Clases esenciales: La Soltería y el Noviazgo

La Soltería y el Noviazgo – Sesión 13: Cosas que salen mal

Artículo
02.03.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
La Soltería y el Noviazgo
Sesión 13: Cosas que salen mal


¿Alguna vez han jugado el juego del teléfono? Te sientas en un círculo de amigos, susurras algún mensaje en el oído de la persona que está a tu lado y luego esperas hasta que pase haya sido transmitida la vida de la persona hasta el final donde la última persona repite el mensaje. ¿Qué sucede? Usualmente, y frecuentemente de manera divertida, el mensaje ha cambiado.

Cada vez que algo es enseñado o principios son distribuidos, corremos el riesgo de jugar al teléfono con ese mensaje. Venimos de diferentes orígenes y temporadas de vida lo cual significa que las cosas pueden ser escuchadas de manera diferente ya sea deliberada o sin intención. Por lo cual en nuestra última clase juntos, me gustaría que miráramos al tema de Cosas que están equivocadas en nuestra cultura de cortejo. Muchos de los temas que observaremos no son únicos para la cultura CHBC y frecuentemente no afectan a las personas que tienen noviazgo en esta iglesia. Pero, a través de los años, hemos encontrado que estas seis categorías son mostradas de vez en cuando.

Para cada una de las seis categorías comenzaremos buscando entender lo que está sucediendo y cómo podemos hacer correcciones a mediados del curso.

  1. Paralisis: Dudando de iniciar por temor a la naturaleza de alto riesgo de cortejo. En esta situación, el hombre tiene temor de iniciar y pedir a la chica que salga con nosotros. Puede ser simplemente que él está siendo pasivo y necesita tener coraje. O, puede ser que le preocupe que cualquier señal de mostrar interés pueden ser interpretada de manera diferente – y que la primera cita tiene que terminar en una propuesta de matrimonio. Hemos hablado sobre esto durante nuestro tiempo juntos, pero tanto para los hombres como para las mujeres solteras de esta congregación que están considerando el noviazgo, recuerden que por esto es que salimos – para determinar de manera cuidadosa y a través de la oración si es la persona con la que Dios quisiera que me casara. Por lo tanto, en vez de permitir que el temor me paralice antes de iniciar o darle la oportunidad a una relación, oremos acerca de ello, hagamos todo lo posible por conocer a la persona, busquemos consejo sabio y luego hagamos el intento!
  1. Acoso: Pensar que necesitas conocer todo acerca de la persona antes de salir con ella. Ahora, tomar tiempo para observar a alguien antes de salir es una cosa importante que podemos hacer. Pero, se siente raro cuando un extraño se te acerca y dice, “sabes, he estado observándote y he llegado a la conclusión de que serías una buena esposa.” Ese acercamiento probablemente no te ayudará a encontrar una esposa; sino que hará que te arresten. Por lo tanto, ¿cuáles son las cosas que puedes hacer para evitar la cita tipo cold-turkey?

 a. Salgan en grupos – es una manera natural y buena de conocerse el uno al otro sin enfocarse de manera individual, además así aprendes a ver la forma en que interactúa y cuida de los demás que están a su alrededor.

 b. Sé un amigo – relaciónate con ellos como lo harías con otros amigos. Recuerda que es tu hermano o hermana cristiano y es bueno para nosotros tratarlo como tal. Debería ser algo normal para nosotros tener buenas amistades entre hombres y mujeres donde nos cuidemos el uno al otro como hermanos y hermanas fuera de un contexto romántico.

c. Habla con otros que les conozcan bien.

  1. Estrechez – estar muy enfocados en salir con alguien puede hacer perder de vista a alguien que tenemos frente a nosotros. A menos que tengamos la esperanza en salir con alguien específico por primera vez o esperemos reunirnos de nuevo con alguien que salimos antes, hay ocasiones donde no podremos olvidarnos de esa persona y entonces estaremos ciegos a otras posibilidades. Tienes tu lista y estás esperando por la persona que se acomode a tus demandas, y si otra persona piadosa viene y no está conforme a ello, dices “no.” En ese caso, con tristeza, frecuentemente escucho personas quejándose de que nadie les invita a salir cuando lo que deberían de decir es “mi persona ideal nunca me pide que salga con ella.” Ahora, esto no quiere decir que no podemos sentirnos atraídos hacia alguien en específico; ni es decir que no podemos salir con alguien con quien previamente rompimos, sino que es simplemente un recordatorio a que debemos ser Quién sabe, tu futura esposa puede estar frente a ti. (ilustración personal)
  1. Legalismoviendo el cortejo como una ecuación. La clase sobre soltería/cortejo tiene mucha importancia en nuestros seminarios básicos – disfrutamos enseñarla y agradecemos a Dios por las discusiones fructíferas que hemos tenido tanto en la clase como fuera de ella. Pero hay ocasiones que puede sentirse como que caminamos en una cuerda sobre un peligroso abismo. Para unos es ignorancia de buenos principios bíblicos que pueden ayudarnos a tener un buen noviazgo; y por otro lado es una tendencia a hacer una ley de principios sabios – igual a la Palabra de Dios. Es una cuerda apretada digna de ser caminada, pero necesitamos caminar sobre ella cuidadosamente.

