Clases esenciales: La Soltería y el Noviazgo

La Soltería y el Noviazgo – Sesión 7: Inicio

Artículo
02.03.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
La Soltería y el Noviazgo
Sesión 7: Inicio


Introducción

Esta mañana continuamos observando las relaciones premaritales bíblicas a través de un examen más cercano del inicio de un noviazgo/relación de cortejo. Queremos pensar en ello mediante algunas preguntas: ¿Por qué debes iniciar o acordar iniciar una relación? ¿Qué características debes observar en alguien para salir con esa persona? ¿Quién inicia? Y, ¿cómo debe ocurrir y bajo qué marco de referencia (si es que existe alguno)?

Hay cinco principios bíblicos que son importantes para nuestra discusión del día de hoy:

  1. Las personas solteras deben tener un noviazgo con el único propósito de encontrar un compañero(a) de matrimonio.
  2. Generalmente, son los hombres quienes usualmente iniciarán una relación prematrimonial, las mujeres deben usualmente responder a esa iniciativa (aunque no necesariamente siempre positiva o negativamente).
  3. Lo ideal es que las relaciones inicien y sean desarrolladas bajo la autoridad de las Escrituras, y con mucha consejería y guianza de la familia, amigos de la iglesia, y líderes de la iglesia (rendición de cuentas).
  4. Los solteros deben buscar aquellas características que son destacadas en las Escrituras en sus esposos(as) potenciales.
  5. Finalmente, ¿esta relación servirá a Dios y Su iglesia local bien juntos? (por ejemplo, ¿será el matrimonio un reflejo de Cristo y Su iglesia? ¿servirá el matrimonio al cuerpo local de la manera en que Jesús sirvió? ¿el matrimonio glorificará a Dios a través de los beneficios mutuos provistos por cada esposo(a), los cuales son usados para edificar a Su iglesia? ¿Servirán bien juntos?)

Si estas declaraciones son para ti muy generales o simples o dogmáticas, puede ser debido a que nuestra cultura tiende a rechazar este modelo para comenzar una relación y una familia. Vemos estos principios como elementos esenciales para el cortejo/noviazgo. Una manera de definir el cortejo/noviazgo es como un proceso de ir de la soltería al matrimonio que (1) comienza con el hombre siendo intencional; (2) es llevado a cabo bajo la responsabilidad de otros (familia, iglesia, y amistades sabias), y (3) siempre tiene como objetivo el matrimonio.

Recuerda la palabra que hablamos la semana pasada: el campo de juego con un cerco de protección. En el proceso de noviazgo, existe un peligro real en todo esto al centrarnos en reglas. ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Cuándo debo guardar mi corazón? ¿Cuándo se me permite ser vulnerable? ¿Podemos estar solos alguna vez? etc., etc. Deseo que veas las cosas que estaré exponiendo durante las próximas semanas como una guía. Son los cercos de protección del campo de juego. Están destinados a mantenerte en un territorio seguro, protegerte de las cosas dañinas de afuera. Y una vez que comienzas a conocer cuáles son esos cercos de protección, entra al campo de juego y diviértete. El noviazgo está destinado a ser algo que disfrutes. Mantén las pautas en mente, y una vez que lo hayas hecho, entonces sal y diviértete.

Buscando un esposo(a) basado en las características bíblicas

Siendo un esposo(a) potencial

Generalmente, podrías pensar que comenzamos el proceso de cortejo considerando los esposos(as) potenciales, pero realmente necesitamos comenzar considerando si estamos listos para ser un esposo(a) piadoso(a). Un par de preguntas importantes que debes hacerte a ti mismo:

  1. ¿Eres cristiano? (Juan 3; Romanos 10:9) Si no lo eres, entonces necesitas considerar la salvación antes que las ideas sobre el noviazgo. Me alegro que estés aquí, y espero que recibas mucho de la clase, pero fundamentalmente, si no eres cristiano, necesitas pensar más en la cruz que en tener un novio/novia.
  2. ¿Estás creciendo como cristiano? (1 Timoteo 3, Gálatas 5:22) Si no estás creciendo, necesitas considerar cómo un novio/novia en este punto pudiera ser una distracción para tu crecimiento espiritual.
  3. ¿Estás espiritualmente listo para tener una relación? Algunos de ustedes pueden ser muy jóvenes en la fe, o podrían estar luchando con algunos pecados muy pesados, de esos que en estos momentos no sería bueno invertir tiempo y energía con alguien más. En vez de eso, sería mejor enfocarte en tu propio crecimiento y luchar con los pecados que te acosan por un tiempo en particular.
  4. ¿Eres tu humilde, enseñable, respetas la autoridad? Puedes darte cuenta de esto si rindes cuentas a alguien, honras a tus padres, y te sometes a la enseñanza de los ancianos.
  5. ¿Puedes tu mantener buenas relaciones y amistades? Si no, entonces debes enfocarte primero en edificar buenas amistades espirituales en vez de buscar un novio/novia. Si no conoces a nadie en esta comunidad, necesitas considerar trabajar en las amistades primero.
  6. ¿Estás preparado financieramente? Si tienes muchas deudas, necesitas comenzar a pensar hoy mismo en cómo puedes ser un compañero de matrimonio más viable trabajando en tu deuda más temprano que tarde.

Considerando un esposo(a) potencial

Conforme piensas sobre un esposo(a) potencial, ¿qué deberías estar buscando? ¿Cuáles son las características más importantes que los cristianos y no cristianos buscan en un esposo(a)? Según encuestas (en orden descendente de importancia y frecuencia): (1) buena personalidad; (2) atracción física; (3) buen sentido del humor (me hace reír); (4) le gusta divertirse (entusiasmado y capaz de pasar un buen tiempo). ̶ ¿Qué piensas? ¿Buena lista? ¡Posiblemente no!

¿Cómo se compara tu pensamiento con esta lista? Se consciente de cuáles posiciones estaban en tu lista de criterios o prioridades para un esposo(a). Si no estás seguro, toma tiempo esta semana para escribir tu propia lista. La santidad debe tener un lugar alto en tu lista. La raíz de muchos problemas matrimoniales ocurre no durante el matrimonio sino antes, en el punto de elección donde los fundamentos son establecidos. En la mayoría de los casos, no tener prioridades piadosas y escoger a alguien que no muestra santidad es equivalente a escoger toda una vida de dificultades y luchas.

No necesitas a alguien que sea perfecto, sino a alguien que desee crecer en santidad. Esta es una de las decisiones más importantes que puedes tomar, así que cuídate de la atracción y de las prioridades mundanas. Las Escrituras muestran claramente la importancia de la santidad, así hazla una prioridad en tu lista.

Diez preguntas generales para hacer

A continuación algunas cosas generales a considerar conforme evalúas a alguien de interés:

  • ¿Es él/ella claramente un creyente? (2 Corintios 6:14-15) Si tienes alguna duda acerca de esto, ¡busca consejo de otros antes de desarrollar una relación!
  • ¿Él/ella muestra amor evidente para Dios? (en la manera en que él/ella usa su tiempo, dinero, etc.)?
  • ¿Muestra él/ella un amor evidente por la Palabra de Dios?
  • ¿Existe una clara evidencia del carácter cristiano? ¿Él/ella refleja los frutos del Espíritu? (Gálatas 5:22-23) – Amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre y dominio propio.
  • ¿Es él/ella fructífero en el ministerio?
  • ¿Muestra él/ella una clara relación y cuidado por otros?
  • ¿Es él/ella fiel y consistente en la vida cristiana en la oración, estudio de la Biblia, etc.?
  • ¿Tiene él/ella la misma visión y valoración del matrimonio que tú tienes?
  • ¿Confías en él/ella y confías en el carácter de él/ella?
  • ¿Aquellos que conoces y confías tienen un alto concepto de esta persona?

