatizo con esta práctica porque identifica correctamente un problema: el flagelo de los jóvenes nominales que muchas iglesias bautizan año tras año tras año, sin la intención de traer a esas personas a la disciplina de la iglesia, si sus vidas comienzan a socavar su profesión de fe. En estos casos, el problema no es la presencia del bautismo, sino la ausencia de membresía de la iglesia significativa y la disciplina de la iglesia.

Nota al margen: Si estás en una iglesia que no practica la disciplina de la iglesia en absoluto, entonces deberías seguir este camino, aunque solo sea porque te impide una futura desobediencia.

Enfoque # 2: Una iglesia bautizará a una persona joven como miembro, con un asterisco.

Actualmente soy el pastor de jóvenes de una iglesia — North Shore Baptist Church en Queens, NY — que toma esta segunda ruta. Es una práctica que heredé y funciona de la siguiente manera: bautizaremos a una persona joven en una «membresía provisional», lo que significa que pueden asistir a las reuniones de los miembros, servir en varias áreas, recibir asesoramiento bíblico gratuito e incluso ser disciplinados si comienzan a vivir en pecado sin arrepentimiento.

En casi todos los aspectos son miembros de NSBC, excepto que no pueden votar en nuestras reuniones, y se les puede pedir que se retiren si el tema es considerado (ya sea por sus padres o nosotros como ancianos) demasiado maduro para ellos.

Este enfoque reconoce la realidad: son niños, aunque la mayoría, si no todos, son juniors o seniors en la escuela secundaria. Pero también los trata en muchos aspectos como iguales. Aumenta nuestras expectativas para ellos, incluso cuando hemos aumentado nuestro propio compromiso con ellos, no solo a través de su graduación del grupo de jóvenes sino durante el resto de sus vidas; si el Señor se tarda, deberían permanecer cerca.

Enfoque # 3: Una iglesia bautizará a una persona joven en una membresía de voto completo.

Este enfoque es básicamente el mismo que el anterior, pero con cualquier restricción eliminada. Claro, un padre puede optar por retener a su hijo de una conversación en particular, pero no será necesario para ellos.

Por lo que esto vale, soy parcial a esta elección porque es más clara. La « membresía provisional» es una categoría extra-bíblica. Si una persona joven ha nacido de nuevo por el Espíritu Santo; si se renuevan día a día a la imagen de Cristo; si el Espíritu Santo está produciendo en ellos frutos como el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la bondad, la bondad, la amabilidad y el autocontrol, entonces me complace que voten sobre cuestiones de membresía, liderazgo, doctrina, Y todo lo demás. El uso de las llaves del reino es un privilegio reservado no para los adultos, sino para aquellos que han recibido al Señor Jesús, a los que han creído en su nombre y al hacerlo se les ha dado el derecho de ser hijos de Dios.

CONCLUSIÓN

Para que no ser reprendido por mis superiores, no ofrezco el punto de «vista de 9Marcas» sobre este tema (si es que hay una), solo el mío. Independientemente de cuál de las tres opciones anteriores elijas, debes ayudar a los jóvenes a comprender que la cena del Señor pertenece a los miembros de la iglesia (o miembros de otras iglesias que asisten). Al igual que el bautismo y la membresía, la cena es una señal de que pertenecemos al cuerpo (1 Co. 10:17). Entonces, no tiene sentido dar a alguien la cena del Señor, pero no el bautismo, como a veces hacen los padres con sus hijos. Debemos mantener estas tres cosas unidas: membresía, bautismo y la Cena del Señor. Dividirlos cambia su significado en algo no bíblico.

Es cierto que la Biblia nunca aborda directamente el tema de cómo deberíamos introducir a los jóvenes en la membresía de nuestras iglesias. Pero ella sí ofrece principios sobre la salvación y procesos de membresía que no son negociables y, por tanto, deben informar y dar forma a nuestra práctica.


Traducido por Renso Bello.

More articles tagged as: