Clases esenciales: La Soltería y el Noviazgo

La Soltería y el Noviazgo – Sesión 3: La Soltería y las Relaciones

Artículo
02.03.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
La Soltería y el Noviazgo
Sesión 3: La Soltería y las Relaciones


1ra parte. Las Relaciones en la Vida Cristiana

Hoy queremos pensar acerca de la manera en que son las relaciones en la vida de una persona soltera ̶ ¿qué significa relacionarse con otros creyentes, adultos solteros, amigos casados, familiares, niños, ancianos, personas que no son como yo, y personas que son igual a mí? No queriendo presumir sobre ningún conocimiento, comencemos con algunos conceptos básicos sobre las relaciones cristianas en general.

El Fundamento de las Relaciones Cristianas: la unidad en Cristo por medio de la fe

Primero que todo, el fundamento de nuestras relaciones cristianas está basado en la unidad que tenemos por medio de la fe en Jesús. Cristo es el fundamento de cualquier y cada amistad cristiana. Los cristianos no pueden ser extraños ni ajenos unos a otros, de la misma manera en que nuestra nariz no puede serlo de nuestro rostro. Piensa acerca de la manera en que la Biblia describe la unidad entre los cristianos:

  • Gal 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
  • Jesús ora: Juan 17:20 “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos;

Como cristianos creemos que estamos unidos en Cristo, y estamos, por definición, unidos unos a otros en una relación. Cuando piensas acerca de las relaciones en la iglesia, ¿cuál (en tu mente) es el factor que une? ¿Es Cristo, o es alguna otra cosa?

El Propósito de las Relaciones Cristianas: motivándonos unos a otros a una mayor fe, amor, auto-sacrificio y madurez

Aunque que muchos solteros tendrán que luchar con la soledad (y hablaremos más sobre esto la próxima semana); y es maravilloso reírte y divertirte en tus relaciones (Proverbios 12:25); el propósito principal de nuestras relaciones cristianas es motivarnos unos a otros a una mayor fe, amor, auto-sacrificio y madurez. Piensa en la manera en que la Biblia describe estas cosas como elementos fundamentales en nuestras relaciones:

  • 24Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:24-25).
  • 12Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. (Juan 15:12-13).
  • 11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. (Efesios 4:11-13).
  • Una buena manera de comprender los objetivos y expectativas de las relaciones cristianas es haciendo un pequeño estudio sobre los pasajes que hablan de “unos a otros” en la Biblia. Las referencias están incluidas en el folleto.

La naturaleza de nuestras relaciones cristianas: relaciones tipo familia

Al pensar acerca de la naturaleza básica de nuestras relaciones cristianas en la iglesia, las hemos descrito como relaciones tipo familia. Pablo escribe en 1 Timoteo 5:

1 No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; 2 a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza.” (1 Timoteo 5:1-2)

En la iglesia, estamos llamados a tratarnos unos a otros como una familia, como hermanos y hermanas en Cristo. Pregunta obvia: ¿Qué reflejan las relaciones hermano y hermana si son bíblicas y saludables? Esto no es una relación de negocios o un simple conocido. No deben ser tratados a la distancia o de manera superficial.

¿Cómo debe un hombre tratar a su hermana o su hermano? ¿Cómo debe una mujer tratar a su hermano o su padre? A continuación seis cosas que vienen a la mente.

Primero, con cuidado, preocupación, servicio y auto-sacrificio: Debemos preocuparnos por los demás ̶ acerca de nuestro bienestar físico y spiritual. Como miembros de una familia, debemos tratar a los demás con mucho cuidado. ¿Cómo demostrados cuidado? Protegiendo la reputación de nuestros hermanos y hermanas en Cristo; y sirviéndonos y auto-sacrificándonos por los demás. ¿Cómo hablas acerca de una persona? ¿De una manera que ayuda o que destruye? Aquí aplica Efesios 4:29. En una familia típica, haríamos cosas por los demás que no esperaríamos de nadie más. Sacrificaríamos nuestras propias necesidades y tiempo por los demás para que los otros vean la manera en que nos amamos como hermanos y hermanas en Cristo.

Segundo, con interés y conocimiento: los miembros genuinos de una familia se relacionan entre ellos, y no están emocionalmente distantes. Las relaciones demandan cierto conocimiento. De hecho, es casi imposible tener una relación sin ningún conocimiento. Conocer la vida de los demás a manera general, es algo crítico para tener relaciones como hermanos y hermanas.

Tercero, con motivación a crecer espiritualmente: Si somos una familia cristiana, entonces nuestra mayor prioridad es ver crecer a los demás más a la imagen de Cristo. Queremos que el evangelio sea el centro de nuestras relaciones de familia y definan la manera en que pensamos, sentimos y vivimos.

Cuarto, con amor: Sería más fácil tratar de trabajar o manipular las relaciones para que llenen nuestras necesidades. Pero nuestro objetivo debe ser mostrar como un amor auto-sacrificado hacia nuestros hermanos y hermanas en Cristo puede hacer la diferencia en el mundo.

Finalmente, con pureza: Pablo dice al final de 1 Timoteo 5:1-2 que tratemos a los demás con “absoluta pureza”. Pablo sabe que el pecado sexual es un verdadero peligro, por lo cual motiva a hombres y mujeres a tener cuidado con la manera en que se relacionan. El desea que nuestras relaciones en la familia de Dios se caractericen por la vida pura y santa. A menos que alguien de la iglesia sea tu esposo(a), debe ser tratado como tu propio hermano o hermana biológico.

La prioridad de nuestras relaciones cristianas: membresía en una iglesia local

Nuestras relaciones cristianas no son “sin contexto.” A pesar de que está perfectamente bien conocer cristianos en el trabajo o la escuela u otros lugares, el contexto más saludable y de mayor ayuda para estas relaciones cristianas es que sea en la iglesia local. Nuestra iglesia es una comunidad espiritual en la que desarrollamos relaciones tipo familia que dan honor a Dios. En la iglesia hacemos un compromiso consciente de perseguir juntos la fidelidad bíblica. Eso es lo que la membresía es ̶ un compromiso consciente con un cuerpo local de creyentes; comprometiéndonos a crecer y perseverar con un grupo particular de hermanos y hermanas en Cristo. De manera muy apropiada, el pacto de nuestra iglesia describe la forma en que debemos vivir juntos como hermanos y hermanas en Cristo:

“Caminaremos juntos en amor de hermanos, conforme nos convertimos en miembros de una iglesia cristiana, ejercemos un cuidado afectuoso, nos cuidaremos unos a otros y fielmente nos amonestaremos e intercederemos unos por otros según la ocasión lo requiera.”

“Nos regocijaremos con la felicidad de los demás y con ternura y simpatía llevaremos las cargas y sufrimientos de los demás.”

“Trabajaremos juntos por la continuidad de un ministerio evangélico fiel en esta iglesia, conforme apoyamos su adoración, ordenanzas, disciplina y doctrinas.”

Estas afirmaciones “juntos” y “unos a otros” reflejan la naturaleza corporativa y orientada a los demás de la iglesia local. De la misma manera, mis relaciones cristianas están llamadas a ser esencialmente una empresa corporativa y orientada a los demás.

Nota que estas líneas del pacto de la iglesia no son afirmaciones de género. A pesar de que hay algunas distinciones sabias que haríamos basadas en el género, las mismas no tienen como fin ser desarrolladas basadas en el género. Para que el pacto pueda ser vivido y para tener una membresía significativa, debe haber un contacto significativo con todo tipo de cristianos. Debe existir una relación hermano y hermana entre los diferentes miembros ̶ soltero, casado, anciano, joven, hombre y mujer. Puedes notar que nuestra iglesia no está dividida por edad o género. Esto es intencional ̶ porque ayuda a cumplir las instrucciones que se encuentran en Tito 2.

El anonimato y la enajenación son anatemas al pacto que firmamos cuando nos unimos a esta iglesia local. Las declaraciones no sólo motivan las relaciones, sino que son un regalo hermoso que Dios proveyó por medio de la fe en Su Hijo y el compañerismo en Su iglesia. Por lo que no sólo los hombres y mujeres solteras de esta iglesia NO deben ignorarse unos a otros, las familias de CHCB, y cualquier otro miembro sino que están llamados a servir e interactuar con toda la iglesia como hermanos y hermanas en Cristo. Lo ideal sería, que de este tipo de relaciones surgiera el noviazgo y el cortejo (hablaremos sobre eso en la 2da mitad de la clase). Fíjate que mi propósito primario en esto no es que ustedes encuentren una novia o un novio, sino que les ayude a pensar sobre la forma en que pueden construir relaciones espirituales donde puedan servir y edificarse unos a otros en la fe. La idea en la que deseo que piensen es: ¿de qué manera se hace visible el carácter de Dios en Su pueblo de la iglesia local? ¿Cómo la forma en que glorificamos el nombre de Dios o Su nombre es difamado por la iglesia local debe ser considerado una prioridad?

 

 

2da parte. La Vida de Soltería en el Contexto de la Iglesia

Lo que queremos hacer ahora es cambiar de dirección y enfocar el resto de nuestro tiempo pensando muy específicamente en tres categorías de relaciones dentro de una comunidad de iglesia: solteros relacionándose con (1) otros adultos solteros del mismo sexo; (2) otros adultos solteros del sexo opuesto; y luego (3) con cada persona de nuestra comunidad de iglesia.

Relacionándonos con otros adultos solteros del mismo sexo

Hay mucha bendición en relacionarse con otros adultos solteros del mismo sexo.

  • Es una bendición tener a otros que pasan por las mismas situaciones y luchas, como preguntas sobre la identidad, el desarrollo de trabajo y sus luchas, tentación sexual, etc.
  • Es maravilloso pasar un tiempo agradable con ̶ disfrutar el compañerismo; compartir intereses comunes; recibir ayuda y motivación de, etc.
  • Es maravilloso tener a otros con quienes relacionarnos que tienen más libertad y tiempo de lo que las familias generalmente tienen.

Algunos peligros de relacionarse con otros adultos solteros:

  • A menos que hables con un adulto soltero que sea una década o dos mayor que tu, generalmente tienes menos sabiduría disponible para ti porque sólo has experimentado algunas luchas, logros y etapas de la vida. ¿Por qué digo esto? Con muchos adultos solteros (especialmente en sus 20) en nuestra iglesia, existe una tendencia de hombres y mujeres solteros a depender mucho de sus otros amigos solteros para consejo, guía y ayuda. Por ejemplo: una mujer u hombre soltero decide si continúa cortejando a alguien, y él o ella sólo habla con su amigo o amiga soltera.
  • Hay tentaciones particulares que pueden estar relacionadas con algunas etapas de la vida. Y relacionarse sólo con aquellos que luchan con las mismas cosas puede empeorar las cosas, no mejorarlas. Ejemplos: los hombres solteros generalmente luchan con la pornografía por internet. Por lo que no es común para un hombre soltero que lucha con esto relacionarse con otro adulto soltero con la misma situación, lo cual tiene sentido: se siente más seguro confiar en alguien que lucha con lo mismo que tú luchas. Puede tener mucha paciencia para tu pecado, pero no mucha sabiduría sobre como resistirlo. O mujeres solteras que frecuentemente luchan con un deseo de estar casadas. Relacionarse sólo con otras mujeres solteras que luchan con este deseo, puede fácilmente convertirse en autocompasión compartida. Alguien con un esposo(a) y tres hijos te daría una perspectiva muy diferente, balanceada y de mayor esperanza que un amigo(a) con igual experiencia de vida que tu. Y qué mejor que conversar con cristianos mayores que verdaderamente te conocen, en vez de simplemente tocar la puerta de un pastor y pedir una reunión.

Relacionándonos con adultos solteros del sexo opuesto

Cuando esta clase fue enseñada originalmente, los ancianos fueron rápidamente hacia la parte que habla sobre el noviazgo y el cortejo, pensando que generalmente había un acuerdo de amistad entre los hombres y mujeres solteros de la congregación. Sin embargo, conforme enseñamos la manera bíblica del matrimonio y el cortejo y no hablamos sobre la amistad, notamos una tendencia negativa.

El silencio de los ancianos estaba, aparentemente, siendo interpretado como la denuncia de la amistad entre hombres y mujeres solteros de la iglesia. Debido a la falta de prudencia y deliberación expuesta de manera muy fuerte en las secciones sobre el matrimonio y el cortejo, algunos comenzaron a ver la amistad como algo problemático y confuso. Buscando eliminar cualquier posibilidad de confusión o malentendido, la amistad fue cambiada por ser conocidos. Los ancianos piensan que la amistad entre hombres y mujeres solteros es una parte importante de ser hermanos y hermanas en Cristo en la misma iglesia. (¡Repite y enfatiza!) Si como hombre no sabes cómo relacionarte con una mujer como amigo, ¿de qué manera te relacionarás con una como esposa?

Así que, ¿qué significa la amistad entre un hombre y una mujer solteros? ¿Qué quiere decir tener amistades tipo hermano-hermana?

La tentación está en tratar a las otras mujeres y hombres como un esposo(a) potencial, o sólo tener relaciones casuales, o no tener en cuenta a todos. Si te acercas al sexo opuesto a través del lente de “¿estoy interesado(a) o no?” entonces no estás pensando bíblicamente. Tu primera y principal disposición es tratar al sexo opuesto como hermano o hermana en Cristo, no como un esposo(a) potencial. ¿Esto te describe? ¿Generalmente te acercas al sexo opuesto como un compañero(a) potencial? ¿O piensas en ellos de una manera más fundamental (y tienes un trato más fundamental) como hermano o hermana en Cristo? Si no estás totalmente seguro sobre como tener una amistad bíblica con el sexo opuesto, ¿por qué no comenzamos hoy? ¿Ni siquiera sabes cómo sería?

La Amistad Individual Continua

 

Promiscua                                        Amistad Bíblica                                              Paranoía         __________________________________________________________________________________________

 

Guiándolos                                      1 Timoteo 5:1                                                           Miedo al rechazo

“Interesado”                                    Relaciones tipo familia                                         Protector de corazones

Coqueteando                                   Hermanos y hermanas en Cristo                        No interesado

 

El cuadro anterior ayuda a representar una idea, y los extremos son donde se producen los problemas.

A la Derecha ̶ Paranoía significa: que tienes tanto miedo al rechazo (sea porque hayas sido rechazado muchas veces o sólo porque tienes temor) que no te comprometes; oyes hablar tanto sobre proteger el corazón de la otra persona que eres muy conservador sobre comprometerte (fuera de casualmente en la iglesia o en un grupo); pones a la mayoría de la gente en la categoría de “no estoy interesados en ellos(as) como futuro esposo(a)” para no perder tu tiempo tratando de relacionarte con ellos.

A la izquierda ̶ Promiscuo significa: que ves a cada persona que es atractiva en la categoría de “interesado(a)” por lo cual haces todo lo posible por coquetear con ellos(as) cuando la oportunidad lo provea, sea en persona o a través de facebook, textos o correo. O sólo te gusta llamar la atención del sexo opuesto, lo cual te lleva a un poco de coqueteo. Realmente no consideras el hecho de que puedes estarlos dirigiendo hacia algo.

En el medio ̶ el balance bíblico significa tratar a cada soltero del sexo opuesto como un hermano y hermana en Cristo. Esto pudiera incluir buenas cosas como proteger su corazón, pero guardar su corazón emocional y espiritualmente no significa que la única otra opción sea retirarse. Puedes relacionarte con ellos de manera pura, en oración, santa, de auto-sacrificio y que honre a Cristo como amigo(a).

Lo que ayuda es mantener nuestra mente en lo que es bíblicamente balanceado ̶ 1 Timoteo 5:1 lo explica. A continuación algunos ejemplos: los hombres tratan de dirigir conversaciones espiritualmente enfocadas en MAC o durante el almuerzo después de la iglesia, o en cualquier otro grupo (ambos formales e informales); los hombres llevan a las mujeres a casa cuando no es seguro andar sola; los hombres y mujeres piden oración unos a otros; ambos hombres y mujeres tienen conversaciones más que superficiales; hombres y mujeres no tienen temor de cubrir diferentes temas pero son cuidadosos con aquellos temas que sólo deben ser hablados con otros del mismo sexo; los hombres y mujeres muestran hospitalidad y facilitan eventos de grupo que motivan al compañerismo entre hombres y mujeres solteros y parejas o familias; los solteros pasan deliberadamente a ser amigos de parejas y viceversa; los hombres solteros ayudan a las mujeres solteras con tareas que pudieran ser difíciles para ellas, como mover un mueble o cambiar las gomas; los hombres y mujeres escriben notas de gratitud; etc. Una de mis historias favoritas como pastor sobre los solteros de esta iglesia es: las mujeres no cristianas se sorprendieron de que los hombres solteros tomaran un sábado para servir a las mujeres de la iglesia trabajando detrás de la escena en el té de navidad. Qué manera maravillosa de dar un testimonio evangelístico.

Relacionándonos con el Resto de la Comunidad

Aparte de relacionarte con otros solteros en la iglesia, ¿cómo sería relacionarte con familias, niños y ancianos?

Relacionándote con familias: La excusa más común que he escuchado de los solteros con relación a las familias es “ellos siempre están tan ocupados” o “no me gusta ser una carga para ellos.” No dejes que pensamientos como estos sean una excusa para impedirte conocer familias en la iglesia. Los esposos y esposas/padres y madres en esta iglesia sienten la obligación de Tito 2. Esto significa que ellos ven en las Escrituras que discipular a aquellos que son más jóvenes en edad y en la fe es una parte mandatoria de la vida cristiana. La Biblia está llena de versículos y ejemplos de personas mayores enseñando a otros más jóvenes. (Proverbios 23:22-23, Salmos 78:1-4, Deuteronomio 6:6-7, 1 Timoteo 1:2): Así que a pesar de lo muy ocupados que puedan parecer, muchas familias han hecho una prioridad invertir en otras familias y solteros en la iglesia. Incluso esta semana mi esposa pasó varias horas con Dixie Kelley (cuya familia se está uniendo a la iglesia) y asistirá a la boda de Flexman en Nashville.