Preguntas para las mujeres hacer

  • ¿Es este un hombre que respetas? ¿Podrías visualizarte sometiéndote y siguiéndole a través de su vida juntos? (Efesios 5:22-24) ¿El liderazgo de este hombre haría que la sumisión sea una carga o un deleite?
  • ¿Crees que él cuidará de ti y tus hijos? ¿Puede él proveer (ganarse la vida) para tu familia? ¿Él te servirá y motivará tu crecimiento espiritual? (1 Timoteo 5:8; Efesios 5:25-29) (Si no estás segura de esto, ¿puedes buscar pistas observando la manera en que actúa con sus padres y familia, los ancianos en la iglesia, y los niños en la iglesia?
  • ¿Está él creciendo en santidad y en las características de la masculinidad bíblica? (1 Timoteo 3, Tito 1 y 1 Pedro 3)

Preguntas para las mujeres hacer

  • ¿Crees que ella cuidará de ti bien y será una buena madre y discipuladora de tus hijos (según es definido bíblicamente)? (Tito 2:4-5)
  • ¿Está ella creciendo en santidad y en las características de la femineidad bíblica (ver Proverbios 31 y 1 Pedro 3)?
  • ¿La visualizas a ella siendo un apoyo para ti y la tarea dada por Dios del matrimonio? (Génesis 2; 1 Pedro 3)
  • ¿Puedes tu visualizarla a ella siguiéndote y siendo receptiva a tu liderazgo? ¿Ella te motivaría en la tarea de liderazgo?

En general, ambos sexos deben considerar esposos(as) potenciales a la luz de Efesios 5:22-33.

Obviamente, nadie vive esto de manera perfecta (aún después de años de matrimonio), pero ¿tu esposo(a) potencial aspira a esto? ¿Puedes tu visualizarlo a él o ella esforzándose para ello?

En ocasiones, cuando buscamos un esposo(as), buscamos a alguien porque tenemos temor a estar solos por el resto de nuestra vida. Pero la elección de un compañero(a) de matrimonio potencial es más que sólo compañerismo. Esta es una persona con la que adorarás, tendrás una familia, sufrirás tragedias, ministrarás y crecerás en Cristo. Es alguien a quien liderarás o alguien a quien seguirás y rendirás cuentas ante Dios sobre la manera en que lo hiciste. Cuando escojas un esposo(a) potencial, piensa en lo que es importante en las Escrituras, y deja que eso defina lo que buscas.

¿Dónde encuentras dicha persona? Comienza buscando en tu iglesia local. Comienza buscando a tu alrededor en tus círculos normales de compañerismo en tu congregación. El Pastor Tommy Nelson dice: “Corre tan duro y rápido como puedas hacia Jesús. Mira hacia tu izquierda. Mira hacia tu derecha. Cásate con alguien que corre junto a ti.” ¿Está mal salir con alguien de fuera de tu congregación? No, en ninguna manera, pero necesitas ser cuidadoso si estás saliendo con alguien de fuera de la iglesia no dejando que la relación se desarrolle por sí misma; sin rendir cuentas a personas de tu congregación.

Un par de palabras sobre la atracción física y el romance

Piensa acerca de la atracción; ¿debería esto ser considerado? Si. ¿Debería ser una consideración primaria? No.

Ciertamente hay un lugar para la atracción y la belleza. La Biblia expresa claramente que es bueno sentirte atraído hacia tu esposa. En Génesis, vemos sobre la belleza de Rebeca y Raquel. Y vemos en el Cantar de los Cantares, en el contexto de la relación de matrimonio, la admiración de la belleza física (1:11-16; 4:1-7). Pero debido a que nuestra cultura exalta el atractivo al extremo, al punto de la idolatría, es sabio para nosotros tener cuidado con la belleza física. Tal y como dice Proverbios 31:30: Engañosa es la gracia y vana la hermosura, la mujer que teme a Jehová, esa será alabada.

Es más sabio, diría yo, determinar si eres teológicamente compatible que si tu esposa es bonita.

¿Qué queremos decir con compatibilidad teológica? No quiero decir que tienes que tomar la Teología Sistemática de Grudem y establecer una puntuación de ustedes basada en cada capítulo. ¿Tienen la misma visión sobre las áreas más importantes de la vida y la doctrina? ¿Tienen la misma visión sobre la soberanía de Dios, el bautismo, lo que buscan en una iglesia, la importancia de las Escrituras y la iglesia, los roles de los hombres y las mujeres, la paternidad, y estas cosas? De hecho, yo diría que si están en una relación y no pueden ponerse de acuerdo sobre la asistencia a una iglesia, necesitan evaluar seriamente el seguir juntos. Como cristianos, estamos llamados primeramente a servir a Dios y dar gloria a su nombre con nuestras vidas y esto ocurre en tu iglesia local.

En este contexto, una razón importante para casarse con alguien es que pienses que servirás mejor a Dios juntos que separados. Y eso ciertamente no será así si están constantemente peleándose sobre áreas básicas de la vida y la doctrina. Los llevará a tomar decisiones obstaculizadas, señales mezcladas de tu hogar a tus hijos, la iglesia y el mundo. Será una amenaza para tu relación teniendo que luchar consistentemente con la persona que debe ser tu mejor aliado.

Recuerda que un esposo está llamado a liderar a su esposa teológicamente, discipularla ̶ y ella está llamada a seguir este liderazgo. Ambos, el liderar y el seguimiento sería muy difícil y lleno de contiendas si existe algún desacuerdo básico. Investiga sobre estas cosas conforme conoces esposas potenciales. Proverbios está lleno de advertencias sobre tener una casa llena de contiendas. Teniendo en cuenta todo esto, sería más sensato decir que los complementos atraen, en lugar de los oponerse. Escoger a alguien con quien estés de acuerdo teológicamente sobre los asuntos básicos de la vida y doctrina crea el potencial para toda una vida de crecimiento y santidad.

Debes aplicar este principio de manera secundaria al trato personal, intereses y otros asuntos. No me mal interpretes. No estoy diciendo que debes huir de las diferencias y buscar a alguien del sexo opuesto que sea exactamente igual a ti, sino que te estoy motivando a considerar la manera en que se complementan y desarrollan juntos su servicio a Dios.

Unas palabras sobre el romance

Finalmente, déjame darte una breve amonestación sobre no enfatizar demasiado los sentimientos románticos conforme tratas de encontrar una esposa. El romance es la ventana, no el fundamento. Los sentimientos van y vienen. Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

[PAUSA PARA PREGUNTAS]

Inicio de una relación

Los hombre inician

Entre los diferentes roles asignados a los hombres y las mujeres en la Biblia, a los hombres se le asigna el papel del liderazgo tanto en el hogar como en la iglesia. Esto no es una señal de que los hombres tienen más valor o son más importantes que las mujeres; sino que es el diseño y asignación de los roles ordenado por Dios. Los hombres inician, las mujeres responden. Este concepto tiene una verdad en el área del inicio de una relación así como en el matrimonio (Efesios 5:22-32).

¿Cómo se ve esto conforme dos personas inician una relación?

Primero, el hombre debe iniciar pidiendo a la mujer una cita. No debe hacer esto a menos que sienta que está “listo” para casarse y su propósito sea investigar si el matrimonio con esta mujer en específico es lo correcto para ambos. No existe ninguna categoría para las citas de entretenimiento en ningún lugar de las Escrituras. Si no estás listo para casarte, no estás listo para tener un noviazgo.

[Como algo adicional, si eres un hombre soltero aquí hoy y no deseas describirte como listo para casarte, piensa sobre por qué es así. En la Biblia, el matrimonio y la familia son considerados un estado natural del progreso hacia la masculinidad. El mandato a ser fructífero y multiplicarse es general. Cuando Pablo exhorta a la soltería, es con el propósito de desarrollar el ministerio (discipulado, enseñanza, misionero, trabajo). Si estás pensando en permanecer soltero porque te gusta tu flexibilidad social, o tener tiempo para ti mismo, o deseas salir con mujeres y retrasar cualquier forma de compromiso, o porque tienes ideas mundanas sobre la mujer perfecta, o el matrimonio, o tienes temor de arriesgarte al rechazo, considera ̶ ¿estás realmente viviendo de manera bíblica? ¿Qué significaría para ti estar listo para vivir la masculinidad y el matrimonio bíblicamente? Si no estás seguro sobre estar listo o como responder a esto, entonces habla con uno de los ancianos acerca de ello.]

