Clases esenciales: La Soltería y el Noviazgo

La Soltería y el Noviazgo – Sesión 4: El Contentamiento

Artículo
02.03.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
La Soltería y el Noviazgo
Sesión 4: El Contentamiento


Introducción

Algunas preguntas que quiero responder en la clase de hoy son: (1) ¿Qué es lo más importante en tu vida? ¿La Palabra de Dios o tus ídolos? (2) ¿De qué manera enfrentas los ídolos de la vida de soltería? (3) Como soltero, ¿cómo luchas con la soledad y si es así, que puedes hacer acerca de ello? (4) ¿De qué manera encuentro contentamiento en la vida de soltería?

La Palabra y tus Ídolos

Se ha dicho que la Palabra de Dios es la fuerza más poderosa del universo. Conforme Dios habló, el mundo y todo lo que hay en él existió. ¿Alguna vez has notado el ritmo en Génesis1? No es, Dios habló y todo fue hecho. No, es más así, Día 1: “Dios dijo…” y fue hecho (v. 3). Día 2: “Dios dijo…” y fue hecho (v. 6). Día 3: “Dios dijo…” y fue hecho (v. 9, 11, 14, 20, 22, 24, 26, 28, 29). Es como un golpeteo de batería: y Dios dijo… y fue hecho… Dios dijo… y fue hecho… Dios dijo… y fue hecho. Este ritmo nos recuerda el poder de las palabras de Dios. Dios habla, y sus palabra son tan poderosas, que el mundo comienzó a existir.

¿Alrededor de qué gira tu vida como adulto soltero ̶ Dios y su Palabra, o gira alrededor de ti mismo? De la misma manera en que los planetas giran alrededor del sol, el cual se encuentra en el centro del universo, quiero que consideres ¿alrededor de qué gira tu vida? ¿Qué es lo primordial en tu universo? (No te apresures con esta pregunta… piensa acerca de ello por un momento.) ¿Trabajo? ¿Iglesia? ¿Familia? ¿Comida? ¿Football? ¿Libertad? ¿Independencia? Y lo peor de todo, ¿tal vez lo que es primordial en tu vida eres TÚ?

Consideramos muy importante hacer de Dios y su Palabra algo primordial en tu vida porque es la única manera en que podrás sobrevivir como cristiano soltero. La Biblia no es sólo un libro, sino que es el libro que proviene de Dios. Fue escrito por hombres, pero Dios usó al Espíritu Santo para poner sus propias palabras en sus mentes y en papel. Debido a que la Biblia es la Palabra de Dios, para poder perseverar como cristiano, debes hacer de ella una parte primordial de tu vida. ¿De qué otra manera vas a sobrevivir?

El apóstol Pablo escribe en Romanos 1: “ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén” (1:25). Una de las partes más despreciables de la naturaleza pecadora es nuestra tendencia a hacer ídolos. Calvino dijo que nuestros corazones son fábricas de ídolos; según Pablo explica en Romanos 1:25, los pecadores adoran ídolos. Escogemos cosas creadas que Dios proveyó para nuestro bien y reemplazamos al Creador, el Único que hizo todo. Adoramos, servimos y edificamos nuestra vida alrededor de estos ídolos en vez de Dios. Lo que adoramos es reflejado en la manera en que vivimos ̶ pensamos, empleamos nuestro tiempo, nuestras prioridades. ¿Qué estoy adorando? ¿Alrededor de qué estoy construyendo mi vida? ¿Es Dios, o es algo más? Cada cristiano es capaz de reemplazar al Creador por las cosas del mundo. Nadie escapa de esto. ¿Estás edificando tu vida alrededor de algo que tiene importancia eterna?

Uno de los mayores retos de vivir en un mundo caído es tratar de conocer la manera de otorgar el peso y la importancia adecuada a las cosas de nuestra vida, y cómo priorizarlas. La Palabra de Dios hace eso por nosotros, pero frecuentemente somos renuentes a seguir lo que dice porque disfrutamos nuestros ídolos. Tomamos ciertas cosas de nuestra vida y le otorgamos más significado de lo que realmente merecen.

¿Cuáles son los ídolos de la vida de soltería?

  • Independencia ̶ Nadie te dice qué hacer. Tú tienes la última palabra y decides lo que quieras.
  • Tiempo y dinero ̶ Como soltero, tienes la libertad de emplear tu tiempo y dinero de la manera que quieras.
  • Tu trabajo ̶ si no tengo la responsabilidad de una esposa o hijos, entonces tengo tiempo y energía para ir detrás de cosas que otros no podrían.
  • Sexo ̶ es difícil no pensar en sexo en una cultura americana saturada de sexo; y tristemente, esto puede hacerte pensar que sin ello nunca tendrás contentamiento.
  • Viajes y aventuras ̶ antes de estar limitado al tener esposa e hijos, quieres viajar el mundo entero y divertirte.
  • Hijos ̶ especialmente las mujeres, el deseo de tener hijos puede ser muy fuerte.
  • Matrimonio ̶ quieres un esposo(a) porque piensas que resolverá el problema de la soledad, disfrutarás del sexo, no tendrás que tomar más decisiones por ti mismo, etc.
  • Yo ̶ si tengo libertad como soltero, entonces quiero edificar mi vida alrededor de mis deseos, sueños, cosas favoritas, objetivos, etc. Si no tengo la responsabilidad de una esposa o hijos, entonces quiero vivir mi vida de la manera en que desee.

Hay muchos otros ídolos que podríamos mencionar, pero esto nos da una idea de algunos de los ídolos de la vida de soltería. ¿Consientes tú los ídolos, por qué? ¿Cómo puedes enfrentar la idolatría? Veamos dos ejemplos de idolatría y pensemos un poco acerca de cómo enfrentarlos.

Tres pensamientos sobre la idolatría del matrimonio: (1) Reconocer las mentiras que hace que las cosas buenas se conviertan en un ídolo. Hay muchas mentiras que puedes creer que toman el buen don del matrimonio y lo convierten en un ídolo enorme ̶ “Estoy incompleto si no estoy casado” “Soy una persona secundaria si permanezco soltero.” “Nunca seré feliz si no me caso.” “Cuando me case, no tendré más luchas con la lujuria ̶ estaré satisfecho.” “Cuando tenga una esposa, seré más fructífero en el ministerio.” “Las personas no quieren estar conmigo a menos que esté casado ̶ es un proceso de prueba para las personas que son “normales.” Etc., etc. ¿Algunas de estas mentiras son familiares para ti? Si es así, ¿qué estás haciendo acerca de ello? Si no has pensado mucho sobre tus ídolos, una manera simple de comenzar a pensar en ellos es escribirlos en un papel. Puedes sorprenderte sobre lo real que se convierten cuando encuentras palabras para describir tu idolatría. (2) Distingue entre un deseo bueno y uno santo, y una demanda egoísta. El matrimonio es algo bueno. Salomón escribe: “El que halla esposa halla el bien y alcanza la benevolencia de Jehová” (Proverbios 18:22) Si esperas casarte y algún día tener una esposa, eso es un buen deseo y santo. Pero cualquier cosa buena y santa que deseamos se convierte en una demanda si no podemos vivir sin ello y por lo tanto insistimos en que Dios debe dárnoslo. ¿Te sientes con derecho a matrimonio? Y si es así, ¿en qué te basas? Dios nunca garantiza el matrimonio para nadie. No, aquellos de nosotros que nos casamos debemos diariamente dar gracias porque no merecíamos tener una esposa. Una esposa es un regalo de Dios (Santiago 1:17). (3) No hagas que tu vida gire alrededor de lo incierto y que no tiene garantía, sino de lo que es certero y seguro. Es verdad que no hay garantía de que te casarás, y si idolatras el matrimonio (has convertido el buen deseo en una demanda), estás neciamente haciendo que tu vida gire alrededor de algo que es incierto. ¿Por qué hacer eso? ¿Por qué edificar tu vida alrededor de algo que es tan frágil? Imagínate parado frente a un barranco y dos puentes están frente a ti. Un puente es fuerte, robusto y mucho más seguro ̶ está etiquetado: fidelidad en la soltería ahora mismo. El otro puente es viejo, raquítico, y los tablones no son muy seguros ̶ está etiquetado: un futuro incierto del matrimonio. ¿Cuál cruzarías? ¿Caminarías sobre el puente robusto, verdad? Este es mi punto: puedes escoger edificar tu vida alrededor del futuro incierto del matrimonio. O, puedes ser fiel en lo que Dios pide de ti ahora mismo en tu soltería. Es bueno desear casarse, y aún orar por una esposa, o buscar una esposa, pero no edifiques tu vida alrededor de algo que es incierto. No permitas que tu vida sea cautiva de esta única esperanza. Deja tu futuro y esperanza sobre el matrimonio en las manos de Dios (Mateo 6:25-34)

[PAUSA PARA PREGUNTAS]

Soledad

Una de las partes más difíciles sobre estar soltero es la soledad. Como cristianos, ¿cómo manejas tu soledad? No es fácil para nadie sentirse solo cuando no deseas estarlo.

A pesar de que hay muchas sugerencias prácticas que pudiera hacer sobre cómo enfrentar la soledad (por ejemplo, no vivas solo), quiero abordar este tema pensando acerca de mentiras que pueden herirte. Déjame darte algunos pensamientos pastorales sobre estas mentiras, y al hacerlo, espero darte alguna perspectiva de tu soledad.

¿Cuáles son las mentiras sobre la soledad en la vida de soltería?

  • Tiene que haber algo mal conmigo porque permanezco solo ̶ No debes razonar al revés, es decir, sólo porque estoy solo no soy digno. La soledad no es un indicador de tu mérito o valor.
  • Dios no tiene cuidado de mi porque me ha dejado solo o Dios está lejos ̶ Es muy tentador pensar que la soledad significa que Dios te ha abandonado. Pero frecuentemente, no nos damos cuenta de las muchas maneras en que Dios cuida de nosotros. Si esto te caracteriza, una de las cosas más simples que puedes hacer es escribir las evidencias de la gracia de Dios en tu vida, y luego observarlas por un momento. La soledad; no estar casado; estar bajo tu propio cuidado ̶ estas cosas no deben impedirte ver las cosas buenas que Dios está haciendo en tu vida.
  • Nadie entiende la manera en que me siento o no se preocupa por ello o nadie parece sentirse solo – ¿Seguro? En una iglesia con 900 personas, ¿realmente piensas que eres el único que está pasando por esto? Como pastor que está pendiente de los problemas de las personas, te puedo asegurar que tú no eres el único que lucha con esto. El motivo por el cual estoy aquí ahora es un testimonio del hecho de que Dios se preocupa. El se preocupa por tu lucha con tu soltería.
  • Siempre estaré solo ̶ No conoces tu futuro. Dios sí. No quites el futuro de las manos de Dios. Si continúas diciéndote esto a ti mismo, estas en peligro de convertirte en un profeta que traza su propio destino.
  • Debido a que no puedo evitar sentirme solo, no soy responsable de ello; por lo tanto, puedo quejarme ̶ Esto no es muy diferente a decir, debido a que mis circunstancias son difíciles, voy a fortalecerme en ellas. Tener autocompasión no te ayuda. Y en un sentido, esto es como quejarse ante Dios, es decir, porque no me das una esposa me voy a quejar acerca de ello.
  • Si tengo un esposo o esposa entonces no me sentiría solo, porque tengo a alguien con quien compartir mi vida y mis cargas ̶ la falsa afirmación aquí es que sólo las personas solteras experimentan la soledad. Pero muchas personas casadas luchan con la soledad. Así que no asumas que eres el único encerrado en la soledad.
  • Estar solo es siempre algo malo ̶ Como extrovertido, solía odiar ser yo mismo. No es sorpresa que leía muy poco y pasaba todo mi tiempo libre con personas. Sin embargo, en 1995, viví un período de saturación y depresión y el Señor lo usó para ayudarme a detenerme y apreciar lo que Él podía enseñarme aprendiendo a estar en silencio ante Él. Meditando, leyendo, reflexionando sobre Dios y Su Palabra, permaneciendo en silencio ante Él ̶ todas estas son cosas difíciles de hacer entre personas. Aún como extrovertido, el Señor usó ese tiempo para mostrarme como Él puede usar los momentos de soledad para fortalecer mi relación con Él. ¿Es ese tu caso? ¿Te sientes bien estando solo, o esto es siempre algo malo para ti? Si es así, ¿fue un error que Jesucristo se retirara a lugar tranquilos para orar (¿referencias?)

¿De qué manera Dios nos habla acerca de nuestra soledad?

  • Conforme Josué estaba a punto de entrar en la tierra prometido con los israelitas, qué Dios le dijo a ellos: Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará;no temas ni te intimides” (Deuteronomio 31:8).
  • Isaías dijo al pueblo de Israel: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).
  • “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Salmo 46:1) El salmista confiesa que debe volverse a Dios en medio de su situación. Dios es su refugio ̶ un lugar donde esconderse y encontrar consuelo en medio de la dificultad.
  • Hablando a sus discípulos, nuestro Señor Jesús dijo, No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.” Juan 14:18. Si esto es una referencia sobre el regreso de Jesús luego de su resurrección, o una referencia de la venida del Espíritu Santo, independientemente de ello, el punto es que Dios no nos deja huérfanos. El vendrá a estar con nosotros.
  • El autor del libro de los Hebreos recuerda a sus lectores estar contentos con lo que tienen porque Dios nunca los abandonará. “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5). Esta es una cita de Deuteronomio 31:6, 8. Él nos recuerda ese valor que Dios le dio a los israelitas que se dirigían a la tierra prometida, un valor para aferrarse a Él conforme enfrentaban incertidumbres. Y Él ofrece la misma esperanza para los cristianos hebreos del Nuevo Testamento.
  • Y oí una gran voz del cielo que decía: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo,y Dios mismo estará con ellos como su Dios” (Apocalipsis 21:5). Al final, si la última esperanza para todos en esta habitación está en que moraremos con Dios por toda la eternidad. Esa es la gran esperanza para cada creyente, que en la vida venidera tendremos una comunión perfecta con Dios, seamos solteros o casados.

¿Qué ves en todos estos versículos? Cuando luchas con la soledad, ¿te distraes a ti mismo? La distracción no es mala, y muchas veces puede llevar tu mente a lo que es útil, pero al final no resolverá el problema. No, consecuentemente, a través de cada uno de estos versículos puedes ver la manera en que la Biblia apunta hacia Dios como la respuesta a tu soledad. Vuélvete a Dios y confía en Él.

¿Haces eso? ¿Eso te caracteriza? ¿Eres más presto a distraerte? ¿O te vuelves a Dios para confiar en Él en tu soltería? Toma sólo un momento y piensa acerca de cómo manejar tu soledad para el próximo mes. ¿Qué lugar ocupa Dios en tu lucha con esta batalla?

Contentamiento

Por lo que hemos ordenado a través de las mentiras y la idolatría de la vida de soltería, y las luchas con la soledad, la siguiente pregunta es obvia: ¿Existe alguna esperanza para mí de vivir en contentamiento? Debería escuchar un rotundo: ¡SI! El apóstol Pablo nos ayuda conforme describe el contentamiento en Filipenses 4:10-20. [LEE] El contexto aquí es que Pablo da gracias a los Filipenses por su regalo hacia él (4:10) y les asegura que Dios en recompensa le suplirá todas sus necesidades (4:19). Pablo explica que él estaba agradecido del regalo generoso de los Filipenses, y al agradecerles no quería ser malinterpretado ̶ no quería que su ´gracias´ se convirtiera en la solicitud sutil de otro regalo. Por lo que él fue claro ̶ no estaba en necesidad ̶ había aprendido el secreto de estar contento en cualquier situación; sea que tuviera mucho o poco.

¿De qué manera pudiéramos describir el contentamiento en la vida de soltería?

  • Contentamiento no es hacer lo que pueda para sobrevivir como cristiano, por ejemplo, hacer un esfuerzo mínimo por mi vida espiritual.
  • Contentamiento no es edificar mi vida alrededor de mí mismo. ¿Desde cuándo el egoísmo se convirtió en una receta para la felicidad en la vida cristiana? ¡Nunca!
  • Contentamiento no es tener abundancia o tener todas tus necesidades cubiertas.
  • Contentamiento no es Pueden haber muchos (si no, más) problemas en la vida de matrimonio al igual que en la vida de soltería.
  • Contentamiento no es luchar por ti mismo en la vida, aún tengas la tentación de hacerlo como adulto soltero.

¿Qué entonces es el contentamiento para los cristianos? Nota que Pablo dice en el versículo 11, “he aprendido a contentarme cualesquiera que sean las circunstancias.” ¿Increíble verdad? Pablo dice que él aprendió a estar contento. El gran apóstol Pablo… el hombre usado por Dios para escribir 2/3 del Nuevo Testamento y llevar el mensaje del evangelio a los gentiles… él tuvo que aprender el contentamiento. Eso debe darte alguna esperanza. A pesar de todo lo que sabía acerca de Dios y el evangelio, tuvo que aprender el contentamiento. Y si Pablo tuvo que aprenderlo, tú también puedes hacerlo.

Fíjate en otra cosa: Pablo nos está diciendo que el contentamiento es una satisfacción que viene a nosotros independientemente de nuestras circunstancias o las condiciones alrededor. ¿Significa eso que debemos caminar completamente indiferentes a las circunstancias que Dios permite en nuestra vida? No, para nada. Dios usa las circunstancias difíciles para enseñarnos a depender de Él y su gracia (2 Corintios 12:7-10). Dios nos llama a ser responsables aún cuando enfrentamos circunstancias difíciles (Filipenses 2:12-13, ocupémonos de nuestra salvación con temor y temblor… porque es Dios quien produce en nosotros el querer como el hacer conforme a su buena voluntad).

Si luchamos con el descontento, la pregunta del millón de dólares es: ¿Cuál es el “secreto” del contentamiento (v. 12)? ¿De qué manera como soltero cristiano puedo estar contento en cualquier circunstancia que enfrente? Pablo estaba soltero, y encontró contentamiento, ¿verdad?

Según el pasaje, el contentamiento viene cuando hacemos todo a través de Aquel que nos fortalece (v. 13). No puedes hacerlo todo solo como cristiano soltero. Tienes que depender de Cristo para darte fortaleza, o no podrás hacerlo. Qué manera más apropiada de terminar nuestra clase sobre soltería ̶ mira a Cristo. Mira a Cristo como la esperanza y fortaleza para tu soltería. ¿Qué mayor esperanza tenemos que Cristo mismo?

¿Cómo es el contentamiento para un cristiano soltero?[i]

  • Mira a Cristo, entendiendo que tus condiciones están siempre cambiando, y por lo tanto no dependes de tus condiciones (Filipenses 4:10-12)
  • Mira el ejemplo de Cristo sirviendo a otros consecuentemente en vez de edificar tu vida alrededor de ti mismo (Marcos 10:43-45; Santiago 4:1-6)
  • Mira al Cuerpo de Cristo (la iglesia) para construir relaciones redentoras que te protejan de este mundo y te enfoquen en la cruz (Efesios 4:11-16).
  • Mira a Cristo para encontrar sabiduría en el manejo del tiempo, dinero, trabajo de tal manera que no ocupen un lugar más importante del que merecen (Eclesiastés 3:1-15).
  • Mira a Cristo, confiando en que el plan del Padre es mejor y las situaciones y lugares en que te encuentras en este momento tienen un buen propósito (Romanos 8:28)
  • Mira a Cristo para paciencia conforme continúas esperando en Dios (Hebreos 6:12).
  • Mira a Cristo, viviendo a la luz de la voluntad del Padre para que sea hecha (Mateo 6:11). Como cristiano soltero, alinea tus deseos con los de Dios para que puedas ayudar en el avance del reino.
  • Mira a Cristo, sabiendo que tienes un Padre celestial amoroso que se preocupa por ti y que nada sucede fuera de su soberana voluntad. Aún el número de los cabellos de tu cabeza están contados (Mateo 7:11; 10:30).
  • Mira a Cristo, recordando que Dios usa las circunstancias y condiciones para hacerte más y más como Jesús (Santiago 1:2-4).
  • Mira a Cristo, recordando que lo más importante en esta vida es tu relación con Él (Filipenses 3:8). Tu mayor satisfacción en esta vida vendrá sólo a través de Él.
  • Mira a Cristo, reconociendo que cualquiera que sea tu condición actualmente, es temporal. Esta vida pasará, y nada puede robarte el gozo y la esperanza que te espera en Cristo (Romanos 8:35-39; 1 Pedro 1:6-7).

[PAUSA PARA PREGUNTAS FINALES]

 

[i] La mitad de esta lista fue tomada del libro de Lloyd-Jones, Depresión Espiritual, página 284.