Clases esenciales: La Soltería y el Noviazgo

La Soltería y el Noviazgo – Sesión 1: Soltería e Identidad

Artículo
02.03.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
La Soltería y el Noviazgo
Sesión 1: Soltería e Identidad


Introducción

Bienvenidos al seminario básico sobre la soltería y el cortejo. Lo que esperamos cubrir: las semanas 1-5 tratan sobre teología básica de la soltería; y las semanas 6-13 tratan sobre las citas y el cortejo. Reconociendo que nuestra iglesia tiene muchos adultos solteros, los ancianos amablemente nos han dado permiso para añadir un par de semanas de enseñanza sobre la soltería en la hora de seminario básico (semanas 1-5). [REVISA BREVEMENTE EL ESQUEMA DEL FOLLETO.] Para aquellos de ustedes que han tomado antes clases sobre el cortejo (semanas 6-13), pueden pensar, “He estado allí, he hecho esto.” Sin embargo, quiero animarte a quedarte por el material nuevo que hemos añadido, incluyendo temas como: las citas fuera de la congregación, como romper bien, un nuevo sermón llamado “Las cosas que están mal en nuestra cultura de cortejo” (semana 12). Así que te animamos a quedarte.

Sólo tenemos trece semanas, así que hay mucho que podemos cubrir durante este tiempo limitado. Esto dejará a algunos de ustedes insatisfechos porque su tema específico o pregunta no será cubierto. ¡No te preocupes! Deepak y yo hemos incluido nuestra dirección de correo al final de cada folleto semanal para que tengas la libertad de contactarnos conforme surgen preguntas. Estamos más que felices de reunirnos con amigos para ampliar sobre este tema.

¿De qué manera nos definimos a nosotros mismos?

Nuestro tema para el día de hoy es soltería e identidad. Cuando venimos al tema de la identidad, nos preguntamos y respondemos la pregunta, ¿Quién soy? Pasaremos nuestro tiempo pensando sobre cinco categorías: (1) soltero; (2) empleado; (3) hijo o hija; (4) bienestar sexual; y (5) el cristiano y la membresía de la iglesia. Esta lista no es comprensible, pero nos da algunas ideas sobre la manera en que podemos ver nuestra identidad.

Soltero

Históricamente hablando, pienso que estamos viviendo un tiempo único en la historia para pensar acerca de la soltería. Por cientos de años, la tendencia general era que la mayoría dejaba a su familia de origen por una razón primaria ̶ casarse y establecer su propia familia (Génesis 2:24). Estudios muestran que en el siglo 19 y la primera mitad del siglo 20, los adultos solteros constituían sólo un 5% de la población adulta de los Estados Unidos (3% nunca se había casado; 1% divorciado; 1% viudo), mientras que un número abrumador (95%) estaba casado. Los estudios de hoy día colocan a la población soltera adulta de los Estados Unidos en alrededor de un 45 a 46% de la población. De un 5% a un 45% ̶ eso es un crecimiento astronómico de la soltería durante la última mitad del siglo. ¿Por qué el cambio? Muchos factores contribuyen a esto: la edad promedio de los primeros matrimonios (inicio de los 20 en 1950 a finales de los 20 en los 90); aumento de divorcio y concubinato; el matrimonio visto como algo muy irrelevante; más nunca casados que nunca antes; y mayor movilidad de los niños adultos (por ejemplo, han quedado atrás los días en que un niño se encargaba de los negocios familiares en la misma ciudad que los padres). Siguiendo esta tendencia, yo me casé cuando tenía 44 años y mi esposa 36.

En una iglesia con una fuerte cultura del matrimonio, existe la tentación de definir la soltería como alguien que no está casado y (consecuentemente) alguien que es un cristiano de segunda clase. Hay matrimonios (aparentemente) casi cada fin de semana en la iglesia, y ¿pudiste observar lo larga de la lista de compromisos y embarazos del boletín de CHCB? Trabajaremos con la idolatría del matrimonio en la cuarta semana, pero por hoy, sólo quiero establecer desde el principio el hecho de que tu identidad como adulto soltero no es y no debe girar alrededor del hecho de que no estás casado.

Puedes observar la cultura de una iglesia que hace del matrimonio algo grande, y puedes pensar, “a veces es muy difícil estar aquí,” pero piensa acerca de ello, la cultura de nuestra iglesia no es la única culpable; algunos de ustedes tienen la presión de sus padres porque saben que uno de sus mayores deseos es que ustedes se casen; o, luchas con el sentimiento de ser dejado atrás porque has visto a muchos de tus amigos cercanos ir al altar y más allá; o está la lucha de muchos que desean estar casados, algo que Dios llama bueno, en una sociedad que menosprecia el matrimonio. ¿De qué manera Webster define la soltería? El adjetivo “soltero” en el diccionario Webster significa “no casado.”

Definir algo de acuerdo a lo que es no te da un gran sentido de lo que realmente es. Quiero decirte que la Biblia tiene una mejor definición. La próxima semana pasaremos más tiempo en 1 Corintios 7, pero de ese texto, pienso que Pablo nos da una definición mejor sobre la soltería ̶ por ejemplo, uno que tiene una devoción a Dios no dividida (1 Cor. 7:35). De esta manera es que queremos comenzar. Nuestra definición primaria de soltería será aquellos de nuestra comunidad cristiana que tienen la oportunidad y libertad de usar sus dones con una devoción no dividida hacia Dios. Finalmente, recuerda que aquellos que están casados no siempre lo estarán porque vivimos en un mundo corrupto y pecaminoso. Se acerca un final que debemos observar. Esta es la respuesta de Jesús a los Saduceos en Mateo 22:30 “Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.

Tendremos mucho que decir sobre la soltería durante las próximas cinco semanas, mientras cambiemos al tema #2:

Empleado

Piensa acerca de las expectativas sobre ser un adulto soltero y un empleado en Washington, DC. En ocasiones he escuchado comentarios de solteros de CHCB como, “se espera de mi que trabaje duro, muchas horas, y que participe en muchas fiestas.” Debido a que pasas una gran parte de tu semana en el trabajo, no sería una sorpresa que la mayor parte de tu identidad gire alrededor de tu trabajo y lo que haces como empleado.

¿Cómo podemos pensar en nuestro trabajo de una manera particular como cristianos? Debido a que estás en tus 20, 30, 40 ó más allá, debes sostenerte con un ingreso decente y un techo sobre tu cabeza. Pablo escribe: (Efesios 4:28) “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.” Y de Proverbios, existe una gran cantidad de versículos en funcionamiento: “En toda labor hay fruto; mas las vanas palabras de los labios empobrecen.” (14:23). “El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar.” (21:25). “¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; no estará delante de los de baja condición” (22:29). “El que labra su tierra se saciará de pan; mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza” (28:19). La Biblia aclara que como cristiano y adulto soltero, tienes la responsabilidad de (1) trabajar para tu provisión, (2) trabajar duro para aquellos que tienen autoridad sobre ti en el lugar de trabajo, (3) trabajar para que tengas algo que dar a la iglesia y compartir con aquellos en necesidad, (4) trabajar para que un día tengas la habilidad de proveer para una esposa, hijos, y tal vez aún tus padres envejecientes. (5) Glorificar a Dios en todo lo que hagas.