 Una cosa que mencioné varias veces es que algunas cosas sobre las que hablamos son elementos de prudencia y no mandatos explícitos de la Escritura. Como resultado, algunas cosas en la clase son ordenadas desde las Escrituras y deben ser seguidas por cada cristiano (por ejemplo, abstinencia antes del matrimonio, casarse con un cristiano) otras son principios[1] (duración del cortejo, agarrarse las manos, etc.) donde cada uno de nosotros debe estar convencido en nuestra propia mente de lo que Dios desea que hagamos.

  • En estas áreas de libertad cristiana, debemos luchar por ser amorosos porque las relaciones se verán diferentes, y eso está
  • Debemos ser amorosos al no imponer un estándar no bíblico en otros como si fueran leyes, aún cuando encontremos que son útiles.
  • Por otro lado, necesitamos evitar el otro extremo de cerrar nuestros oídos al consejo de otros porque es un área de libertad cristiana. Proverbios 12 nos recuerda, “El camino del necio es derecho en su opinión; mas el que obedece al consejo es sabio.[2]” No seas necio por la libertad que tienes.
  • Finalmente, no debemos salir pensando que si aplicamos cada principio que hemos escuchado en la clase correctamente, terminaremos con el matrimonio perfecto. Dios utiliza dichos principios, pero necesitamos confiar en Él, no en nuestro método[3].
  1. Egoísmo – desear mucho casarse puede llevarnos a preocuparnos y sólo interesarnos en nosotros mismos. ¿Cómo sabemos si estamos siendo egoístas? Considera tres preguntas que pueden servirnos para identificar si somos egoístas:

a. ¿Estás pensando sólo en aquello que quieres en vez de lo que es mejor para la otra persona?

Filipenses 2:3-4 “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.”

b. ¿Estás actuando como si estuvieras casado cuando no lo estás? En otras palabras, ¿estás expresando intimidad con palabras, acciones o afecto físico antes del compromiso?

Cantares 2:7b “Que no despertéis ni hagáis velar al amor, hasta que quiera.”

c. ¿Estás ignorando el consejo de otros para obtener lo que deseas?

Proverbios 18:1 “El egoísta busca su propio bien; contra todo sano juicio se rebela.”

  1. “Cita evangelística” Salir con un no cristiano con la esperanza de que se convierta en cristiano durante el noviazgo. Esto puede ser tentador por varias razones: pasas mucho tiempo con no creyentes en el trabajo, la escuela, o tu vecindario; obtienes mayor atención de ellos que de otros cristianos; te convertiste en cristiano mientras estabas en el noviazgo y es difícil romper. Independientemente del porque, es un buen deseo ver a alguien confiar en Cristo, pero mezclar una relación de noviazgo con evangelismo puede ser confuso y ciega la decisión de la persona considerando las demandas del cristianismo. La Biblia es clara en que es pecado[4] estar unido en yugo desigual de esta manera en el matrimonio – no tiene sentido entrar en una relación íntima cuando no compartes o estás de acuerdo con lo que es más importante.

¿PREGUNTAS???

*Extra: ¿Cómo romper glorificando a Dios?[5].

Cinco cosas para recordar:

a. Recuerda que vivimos en un mundo caído. No existe tal cosa como un noviazgo sin riesgos. Proverbios 13:12 nos recuerda que “La esperanza frustrada aflige al corazón; el deseo cumplido es un árbol de vida.” Cuando hay un rompimiento, frecuentemente hay aunque sea uno que aún piensa que funcionará y tiene esperanza en ello. Aunque deseamos que no sea de esa manera, necesitamos tener expectativas realistas y poner nuestra esperanza no en la persona con quien salimos sino en Dios que nunca

b. Algunas especificaciones…

I. Que tu ´si´ sea ´si´ y tu ´no´ sea ´no´[6] – no andes dando vueltas. Si sabes que necesitas romper, es mejor quitar la curita y seguir adelante. Eso no significa que debes ser cruel; somos llamados a hablar la verdad en amor (Efesios 4:15) y hablar sólo esas palabras que edifiquen y convengan (Efesios 4:29).

II. Hablen personalmente, no por correo electrónico, Twitter, Facebook o por teléfono. Es una manera sencilla de honrarles y darles espacio para preguntas o discusión.

III. No hagan del rompimiento una conversación de una vía. Muchas veces, la persona que rompe ha tomado mucho tiempo para pensar, establecer sus conclusiones y luego presentarlas y abandonar. No hagas eso. Hay momentos en que será útil dejar espacio para una conversación de seguimiento, dándole al rompimiento, si deseas, la oportunidad de escuchar y pensar un poco. Puede tener preguntas o cosas que discutir más adelante. Algunas personas son buenas sobre sus pies, otras no lo son…

IV. No uses el consejo de un consejero como una carta de triunfo. “He hablado con X acerca de esto, y él/ella piensa que debemos romper.” Es tentador hacer esto en vez de hacernos responsables. En lo que se refiere a decidir con quién o con quien no nos casaremos, necesitamos buscar consejo y recordar es una decisión que cada persona debe tomar. Si estás de acuerdo con el consejo que recibes, hazlo parte de ti.

c. ¿Podemos simplemente ser amigos? Es normal (y algunas veces necesario) que tu relación no se vea exactamente igual a como lo era antes de ser novios. Está bien alejarse o establecer algunos límites para proteger tu corazón – darte algún tiempo. Por otro lado, tienes la responsabilidad de hacerle bien a esa persona como tu hermano o hermana en Cristo. Pablo dice en Colosenses 3:13 “De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.” Esto incluye un antiguo novio o una novia, especialmente si fue tu corazón que fue roto.

 Es posible permanecer en la misma iglesia con la persona que una vez saliste. Muchas personas asumen que deben irse por lo incómodo que es en un principio. Es más fácil correr y evitar que hacer el trabajo difícil de vivir “en paz” uno con el otro, y eventualmente (algunas veces años más tarde), ser amigos de nuevo. No está mal ir a otra iglesia, pero no queremos presumir que es lo único que puedes hacer después de un rompimiento.

 d. Fight against bitterness (Heb. 12:15). When our hope for the relationship is shattered, it is tempting to play the details over and over in our minds until we fester. What can we do to fight against bitterness?

I. Imagina lo mejor en los motivos de la otra persona. 1 Corintios 13:7 nos recuerda que el amor “todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” Podemos mirar al corazón de alguien, juzgar sus motivos, y concluir que estaban siendo maliciosos. Imagina lo mejor en ellos.

Predícate la verdad a ti mismo.[7] Por ejemplo, cuando te encuentras luchando con la tentación de la amargura, podemos dejar ir la amargura porque Dios es recto y justo – no necesitamos hacer venganza en nuestras propias manos. Pablo escribe en Romanos 12:19, 21, “No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor…No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.” Podemos perdonar recordando como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo conforme vemos en Efesios 4: “Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.[8]

II. Espera en Dios. Salmo 27:13-14 “Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del en esta tierra de los vivientes. Pon tu esperanza en elSeñor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!” Necesitamos recordar que así como nuestra identidad está en Cristo en la relación de noviazgo (no somos definidos por esta relación o por perseguirla). Por lo tanto, también, en el rompimiento…esta relación rota no te define. La mayoría de la iglesia no piensa tanto en ello como tú, así que cuando las personas te pregunten cómo está tu vida siente la libertad de compartir otras cosas que estén sucediendo, ya que hay muchas cosas de que hablar. Tal vez aún ser cuidadoso de sólo hablar a un par de amigos acerca de los detalles de tu proceso o lucha, sólo para proteger y edificar a la otra persona en tu conversación.

e. Recuerda la importancia de tener un buen noviazgo. Obviamente, esto es útil saberlo y hacerlo antes de finalizar una relación de noviazgo, pero cuando hacemos un buen noviazgo evitamos dolores y lamentos

Conclusión

 

[1] Romanos 14:1 “Acepta a aquellos cuya fe es débil sin emitir juicio sobre asuntos cuestionables” (énfasis mío)

[2] Proverbios 12:15

[3] Prov. 3:5-6

[4] 1 Cor. 7:39b “she is free to marry anyone she wishes, but he must belong to the Lord.” Also, 2 Cor. 6:14.

[5] 1 Cor. 10:31 “So whether you eat or drink or whatever you do, do it all for the glory of God.”

[6] Mateo 5:37 “Simplemente deja que tu ´Si´ sea ´Si´, y tu ´No´, ´No´; cualquier cosas más allá de esto viene del maligno.”

[7] Algunos ejemplos de predicarte a ti mismo serían Salmos 42:5, 62:5

[8] Efesios 4:32