Una vez que él determine que está listo para casarse de manera general, y que haya encontrado una mujer en particular en la que está interesada, el hombre necesita tiempo para iniciar. El inicio no consiste en definir la escena para asegurar que no eres avergonzado por ella si te dice que “no”, o manipular la situación para que ella piense bien de ti antes de que la “invites a salir”, o hacer lo que sea necesario para minimizar el riesgo de rechazo o vergüenza. El inicio significa inicio. Significa que tu como hombre das el primer paso, pones tus cartas sobre la mesa, te arriesgas y todo.

¿Cómo debe responder ella? Bueno, a continuación algunos ejemplos personales: No, he escuchado eso más de una vez; no estoy interesada; toma un número; mis amigos quieren que la dejes en paz y una mujer me dijo “¡no tienes ningún hueso romántico en tu cuerpo!”

Bienvenido al liderazgo. Tus intenciones y sentimientos, al punto que puedes discernirlos y que es apropiado para ti compartirlos, deben ser claros. Parte de tu papel, aún en esta temprana etapa, es proteger a la mujer de riesgos innecesarios y vulnerabilidad proveyendo un contexto seguro en el cual ella pueda responder.

Las mujeres responden

Así como el rol dado por Dios al hombre es iniciar, el rol dado por Dios a la mujer es responder. Así como el hombre necesita aprender como liderar (sea que le guste o no), las mujeres necesitan aprender lo que es dejar que el hombre asuma el liderazgo espiritual en la relación ̶ y responder a ese liderazgo.

Dices, espera. “¿Qué si estoy realmente interesada en un hombre y él no se da cuenta y necesito hacérselo saber? ¡No! Cuando los hombres sueltan el liderazgo, hay una gran posibilidad de que la mujer sea tentada a tomar las riendas y liderar por él. Esto establece un patrón terrible que sólo confunde los roles en la relación y los motiva a ambos a tomar el rol del otro en detrimento de la relación y ultimadamente del matrimonio.

“¿Significa esto que generalmente tu sólo te sientas y observas y oras y tal vez no haces nada?” Si. El Señor es soberano. Si no funciona, Dios hará que algo funcione. Él sabe lo que es mejor para ti y todos debemos aprender a confiar en Él ̶ especialmente sobre las cosas que son realmente importantes para nosotros. Existe un número limitado de cosas que puedes hacer para expresar interés, pero debes ser muy cuidadosa para que esto no se convierta en un coqueteo, iniciando o liderando el hombre.

Siéntete libre de responder al hombre que muestra iniciativa. Déjale saber si está perdiendo su tiempo, motívalo de manera apropiada si no es así.

 Inicia bajo la responsabilidad de otros (familia, iglesia o amistades sabias)

Recomendamos el inicio de una relación bajo la rendición de cuentas y guianza de otros que te conocen bien. Estos podrían bien ser el padre de la mujer, familiares, una pareja mayor de la iglesia, los ancianos, etc. Esto es la clave conforme necesitas consejeros sabios (padres/parejas casadas mayores) para guiarte en tu cortejo.

Históricamente, las familias han jugado un papel central en el cortejo y el noviazgo. Hasta el siglo 20, el cortejo era considerado una actividad comunitaria. Si un joven tenía interés en una joven, se acercaría a su padre y pediría permiso para pasar tiempo con ella. Si el padre determinaba que la mujer estaba lista y ella expresaba interés en el hombre, estaría de acuerdo en dejarlo comenzar a pasar tiempo con la familia.