Sólo quisiera decirles algunas cosas pastorales como solteros sobre su trabajo: (1) aprovechen la libertad que tienen para establecerse en su carrera y para terminar su preparación académica ahora. Es mucho, mucho más difícil cuando un esposo o una esposa e hijos tratan de terminar estas cosas, lo cual significa que necesitas cambiar tu pensamiento y moverte en estas cosas mientras estás en esta etapa donde tienes mayor libertad. Una joven dijo acerca de su trabajo: “Estoy más enfocada en carrera y no en familia como soltera. Estoy en una posición de poder dedicar tiempo y recursos a mi medioambiente de trabajo sin las restricciones del tiempo de familia.” Esta es una buena manera de ver esta etapa de la vida. Proverbios 24:27 “Prepara tus labores fuera,
Y disponlas en tus campos, y después edificarás tu casa.” El autor de proverbios nos anima a la preparación razonable antes de construir nuestra casa. (2) No establezcas un ritmo de trabajo tan ridículo debido a tu libertad que no puedas sostenerlo, sobre todo si te casas. Otro comentario de un soltero de CHCB: “como persona soltera existe la tentación de permitir que el trabajo consuma una gran parte de mi vida, porque no tengo una esposa o una familia esperando por mí en casa.” ¡Cuidado con esta tentación! Tu trabajo siempre deberá ser algo secundario a tus prioridades espirituales. Piensa en lo que dice Lucas 14:28-33 ̶ Hay un costo en seguir a Jesús, por lo que nadie debe convertirse en cristiano sin primero considerar lo que requiere de ti seguir a Cristo. En vista de lo que estamos hablando en este punto: no debes permitir que tu trabajo o escuela domine tu vida de tal manera que estos hagan que tu responsabilidad de seguir a Jesús sea imposible (o por lo menos muy difícil de seguir). [Establecerse y tener un ritmo apropiado significa balancear uno y otro.] (3) De la mejor manera que puedas, construye tu vida en torno a la iglesia donde prosperas espiritualmente; no en torno a tu trabajo o tu preparación académica. Tú no quieres que tus decisiones de trabajo o educación pongan en peligro tu crecimiento espiritual. Lo que no debes hacer es comenzar una nueva carrera, o aplicar para una oportunidad de educación (para la mayoría de los que están aquí eso sería estudios de post grado), y no tener ninguna idea en lo absoluto sobre la iglesia a la que asistirás. Como regla general no escojas un nuevo trabajo o persigas un nuevo grado en otra ciudad si no sabes si hay una buena iglesia en esa ciudad. Hacer eso significa poner tu vida espiritual en una posición secundaria con relación a tus decisiones de carrera y educación; y eso es peligroso (Hebreos 10:23-25). (4) Aquí es donde se puede caer en un dilema como mujer soltera. Una mujer preguntó: “como mujer soltera puede ser difícil saber cómo tener una ambición correcta en términos de tomar decisiones de carrera mientras esperamos casarnos – ¿qué tan lejos debe llegar mi pensamiento?” Buena pregunta. Aquí está mi sugerencia: planifica como si fueras a casarte (por ejemplo: como mujer soltera, no hagas una gran deuda de estudios; que pueda sobrecargar tu matrimonio), toma decisiones a la luz del hecho de que algún día te casarás. Pero también planifica como si tuvieras que proveer para ti misma. Esto es una actitud prudente en una sociedad donde el matrimonio no es más una regla.

Hijo o Hija

Todos venimos de familias que ayudan a definir quienes somos. Como parte del diseño creado de Dios, Dios nos coloca en familias para proveer un lugar donde podamos desarrollarnos como portadores de imagen. Lo bueno y lo malo de nuestras familias nos moldean nos guste o no.

Parece que el modelo bíblico de las mujeres es permanecer bajo la autoridad de su padre hasta que pueda ser dada en casamiento a un esposo (Génesis 2:24; Jueces 21:1, 7; 1 Samuel 18:17; Mateo 24:28; Lucas 20:34). (Algunos dicen que tanto los hombres como las mujeres están bajo la autoridad de sus padres hasta que se casan.) Cualquiera que la posición que tomes, ten presente que no tienes que vivir con tus padres para estar bajo su autoridad. Para aquellos que tienen buenas relaciones, esto funciona siempre que tus padres busquen la manera de cuidarte, aún desde la distancia. Pero para muchos de ustedes, funcionalmente, su relación con sus padres no es tan cercana (y para algunos, esencialmente no existe), por ejemplo: algunas llamadas, algunas visitas, sino que básicamente vives una vida muy independiente.

Algunos pensamientos pastorales: (1) Independientemente del contacto que tengas con ellos, se te pide que honres y respetes a tus padres (Efesios 6:1). ¿Qué prácticamente significa honor y respeto como hijo adulto? Escuchas lo que dicen, construyes una relación de la manera en que Dios permita, pero no tienes ningún requisito bíblico para obedecerles como lo hacías cuando eras un hijo viviendo en su casa. Ustedes son adultos y han establecido su propia fe, sus propias finanzas, su propia carrera, y aún su propio hogar, por lo que ya no están bajo su autoridad. Sin embargo, el no estar bajo la autoridad de tus padres es un proceso gradual. Normalmente, estás más bajo su autoridad cuando vives independiente a la edad de 22 años que cuando tienes 42 años, aún cuando en ambas situaciones te encuentres soltero. Ahora que he dicho todo lo que diría, también digo que los padres pueden dar buena asesoría, apoyo y consejo. Algunas de las mejores recomendaciones que hemos dado a jóvenes en esta iglesia es la de consultar a sus padres, en la mayoría de los casos ha sido un consejo sabio. Proverbios 23:22-25 22Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies. 23 Compra la verdad, y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. 24 Mucho se alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se gozará con él. 25 Alégrense tu padre y tu madre, y gócese la que te dio a luz. (2) Normalmente, hay una gran diferencia en la manera en que te relacionas con padres cristianos y no cristianos. Para muchos de ustedes que tienen padres cristianos, para la mayoría, su relación con ellos es un gozo. Es más difícil relacionarse con padres no cristianos. Como adultos, tenemos que escoger nuestros propios valores, nuestras propias prioridades, nuestro propio camino de vida, y eso frecuentemente hará conflicto con las esperanzas y deseos de los padres no cristianos. Está bien estar en desacuerdo con tus padres y mientras más el desacuerdo está fundamentado en las Escrituras, más seguro puedes estar de tu desacuerdo. Ejemplos: si recibes una buena oferta de empleo y la rechazas para permanecer en una buena iglesia, tus padres no cristianos pueden pensar que estás arruinando tu futuro. Espera conflicto; pero haz lo mejor que puedas para estar en desacuerdo con ellos pacíficamente; para continuar escuchándoles; y para mostrarles respeto y honor. Déjame recordarte en esto que somos criaturas pecadoras y muchos de nuestros motivos están contaminados. Así que aquí la precaución es advertida y no hagas que tu única justificación sea el hecho de que tus padres no cristianos se oponen. Fundamentar tu decisión en las escrituras y seguir esta próxima recomendación te ayudará. (3) Una pregunta interesante sería, “¿cuándo necesito buscar a alguien mayor y más sabio para dirección, motivación, guía y soporte, hacia quién me dirijo?” La mayoría de ustedes viven lejos de su casa; no hablan con sus padres diariamente; no buscan su consejo acerca de cada decisión (y para algunos, casi nunca buscan su consejo). Ustedes viven una vida muy independiente de sus padres. Sin embargo, aún tienen preguntas y cosas que ordenar en su vida. Sus otros amigos solteros son buenos, pero tienen más o menos el mismo entendimiento y sabiduría sobre la vida que ustedes tienen en esta etapa. Aquí es donde quiero hacerte un llamado, especialmente si eres soltero, a acercarte a los hombres y mujeres mayores de la congregación. La respuesta bíblica a la pregunta que acabo de hacer (por ejemplo, ¿a quién puedo dirigirme como soltero para recibir guianza?) viene de Tito 2 y Hebreos 13:17. No te conectes sólo con adultos solteros; si no se prudente acerca de solicitar tiempo de hombres y mujeres mayores de la congregación. El modelo a seguir para los hombres y mujeres mayores es acercarse a los hombres y mujeres más jóvenes. Este tipo de discipulado es una regla para la vida cristiana, así que si lo estás experimentando mi motivación es a ir y pedirlo. Quieres desarrollar “padres” y “madres” mayores en la fe, que puedan ser tus mentores a través de los retos de la vida. Y digo esto especialmente a las mujeres solteras, las familias de esta iglesia amarían la oportunidad de hablar a tu vida. Nunca tengas temor de acercarte a un anciano o una familia que respetas para recomendaciones o consejo.

Según las Escrituras, los ancianos tienen la tarea de hacer un papel “paternal” (1 Tesalonicenses 2:11; 1 Timoteo 3:5). Es un mito pensar que a menos que seas un hombre soltero que desee el ministerio pastoral, nunca hables con un pastor. ¡Eso no es verdad! En nombre de los ancianos y las esposas de los ancianos puedo decirte que ellos están ansiosos por pastorearte a través de los retos de la vida. (Pero no te limites sólo a las familias de los ancianos). Especialmente si eres una mujer soltera que no tiene ninguna relación con su padre (o ambos padres), quiero que me escuches: nuestra iglesia (y especialmente nuestros ancianos) desean ayudar.

Sexual

Vivimos en una cultura ultra-sexualizada, así que para la mayoría de ustedes pueden haber luchas diarias con su sexualidad. Nuestro pastor principal Mark Dever comentó:

Algunas personas piensan que las religiones del mundo son competidores significativos para el cristianismo. Sin embargo, pienso que puede ser dicho de manera justa que el principal competidor que el cristianismo enfrenta hoy en día en el occidente no es el islam o el judaísmo. No es el ateísmo o el hinduismo. Es el erotismo-el aumento de la búsqueda desinhibida de la satisfacción de nuestras pasiones sexuales en cualquier forma en que deseemos.” (Dever, Promises Made: The Message of the Old Testament, p. 548)

Existe mucha presión de nuestra cultura a ser sexual ̶ las personas pensarían que esto es extraño si (como adulto soltero) no tienes relaciones sexuales de manera regular (o por lo menos tratas), y aún peor, si profesas virginidad.

La lujuria es una realidad tanto para hombres como para mujeres. La masturbación (y para un número creciente de mujeres la pornografía) es un problema de ambos géneros. Puede haber una verdadera confusión como adulto soltero acerca de saber qué hacer con tus deseos sexuales.

Algunos pensamientos pastorales: (1) se honesto y abierto en vez de vergonzoso y secreto. El sexo es un tema privado. Es embarazoso hablar acerca de ello con alguien, a menos que sea tu esposo(a). Prefieres reprimir tus deseos sexuales (porque la Biblia dice que no puedes tener sexo antes del matrimonio) en vez de ser honesto acerca de ello con otros.

Mi consejo: ábrete a un círculo pequeño de amigos de tu mismo sexo. Al principio será incómodo hablar de ello, pero eventualmente encontrarás alivio al tener algunos amigos caminando a través de la vida que te dan soporte en esta área. (2) Se muy cuidadoso acerca de las tentaciones que vienen con una vida sexual pura. El enemigo sabe que estás librando esta batalla y va a trabajar horas extras para invadirla. Por ejemplo, las mujeres solteras sentirán un fuerte deseo de recibir propuestas de hombres no cristianos para intimidad y conexión emocional, porque no recibes el mismo tipo de atención de muchachos cristianos de la iglesia; (3) Uno de los mayores peligros de la soltería es la habilidad de aislarnos. Otra cita de un soltero de CHBC: “puede ser confuso saber cómo relacionarse bien con otros y compartir mi vida cuando nadie ve toda mi vida, sino sólo lo que digo o muestro.” ¿Te relacionas con eso? Déjame advertirte: no te aísles. Desarrolla a tu alrededor por lo menos algunos amigos con los que puedas ser totalmente transparente. Referencias: Génesis 3 (Adán y Eva se escondieron de Dios; desde el principio esconderse ha sido una consecuencia del pecado; Proverbios 18:1 (“El que vive aislado busca su propio deseo, contra todo consejo se encoleriza”); Efesios 5 (la trayectoria general de la Escritura es moverse de las tinieblas a la luz). (4) Aquellos de ustedes que tuvieron un pasado sexual activo ̶ sea a través de tener sexo con alguien o luchando con la pornografía y la masturbación ̶ quiero recordarles que la sangre de Cristo cubre su pecado (Apocalipsis 1:5: “Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”). Dios te ha perdonado, y no necesitas caminar como una oveja blanca con manchas negras por todas partes. La sangre de Cristo hace que seas más blanco que la nieve. (5) Si estás luchando actualmente con algún tipo de pecado sexual, no pelees esta batalla solo. Nosotros, la iglesia y los ancianos, queremos ayudarte.