Tristemente, en muchas iglesias existe una división ̶ los solteros pasan tiempo con los solteros; y las parejas casadas pasan tiempo con otras parejas casadas; y rara vez estos grupos se unen. Una pregunta que frecuentemente recibimos de los solteros que desean un discipulador que sea casado o un padre: ¿de qué manera conozco familias en la iglesia? La respuesta es simple: comienza y pregunta hasta que alguien diga que sí. Toma la responsabilidad de buscar un discipulador si aún no tienes ninguno. Toma la responsabilidad de buscar una familia si aún no tienes una. La dama/hombre soltero que más ha invertido en nuestra familia (Alleses) no es alguien que nosotros buscamos; él/ella fue quien realmente inició la relación con nosotros. Dos consejos: (1) no esperes que las familias tengan la misma libertad que tienes para reunirte fuera de su casa. Por ejemplo: si una joven llama a mi esposa y le pide reunirse en Starbucks para un café, ella podría decir “no” (como madre que instruye a sus hijos en casa y madre de 2 ̶ esto cambiará con el tiempo). Si esa misma joven le pregunta si puede ir a la casa y reunirse con ella y sus hijos, ella tendría mayor disposición a decir que “si.” Usa tu flexibilidad como adulto soltero para ajustarte a las familias con una agenda menos flexible. (2) Si estás dispuesto a introducirte al mundo de las familias en vez de esperar que ellos se acerquen a ti, tendrás mayor disponibilidad de tener más tiempo para conectarte con ellos. Y si estás dispuesto a entrar en su mundo, tendrás la bendición de ver familias cristianas “en vivo y en acción.” Existen miles de momentos mundanos que captarás conforme observas a los esposos y esposas/padres e hijos en su andar diario en las cosas de la vida, y tienes asiento en primera fila para observar. Piensa acerca de ello de esta manera, si eres soltero, cuál es esa cosa que no puedes aprender de tus otros amigos solteros ̶ como ser una familia; como educar hijos; como relacionarte con tu esposo(a), como administrar un hogar, etc. Aún cuando nunca te cases, ese conocimiento te hará más efectivo como creyente. Si vienes de una buena familia cristiana, ver a otras familias interactuar te ayuda a ver la manera en que principios bíblicos similares pueden ser aplicados de forma diferente en diferentes familias. Si no vienes de un buen hogar cristiano, entonces será aún más imperativo para ti hacer esto, o cuando surja la oportunidad de que comiences tu propia familia, básicamente te imaginarás todo a tu manera.

Si deseas construir una relación con una familia y no sabes por dónde comenzar o tienes temor de intentarlo, llama a Deepak, a mí, o cualquiera de los ancianos. Sería una bendición ayudarte a pensar en esto y hacer de esto parte de tu vida. Una exhortación para las familias: si aún no has considerado incluir solteros en tu vida de familia, entonces te reto a considerarlo como una parte importante de tu discipulado cristiano, y ver esto como una manera clara y concreta de demostrar el amor de Dios a compañeros creyentes. Un punto final aquí, esto funciona para varones también pero con algunas diferencias.

Relacionándote con ancianos: aunque puede que estés muy preocupado por tu introducción a una familia joven, los que son mayores que tienen más tiempo en sus manos son los ancianos de nuestra iglesia. Ya no quedan muchos en nuestra iglesia. ¿Has considerado la bendición que sería cuidar de un adulto anciano visitándoles, leyendo las Escrituras con ellos, orando con ellos o por ellos, ayudándoles con las tareas que son difíciles para ellos, o llevándoles a la iglesia ocasionalmente? Pienso que estarías sorprendido de la bendición que recibirías tomando tiempo para hacer esto. Job 12:12 “En los ancianos está la ciencia, y en la larga edad la inteligencia.” Ve donde John y Katy Winstead ̶ Cuidado Pastoral.

Relacionándote con niños: Una de las mejores oportunidades que tienes para crecer como cristiano es tomar tiempo para invertirlo en los niños de la iglesia. Digo esto particularmente a los hombres solteros de la iglesia porque las mujeres solteras son más frecuentes como voluntarias que los hombres. He conocido hombres solteros que se han involucrado en el ministerio de cuidado de niños porque desean estar mejor preparados para cuando les toque ser padres algún día. Las bendiciones de tratar cuando aún no tienes niños: la historia de Drew y Emily Bratcher mirando JLM modelan enseñanza, y la manera en que “lo lograron” luego que vieron como unirse con los de 4 y 5 años.

Como adulto soltero, si escuchas estas tres categorías (familias, niños y ancianos) y no tienes interés absoluto en tratar de unirte a estos grupos, y realmente sólo prefieres compartir con tus amigos solteros, entonces la pregunta sería si realmente comprendes lo que es el cristianismo. Si como cristiano sólo deseas compartir con amigos que son como tú, entonces no tienes el evangelio. No dudes preguntar más sobre esto a mí o a Deepak.

[PAUSA PARA PREGUNTAS]