El noviazgo era algo para ser desarrollado en el contexto de la mayor responsabilidad de una estructura de soporte, usualmente conectada a la mujer. Sólo en los últimos 50 años o más el “noviazgo” significaba dos personas desarrollando un alto nivel de intimidad emocional, frecuentemente una intimidad tan unida que en muchas maneras estabas ya casado ̶ esto con el fin de ver si estaban hecho el uno para el otro.

Si haces esto, y no funciona, entonces pasarás por un proceso que es emocionalmente (y probablemente físicamente) como un divorcio. Han unido sus corazones y ahora hay una separación algunas veces dolorosa y siempre inútil. Los corazones unidos no son muy fáciles de separar. Y la vulnerabilidad emocional, cuando es dada y luego quitada repetidas veces, comienza a formar el corazón en formas que son buenas para el matrimonio. Proverbios 4:23 Sobre todas las cosas, guarda tu corazón, porque de él mana la vida.

Mecanismos de inicio

No existe ningún proceso bíblico paso a paso, pero hay algunos lineamientos generales.

  • Asumamos que ya tienes una amistad con esta mujer. Si no es así, el hombre debe gradualmente conocer a la chica en grupos y otros contextos seguros (como la iglesia). Algunos hombres serán lentos para iniciar porque sienten que no tienen contacto suficiente con la mujer en grupos. Hombres, ella necesita saber lo suficiente sobre ti para decir que sí o no a una primera cita; ella no necesita conocer el interior de tu alma para salir por lo menos una vez. Se valiente y toma el riesgo.
  • ¡Establece una responsabilidad lo antes posible! Esto pudiera incluir: (1) Conocer al padre y otros miembros de la familia; (2) Asegurarte de que hay personas en tu iglesia (líderes, amistades sabias, parejas mayores, etc.) que tienen una conversación regular contigo sobre este proceso y tu búsqueda de una mujer en particular.
  • Mantén en tu mente principios bíblicos generales conforme inicias: (1) ¿La trato como una hermana, en absoluta pureza? (2) ¿Estoy consistentemente buscando el consejo de otros (amigos de confianza míos y de ella, padres piadosos, líderes de la iglesia, etc.)? (3) ¿Estoy considerándola a ella más importante que yo mismo, y poniendo sus necesidades primero? Si es así, por ejemplo, un hombre puede sentir que está listo para casarse y desea una relación de noviazgo lo antes posible. ¿Comparte la mujer que él persigue sus sentimientos o puede ella necesitar más tiempo para considerar la relación?

1 Pedro 3:5-7 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza. Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

  • Pídele que salga contigo varias veces (yo dudo hasta de decir “varias veces” por temor a motivar al legalismo) y no tomes mucho tiempo en dejar claras tus intenciones. Tu objetivo principal es expresar tu deseo de pasar más tiempo con el interés específico de ver si ambos podrían algún día casarse, y ver si ella tiene el mismo interés.
  • Como mujer:
    • Toma tiempo si necesitas pensar, orar y buscar consejería, pero no dejes esperar mucho tiempo tu respuesta.
    • Que tu “si” sea “si” y tu “no” sea “no.” Un tal vez sólo es apropiado si estás pensando en ello y quieres tiempo para orar y buscar consejería. De otra manera, un tal vez no debería ser “realmente deseo decir que no pero no tengo el valor para hacerlo” o “realmente quiero decir que no pero deseo mantener todas mis opciones.”
    • Ten cuidado con tus ideales. No debes esperar que los jóvenes de 27 años tengan la madurez, habilidades de comunicación y conocimiento de las Escrituras de un anciano de 45 años. Esta es una comparación injusta. Debes darle tiempo para crecer en Cristo. Así que, si te dices a ti misma cosas como “él no es mi tipo,” me pregunto si realmente le estás dando la oportunidad a un hombre piadoso o a tus preferencias e ideales. Mi consejo para esto: si ves un carácter piadoso en el joven, considera intentar por lo menos una cita.

[PAUSA PARA PREGUNTAS FINALES]