El Cristiano y la Membresía de la Iglesia

Hemos estado persiguiendo la idea de identidad respondiendo la pregunta “¿Quién soy?” Lo que encuentras es una variedad de cosas que forman y definen la manera en que te comprendes a ti mismo como soltero cristiano. La sexualidad, los antecedentes familiares, la educación, el trabajo ̶ todo puede tener un impacto significativo en tu identidad.

¿Qué debe estar como prioridad en nuestras identidades? Primero y principalmente debe estar la perspectiva de Dios en nuestra identidad. Donde frecuentemente nos metemos en problemas en la vida es cuando permitimos que las cosas de este mundo ̶ experiencias, abuso, origen étnico, familia, educación, trabajo, aún etiquetas sicológicas ̶ sean más importantes y de mayor influencia que la perspectiva divina. Como cristianos, queremos que las Escrituras sean lo que tenga una mayor influencia en formar y definir nuestro entendimiento de nosotros mismos. Queremos que Dios y su Palabra definan de manera autoritaria quienes somos.

Como cristianos, la confusión de identidad ocurre cuando permitimos que las cosas de este mundo nos definan más que la Palabra de Dios. Mucho de este dilema es que nuestras experiencias e interpretación personal sobre la vida se conviertan en algo con autoridad en la manera en que nos definimos. Lo que sé que es verdad (la Palabra de Dios) no importa. Lo que mi familia ha sido, o la manera en que fui educado, o lo que hago como trabajo, o la manera en que me siento (no importando lo irracional que pueda ser a veces), o mi difícil pasado sexual, todas estas cosas se convierten en más importantes que la Palabra de Dios. Pueden temporalmente dominar el día.

Tu identidad fundamental como adulto soltero es la de un cristiano, por ejemplo, uno que sigue a Cristo. Sólo escucha la manera en que las Escrituras te describen: Lee Efesios 2:1-6; Efesios 4:22-24; Gálatas 3:26-28.

Efesios 2:1-6 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),  y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

Efesios 4:22-24 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Gálatas 3:26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.  Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

El último destino de tu soltería es el cielo, no el matrimonio. Todas las otras maneras en que te defines necesitan ser vistas a través del lente único y más fundamental ̶ que eres un cristiano.

Finalmente, no olvides que eres miembro de una iglesia con la que has hecho un pacto. La iglesia es el reflejo visible de la gloria de Dios que es pertinente conforme pensamos sobre la manera que glorificamos a Dios. El Nuevo Testamento fue escrito a la iglesia. Apocalipsis 1:4 probablemente hace un énfasis más directo. Así que esta no es una vida solitaria, y debemos vernos a nosotros mismos más en el cuerpo corporativo de la iglesia glorificando a Dios y buscando sustento de ella que apartándonos de ella.

Una cosa que quiero hacer entender hoy acerca de tu soltería y tu fe ̶ es que quiero que veas esto como una etapa única para apropiarte aún más de tu fe. Muchos solteros escuchan sobre amigos casados acerca de las maneras únicas en que el matrimonio te ayuda a crecer, y asumen que como solteros están limitados en la manera en que pueden crecer y tener que esperar hasta el matrimonio (si alguna vez llega). Esto no es verdad. Discutiré la semana próxima el hecho de que tu libertad para vivir sin las mismas restricciones que los amigos casados te da oportunidades maravillosas para tu crecimiento espiritual.

[PAUSA PARA PREGUNTAS]